lunes, 12 de octubre de 2015

La Ribera Sacra.


Él recorre caminos pedregosos, ella viaja por una carretera que serpentea por la ladera de la montaña. Llegó el otoño, la temperatura baja, las lluvias devuelven el color verde a los campos y los bosques se cubren con un manto de color ocre y rojizo.


En la zona sur de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de Orense, Galicia-España, dos ríos: el Miño y el Sil fueron horadando las montañas y formaron con el paso de los años cañones de más de 500 metros de profundidad. La zona tiene tesoros naturales y biológicos, con viñedos en sus escarpadas laderas y donde durante siglos los monjes se dedicaron a la oración y la meditación en monasterios y templos.

 

Desde los orígenes del cristianismo allá por el siglo V, los eremitas eligieron esta zona para apartarse y vivir su espiritualidad en unión con la naturaleza; más tarde comienza el proceso de colonización monástica con el objetivo de unir el cristianismo frente al islam. Los monasterios alcanzan un poder espiritual y económico importante que perdura toda la Edad Media.

















Fueron los romanos los que introdujeron el cultivo de la vid y del olivo aprovechando un clima de veranos secos y calurosos. Incluso una leyenda local afirma que César se hacía llevar a Roma ánforas de vino. De herencia romana es la forma de disponer los viñedos por las laderas en bancales con escalones de piedra horizontal que soluciona el problema de las pendientes del terreno; terrazas desde la cumbre hasta la misma orilla del río. La orientación sur al amparo de los vientos y los suelos pizarrosos bajo humedad constante originan un microclima ideal para unos vinos que cuentan con Denominación de Origen propia.
Algunas variedades de uva autóctona han dado lugar a vinos de renombre como el Mencía, tinto intenso, floral y con buena dosis alcohólica, y el Godello, blanco fresco y afrutado conocido desde antaño como el oro líquido del Sil.

Las pendientes que miran al norte son más frías y sombrías y en ella encontramos frondosos bosques de robles y castaños.


Es duro y difícil cuidar las viñas y realizar la vendimia, en algunos puntos se hace con arneses y mucha precaución para no caer al río o golpearse contra las rocas. En algunos viñedos construyeron raíles para usar pequeñas plataformas que suben y bajan las cajas de uvas, una pequeña ayuda pero la dedicación de los viticultores es muy sacrificada.

http://www.mundodeportivo.com/

Es el lugar ideal para que los amantes de la naturaleza puedan recorrer distintas rutas. incluso se puede navegar en catamarán.

http://www.millandasairas.com/

La Ribeira Sacra es un lugar de indescriptible belleza,  ha sido incluida en la Red Natura 2000 y propuesta a la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.



lunes, 5 de octubre de 2015

Mario Benedetti.

Las fotografías son miradas que encuentran su paisaje... (Alondra)

http://www.canonistas.com/  Fotoviejo


El faro

A aquel faro le gustaba su tarea, no sólo porque le permitía ayudar, merced a su sencillo e imprescindible foco, a veleros, yates y remolcadores hasta que se perdían en algún recodo del horizonte, sino también porque le dejaba entrever, con astuta intermitencia, a ciertas parejitas que hacían y deshacían el amor en el discreto refugio de algún auto estacionado más allá de las rocas.

Aquel faro era incurablemente optimista y no estaba dispuesto a cambiar por ningún otro su alegre oficio de iluminador. Se imaginaba que la noche no podía ser noche sin su luz, creía que ésta era la única estrella a flor de tierra pero sobre todo a flor de agua, y hasta se hacía la ilusión de que su clásica intermitencia era el equivalente de una risa saludable y candorosa.

Así hasta que en una ocasión aciaga se quedó sin luz. Vaya a saber por qué sinrazón mecánica el mecanismo autónomo falló y la noche puso toda su oscuridad a disposición del encrespado mar. Para peor de los males se desató una tormenta con relámpagos, truenos y toda la compañía. El faro no pudo conciliar el sueño. La espesa oscuridad siempre le provocaba insomnio, además de náuseas.

Sólo cuando al alba el otro faro, también llamado sol, fue encendiendo de a poco la ribera y el oleaje, el faro del cuento tuvo noción de la tragedia. Ahí nomás, a pocas millas de su torre grisácea, se veía un velero semihundido. Por supuesto pensó en la gente, en los posibles náufragos, pero sobre todo pensó en el velero, ya que siempre se había sentido más ligado a los barcos que a los barqueros. Sintió que su reacio corazón se estremecía y ya no pudo más. Cerró su ojo de modesto cíclope y lloró dos o tres lágrimas de piedra.

viernes, 2 de octubre de 2015

Espacio abierto a ... ANA

¡Hola! si, ya sé que te extraña, pocas veces uso tu nombre ¿verdad? y es que para mi eres "Cantares" Sabes que esta etiqueta nació con la idea de solicitar vuestra ayuda porque la imaginación estaba bajo mínimos y terminó siendo una manera de decir que os quiero...

Hace mucho tiempo que a través de esta ventana encuentro en la tuya la canción exacta y sin embargo, no sabía como iniciar este escrito. Hoy, una estrofa de un poema de Rosalía de Castro

 ... por darlle contento, por darlle consolo, trocando en sonrisas quixiñas e choros.
( para dar alegría, para dar consuelo, cambiando por sonrisas quejas y lloros)

Se coló en mi pensamiento y me dijo machaconamente: ¡venga, no tienes excusa! ahí tienes una buena definición de su blog.

Muchos ya sabéis que me refiero al blog  http://cantares-ana.blogspot.com.es/ Si, su autora se llama Ana y su ventana es un Cantar a la vida, pone voz a quien no la tiene, pone música a la tristeza y siempre tiene la palabra justa para remover tus entrañas y suavizar penas.

Para aquellos que no la conocéis he robado de su blog un escrito, sé que me perdonarás Ana, porque como escribió Alex Grijelmo: "las palabras están impregnadas de un perfume destilado a través de su historia; al usarlas, este aroma nos envuelve, aunque no seamos conscientes de ello"  y ese aroma llegó a este lado del charco. ¡Gracias por ser y estar!


miércoles, 2 de septiembre de 2009


UTOPÌA ;)

Una dulce personita me preguntò si "nosotros" (creo se referìa a los argentinos) seguimos creyendo en las utopìas, no se el resto de las personas pero, quedamos algunos a los que nos etiquetan (no vos)de ingenuos,tontos,lentos,etc,no importa...Sì, algunos de nosotros creemos en las utopìas.Es otro regalo de mi padre, me dejò muchas cosas que no se compran con dinero, y dije en un post que por ejemplo me regalò la mùsica ;)El dìa que deje de lado mi conviccioòn de cambiar al mundo pacìficamente, de ayudar al pròjimo solo porque es una persona que lo necesita, en el instante que olvide ser amable, el dìa que deje esas convicciones mi vida dejará de tener sentido.