viernes, 3 de marzo de 2017

Sres. de la Xunta de Galicia

Al igual que muchas otras familias me siento burlada, seguramente les importará un pimiento mi escrito pero felicidades están logrando lo que se proponen, que bajen las listas de espera porque una persona a partir de los 90 años será una historia más de una Administración inhumana, ridícula y por momentos esperpéntica. Se muere esperando que la burocracia le alcance.

La demencia senil es uno de los trastornos más complicados de sobrellevar ya que no tiene cura y su duración suele prolongarse años, en los que un anciano necesita atención continuada hasta el punto de no poder realizar por sí mismo las tareas del día a día: comer, ducharse, vestirse o ir al baño.

Además, es una enfermedad que provoca cierta alteración nerviosa en los enfermos, les agria el carácter, les nubla el entendimiento; se alteran e incluso al cuidador llegan a verlo como un enemigo. A medida que la enfermedad avanza y el enfermo precisa más y más atención, el cuidador comienza a sentir impotencia e incluso a veces se convierte en una persona irritable y triste porque no recibe ni una sonrisa.

La llamada ley de dependencia que se creo en enero de 2007 incrementó el número de plazas concertadas –plazas en centros privados reservadas y subvencionadas por las Comunidades Autónomas–  Como  tienes buena fe y crees en las leyes, en el 2010 inicias los trámites para percibir la subvención de la ley de dependencia que te permita acceder a una plaza en una residencia. Después de pagar 1.400 € durante un año sigues entregando informes y más informes con la esperanza de que llegue la ayuda porque los meses vuelan y con ellos los ahorros. Al final no puedes más y la persona mayor regresa a su casa y en el año 2015 te envían una notificación de que te conceden el II grado por alcanzar una determinada puntuación en función de la aplicación del baremo correspondiente ( recursos económicos, bienes patrimoniales, hijos, salud, grado de dependencia...) que le permita ingresar en la residencia más cercana al domicilio del paciente, y en tres meses tendrás noticias... 

Llega 2017 y no has tenido noticias y vuelves a pedir una nueva revisión porque desde el 2015 sigues en la espera. En dos años el anciano no se curo por milagro celestial, por el contrario está encamado, se alimenta a base de purés y los cuidadores ya no pueden más... Se vuelve a llevar a una residencia y se paga nuevamente una plaza privada y en dos semanas el paciente se muere ... 

Díganle a sus familias una y otra vez cuando llegan las elecciones que la Consejería de  Bienestar "está trabajando en ello", díganles  que, aunque el plazo habitual que los dependientes deben esperar para recibir una plaza pública es de tres meses y los de grado III tienen prioridad. Las listas de espera en las residencias públicas gallegas supera la demanda a la oferta. Los Trabajadores Sociales por mucho que tramiten todos los documentos necesarios, los reconocimientos y resoluciones cada vez se dilatan más en el tiempo, en la Oficina de Información a la Dependencia te encuentras con información cruzada y la grabación de datos si la cosa va bien tarde seis meses, otros seis para el reconocimiento médico y  dieciocho o veinticuatro para la resolución. En las listas de espera de la Xunta de Galicia hay más de 8000 demandas, no olvidemos que Galicia es una de las poblaciones más envejecidas y con las pensiones más bajas...

Las familias no se explican que haya dinero para 17 parlamentos autonómicos, multiplicado por centenares de consejerías, más el parlamentos estatal y el Senado, y nuestros mayores estén como material de desecho o tengan que pagar un dineral para engordar los beneficios privados.


Foto de --- http://moisescayetanorosado.blogspot.com.es

9 comentarios:

  1. Creía que nadie podía estar más desprotegido que un anciano en mi país. La esperanza de ser atendido en una residencia no existe. Aquí los ancianos son olvidados incluso por su propia familia. Una pena.


    Lamento lo mal que lo hayas pasado, espero la vida te sonría más con ese nieto tuyo.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si quieres puedes ampliar tu título a nivel nacional y no sólo a Galicia.

    Seguí más o menos los mismos pasos que tú con mi madre, y durante más o menos también los mismos años... salvo que yo no tuve medios económicos para que fuera a una residencia privada, y que fui yo sola para cuidarla durante siete angustiosos e impotentes años (hasta que me detectaron el cáncer).

    Mi madre murió el año 2014... sin recibir siquiera respuesta alguna sobre la Dependencia solicitada...

    Podría escribir un libro al respecto.

    Abrazo, fuerte como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Eso pasa también en otras comunidades y seguimos votando... Y sí, esperan a que se mueran los ancianos, lamentable pero es . Las valoraciones de la discapacidad son de risa, si no fuera tan triste. Mientras hacen negocio las empresas privadas.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Una auténtica vergüenza lo que cuentas y esto sucede en toda España........y sin embargo la multitud de políticos que tenemos (Creo que a nivel mundial batimos el record) se llevan tal cantidad de dinero cómo para poder solucionar la gran mayoría de los problemas de los ancianos.Besicos

    ResponderEliminar
  5. Una denuncia que debiera aparecer en la primera página de todos los periódicos y medios de comunicación de tirada nacional, pero no; seguiremos con el tropecientos capítulo del culebrón de la corrupción que nos parece más ciencia ficción que realidad porque nadie devuelve lo que se ha llevado.
    ¡Es una vergüenza!
    Un placer leerte de nuevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Es posible que esté en la última parte de tu razonada, clara y muy concisa exposición, el auténtico motivo de tal "canallada". El negocio, es el negocio... (para ganar dinero hasta la guerra es buena, según Tramp).

    A lo único que le tengo miedo es a perder la lucidez. Es la peor de las desgracias. Claro que cuando te vas haciendo mayor, cualquier cosa puede suceder y nunca será que te toque la lotería.

    He tenido que luchar con mi madre y mi suegra pero tuvimos suerte ninguna de las dos perdió la cabeza. Tuve suerte.

    Lo que tendrían que hacer quienes nos gobiernan es tenernos algo más de respeto y no tratarnos como si pensaran que todos somos "subnormales profundos". La gente cuando vota debe considerar a quien vota...

    Muy interesante el tema y fíjate quien no es viejo porque tiene a tus mayores, quien es mayor, muy mayor, como yo soy porque no es grato verle las orejas al lobo.

    Un abrazo. Franziska

    Posdata. Creo que si no hubiera tanto "chorizo" y devolvieran lo que "apandan" y además no nos gastáramos tanto dinero en armas o en estar al día en los medios de "defensa"...otro gallo nos cantaría. Atender a los ancianos crearía muchos puestos de trabajo y así las pensiones estarían garantizadas pero claro, esto no da votos.

    ResponderEliminar
  7. Dios mío qué tristeza, en todas partes pasa lo mismo... maldita burocracia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón del mundo Alondra. Como esta historia muchas mas. La sanidad de mi provincia deja mucho qué desear y mi padre ha muerto en parte por culpa de no ser atendido debidamente...Mucho hemos peleado pero ya sabes que a la gente honrada les sucede esas cosas y peores, pero se callan. He conocido varios casos que eran denunciables y la gente se calló

    ResponderEliminar
  9. La política hoy es indolente. La mueve el neoliberalismo deshumanizado, que sólo piensa en el rendimiento del capital, y no en el ser humano. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!