jueves, 28 de enero de 2016

El día antes.

  • Imagen de: enunsorbodecafe.wordpress.com

Fue una mañana cualquiera, todo comenzó de repente, pasó del blanco al negro. El temor llegó a mis días como una ola que rompe en la arena con la fuerza de la tormenta. Mi vida se volvió desolada hasta que aprendí a vivir sometida a la realidad de lo que me ocurre.
La resignación no me convirtió en víctima de las circunstancias, no dejé que mi voluntad fuera una marioneta. Simplemente acepté vivir en la incertidumbre. No siempre tengo las respuestas que me gustarían y vivo en la espera. Mañana volverá a ser día de veredicto...

He de darte las manos, espera, todavía
está llena la tierra del murmullo del día.
La bóveda celeste no deja ver ninguna
de sus estrellas... duerme en los cielos la luna. (
Alfonsina Storni


martes, 19 de enero de 2016

Asesinato en 8 mm.


Año: 1999
Estados Unidos 
Director: Joel Schumacher 
Reparto: Nicolas Cage. Joaquín Phoenix, James Gandolfini, Peter Stormare, Anthony Heald, Chris Bauer.
Género: Thriller psicológico.

Argumento: Una mansión, un difunto, una caja fuerte secreta y una película. La viuda necesita saber si es real o ficción y está dispuesta a gastarse toda su fortuna en poner los medios necesarios al investigador para que obtenga la verdad. 

Buena interpretación de Nicolas Cage, borda el papel de detective de bajo perfil, discreto; un hombre serio, sencillo, con mujer y una hija. y representa de manera formidable sus torpezas, debilidades e inexperiencia. Ayudado por Joaquin Phoenix, penetrará en un submundo repulsivo, incoherente y despojado de humanidad. Sufre un proceso de descubrimiento de la inocencia y la ignorancia al conocimiento de la espantosa verdad; pasa de su "idílica paz familiar" y sus casos sin riesgo, a lo más atroz y pavoroso; conoce mugrosos escondites, desquiciados personajes que conviven diariamente en un mundo salvaje sin que él sea consciente en su vida rutinaria.

Se va implicando emocionalmente en el caso que investiga y conforme se adentra en el submundo de la pornografía más dura se enfrenta a sus principios morales. La virtud, para llamarle de alguna manera, de esta película es que el espectador se termina sintiendo implicado en esos sentimientos y vemos normal la venganza.


Comentario:

Había escuchado hablar de esta película,  incluso se comparó con "Tesis" de Alejandro Amenabar  y bueno, Tesis, a pesar de la  intriga, la búsqueda del asesino y una trama intrincada y oscura que jugaba con nuestros miedos, no me afectó demasiado. Por lo tanto el sábado por la noche ya que la daban en televisión la vi...
Quizás con los años la sensibilidad es mayor pero, sinceramente, al terminar la película el nudo en el estómago y el asco se me hacía insoportable, eran las dos de la madrugada e hice algo que no está bien para mi salud física pero lo necesitaba para mi salud mental: tomé una copa de vino y me fumé un cigarrillo.

Ya sé que la maldad es intrínseca del ser humano y todos los días se oyen noticias sobre actividades delictivas: extorsión, tráfico de armas, de órganos y personas; crímenes, malversación de fondos, chantajes, pedofília y prostitución.

Tonta que es una, no se me había ocurrido pensar que la industria del cine pornográfico esconda tras de sí a una mafia que ha asesinado impunemente durante años a infinidad de actores y actrices que trabajaron para la misma... Muchos de esos "actores/actrices" muy jóvenes, menores de edad, captadas en ambientes marginales de pobreza y en muchos casos, víctimas de abusos previos. Se atraen con mentiras, falsas ofertas de trabajo e incluso coacción. El mismo modus operandi de captación que se utiliza en la trata de personas.

Es un sistema organizado y me pregunto por qué pocas veces, la justicia lleva investigaciones sobre estas redes de asesinatos rituales y/o filmaciones. Creo que todos los que ven pornografía de una u otra forma, también son parte del negocio y están dando su apoyo indirecto a que esa industria perversa continué.

Es horrible pensar la posibilidad de que haya personas que lleguen a un punto de abyección sádica tan grande que sean capaces de pagar por ver torturar y matar lentamente a otra persona, es algo escalofriante, el límite de la maldad humana.

Escrito encontrado en internet:

"La mafia francesa en Camboya también realiza snuff movie. Estos tipos son expatriados franceses cercanos de la embajada de Francia y del poder Camboyano, y multiplican los chanchullos y el tráfico (obras de arte, malversación de fondos, chantajes, pedofília).
Evidentemente, esta gente manifiestamente protegida no se privan de vender algunos snuffs  en los cuales niños locales son masacrados, antes de que los cuerpos sean tirados en el Mékong, que pasa por la capital, Phnom Penh.
Las películas llegan hasta los ricos clientes europeos a quiénes son vendidas entre 6 y 7.000 $, via maleta diplomática, exportadas por empresas de producción totalmente legales" 


miércoles, 13 de enero de 2016

Casa de Arena y Niebla.

Director: Vadim Perelman (Año 2.003)
Reparto: Jennifer Connelly (Kathy Nicolo), Ben Kingsley (Massoud Amir Behrani), Ron Eldard (Lester Burdon)


Esta película es una de mis favoritas, hoy hace frío y estar tumbada en el sofá con Lúa a mis pies, es de esas pequeñas cosas que te producen bienestar así que decidí volver a verla...
Os cuento que es un drama donde todas las acciones y decisiones que los protagonistas toman a lo largo del relato representan una reflexión acerca del destino, en la vida no todo es blanco o negro, cada uno tiene su propia realidad.
Para contar la historia el director se sirve de la metáfora de una casa. Kathy (Jennifer Connelly)  una joven cuyas adicciones le han llevado a perder a su marido, sufre una gran depresión que la desconecta del mundo exterior. Debajo de su puerta se acumula la correspondencia con numerosas cartas de advertencia del ayuntamiento. Un día llaman a su puerta informándole del inminente embargo de su casa, heredada de su padre, no ha pagado los impuestos y tiene que desalojar la propiedad, se queda en la calle. 
El ayudante del sheriff, un funcionario que viene a desalojarla, siente lástima por su situación y se convierte en defensor de su causa. Primero la dirige a una abogada local; después de unos días, le comunica que su casa ha sido vendida inmediatamente después de que saliera a subasta y fue rematada a un valor mucho menor del real, la chica considera que es victima de una estafa legal y comienza un pleito para tratar de recuperar la casa. 
Entre idas y venidas se inicia una relación sentimental entre la chica y Lester Burdon (Ron Eldard) el policía, que no usará los mejores medios con la familia iraní agravando el problema  y trae más desastres al intentar presionarlos para recuperar la casa. No obstante, a él esa pasión nueva que siente por Kathy le impulsa a dar el paso de terminar un matrimonio que venía prorrogando.
El nuevo dueño, Massoud Amir Barahni (Ben Kingsley) es un antiguo coronel que tuvo que salir de Irán. La casa es el sueño que persigue desde que trabaja en empleos modestos para mantener las apariencias y devolver el esplendor que tuvo su familia. Invierte sus ahorros en la compra de la casa para poder venderla en breve por un mayor precio, y así dar una educación universitaria a su hijo. Resulta fascinante su interpretación, hace totalmente creíble un personaje muy complejo con firmes convicciones morales y una dignidad intachable
El Estado reconoce que hubo un error burocrático y asume su responsabilidad en comprar de nuevo la propiedad para entregársela a Kathy. Pero el nuevo dueño de la casa el señor Barahni alega que la compra es legal y no acepta la venta por el mismo dinero.
Como comprenderéis los burócratas culpables del embrollo seguirán sus vidas, para nada les va a afectar el error, las cosas legales van despacio… Mientras las vidas de los protagonistas se aferran como tabla de salvación alrededor de esa propiedad. Obsesiones y anhelos similares en ambos personajes, dos vidas enfrentadas que reflejan la misma lucha por hacerse un hueco en la vida, por construir un hogar.

Si les gustan los guiones que hacen pensar la recomiendo ampliamente, no les decepcionará porque toda la película es consecuente, no se puede predecir lo que va a ocurrir al final. Además como espectador  eres incapaz de tomar partido y ponerte del lado de una parte o de la otra, es de las pocas veces, al menos yo, me encontré en una posición sumamente neutral.
Vidas construidas con arena, la incertidumbre de no ver con claridad entre la niebla. Y la esperanza desde el mirador en los rojos atardeceres.


jueves, 7 de enero de 2016

Agradecer es la otra cara de dar...

Hoy, al abrir esta ventana me he emocionado, una vez más, he comprobado que hay gente a nuestro alrededor que sabe alegrar el día, no hace falta un regalo económico, ni envuelto en papel de regalo. Su valor está en la forma de hacerlo y éste, me ha llegado desde la sinceridad y el afecto que se mantiene desde hace tiempo por la unión de nuestros blogs.  http://tripolye.blogspot.com.es/

Betty Alvarez  es especial y muy creativa, utiliza la expresión artística como medio de comunicación.

Gracias por este detalle, pero muchísimas más por la sorpresa que me has dado al acordarte de mi.

l.

¿Verdad que es original? Aunque no sea completo os recomiendo escuchéis un poco, es sentir una música auténtica.


lunes, 4 de enero de 2016

Este año escribo a los Reyes Magos.

Queridos Reyes Magos:

Imagino que este año con los cierres, controles de fronteras y el ridículo miedo a los desplazados que vienen de oriente, tendréis un montón de obstáculos para llegar a nuestras casas. Espero que no os pinchéis en alguna alambrada espinosa.

No sé si os acordaréis de mí... Soy aquella niña que en la mesa de la cocina de sus abuelos escribía en su cuaderno de rayas y repetía la carta una y otra vez hasta que iba perfecta. Era buena, estudiosa y obediente, no me subía a los árboles y cuidaba de no llenar de manchas mi vestido. Nunca encontré lo que había pedido pero siempre había paquetes con lápices de colores, muñecas recortables, unas zapatillas nuevas y sobre todo, el amor de mis abuelos y tíos cuando nos reuníamos esa mañana mágica para desayunar  roscón y chocolate al calor del fuego de la estufa de madera.

Años más tarde, en un País donde la Navidad se vivía con sabor a pan de jamón, hallacas y dulce de lechosa; calor y fuegos artificiales, la tradición era escribir al niño Jesús o San Nicolás, por si acaso, yo enviaba cartas a los dos. Sin embargo, nunca encontré los patines ni la bicicleta debajo del árbol artificial, pero me seguí conformando.

Pasaron los años y dejé de escribir, me convertí en el cartero de mis pequeños a la hora de llevar las cartas de ilusión al buzón de los Reyes Magos. Como todos los niños querían los juguetes que anunciaban en la televisión, a veces, aprovechaba un paseo y entrábamos en la tienda de juguetes para mostrarles que los helicópteros no volaban de verdad y bajaban sus aspiraciones, pero siempre intenté que algunos de sus sueños se cumplieran. Al menos creo supe conservar la ilusión: los llevaba a la cabalgata, colocaban sus zapatos junto a la ventana del salón y dejaban un vaso de agua y galletas antes de ir a dormir  ansiosos de que llegara la mañana y salir brincando de la cama hacia el salón, luego venían con todos los paquetes a nuestra habitación que se convertía en un jardín de colores con los lazos y los papeles rotos.

Digamos que si evaluaran como madre me gustaría creer que al menos merecí un notable. Me esforcé en hacer su vida lo más feliz posible, les enseñé el valor de las cosas y sobre todo no fallé en que salieran buenas personas. Aunque también, reconozco que en ocasiones perdí los nervios... Ahora ya tengo la licenciatura, son independientes, pero el mejor diploma es la hermosa relación que tenemos. 

Después de todos estos recuerdos imagino que ya no soy una desconocida en vuestros archivos, y hoy vuelvo a escribiros. Tranquilos, no voy a pedir nada inalcanzable, ni tan siquiera un milagro para que desaparezca mi enfermedad, pero como a veces, convivir con ella se vuelve agotador, espero que dejéis en mis zapatillas unos cuántos kilos de paciencia para no caer en el vicio del lamento y aceptar la parte injusta de la vida. Dejar esa noche en mi almohada algún pensamiento que pueda aprisionar para buscar nuevas alternativas  que me ayuden a llenar los días con ilusión. Que mis sueños sean más grandes que el miedo que guardo en un cofre al que no logro cerrar del todo.

Bueno, no os molesto más. Que tengáis una buena noche para que ningún niño se quede sin regalo, y dejar carbón a los políticos, no saben que inventar para llamar la atención, y no me gustaría perder tradiciones que forma parte de la singularidad de esta querida España.

Con cariño, Alondra.