viernes, 24 de febrero de 2017

Sigo sobreviviendo.



Vuelvo a escribir porque tengo que seguir adelante. Los últimos meses han sido como un laberinto, no paraba de pegarme contra una pared, cuando no era una cosa era la otra, la inestabilidad de mi salud sacudía las emociones, parecía una veleta al viento.
Mi madre murió hace unos días. Con 92 años y los últimos acontecimientos puede ser que lo esperara pero cuando ves que ya no hay vuelta atrás que la vela se apaga sientes un nudo en el estómago. Durante más de una hora mientras aún respiraba tomé su mano y hablé con ella de muchas cosas... dicen que son espasmos pero ella me apretaba la mano. No sé si es normal pero me siento triste y aliviada a la vez.
Ahora miro la savia nueva de mi nieto y lloro por dentro mientras a él le dedico la sonrisa más dulce, y no paro de decir a los que quiero que "los quiero"  por si algún día no puedo hacerlo.


6 comentarios:

  1. Decir que me alegro de leerte es algo que ya sabes. Siento lo de tu madre, mucho... aunque no la conociera; la mía se fue hace dos años y estos días, dentro de cuatro concretamente tendré todos los recuerdos agolpados por la ausencia de mi padre que marchó hace muchos años y a quien sigo echando de menos.

    Cada cosa que nos pasa, sobre todo "de las graves" nos hacen más fuertes. No sé si eso sirve para algo porque a veces los palos parecen habernos adoptado, pero sí creo que a pesar de todo, nos hacemos más personas y quizás algo más egoístas... que tampoco está tan mal.

    Lo dicho: me alegro de verte y sobre todo de que estés bien o casi. El abrazo ya sabes: enorme y de los "apretaos".

    ResponderEliminar
  2. Siento mucho la pérdida de tu madre, es tristísimo perderla, el día 17 hizo 4 años que partió la mía también con 92 años y todavía la extraño mucho.Cuídate mucho para que tu salud se recupere.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Me alegra sentirla de nuevo. No he olvidado el canto de la alondra durante todo este tiempo y hasta me preocupé.
    Aqui en mi casa tambien estamos sobrados de acontecimientos. Escribo menos que antes porque mis palabras miran a mi corazón más que a un blog.

    De todas formas es una alegría volverla a recibir y no olvide que mucha gentre la recuerda.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. A pesar de toda la tristeza tienes una luz de esperanza en el amor de tu nieto, me alegra que estés de vuelta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querida alondra, veo que has vuelto y esto me alegra: espero que tu corazón aunque abatido por la tristeza de la pérdida de tu madre, se vaya recuperando. A mi me llevó más de un año volver a cantar por las mañanas: todo un síntoma para quien me conocía.

    El camino se acaba aquí pero lo que importa es lo vamos dejando detrás de nosotros, cómo hemos vivido y la huella de nuestro paso en aquellas personas a las que queremos de verdad.

    Tu blog aparece en el lateral del "Juego de la palabra dada" y hace ya cinco meses que decidí paralizarlo y abrir otro nuevo para dedicarlo a publicar algunos de los poemas que he escrito durante los años que llevo jubilada y que estaban sin publicar. No podré publicarlos todos, ya no me quedará tanto tiempo -voy a cumplir pronto 83 años- y sabe Dios qué puede interrumpir mi iniciativa. La verdad es que la Humanidad no va a perder nada importante, es, pues, un tanto vanidosillo por mi parte.

    Todas estas explicaciones para concluir que he tardado tres días en enterarme de tu vuelta porque tu blog aparece en el lateral del que ya no estoy usando. Perdona.

    Si me lo permites, yo te sugeriría que escribieras algo, no importa qué, lo que se te ocurra, ayuda a descargar angustias y emociones y produce efectos sanadores.

    Mi abrazo y mi alegría por verte de nuevo asomada a la ventana del mundo bloguero. Franziska

    ResponderEliminar
  6. Vosotros también estáis en mi corazón. Agradezco las palabras y el afecto que siento a través de la ventana.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!