domingo, 18 de febrero de 2018

Espero respuesta. (Capítulo 1)




Imagino tu sorpresa al abrir el buzón de correos. Sólo conservaba tu dirección postal y decido escribirte porque en carnavales encontré a tu primo Luis y me dijo que seguías, como dice la canción: "en el lugar de siempre". Pensando, son ya siete años desde que me alejécómo pude dejar pasar tanto tiempo.

Fuimos más que amigas; hermanas, y ya ves, un día por otro y te dejé al margen de mi historia. Hoy recordé aquella frase tuya: "Cuando algo te inquiete escríbelo" y voy a intentar explicarte lo que fue de mi.

Estaba terriblemente sola, no sabia ni quería salir de aquel pozo oscuro, asqueante, ni el agua me limpiaba; era como si el olor a tabaco, alcohol y sexo se hubiera convertido en perfume que impregnaba mi cuerpo y mi mente. Disimulaba muy bien ¿verdad? pero cualquier día la careta podía romperse por eso decidí huir.

Me gustó la sensación de ser anónima en una ciudad en la que nunca había estado. Cuando lo conocí creí que sería una tabla de salvación. Era bueno, comprensivo e inocente, un auténtico tesoro que robé, al fin y al cabo yo necesitaba una estabilidad que nunca había tenido.

Reconozco que él salió más favorecido porque yo me conformé con ver la vida pasar luchando por las cosas del día a día. Le hice la vida fácil para que triunfara en su trabajo y fuimos buenos compañeros de camino.

¿Y ahora qué? si tuve la vida que quise cómo me siento tan vacía... Me miro en el espejo y no me reconozco, un día es igual al anterior y al siguiente. Sólo dejo pasar las horas sin ilusión. No tengo fuerza para abrir esta puerta y salir de nuevo a la calle. En estas cuatro paredes está una vida buena, el tiempo pasa factura, ya no sabría como empezar a moverme entre el tráfico.

Si, soy la misma que te decía: "no seas tan obediente tienes derecho a disfrutar tu vida". Y ya ves, tu vocación era sincera y lograste tu sueño. Los míos en el fondo también se cumplieron porque presumía de libertaria pero era la cenicienta que esperaba al príncipe. Sólo que los años pasan y al hacer recuento pienso que me sentía tan culpable de mis errores anteriores que me diluí en la vida de otros ¿y la mía?, ahora no sé por donde empezar a reconstruirla.

No amiga, mi matrimonio no fue un seguro para la soledad, ya no tenemos nada que decirnos. Es como un compañero de viaje pero en la estación tomamos distintos trenes.

Me vendría bien pasar unos días alejada del hoy y del ayer, quizás tú puedas ayudarme a encontrar el futuro. Si, pensarás que de nuevo huyo, tienes razón...



10 comentarios:

  1. Cada vez que recordamos el pasado las vibraciones serán las del momento que vivimos antes.
    Hoy lo cambiaremos poniéndole flores corazones sonrisas y veras que al final tu cuento será lo que buscas!!!!
    un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando la espera es sincera, quiero decir que realmente estamos abiertos a que algo llegue, ésta suele llegar...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que huyendo no se consigue nada, en esta vida, cuando nos surgen problemas y no sabemos como afrontarlos, lo mejor es dejar pasar un tiempo prudente, tratar de reflexionar sobre ellos y, ya más tranquilas y con las ideas más o menos claras, es el momento de hacerles frente para tratar de solucionarlos.
    Si lo que pretendemos es evadirnos huyendo, el problema sigue con nosotros y siempre lo llevaremos a cuestas.
    Aunque te escribo esto, me doy perfecta cuenta que no debe ser nada fácil el lograrlo.
    Como todo relato, por cierto, muy bien escrito, es un buen tema para reflexionar.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  4. Huyendo nunca será la salida según yo pero no lo sé de cierto porque no estoy en los zapatos de la protagonista.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A veces huir es la solución Cambiar de lugar te ayuda a sentirte mejor... pero en vez de decir boludeces mejor te leo y te admiro hoy.....
    Un escribo excelente Todo perfecto hastas las comas y los puntos
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  6. Huir no es salida...Al final siempre se está encerrada y hay que vivir sin engañarse a una misma.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Leí las dos partes del cuento-carta y respondo acá porque pienso k esta chama no hizo el duelo de la situación vivida y se casó buscando protección k disfrazó de amor. De malas decisiones no puede salir nada bueno. La amiga en su "respuesta" la aconseja bien. Me pareció interesante porque es una historia muy común.
    Saludos F.

    ResponderEliminar
  8. Yo pienso que ni el matrimonio pero tampoco la soltería es un remedionpara la soledad , tb pienso que la soledad buscada no es mala, sólo la no deaseada , que no tiene a veces que ver con estar rodeados de gente o no.

    ResponderEliminar
  9. Una buena historia, que ya aletea para su segundo capítulo. Me atrapa. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  10. El tono de confidencia me ha resultado el más adecuado para esa persona atrapada en un túnel sin salida. Te transmite la soledad, la angustia y el desaliento ante una vida vacía. Suena tan real y cercana... Me conmueve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!