jueves, 16 de marzo de 2017

¡padre uno! y a veces sobra.


http://k-nelo.deviantart.com


Estos días que la televisión nos empalaga con los anuncios del día del padre recuerdo la historia de un buen amigo y me pregunto qué sentirá él y muchos otros y otras para los que sus padres no son respetables.

Ser padre no es sólo aportar un espermatozoide y aparecer luego reclamando una paternidad cuando esta necesitado o viejo.  Para recibir hay que sembrar y cuidar la cosecha...  A veces, la vida familiar no es una película empalagosa ni un sermón religioso y si de perdón hay que hablar tendría que hacerlo ese que lleva el nombre de "padre" y que es cruel, mentiroso, manipulador y encima le falta la capacidad de entender que lo que hace tiene consecuencias emocionalmente devastadoras sobre los hijos.
El de mi amigo es un actor increíble según la situación, y engatusa a la gente haciéndose la víctima. Mi amigo reconoce que sufrió una violencia invisible desde niño pero todavía hoy, a pesar de los años, le provoca un grado de estrés perjudicial incluso para su salud como si la culpabilidad de no quererlo fuera suya y sigue viviendo entre la pena y la ira. 

 Y qué decir de esos otros padres que día si y día también aparecen en las páginas de sucesos: "...aprovechándose de la confianza propia de la relación familiar y del afecto que le profesaban sus hijas de corta edad, las sometió a abusos sexuales de forma repetida. Según se concreta en el citado escrito de acusación, el hombre se acostaba en la cama con ellas y les realizaba tocamientos en diversas partes del cuerpo."



16 comentarios:

  1. Ufff,eso sí que es un horror que dejará huella para siempre en esas niñas.Y la madre?no estaba en casa?.
    Lo que somos normalmente lo hemos absorbido de los padres,y hay que ser muy maduro , capaz y ayudado como para poder asumir un caso así o similar.
    No,un padre no es elque pone una célula!!
    Besucos

    P,D,
    Siento lo de tu riñón,pero tengo esperanza de que pronto encontrarás uno que te haga estar mas sana y feliz.
    Rezaré por ello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga por los buenos deseos, el riñón es un problema de otra bloguera, lo mío es leucemia, pero hay que seguir luchando. Siempre digo que la vida no da más de lo que se puede soportar.
      Un abrazo y bienvenida a esta ventana me pasaré por la tuya.

      Eliminar
    2. Disculpa por la confusión,aunque lo tuyo es también muy duro.En este caso rezaré por las dos,para que el camino sea menos duro .Pero yo sé que hay valientes como vosotras que dais ejemplo hermoso a los demás.
      Con resptecto a lo deloscomentarios,yo he vuelto a mi blog despues de unoa años(entrando alguna vez que otra)porque cuidé a mi madre hasta que falleció y leentregué mi vida con sumo amor,como elque ella medió a mí.
      Y digo esto,porque aora estoy un poco confundida con los nuevos blog que me visitan y visito,y a veces me pierdo con los nombre,pero,aquí estaré a tu lado si me dejas un huequecito.
      Besucos ,fuerza y para adelante,aunque sé que es facil decirlo,pero lo hago desde el cporazón

      Eliminar
  2. En mi opinión,en la vida humana aparece el mal, siempre lo ha hecho: robos, violencia gratuita, faltas a la dignidad de las personas, asesinatos, etc. Esa es la parte podrida. Pero, el resto ¿tenemos la culpa? Con los padres sucede lo mismo.

    No quiero personalizar, tampoco yo tengo un buen recuerdo de mi padre y pudo ser aún peor si hubiera vivido con él. Sin embargo, esto hace mucho tiempo que fuí capaz de perdonarlo, dejó de hacerme daño. Me liberé porque comprendí que la paternidad ni la maternidad hacen de nosotros seres perfectos. Hasta que lo comprendí no fuí una mujer completa. Soy madre y tampoco soy perfecta. Mis hijas tendrán que perdonarme los errores cometidos, como a ellos les tendrán que perdonar sus hijos.

    Ahora bien, quien monta todo este tinglado del día del padre, es el comercio porque ese sí que es un día estupendo para el consumo y ahí picamos todos: los hijos porque no quieren quedarse con el mal rollo de que no son agradecidos y los progenitores porque no queremos que nuestros hijos no se muestren aunque sea con el mínimo detalle, agradecidos.

    La verdad no está en el regalo -valga lo que valga- esta en el cariño con el que se entrega y en el amor que siembra en quien lo recibe. Esa es la parte buena. Creo que por eso nos dejamos timar. Que conste que yo soy de las que dice a mis hijos que el día de la madre son los 365 días del año y que lo que yo valoro es que me quieran.

    Tengo muy claro, querida Alondra, que tú lo que has tratado de poner de relieve es el montaje publicitario del que somos todos víctimas. Sería bueno que se dijera cuántos ancianos mueren solos durante el año, abandonados. Muchos tienen hijos. Cuántos están en las "residencias" pasando el trago amargo de su abandono. ¿Qué habrán hecho para merecer esto? Yo te lo diré:
    haberlo dado todo o no tener nada importarte que dejar en el testamento.

    Esa es una realidad. Es una sociedad que avanza por ese camino. Aumenta como una epidemia imparable. Yo cuidé de mi madre y de mi suega pero, de mi suegra no lo hice por amor sino porque me parecía un deber, algo de justicia, tuvo ocho hijos y la verdad es que la mayoría se escaqueaba...De mi madre fue poco tiempo y eso sí lo hice con cariño, es la verdad. Si hubiera sido más tiempo, quizá no lo habría hecho con tanta paciencia...

    Perdona lo largo de mis opiniones y que haya mezclado churras con merinas, ya sé que tu intención era hablar de la falsedad de la fiestecita impulsada por el comercio y yo lo he enredado -como siempre-. Ten en cuenta que si yo no encuentro el tema tan interesante no habría hecho tantas aportaciones así que tú tienes un pco de culpa por plantear temas tan llenos de vida, tan asentados en la realidad.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Franziska muchas veces, como en este caso, escribo buscando el debate y desde luego contigo la respuesta está asegurada y amplía mi escrito con empatía y la serenidad que da una vida bien vivida, si no fuera así no tendríamos la oportunidad de disfrutar de tus acertados comentarios.
      A veces llevar a un padre o una madre a una residencia no es falta de amor, es necesidad y ya sabes, o tienes dinero para que reciba los mejores cuidados o si esperas por las ayudas de la sociedad del bienestar ya ves los problemas que hay a todos los niveles...
      Es cierto que nuestras vivencias familiares influyen en la forma de ser pero somos dueños de elegir el camino o pedir ayuda para salir de cualquier relación tóxica. Aunque no siempre es fácil.
      Por otro lado me fastidia que los medios de comunicación o los poderosos del dinero piensen que pueden manipularnos, sientan cátedra como si no fuéramos capaces de tener opiniones propias. Hay edades en las que influye tanto lo que ves o lo que opinan y tienen los demás que quieres formar parte de esa sociedad consumista y se pueden perder en el camino. Sin ir más lejos, te has dado cuenta de lo fácil que es hoy apostar o llamar a un teléfono para participar en miles de concursos o conseguir un crédito que luego les costará el doble...
      En fin, yo también me pongo a verter palabras y toco temas muy distintos, pero eso es la comunicación ¿verdad?
      Un abrazo muy grande, eres especial y única.

      Eliminar
  3. El caso de tu amigo es bastante común, conozco padres terribles que viven si vida alegremente sin ningún remordimiento de conciencia porque sus hijos sufran lo indecible.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, las personas buenas creen que los demás piensan de la misma forma, son inocentes y los listillos de turno se aprovechan y hacen daño para satisfacer sus deseos malignos. Qué decir cuando eres una mente en formación y vives con alguien que te maltrata física o mentalmente... No creo que luego en la edad adulta sea fácil perdonar.
      Hay un refrán: el zorro pierde el pelo pero no las mañas. Por desgracia los años muchas veces hacen peores y más egoístas a las personas.
      Un abrazo amiga

      Eliminar
  4. Muy buen reflexión y un gran gesto visibilizar estos hechos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AY amiga! es que en la vida por desgracia no todo es color de rosa.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Perdona! pero no se como comentar en tu blog de google+, lo seguiré intentando...

      Eliminar
  5. Amiga, mi padre fuè un hombre tierno, nada de pelicula, un simple trabajador con un comercio propio, esforzandose para ir cada dìa a trabajar en bien de su familia dejandonos el ejemplo de la responsabilidad y la decencia.
    Tu entrada no me parece apropiada para celebrar a los padres, en todo caso irìa bien el dìa contra la violencia
    Ni todos los padres son de pelicula, ni todos son de pelicula de terror
    Bendiciones a los bondadosos que silenciosamente se privaron mas de una vez de gustos, solo para darnos lo mejor a sus retoños
    BESOS

    ResponderEliminar
  6. Un ruego por tu salud, carga pesada que nos toca a algunos
    Fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga: comprendo y respeto tu opinión, la mayoría de los padres son hombres honestos, trabajadores y que se sacrifican por sus hijos. A esos va dedicado este día y por supuesto tienen mis FELICIDADES y se merecen que sus hijos no sólo los tenga en cuenta "un día". Simplemente por desgracia, hay otros padres y si, son de película de terror y yo consideré que hablar de ello daba mi apoyo a esos hijos que un día como hoy sienten pena e incluso un poco de envidia por la alegría que todo a su alrededor se empeña en que tienen que sentir. Te digo más, gracias que sólo heredaron rasgos físicos y no la maldad que ellos vivieron.
      Un abrazo grande y te deseo lo mismo: que la lucha sea llevadera.

      Eliminar
  7. Oportuno tu texto, Alondra. Tocas un tema bastante sensible, como es el de la paternidad, en una perspectiva contemporánea, donde el padre no asume su real rol de progenitor.Y actúa desde la irresponsabilidad, carente de afecto y apoyo a los hijos. Se hacen hijos de manera irracional. Y lo peor, el abuso carnal que se hace de ellos. Aquí en Colombia, no sólo el padre, sino la mamá, abusaban de una niña de seis o cinco años. La sociedad camina al despeñadero, si el núcleo de esta sigue en esta tónica de abusar de los hijos menores. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Apreciado Carlos: Si quién tiene que proteger daña me horroriza pensar en la maldad de la sociedad en que vivimos. Los animales protegen a sus crías y yo simplemente quise sacar a colación un tema que muchas familias esconden pero por desgracia existe.
    Gracias por no olvidarte de esta alondra que estuvo un tiempo alejada pero agradezco mucho todos los mensajes de apoyo que encontraba en esta ventana.
    Un abrazo, y si no hay novedad seguiremos compartiendo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!