lunes, 20 de marzo de 2017

Julia de Burgos

Este corazón mío, tan abierto y tan simple,
es ya casi una fuente debajo de mi llanto.

Es un dolor sentado más allá de la muerte.
Un dolor esperando... esperando... esperando...

Todas las horas pasan con la muerte en los hombros.
Yo sola sigo quieta con mi sombra en los brazos.

No me cesa en los ojos de golpear el crepúsculo,
ni me tumba la vida como un árbol cansado.

Este corazón mío, que ni él mismo se oye,
que ni él mismo se siente de tan mudo y tan largo.

¡Cuántas veces lo he visto por las sendas inútiles
recogiendo espejismos, como un lago estrellado!

Es un dolor sentado más allá de la muerte,
dolor hecho de espigas y sueños desbandados.

Creyéndome gaviota, verme partido el vuelo,
dándome a las estrellas, encontrarme en los charcos.

¡Yo que siempre creí desnudarme la angustia
con solo echar mi alma a girar con los astros!

¡Oh mi dolor, sentado más allá de la muerte!
¡Este corazón mío, tan abierto y tan largo!


Julia Constancia Burgos García; poetisa Puertorriqueña 1914 - Nueva York, 1953.


¡Bienvenida Primavera!

7 comentarios:

  1. Es tremendamente triste,tremendamente hermoso...
    Y el dolor tan presente que convierte corazones en rios de lluvia.
    Bendiciones para todos los que sestán sufriendo
    Besucos

    ResponderEliminar
  2. El, sufrimiento, el dolor, la impotencia, hay tanto de todo eso por el mundo... Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Cuanta tristeza destilan estos versos....seguro que su autora no era feliz.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Se abisma el lector, de que una poeta, pueda escribir tan líricamente bello el desengaño con la vida. Veros musicales, compactos los de Julia Birgos, que traes a colación. UN abrazo, y grato estar de nuevo por tu blog. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Espero que todo ese dolor de muerte que se trasluce en el poema... no lo hayas hecho tuyo, porque me puedo enfadar contigo y mucho además. Y estoy a punto de una nueva revisión, así que no me alteres...

    El poema es hermoso, pero te deja un poso a desesperación, a rendimiento, a esperanza nula.

    No sé si te hace falta o no, pero va un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Dolor,
    amigo dolor.
    De tí aprendo
    por tí sufro...

    Por mí la búsqueda
    de la pérdida
    por tí, el motivo.

    ResponderEliminar
  7. Es un gran poema en el que la belleza de las metáforas no oculta el dolor. Ese dolor tan humano, tan evidente y por el que todos hemos pasado a vamos a pasar en algún momento de nuestra vida.

    Echar la vista atrás, a veces es necesario, pues siempre estamos a tiempo para salvar algo de la "quema" que ha sido nuestra vida. Sin embargo, debemos valorarnos porque hacemos lo que es necesario, por amor a los nuestros, y con un despego por cumplir nuestras ilusiones pero ¿si hubiésemos dedicado nuestra vida a cumplirlas podríamos hoy mirar a los ojos de nuestros hijos? Quizá, no. Tampoco hay ninguna seguridad que lo que hemos considerado nuestra vocación o ilusiones fuera a darnos la respuesta necesaria que colmara todas nuestras ansias de realización.

    ¡Feliz primavera! Volverá a lucir el sol en tu vida y en esa bella tierra en la que vives, no lo dudes. Un abrazo. Franziska

    Ah, se me olvidaba. El tema de las fotos no es un error sino algo que hago a drede. Perdona mis fotos son una de las pocas cosas que me sostiene con ganas de vivir. Cuanto más grandes, más las disfruto...cuantas más fotos disparo, más me divierto. Trataré de cambiar el formato del blog, cuando disponga de un rato.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!