miércoles, 13 de enero de 2016

Casa de Arena y Niebla.

Director: Vadim Perelman (Año 2.003)
Reparto: Jennifer Connelly (Kathy Nicolo), Ben Kingsley (Massoud Amir Behrani), Ron Eldard (Lester Burdon)


Esta película es una de mis favoritas, hoy hace frío y estar tumbada en el sofá con Lúa a mis pies, es de esas pequeñas cosas que te producen bienestar así que decidí volver a verla...
Os cuento que es un drama donde todas las acciones y decisiones que los protagonistas toman a lo largo del relato representan una reflexión acerca del destino, en la vida no todo es blanco o negro, cada uno tiene su propia realidad.
Para contar la historia el director se sirve de la metáfora de una casa. Kathy (Jennifer Connelly)  una joven cuyas adicciones le han llevado a perder a su marido, sufre una gran depresión que la desconecta del mundo exterior. Debajo de su puerta se acumula la correspondencia con numerosas cartas de advertencia del ayuntamiento. Un día llaman a su puerta informándole del inminente embargo de su casa, heredada de su padre, no ha pagado los impuestos y tiene que desalojar la propiedad, se queda en la calle. 
El ayudante del sheriff, un funcionario que viene a desalojarla, siente lástima por su situación y se convierte en defensor de su causa. Primero la dirige a una abogada local; después de unos días, le comunica que su casa ha sido vendida inmediatamente después de que saliera a subasta y fue rematada a un valor mucho menor del real, la chica considera que es victima de una estafa legal y comienza un pleito para tratar de recuperar la casa. 
Entre idas y venidas se inicia una relación sentimental entre la chica y Lester Burdon (Ron Eldard) el policía, que no usará los mejores medios con la familia iraní agravando el problema  y trae más desastres al intentar presionarlos para recuperar la casa. No obstante, a él esa pasión nueva que siente por Kathy le impulsa a dar el paso de terminar un matrimonio que venía prorrogando.
El nuevo dueño, Massoud Amir Barahni (Ben Kingsley) es un antiguo coronel que tuvo que salir de Irán. La casa es el sueño que persigue desde que trabaja en empleos modestos para mantener las apariencias y devolver el esplendor que tuvo su familia. Invierte sus ahorros en la compra de la casa para poder venderla en breve por un mayor precio, y así dar una educación universitaria a su hijo. Resulta fascinante su interpretación, hace totalmente creíble un personaje muy complejo con firmes convicciones morales y una dignidad intachable
El Estado reconoce que hubo un error burocrático y asume su responsabilidad en comprar de nuevo la propiedad para entregársela a Kathy. Pero el nuevo dueño de la casa el señor Barahni alega que la compra es legal y no acepta la venta por el mismo dinero.
Como comprenderéis los burócratas culpables del embrollo seguirán sus vidas, para nada les va a afectar el error, las cosas legales van despacio… Mientras las vidas de los protagonistas se aferran como tabla de salvación alrededor de esa propiedad. Obsesiones y anhelos similares en ambos personajes, dos vidas enfrentadas que reflejan la misma lucha por hacerse un hueco en la vida, por construir un hogar.

Si les gustan los guiones que hacen pensar la recomiendo ampliamente, no les decepcionará porque toda la película es consecuente, no se puede predecir lo que va a ocurrir al final. Además como espectador  eres incapaz de tomar partido y ponerte del lado de una parte o de la otra, es de las pocas veces, al menos yo, me encontré en una posición sumamente neutral.
Vidas construidas con arena, la incertidumbre de no ver con claridad entre la niebla. Y la esperanza desde el mirador en los rojos atardeceres.


8 comentarios:

  1. La voy a ver antes de dormir. Gracias por la recomendación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Intreresante, no la viGracias por compartirla
    Besos

    ResponderEliminar
  3. He visto esta película dos veces y la verdad es que me gustó mucho, por eso repetí.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Una película muy especial, llena de diálogos profundos y mucho para reflexionar tras el The End.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Una buena reseña, gracias por compartirla.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Destaco el papel de Ben Kinsley como Amir, como un ser correcto. Realmente, no es melodramática, y gira alrededor de un caso donde el juicio y el criterio ponen a participar a los espectadores. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  7. Has hecho un relato tan bueno que ya no tendré otro remedio que tratar de verla aunque ahora mismo no es fácil comprar nada que no sea muy reciente. Gracias por todo el esfuerzo que has realizado. Eres un cielazo, una auténtica alondra.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  8. ¡Estupenda síntesis de la película!
    Ya hace tiempo que la he visto, no la hubiese reconocido por el título, pero al empezar a leer lo que decías, enseguida la reconocí.
    A mí también me había encantado, son de esas películas que no importa verlas más de una vez.
    Después de haber descansado unas semanas tras el ajetreo de estas fiestas pasadas, vuelvo con vosotros y trato de agradecer las letras que me habéis dejado.
    Para ti, yo también te deseo todo lo mejor en este nuevo año.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!