martes, 21 de marzo de 2017

Desgastando los zapatos.

Últimamente salgo poco, simplemente las horas que marca mi perrita Lúa, despacito aprovecho el sol y abro las antenas a todo lo que veo, a la vibración de la vida en la calle. En otros momentos mis pensamientos vagan por estancias secretas, busco perfumes perdidos...

¡Cuánto he callado! ¡cuántos deseos sin realizar!, siempre postergando a un mañana cuando los hijos terminaran sus estudios, la hipoteca del piso pagada...

La rueda del destino y las obligaciones que asumes te hacen ser consecuente y, los sueños se van quedando como esperanzas para mejores momentos.

Te vas conformando con todo lo que viviste para que el entusiasmo por luchar no decaiga. Sigues pisando hierba o asfalto, aspiras en la intimidad de tus pensamientos buscando música que apague la mentira, el ruido de una sociedad que te envolvió y te fue posicionando en situaciones que definieron tu existencia sin apenas darte cuenta.

http://www.elliodeabi.com

13 comentarios:

  1. falsas costumbres se apoderaron de uno... Yo en Madrid, apenas piso el umbral de la puerta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me he identificado totalmente con tu escrito.....siempre pensando en los demás y nos hemos olvidado de nosotras mismas, no hemos vivido para que otros puedan hacerlo.........y los sueños cada vez se postergan más y más.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Hay semanas en las que apenas salgo a la calle en una o dos oportunidades para comprar algùn alimento, otras en las que salgo màs
    Pero, mi vida en el interior es muy intensa, ando en bicicleta fiija, hago algunos ejercicios con elàsticos, leo mucho, me informo en internet y vijo mucho por paises lejanos que jamàs visitarè. Cosa que no lamento
    Cada quien tiene una vida y debe aprovecharla como pueda o quiera, mas allà de las circunstancias
    fUERZA!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Contrasta el título con la realidad que cuentas. Hay tanta autenticidad, tanta verdad en lo que dices... sobre todo en las madres. Puedo rubricar cada frase.
    Besos, Alondra

    ResponderEliminar
  5. Y yo...qué puedo añadir a todo lo que has escrto!!
    Me sonrío con ironía pensando cómo es la vida o mejor,cómo somos las personas.
    Pero sabes?de dar no te arrepientas nunca.Eso es ya tuyo.
    Cada uno que obre en conciencia(si la recuerdan)
    Creo que he dicho mucho más de lo que pretendía.
    Besucos compañeros

    ResponderEliminar
  6. Ayer estuve aquí y veo que aún no me ha llegado el turno. Solo quería decirte que como respuesta al tema de las fotos que se meten en el texto, he adoptado una nueva plantilla para ver si se corrige este problema. Trato de no molestar y de "lucir" mis fotos. Ya veremos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ah, se me olvidó, el cambio lo he hecho en el juego de la palabra dada, no sé si lo tienes entre mis publicaciones. Te agradeceré que me comentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario lo dejaste en el tema anterior, publicado y leído con mucha atención como siempre. Me pasaré por la palabra dada. Bss.

      Eliminar
  8. Amiga mía de palabras; palabras que nacen como las flores; como canta la alondra en su nido lejana y cercana, inteligente y sencilla. Qué más te puedo decir mas que desearte lo mejor desde mi humildad que aunque también lejana, las amistades de mis palabras son cercanas.

    ResponderEliminar
  9. Mis saludos y afectos, apreciada amiga Alondra.

    Es muy cierto, amiga,la vida, en ocasiones, se nos vuelve una pesada rutina y, al final, se nos va como una tarde...

    Abrazosfraternales, estimada amiga Alondra.

    ResponderEliminar
  10. No conozco las alondras, sólo que son pájaros por lo tanto vuelan. Eso, ¡Vuela!


    Un abrazo Alo

    ResponderEliminar
  11. Cuán difícil romper la costumbre que nos dejaron de dejar para mañana, que nos lleva a un acomodo de la vida informe, pero que termina gustándonos, para echar en saco roto los sueños. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  12. En demasiadas ocasiones forjamos la vida alrededor de otros y de cosas. De pronto pasa algo que nos cambia el chip, y pasamos a comprender que nos hemos olvidado... de nosotros. Y tratamos entonces de recuperar, aunque no siempre es posible.

    Cuídate amiga mía. Y no dejes que el suelo te atrape.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!