lunes, 24 de abril de 2017

En el día del libro



Para esta Alondra todos son los días del libro. Los libros convivieron conmigo desde muy pequeña y fueron fieles compañeros de aventuras y tesoros de sabiduría.
Creo que han sido muy pocos los que dejé sin leer porque no pude con ellos; muchos otros los leí varias veces y no podría elegir uno especial. Con todos soñé, viajé, me sentí heroína y malvada; acompañada e incluso me sirvieron para no pensar...

El último que terminé estos días es  El laberinto de los espíritus de Carlos Ruiz Zafón, debo reconocer que la emoción de La Sombra del viento no quise que se diluyera,  fue un best.seller que mereció la pena leer y no me apetecía seguir continuaciones.  El laberinto de los espíritus,  llegó a mis manos como regalo de mi hijo pequeño y cuando vi su tamaño pensé que contenía todos los libros de la saga. No era así, era el final, donde se ataban todos los hilos sueltos del cementerio de los libros olvidados.

Por lo tanto lo leí como un libro nuevo, donde encontré algún personaje querido y desde luego, el autor maneja bien los hilos para que sigas leyendo y te vas comiendo las páginas sin darte cuenta. En este momento disfruté con la intriga, sufrí con las barbaridades de la dictadura, y los sinsabores de una historia familiar un poco retorcida con traiciones y dramas.

Ah! aunque ya terminó el día quiero felicitar a los Jorges amigos de palabras de esta Alondra.


lunes, 10 de abril de 2017

Rosana

Si te arrancar al niño que llevamos por dentro
si te quitan la teta y te cambian de cuento
no te tragues la pena porque no estamos muertos
llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.

Si te anclaran las alas en el muelle del viento
yo te espero a un segundo de la orilla del tiempo
llegarás cuando vayas mas allá del intento
llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.

Si te abrazan las paredes, desabrocha el corazón
no permitas que te anuden la respiración
no te quedes aguardando a que pinte la ocasión
que la vida son dos trazos y un borrón.

Tengo miedo que se rompa la esperanza
que la libertad se quede sin alas
tengo miedo que haya un día sin mañana
tengo miedo de que el miedo
eche un pulso y pueda más
no te rindas, no te sientes a esperar.

Si robaran el mapa del país de los sueños
siempre queda el camino que te late por dentro
si te caes te levantas, si te arrimas te espero
llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo.

Mejor lento que parado, desabrocha el corazón
no permitas que te anuden la imaginación
no te quedes aguardando a que pinte la ocasión
que la vida son dos trazos y un borrón.

Solo pueden contigo si te acabas rindiendo
si disparan por fuera y te matan por dentro
llegarás cuando vayas más allá del intento 
llegaremos a tiempo, Llegaremos a Tiempo.


Quien se resigna y deja de luchar acaba atrapado en una lenta infelicidad...
Qué fácil es decirlo y que difícil empezar a caminar.