martes, 24 de mayo de 2016

Hablando de lo que me gusta.

La luz tiene un desposorio con las artes, acepta ser manejada, no dominada… El arte es como un líquido que adquiere la forma del recipiente en que se vierte. Esa creación tomará el aspecto de escultura, música, literatura, según su dominación se ejerza sobre el volumen o el tiempo, el ritmo, la palabra o el color. La luz no se deja domesticar, sino que reta al que la mira e impone su infinita monarquía. (Palabras de Antonio Gala en el prólogo del libro La Luz en la Pintura)

En una de las obras de Ramón Pérez de Ayala, escritor y periodista español. Ponía en la boca de un pintor aficionado: “Todo el aquel de ser pintor consiste en distinguir la luz de cada día de la semana, más que en distinguir los colores. ¿Quién no distingue el rojo del azul y del amarillo? Pero hay muy pocos que distingan la luz del domingo de la del viernes o el miércoles… Las cosas son como son, sólo que los hombres tardamos en verlas. El sol de entre semana tiene una luz que alumbra, y aun calienta; pero no anima…”

Para esta alondra el dibujo y la pintura era  un don para expresar sentimientos, emociones o ideas, mediante imágenes del mundo exterior o interior.  Los aficionados, como yo, a veces trabajamos deprisa, te equivocas, rectificas, y al final incluso no plasmas la idea que tenías… Allí estaba la mañana luminosa y el anciano con el perro paseando por la playa, tu querías describir esa sensación de quietud, de soledad, de paz… y al final tu estado de ánimo te llevó a pintar un atardecer; cuando el sol se oculta, cuando la luz es más fría, con el aroma de la tierra mojada y tus pies pisando sobre hojas caídas, un regreso a casa con el suave rumor del río y el sonido de los pájaros que buscan también su nido.

Nunca hablo de lo que representa lo que pinté, demasiado íntimo para exponerlo a los demás. Puede no representar nada especial o puede representar un todo del instante de armonía en que lo creé. Es como un gran amante, siempre está dispuesto a dar amor y no le preocupa si se lo devuelven o no.

Cuando vamos a un museo o una exposición intentamos preguntarnos qué quiso decir el autor. Y no estoy en contra de intentar explicar una obra de arte, es una forma de educar la sensibilidad artística. Ayuda al que observa a penetrar en ella. Pero no siempre debe ser así, hay comentarios que desmerecen la obra. Un cuadro es una ventana a la imaginación, cada cual puede hacer su propia lectura.

Los pintores del Renacimiento fueron los primeros en desarrollar la técnica del óleo, les permitía utilizar una amplia gama de colores y matices para alcanzar el realismo que les caracteriza. Muchos son retratos de personas, al no existir la fotografía quisieron plasmarse para la posteridad y encargaban al pintor la obra.



Los desnudos de ciertos autores no sólo representan la vanidad o la lujuria, un cuerpo desnudo es lo más natural del ser humano, sin artificios que escondan. Yo soy negada para ello, se me resisten, los pocos bocetos que hice a carboncillo, los guardo para mejorar y nunca encuentro el momento. Personalmente, el mejor desnudo de la historia del arte es “La Venus del Espejo” de Diego Velázquez, aún hoy las obras de este español producen una mezcla de incredulidad y asombro por su realismo. Este cuadro se encuentra en el Museo Nacional Gallery de Londres.

Como ven no es un desnudo provocativo, bueno, según los ojos que lo miren. La mujer se encuentra de espaldas al espectador contemplándose en el espejo. Tal parece que esa Venus que engaña a Vulcano no tiene atención ni para Cupido, su hijo, quien le sujeta el espejo, sólo mira su rostro. La armonía de colores: blanco, gris, carmesí que acompañan la piel, refleja una luz de belleza, verdad y engaño. En fin, supongo que las sombras las crea nuestra mente. (Por cierto es el primer desnudo integral de la pintura española)


Publicado por primera vez  el viernes, 31 de julio de 2009 en "un puente de palabras"

15 comentarios:

  1. A mí lo que más me importa del arte en cualquiera de sus múltiples facetas es ¡Lo que me hace sentir!.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  2. No sabía que te gustaba pintar, eso demuestra que no sólo sabes expresar sentimientos a través de lo que escribes, también dejas tu huella en el contenido de tus dibujos y cuadros, anímate y comparte algunos con nosotros, nos encantará verlos.
    En cuando a la obra de Velázquez, siempre me ha gustado ese cuadro, creo que había pertenecido al Marqués de Eliche, un hombre al que le encantaban las mujeres y además de esposa tenía amantes, algo parecido a un Lope de Vega que también tenía debilidad por las mujeres.
    Yo me pregunto. ¿Pintaría Velázquez este cuadro por un encargo del Marqués?
    Lo importante es que es una joya de desnudo, no exento de un rasgo erótico que se acentúa con el cortinaje rojo y sabe resaltar la blancura de la piel al rodearla de esos paños azules y blancos.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños y te deseo todo lo mejor, no olvides que los talleres de reparaciones, hoy en día, funcionan muy bien. Ánimo, amiga mía.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  3. Me alegra verte asomada a tu ventana
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta más la Maja desnuda de Goya.Admiro profundamente a las personas que saben pintar, yo soy un auténtico desastre. Creo que el buen pintor nace ya con ese don que perfeccciona a lo largo de su vida.Besicos

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las dos opiniones. Tal como tú, me considero un aficionado en la pintura, he trabajado aguada de chimó sobre papel de acuarela. Para mí ese trabaho fue una terapia cuando estaba en lo más profundo de una depresión. Gracias a Dios salí de eso y ahora lo que tomo es la música.
    Ahora bien ¿Cómo es eso de que has pintado y no hemos visto lo que has hecho?

    ResponderEliminar
  6. Entre los autores que citas y los pintores, que dejan sus conceptos sobre la pintura, o la hacen, queda el sumario de la relevancia de la luz, en la más estética de las artes. Sin la luz, cómo matizar, apropiar colores y permitir la intrusión de la sombra y lo oscuro, o como lo dices, imaginarla. Sin la luz, cómo una pintura figurativa de carnalidad y sensualidad como el cuadro de Velázquez, con esta venus, que alienta el deseo. UN abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
  7. Velazquez me encanta. Quedé impresionada ante sus obras en el Museo del Prado, no me parece raro que ese desnudo sea el mejor de la historia.

    Me encanta saber que te gusta la pintura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo primero un abrazo. Velázquez me encanta y esa pintura especialmente es muy linda, espero que nos enseñes alguna de las tuyas.

    ResponderEliminar
  9. Bueno hermosa, llego tarde y si no paso desde tu comentario no sabría que habías publicado, lo mío tampoco se refleja un muchos espacios, bien, tendremos pacuencia.
    Me alegra que disfrutes con tus dibujos y pinturas, ya me gustaría a mi, pero me está denegado, es cierto que la luz y ángulo son muy importantes para lograr esa belleza.
    Me alegra que vuelvas a pasear y admirar las murallas y ribera del río, cuídate mucho.
    Un gran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. Eres artista de tu vida y tus letras
    Un abrazo lleno de luz

    ResponderEliminar
  11. Como siempre me paseo por sus letras...
    Ha sido un paseo sin luz de día y por ello no resta que tenga la luz de la creatividad. La inspiración de cualquier arte pienso que viene de un lugar oscuro donde pocos llegan; es una luz oscura de la que el artista la toma para crear en cualquier rama del arte. Yo también dibujaba hace años pero lo dejé.
    El mensaje del artista en su obra a veces es opaco o translúcido para algunas sensibilidades pero la genialidad en todos los ordenes de la vida, es algo tan necesario en aprender como la educación del individuo...No todo en esta vida es comprensible desde la sencillez del lenguaje o de la imagen; del sonido o la vida cotidiana.
    En este siglo 21 muchas cosas dejan de existir o ignorar en los jóvenes que no tienen donde agarrarse en la explicación de su mundo o del mundo exterior.

    ResponderEliminar
  12. Me encantaría poder ver alguno de tus trabajos. No sabía que pintaras. La sensibilidad y lucidez de tus letras, seguro están reflejadas en los matices de tus obras. Amo la pintura, y desde luego que Velazquez está entre los principales de mi lista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Siempre he sido una negada total para el más sencillo de los dibujos; por eso quizás me admira ver la facilidad de algunos para pintar. Ojalá yo supiera hacerlo. Por ello tengo que conformarme con "pintar" con palabras... o al menos intentarlo.

    También a mí me gustaría ver algo tuyo. Tengo ganas de tener una amiga famosa (sonrío).

    Abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  14. Se te echa en falta.
    Te esperamos para darte un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  15. Alondra Alondrita, como se encuentra hoy mi chiquita.
    Te aseguro que tengo ganas de ir por esos lares, pasear contigo por la ribera del río y volver a la playa de las catedrales.
    Ese viaje fue hace dos años pero ahora ya veremos cuando.
    Mientras, disfruto de tus maravillosas letras y esas preciosas fotos que nos regalas.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!