viernes, 19 de mayo de 2017

Decisiones.


Los que saben de lo que hablan dicen que vivir es complicado, pero resistir el vaivén de nuestro barco en alta mar lo es aún más... Y en mi pequeño cuaderno algún día anoté: todo sucede por algún motivo: primero, el derecho a elegir; segundo, la responsabilidad de elegir; y tercero, los resultados de elegir.

¿A qué viene toda esta palabrería? Últimamente estoy en uno de esos momentos en que simplemente dejas la vida pasar pero mi cabeza se niega, y me hace pensar aunque sea mirando al techo porque sigo teniendo sueños y deseos por realizar, el problema es como tomo la decisión y me lanzo al agua.

Ya sé que debemos ser nosotros los que llevemos las riendas de nuestra vida y no al revés que la vida pase ante nosotros como una película en la que los protagonistas son otros. También es verdad que hay decisiones que ponen tu vida del revés pero aunque esas decisiones no se puedan deshacer siempre podrás decidir de nuevo. Claro que debemos intentar pensar en los riesgos que podemos tolerar y las ventajas que puedan llenar nuestra vida interior. Ninguna decisión es totalmente correcta y tampoco podemos predecir sus consecuencias pero la vida es más corta de lo que pensamos así que ¿por qué no caminar hacia lo que anhelamos?

En fin, últimamente no sigo los consejos que doy y sinceramente tampoco me gusta darlos, pero si me preguntáis algo os aseguro que seré realista, si yo haría o hice determinada cosa te puedo contar como me fue. Las decisiones hay que tomar cada uno las suyas así lucharás por ellas y si no sale bien, tendrás el valor de soltar amarras y no culpar a nadie. Eso si, es tan difícil colocar los trozos rotos de nuestra decisión fallida y recomponer el amor propio para no perder la dignidad...

¡Qué cosas! estoy perdiendo el tiempo pensando en los problemas y aquí sigo, sin afrontarlos.


7 comentarios:

  1. UNo decide bien o mal, pero asume el impacto de las decisiones. Lo peor es que otro decida por nosotros. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  2. Lo importante es que vivas y disfrutes lo que tienes a mano (a veces es poco) que ya es algo ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  3. Todo camino comienza con el primer paso y ese paso ya está dado. Si estás paralizada, será porque no terminas de ver las cosas claras, o porque realmente no es ningún proyecto que te arranque el alma y la llene de ilusión. No sé. A mi me parece que hablar o escribir como en este caso, es una manera de intentar entendernos a nosotros mismos. Las causas del desasosiego pueden ser muchas y , por lo poco que yo sé de tí, pienso que serán muy razonables. Y si no lo fueran...tampoco pasaría nada: todos tenemos derecho a hacer alguna cosa insensata, de vez en cuando _no siempre-.

    Bueno, cariño aún no he podido buscar los libros de Carlos Casares. Ya te contaré.

    Un abrazo lleno de afecto de esta abuela que siempre se resiste a estar callada. Franziska

    ResponderEliminar
  4. Entiendo lo que escribes porque ahora estoy yo en ese momento en el que estoy viviendo como espectadora,por causas personales y sé y pienso que no se puede estar así .Pero necesitamos tiempo para romper las cadenas .
    Y si ahora no podemos,habrá que aprender a vivirlo con aceptación .Espero que un día ,cualquiera,de repente los ánimos se abran como alas de mariposa y empecemos a volar de nuevo.
    Besucos

    ResponderEliminar
  5. No es necesario tenerlo todo controlado. Simplemente aparece una época pasajera donde no tomas una decisión. Lo peligroso sería que sucediera algo que requiere tu atención y debes de decidir, si no lo hicieras ya sería preocupante. En estos casos que no me son ajenos, simplemente dejo la vida pasar, salgo a la calle, me siento en una terraza y me tomo un café. No es necesario forzarse ni sentirse mal cuando ese momento pasajero pasará...mientras tanto, disfruta de la vida.

    ResponderEliminar
  6. solo por hoy sere feliz just for today

    ResponderEliminar
  7. Los primeros días de la primavera no son buenos para las mudanzas.
    Un beso enorme, preciosa

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!