lunes, 24 de abril de 2017

En el día del libro



Para esta Alondra todos son los días del libro. Los libros convivieron conmigo desde muy pequeña y fueron fieles compañeros de aventuras y tesoros de sabiduría.
Creo que han sido muy pocos los que dejé sin leer porque no pude con ellos; muchos otros los leí varias veces y no podría elegir uno especial. Con todos soñé, viajé, me sentí heroína y malvada; acompañada e incluso me sirvieron para no pensar...

El último que terminé estos días es  El laberinto de los espíritus de Carlos Ruiz Zafón, debo reconocer que la emoción de La Sombra del viento no quise que se diluyera,  fue un best.seller que mereció la pena leer y no me apetecía seguir continuaciones.  El laberinto de los espíritus,  llegó a mis manos como regalo de mi hijo pequeño y cuando vi su tamaño pensé que contenía todos los libros de la saga. No era así, era el final, donde se ataban todos los hilos sueltos del cementerio de los libros olvidados.

Por lo tanto lo leí como un libro nuevo, donde encontré algún personaje querido y desde luego, el autor maneja bien los hilos para que sigas leyendo y te vas comiendo las páginas sin darte cuenta. En este momento disfruté con la intriga, sufrí con las barbaridades de la dictadura, y los sinsabores de una historia familiar un poco retorcida con traiciones y dramas.

Ah! aunque ya terminó el día quiero felicitar a los Jorges amigos de palabras de esta Alondra.


12 comentarios:

  1. Hola Alondra. Qué alegría el verte de nuevo postear ¡ASÍ SE HACE! Tengo la costumbre de leer puro cuento pero hace poco cayó en mis manos una novela que me recomendaron y me atrapó. No recuerdo el nombre del autor pero se llama EL MACEDONIO y es acerca de Filipo, el que fuera padre de Alejandro. te lo recomiendo. Actualmente estoy terminando LA ESPADA DE GEDEÓN que es acerca del servicio de inteligencia judío, lo estoy leyendo para sacar material para mis cuentos. Pero el que te recomeindo es el primero.

    ResponderEliminar
  2. Los libros,esos de papel,siempre nos acompañan en la mesilla de noche y hay algunos que los leemos con "gula" porque son obras de arte,del arte de la vida.
    Besucos de "Te echaba en falta" y me alegro de que estés de nuevo

    ResponderEliminar
  3. Alondra,gallegos asturianos y cántabros,primos hermanos,SONRISA grandota.Si,soy de Cantabria .Y ese mar nuestro es tan bravo!!
    Besucos vecina

    ResponderEliminar
  4. La sombra del viento es de mis libros más queridos, he leído la saga, bueno, me falta este último. Buena semana!!!

    ResponderEliminar
  5. Los libros que no leo los llevo en mi alma
    gracias por dar

    ResponderEliminar
  6. Estimada Alondra, a mí me sucede lo mismo, aunque hay rachas que cuesta encontrar la paz necesaria para centrarse en la lectura, siempre hay libros a mi alrededor y acostumbro a sacar tiempo para ellos. Tampoco me es fácil reseñar uno en concreto, pero por ser el que más veces he releído me quedo con cien años de soledad. Un abrazo fuerte y gracias por tu dedicatoria. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  7. Claro que sí, el día del libro debería de ser todos los días pues se disfruta mucho leyendo.Besicos

    ResponderEliminar
  8. Alondra querida La vida no es facil a veces por lo tanto rezemos por un mundo mejor que el que tenemos un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  9. Hola hermosa, ya no leo tanto como leía, de ese autor aún nada, pero lo buscaré.
    El día del... libro, madre, padre amigo, y otras muchas cosas, son todos los días.
    Porque todos los días vivimos y seguiemos caminando, disfrutando de todo en nuestro entorno.
    No dejes que se te escape, ni un instante de vida ni un suspiro.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. Un beso para ti y que sigas disfrutando de la lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Fíjate si me gustan los libros que hasta me casé con un librero...es en serio, te digo la verdad. Hoy he ido a recoger un regalo que me han hecho mis hijos y me he traido otros tres más. Las librerias son para mí un lugar altamente peligroso para mi escúalida economía. Bueno, después de todo eso, ya me he quedado a gusto.

    Te comprendo y te digo que ahora ya no voy todos los meses a la biblioteca. Antes leía en los viajes a Madrid, en las paradas de los autobuses, en todo tipo de viajes, cortos o largos, pero ahora no puedo: mis manos no soportan el peso de los libros. Antes de quedarme dormida, también leo y el problema del peso vuelve a crearme problemas. Estoy ya muy vegestoria, eso es lo que pasa. De esos cinco libros, tres son de peso liviano...imaginate estoy prestándole más atención al continente que al contenido. Es un drama mi vida.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  12. El libro es como el pan diario. Cuánto alimenta la razón y el sentimiento. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!