jueves, 10 de marzo de 2016

María Dueñas.

Esta novela me la regaló mi hija, llevaba tiempo encima del escritorio y nunca encontraba el momento de leerla, tampoco había visto la serie y tenía la impresión de ser la única persona que no sabía nada de algo tan comentado.

Sira Quiroga no me decepcionó. Al inicio es la típica mujer española de la posguerra, inocente, manejable, soñadora y que apenas aprendían las primeras letras tenían que ponerse a trabajar.

A lo largo de la historia vas viviendo con ella las sorpresas que la vida pone en su camino y nunca sabes si van a ser la suerte o la desgracia, pero se debe seguir adelante; en definitiva la vida es superación.

La autora narra una historia cautivadora que reúne los ingredientes de una novela que envejecerá bien. Mezcla amor, historia, viajes, lugares y conspiraciones políticas. Me gustó la ambientación, en Marruecos antes y durante la Guerra Civil, en el Madrid de la posguerra, y aunque apenas en un suspiro también en Lisboa. Me ha sorprendido saber que algunos de los personajes y sus historias fueron reales. He aprendido un poco más acerca de aquellos turbulentos tiempos. Es una novela que la terminas y te dan ganas de buscar más información en los libros de historia.




En esta segunda novela de la autora las opiniones son variadas, pienso que las comparaciones son odiosas y lo mejor es leer el libro y luego opinar. A mi me pareció una obra completamente distinta, no es peor, ni mejor, es diferente; una historia para reflexionar.
Los personajes están muy bien elaborados, son creíbles, cercanos. Blanca Perea, la protagonista, es una mujer de hoy, con carrera, trabajo, familia y cómo no, abandonada por su marido por otra más joven.
No es la única que a lo largo de la historia tiene un pasado del que quiere huir y olvidar. A través del trabajo que debe hacer sobre Andrés Fontana conocerá otros personajes y aprenderá que para olvidar, para seguir adelante, antes hay que llorar, pasar el duelo, cicatrizar la herida y no esconderla dentro del alma.

La he disfrutado mucho. A una novela le pido que me entretenga, y si encima me aporta algo, pues mejor;  me atrapó y me introdujo en un mundo del que no sabía nada: las misiones españolas en los Estados Unidos.

Párrafo del libro:

...La luz y la sombra de la esencia humana en dos mujeres distintas desde la raíz del pelo a las uñas de los pies...
...La cara y la cruz. La que asume y avanza frente a la que rumia el resentimiento como un chicle amargo al que, a pesar de las décadas, aún le queda sabor...
... Ambas habían peleado en su momento por un propósito similar. El mismo, en cierta forma, por el que yo había luchado durante veinticinco años también: ver crecer a nuestros hijos, tener cerca a un compañero, construir un hogar en el que por las mañanas se colara la luz del sol. Los instintos primarios que desde que el mundo es mundo habían movido a las mujeres de la humanidad.

12 comentarios:

  1. Bueno el segundo no lo conozco y el primero vi la serie en televisión y creo que está muy bien ambientado, cuando pueda leeré el libro.
    Besotesssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Leí esta novela y me gustó muchísimo, además ví la serie que sobre ella pusieron en la TV y también me gustó mucho.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Aquí está "de moda" no lo lei, and con problemas de visión y tengo que usar una lupa adempas de las lentes, y me fastidia
    Aunque estraño la lectura
    Pronto veré otro especialista a ver que hace con mis ojos, esos tratamientos del taller los afectaron, ENTRE OTRAS COSAS :)
    BESOS

    ResponderEliminar
  4. Alondra querida
    No he tenido el gusto de leer a María Dueñas; según tu relato resultan ser estupendos los dos libros, con visiones y vivencias diferentes. Me quedo con lo de asumir y avanzar, nada de rumiar recuerdos ingratos :)
    Deseo que pases maravillosamente, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Dos novelas diferentes, la primera nace de la historia personal pero sin implicación, la segunda va más allá. Ambas interesantes.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  6. Mi hija me lo regalo , y la verdad que me encantó.
    No vi la serie y creo que no lo haré, no me gusta ver lo que leo anteriormente.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. ESo pasa con escritores, especialmente en el campo de la narrativa, que en la primer novela que leemos de ellos, nos descrestan, pero en otra, ya no nos deslumbran. NO sé, de pronto nos enamoramos de personajes, o no observamos, la lectura de otr de sus novelas, de manera juiciosa...en fin, lo relevante es ser un buen lector, y entre estos se categoriza usted. MI abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Hola Alondra, es muy cierto lo que dices de las dos novelas... cada una es diferente, aunque para mí que he leído las dos, me gusta mucho más EL TIEMPO ENTRE COSTURAS, pero las dos son magistrales.

    Un abrazo con mi cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  9. Hace unos días me preguntaba ¿Qué es de la alondra que ya no vuela hasta mi ventana?
    Hoy, que te acabo de ver en un comentario que has hecho a una amiga común, soy yo la que me pongo alas y vengo a tu casa.
    Me encanta María Dueñas como escribe, he leído el libro y he visto la serie, me han gustado-
    Aún me queda por leer ese segundo libro que mencionas, no sé por qué me parece que no se puede igualar al otro.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. haces bien en traer esta novela aqui, es bueno difundirla, vale como ejemplo de una mujer trabajadora y emprendedora.
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  11. Gracias, mi niña, por ese aleteo, aunque sea bajo, me alegro de que no dejes de hacerlo.
    Ya te he dicho que se te echaba de menos.
    La primavera ya está ahí y se te verá volar, sabes que es lo que todos queremos.
    Con mis mejores de deseos de que tengas una estupenda semana de unión familiar, te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  12. me gusta como eres franca entera un saludo y felicitaciones por ser asi

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!