sábado, 16 de mayo de 2015

Aquí...

Cuando abro esta ventana y leo los blogs amigos, pienso que en este lugar hay almas gemelas y alguna vez se cruzan, te dejan las palabras que precisabas escuchar, te crean las sensaciones que en ese preciso instante necesitabas sentir.

Sin buscarlo, el destino nos cruza en esta gran tela de araña virtual y nos encontramos abriendo cajones cerrados de ilusiones perdidas o añoradas; palabras como nubes que se dejan llevar por el viento.

A veces los países están a miles de kilómetros de distancia. Olores, sabores y música llegan a ti narradas por esos ojos que las viven y te dicen: - Existen, pero seguro que donde tú estás también...

Se crean relaciones que en pocas ocasiones se dan en tiempo y espacio, pero acompañan pequeños vacíos de nuestras ordenadas vidas.

Nos ponemos ante esta playa de arena blanca buscando las huellas que son fantasías o realidades que acompañan, sentimientos que te hacen sentir menos rara. Sin darte cuenta, es un apoyo y vuelas planeando en el viento, jugando al atardecer con instantes compartidos.

Luego, aterrizamos en nuestra cotidianidad, en nidos confortables o no pero con el corazón pleno y esperando el nuevo amanecer para encontrarnos de nuevo.


miércoles, 6 de mayo de 2015

Hablando con pepito grillo.

Para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos. Oscar Wilde  (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.



A veces no tenemos tiempo de parar, vivimos pensando: “debo de, tengo que, debería..." La vida es dura, la gente busca trabajo, está abrumada por las deudas, temerosa por la inseguridad social, sin tiempo de parar... ¡No es tan fácil hacer lo que queramos!

Hoy Matilde caminando contra el viento intentando mantener el equilibrio, pensaba si: -¿En algún momento somos capaces de hacer cosas independientemente de que le agrade o no a los demás?... Es agotador, pero tal parece que siempre estamos buscando la aprobación ajena, a pesar del saco pesado de problemas que llevamos a la espalda resulta que nos echamos otro: buscar la aprobación de los demás como si estuviéramos en deuda con el mundo.

Desde pequeña Matilde tenía la manía de hablar consigo misma, y hoy había tenido un mal día, el jefe no tenía en cuenta los objetivos cualitativos que había conseguido le interesaban los cuantitativos, ya llevaba dos meses sin bonificaciones ¿qué más quería?

Su voz interior le hace una nueva pregunta: - ¿Cuántas veces al llegar a casa te duele la mandíbula de tanto sonreír a los demás, de aparentar estar alegre?... y es que Matilde sonríe a sus compañeros, sonríe a los amigos; sonríe a la gente, pero no a si misma.

Su pepito grillo vuelve a la carga: - dime, ¿Nunca te sentiste sola en las más diversas situaciones, en la escuela cuando eras pequeña, en el trabajo, incluso en tu casa? Si, no importaba con quién estuviera, había momentos en los cuales le embargaba una soledad tan inmensa y un vacío tan pesado que hasta era difícil respirar.

Matilde hubo un tiempo que no sabía a dónde pertenecía y lo que es peor, dejaba que le manipularan y le dijeran que debía hacer, y por temor, no defendía sus sueños. Dice Antonio Gala "Vivid no de acuerdo con los ideales recibidos, sino con vuestras aspiraciones, con vuestra intuición más vehemente" y ella vivía en la sumisión.

Pero sabéis, a todo se aprende y un día, recordó algo que le dijo una persona que la quiso mucho: - "No eres monedita de oro para caerle bien a todo el mundo" y ahí empezó su transformación: - Si me van a criticar, por lo menos que lo hagan por algo que de verdad me apetece hacer...
No fue necesario ser prepotente, le gusta tener en cuenta las ideas de otros porque le abren  los ojos a ciertas cosas que a lo mejor no había considerado, pero es capaz de tomar decisiones.

Ya está en el portal de su casa y mientras espera el ascensor sonríe, recuerda como le latía el corazón y temblaban las piernas con el primer ¡NO! cómo enfrentó los miedos, y sobre todo, aquella frase que salió disparada de su boca: - ¡No vas a decirme nunca más lo que puedo o no hacer! ... El problema de hoy no tenía esa solución, no estaban los tiempos para quedarse sin trabajo.

Cada día alguien habla con su voz interior y se alegra de tomar decisiones, son conscientes que todos hacemos cada año un viaje alrededor del sol y sin movernos de la tierra.




domingo, 3 de mayo de 2015

En el día de las madres...



A menudo los hijos se nos parecen,
asi nos dan la primera satisfacción;
esos que se menean con nuestros gestos,
echando mano a cuanto hay a su alrededor.

Esos locos bajitos que se incorporan
con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres
y a los que, por su bien, hay que domesticar.

Niño,
deja ya de joder con la pelota.
que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.

Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos
para dormir.

Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocacion.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada
y en cada cancion.

Niño,
deja ya de joder con la pelota.
que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.

Nada ni nadie puede impedir que sufran,
que las agujas avancen en el reloj,
que decidan por ellos, que se equivoquen,
que crezcan y que un dia
nos digan adiós.


Lamentablemente para nuestros hijos, aprendemos a ser mejores en buena medida a través de nuestros errores con ellos... Sólo deseo que mis tres pajaritos guarden lo bueno que pude darles y se olviden de mis equivocaciones, producto del miedo por mantenerlos alejados del dolor.

¡Gracias a la vida por dejarme ser MAMÁ!