lunes, 29 de enero de 2018

Y sigo sobreviviendo


Dice Cantares: "Cada uno carga la mochila como le da el cuero". Imagino será un refrán de Argentina, el significado algo así: cada uno afronta el cáncer a su manera o cómo puede...

Muchas veces me enfado, la vida te cambia, a dónde voy a viajar si a las seis de la mañana y a las seis de la tarde convivo con dos horas horrorosas... sinceramente estoy cansada, muy cansada... luego, cuando pasa el efecto de las pastillas me siento una privilegiada, la leucemia tiene tratamientos y en España la Seguridad Social cubre los gastos de los medicamentos tan costosos que me han permitido seguir viviendo, ya voy con el tercer tratamiento y esperemos que siga actuando hasta que salga otro más novedoso.

En el camino he ido perdiendo compañeros de hospital más jóvenes y mayores que yo. Me han invitado de compartir con asociaciones de lucha contra el cáncer y no soy capaz. No me gusta hablar de mi enemigo y a excepción de alguien que quiero y está en el mismo barco, a quien trato de infundir ánimo, no vivo pendiente de la enfermedad. Ya pasé todas las etapas y ahora después de coser muchos rotos de mi vida estoy en paz. Hay épocas malas, esas que los vándalos que viven en mi cuerpo deciden crearme problemas y me harto de ir al hospital e incluso de seguir aguantando los efectos secundarios... ¡por el momento me voy lamiendo las heridas!

Después de un año duro Noviembre y Diciembre fueron de libertad provisional,  ya terminó, llevo todo el mes de pruebas. Es lo peor, desde que empiezan los vampiros a pincharte por aquí y por allá y empiezas a ver a tu alrededor la palidez y los signos en los rostros de la sala de espera; el ahogo te reseca la boca e incluso olvidas todas las preguntas que llevabas preparadas para la doctora. Por cierto, desde hace dos años tengo una profesional encantadora a mi lado, reconozco que su sonrisa y su forma de escucharme me ayudó mucho. Recuerdo que hace tiempo en uno de estos escritos me quejaba de la poca empatía de una mujer médico, era una buena especialista pero a la hora de hablar con el paciente salía mi rebeldía porque te sentías un número de expediente. ¡Echaba tanto de menos a mi querido doctor! ese ángel que me había tratado desde el primer día y me conocía tan bien, aún hoy ya jubilado cada vez que nos encontramos siento que el afecto es mutuo.

Ya está, pasó el mal trago, he logrado tener nuevamente un mínimo de células residuales, tres meses sin pruebas, a excepción de esas cuatro horas de mi día sigo siendo una mujer, no una enferma. Quizás mi rebeldía para darme pequeños homenajes aunque no sean recomendables, sea lo que me mantiene en este mundo después de 10 años de lucha.

14 comentarios:

  1. Uffff se borró mi comentario, va de nuevo.
    CARGAR LA MOCHILA COMO TE DA EL CUERO no es un refrán popular, es mi manera de ver el tema y mi respuesta ante los entrometidos que vienen con "curas mágicas" u opiniones descolgadas, cosa que me molesta- Para respuestas tengo a mi médico, un encanto, el segundo en este viaje y al primero lo dejé
    Me alegro que haya algún cambio a favor. Fuerza!!!! Y un abrazo que cruce el océano
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Disfrute ampliamente de lo que más ama en esta vida...Cante como la alondra como su corazón escribe, viva respirando, viendo, tocando...sintiendo. Disfrute de su buen sentimiento por nacer del corazón y no lo deje apartado. Usted ha padecido y por ello lleva la experiencia de la madurez que la llevará muy lejos dentro su alma. Jamás se olvide de vivir la vida porque es hermosa como una Alondra...

    Mi hermana está muy bién gracias a Dios

    ResponderEliminar
  3. Qué bien lo dices, la rebeldía para sobrevivir a esta dolencia corrosiva. Abrazos a tu alma. Carlos

    ResponderEliminar
  4. Aquí solemos decir "cada uno habla de la feria según le va en ella"
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  5. Alondra,no he venido antes porque ...me da miedo la palabra.Como todos ,hemos tenido y tenemos seres cercanos que han pasado y pasan los mismo y yo creo que sois unos sobrevivientes ,unos valientes,unos campeones,porque además,tenéis capacidad para mostrar a los demás los días que os encontráis bien.
    Te doy mi mano en la distancia y te digo que eres una alondra de verdad,y que tu vuelo es alto y que vencerás a este enemigo ,ese a ser tan cruel.
    Yo rezaré para que todo sea más leve .
    Te abrazo ,amiguca y te deseo bendiciones

    ResponderEliminar
  6. Yo recién encuentro su blog, y me he sentido impresionada por su valentía y fuerza para enfrentar su lucha. No sé si usted es creyente, pero para mi su rebeldía, es nacida de El Santo Abandono; pues el abandono es el acto mas perfecto de amor a Dios que un alma pueda producir... El que da a Dios su voluntad se da así mismo y da todo... Esta es la manera más noble, más perfecta y más pura de amar...

    Usted no solo ama la vida, usted ama y transmite ese amor a los demás.

    Le abrazo con ternura y cuente con mi pobre oración.

    ResponderEliminar
  7. Preciosa entrada y el otro día entrevistaron a Monica Naranjo, me encantaron sus respuestas.
    En cuanto a lo que me preguntas, tu librera tiene que pedir mis libros son de la editorial Pigmalión y me imagino que se los tendrá que pedir a la distribuidora que la abastece en la librería y en un par de días, se los mandan. Los titulos son Sevilla...Gumnopédies y Mujeres descosidas
    Un besazo y mil gracias

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches... Pase por aquí y quise venir a saludarle. Pero también para decirle que le tengo muy presente en la Santa Misa, en mi Rosario y sobre todo en mi corazón. Le envío un abrazo con mucho cariño.

    Tenga un hermoso día.

    ResponderEliminar
  9. Es dificil ponerse en la piel de otra persona, es dificil vislumbrar la perspectiva de otra persona, lo que no es dificil es empatizar con otra persona cuando recibes lecciones de vida admirando su valentía....abrazzzusss

    ResponderEliminar
  10. Gracias por vuestros buenos deseos, no suelo hablar mucho de mi enfermedad pero esta vez salió sin querer...
    MªAngeles el lunes pasaré por la librería si la nieve el frío me dejan jejejejjjj...
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  11. Mi querida
    Te admiro como mujer
    Te admiro como escritora.
    En pocas lineas nos haces ver lo que es lo que sentis lo que sos lo que vivis

    eres maravillosa.
    Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  12. Hola Alondra, he recibido tu comentario en mi casita.

    Por supuesto que no me desilusionas amiga. Yo no busco seguidores para mi. Yo lo único que quiero, es que las personas, sea quien sea, conozcan el amor de Dios. La esperanza en esta vida es transitoria, y por eso, nuestra esperanza tiene que ser puesta en Jesucristo. ¡Jesús es la Vida! Jesús a vencido a la muerte, y todos, sin excepción, pereceremos aquí en la tierra. Pero nuestra vida no termina aquí, ¡fuimos creados para la eternidad! Sin embargo, yo entiendo por lo que estas pasando. Comprendo que la fe, en situaciones similares como la tuya, puede llegar a ser un tanto oscura. Yo tuve varios familiares que han partido ya, por causa del cáncer. Yo entiendo que no es fácil cuando se sufre. Te comprendo totalmente, querida hermana en Cristo.

    Alondra, yo solo quiero que sepas que hay alguien a tu lado orando por ti. Necesitamos apoyo espiritual también, y la oración aunque no siempre nos brinda las cosas como las quisiéramos, es un misterio de amor. Es un misterio que aunque no le sintamos, nos brinda consuelo, paz, fortaleza y esperanza.

    Me alegro mucho de conocerte y quiero que sepas que eres bienvenida a mi casa. No vendo productos para ser feliz. No promuevo mi blog, para conseguir seguidores y ser famosa. (Esto, por favor tomadlo con humor)Lo digo porque sé que los hay. :) :)

    Te deseo un hermoso fin de semana. Te mando un abrazo bien fuerte y seguiré a tu lado orando, aún, si no me visitaras. La paz de Cristo querida Alondra.

    ResponderEliminar
  13. Hay realismo, fuerza y confianza en tus palabras, en tu "realidad". Pienso que cuando se encaran las cosas de la vida con este talante... resultan más llevaderas...

    Entiendo, y apoyo, que no quieras hablar más allá de un punto sobre tu situación. ¡Es muy acertado! Las cosas que "son" son... Y no cabe darles muchas vueltas ante terceros que, no viviéndolas igual, suelen catalogarlas a la baja. Negativas, destructivas. Cuando la persona que las vive ya lo hace de otra manera.

    "...sigo siendo una mujer, no enferma..."

    "...pequeños omenajes (merecidos y que no falten) me matienen en este mundo..."

    Certeras palabras sin duda.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!