sábado, 28 de febrero de 2015

Hoy quiero contar que...


Inma Soler
Ramo de mimosas


La leucemia es un tipo de cáncer que empieza en los tejidos que forman a la sangre como la médula ósea, el lugar donde el organismo fabrica leucocitos anómalos o cancerígenos. La sobreproducción de leucocitos  se pueden propagar al torrente sanguíneo y a los ganglios linfáticos. También pueden viajar al cerebro y a la médula espinal (el sistema nervioso central) y a otras partes del cuerpo como el bazo y el hígado, los cuales son dañados por este exceso; lo que hoy ganas, mañana lo puedes perder y viceversa, al menos este es mi caso,  pero el tiempo corre a nuestro favor gracias a la investigación para erradicarla.

Cuando me dieron el diagnostico pasé muchas etapas emocionales; al principio es un shock, luego lo niegas, te enfadas, después tienes un miedo que no te deja respirar y sobre todo, tienes dudas, muchas dudas...

Al principio luché por mi familia, no quería que se sintieran mal, después me convertí en una sobreviviente que ya es bastante... A veces, el camino es pedregoso y tenemos que recorrerlo lentamente, es la mejor manera de llegar al lugar que buscamos: donde haya un poco de paz... ¡Es tan difícil poner palabras a algo que sólo siente uno mismo, en el cuerpo y en tu mundo interior!

Tuve tiempos de luces y sombras, quizás el año más duro fue 2014, dos intervenciones debidas a los efectos secundarios y calidad de vida cero. Como tenía problemas de concentración me obligaba a venir a esta ventana a verter palabras, a volar sin alas.

En Diciembre empecé con una nueva medicación, soy afortunada porque me la proporciona la sanidad pública, de lo contrario no podría pagarla. Cada mes tuve revisiones pero el viernes me dieron una buena noticia: persiste una cantidad mínima de células malignas en médula, pero tengo menos efectos secundarios y aunque soy consciente de la enfermedad, la medicación me permitirá continuar con cierta calidad de vida.

Por lo tanto, aquí estoy compartiendo mi alegría. Sólo pido levantarme cada mañana, ver y disfrutar de lo que hay a mi alrededor, ver como mis hijos se independizan y van construyendo nuevos nidos, disfrutar de mi nieto que cumplirá un año en primavera, sacar a mi perrita a pasear y seguir acompañando a mi costilla...  Seguiré aferrándome  a la idea que la vida no me dará más de lo que pueda soportar.

.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Para cualquiera...

https://yodisparo.wordpress.com


«Aprende a amar _le exhortaba la abuela_. Dios castiga a los hombres que no saben adobar a una mujer. Ustedes son felices cuando una mujer les da de comer el alma porque el amor les entra por la boca. Nosotras somos dichosas cuando un hombre, mientras come, nos dice linduras porque el amor nos entra por los oídos».

Y subrayaba: «Aprende a amar si quieres ser feliz. Las mujeres de estos tiempos ya no están dispuestas a morirse sin saber lo que es un orgasmo, ni a disimular su apetito sexual sembrando matas exóticas, ni mucho menos a matarse el tigre de las ganas con el trinche de la mano. Ve que te lo digo. Si eres capaz de regalarle sus cinco minutos de cielo, como debe ser, una mujer te entregará la tierra toda su vida. Por una sencilla razón. Las mujeres siempre hemos tenido mejor abono para los sentimientos que los hombres. El amor nos hincha. Nuestros afectos y desafectos son más auténticos. Como enemigas somos hienas. Como amantes, unas palomas. Y como madres, unas perras».

Extracto del libro «Baltasar, el hombre que vendía luceros»
del escritor colombiano Plinio Parra

domingo, 22 de febrero de 2015

A usted señora...


Del hombre y la mujer con cierta edad se espera sensatez, mesura, serenidad, pero la atracción física, las emociones, y sobre todo la vida sexual es un elemento de intimidad necesario para poner chispa a la vida, y nunca es tarde para encontrar a alguien que te haga sentir, nunca es tarde para vivir nuevas experiencias aunque sea en esa etapa de la vida que ya pintas canas, que los hijos se independizaron y la soledad es como un manto negro.

Rebeca y Pedro ya no tienen un cuerpo juvenil, ni la piel tersa, es evidente el paso de los años, pero la escena es igual de auténtica porque ambos están más alegres desde que se sienten deseados. La vergüenza y la timidez impidió que se animaran a dar el paso, a pesar de llevar un año suspirando por un encuentro intimo.

La casa de él sigue siendo un altar lleno de imágenes de una vida anterior, incluso conserva un armario con la ropa de la difunta, la suegra se encarga de no dejar pasar página... La casa de ella puede recibir la visita de alguno de sus cuatro hijos, además es la canguro oficial, cuando menos lo espera tiene obligaciones que le provocan estrés pero se siente atrapada ¿cómo va a quejarse?

Este fin de semana decidieron liarse la manta a la cabeza, irse a otra ciudad, todo está organizado ¿saldrá bien? ¿será un desastre? ¡Ya se verá! Rebeca en la peluquería se sentía con la ilusión de una novia el día de su casamiento.


Igual que la hierba crece en las rendijas del cemento, el amor puede crecer en cualquier momento de nuestras vidas.

jueves, 19 de febrero de 2015

Gigantes luminosos.

Con el paso de los años no recuerdo las cosas feas de la vida, sin embargo, una y otra vez, vienen recuerdos hermosos...
Hoy quiero compartir con vosotros una excursión que hice hace varios años por  La Costa de la Muerte (Costa da Morte en gallego) una región costera de la provincia de La Coruña, Galicia -España.  El nombre de esta comarca hace referencia a la cantidad de catástrofes marinas debido a la peligrosidad de sus acantilados y frecuentes temporales.

La excursión bordeando el mar fue increíble, zonas rocosas, caminos estrechos y al alzar la vista las montañas llenas de árboles. Me gustan los faros, esos gigantes de día y ángeles nocturnos que encierran historias, leyendas de sirenas y tormentas... 

Los actuales faros son la sustitución de las hogueras que inicialmente se encendían en las montañas próximas al mar para tratar de orientar a los navegantes nocturnos,  nuestros ancestros para hacerlas más visibles y de mayor alcance comenzaron a levantar torres que albergaban en su parte mas alta la hoguera, ya Homero en su Ilíada, hace mención a este alumbrado marítimo, al comparar el brillo del escudo de Aquiles con el fuego que arde en lo alto de la cima de una montaña. 



Faro de Punta Roncudo

Los faros evocan autosuficiencia y fortaleza frente a los embates de la naturaleza, a sus pies las rocas erosionadas por el viento y el mar configuran un paisaje natural y como en el caso del faro de la foto se oye el "ronco" estruendo que emite el mar al estrellarse contra el acantilado. (De ahí su nombre)

Los guardas de los faros han sido considerados como los "centinelas de la luz", tenían la obligación de  mantenerla encendida costara lo que costara, hoy la mayor parte de los guardianes han sido remplazados por sistemas automáticos



Torre de Hércules

La Torre de Hércules  tiene el privilegio de ser el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo. Se mantiene en pie dos mil años después de su construcción. Es una obra romana que despide a los intrépidos que se hacen a la mar y vela de esperanza a los que llegan. Hoy es Patrimonio de la Humanidad.


El más joven (1994) es Punta Nariga en Malpica y su linterna alumbra alimentada por la energía solar.

Todo un referente de la integración de la arquitectura en el paisaje natural. El edificio de 50 metros de altura soporta una linterna que alcanza las 20 millas. Es de diseño avanzado con forma de casco de navío y rematado con una escultura modelada en bronce a modo de mascarón de proa.


El faro de Laxe, a su lado hay una escultura que nos muestra una madre con su hijo en brazos que se acerca a la costa para buscar el barco que nunca volverá. Resiste el paso del tiempo de la misma manera que las familias superan con fuerza la ausencia de los marineros desaparecidos.


Faro Vilano (Camariñas)

É quizais un xigante poideroso
que ollándonos está,
cun ollo refulxente que alumía
na azul inmensidá…
Ben o vexo, antre a brétoma, alá lonxe,
brilante lostregar;
eu ben vexo antre a brétoma o seu ollo
constante parpadear…
É un cíclope soberbo que alumía
aos que pola auga van,
é un cíclope soberbo que lostrega
no monte do Vilán.
(De Escumas da ribeira,1911)



Traducción:

Es quizás un gigante poderoso
que mirándonos está,
con un ojo refulgente que alumbra
en la azul inmensidad...
Bien lo veo, entre la niebla, allá lejos,
resplandecer brillante;
yo bien veo en la niebla su ojo
constantemente parpadear...
Es un cíclope soberbio que alumbra
a los que por el agua van,
es un cíclope soberbio que resplandece
en el monte del Villano.



Faro de Punta da Barca,  en Muxía en un lugar privilegiado, siempre protagonista de los azotes del mar a las piedras.



El Faro Touriñan, el más occidental de España, zona de fuertes vientos.



Faro de Fisterra, en el fin de la tierra, como lo consideraban los romanos, cuando llegaron allí no alcanzaban a ver nada más allá y pensaban que la tierra se terminaba en este punto.
Veían como el sol se escondía en sus aguas cada noche y no volvía a nacer hasta el día siguiente.



Fulgores.  (Mario Benedetti)

Faro es una torre que vigila, pero a veces es el brillo de tus ojos.
Cuando es torre, ilumina alrededores. Cuando es tu miradita, a veces nos incendia.
Si hay apagón, la torre es una antorcha, y si bajas los párpados, también hay apagón.
La luz es luz, donde quiera se encienda. El sol es otro faro; también faro es la luna.
El faro de tus ojos cuando amanece ansioso lanza dardos de amor, pero lo recupera, quizá para saber qué ensueños traen consigo.
El faro de la torre construye una memoria, que sobrevive a nubes y bombardas. Pero en el de tus ojos, si hay horas en que llora, en cada lágrima siempre algo nos alude y nos vemos culpables.
La gran torre encandila a pobres inexpertos. La de tus ojos fulge y a menudo nos ciega. Torre y ojos son faros, uno y otros nos guían, vaya a saber por dónde y hacia dónde. No obstante, y pese a todo, odio los apagones. Más vale encandilarse antes que andar a oscuras.


domingo, 15 de febrero de 2015

Cosas del amor o negocio...

Esta alondra es un poco atolondrada, cuando se casó lo hizo después de seis meses de noviazgo; llevaba un traje de novia que le cosió amorosamente su tía; por ramo, unas rosas rojas que le regaló su futuro marido y al que añadió un lazo de la misma tela del vestido.
Desafiando los elementos de la naturaleza lo hizo en el mes de enero, al entrar en la iglesia los zapatos le caían del frío; amigos y familiares que se enteraron del evento fueron llegando a la iglesia para hacerle compañía y luego cada uno a comer a su casita; días después, visitaron el nuevo hogar con un juego de café, unas cacerolas, una cubertería, una manta… debo reconocer que todo me vino bien.
Al banquete asistieron los padrinos, ¿el restaurante? la casa de mis suegros que dios los tenga en el cielo. La tarta la hizo mi abuela y no faltaron como guinda los típicos muñequitos. 
En el trabajo nos dieron una semana de vacaciones y gracias al 850 prestado por el amigo del novio, recorrimos la península de norte a sur; un día en cada lugar y sin salir del presupuesto pactado. Miento, en el parador de Gibralfaro, divisando la bahía de Málaga no pudimos resistir y caímos en la tentación…
Ya, estoy hablando de la prehistoria pero pensando de esta manera, comprenderán que les diga que este fin de semana mis trinos se debieron de escuchar en los nidos vecinos.

Después de siete años de convivencia la hija de una prima de mi costilla se casa, vaya por delante que la famosa prima no ha aportado nada a nuestra vida nunca, hasta el punto que no conocemos a la protagonista del enlace, ni al futuro marido. Mi costilla, pensando que: -es la hija, de la hija, de la única hermana de su padre que sigue en este mundo terrenal, cuando la susodicha lo llamó por teléfono y apeló a los lazos familiares no supo negarse; es muy noble y se sentiría mal, y como los sentimientos no se racionalizan pues toca apoyar que para eso estamos "en las duras y en las maduras"

El viernes en el buzón había un sobre grande, aviso inconfundible del sablazo que nos esperaba… dentro había otro, de papel carísimo con la invitación de diseño lujoso donde participan fecha, y lugar del acto, ¡vamos que…! acontecimiento principesco y nocturno, sin faltar ninguna parafernalia de estos actos..., por lo tanto ya sabes, un modelito de Zara no te va a resolver, menos mal que es en el mes de julio y tu mente calculadora piensa que puede aprovechar las rebajas.
Lo que a esta alondra le erizó el plumaje fue la pequeña tarjeta con el número de cuenta bancaria para abonar el regalo. No pude evitar el comentario malintencionado: - ¡vaya!, un regalo de lo más personal que demuestre, supongo, el poderío económico del invitado.

¡Oigan!, es que no están los tiempos para dispendios, además, ¡vaya dolor de cabeza!, ¿cuánto le ingreso en la cuenta?, de primeras ya me están obligando a pagar como mínimo el cubierto y por muchos cálculos que hagas siempre les parecerá poco…  y al final, por prudencia, no te vas arriesgar a conducir a las tantas de la madrugada, terminarás por pagar una habitación en el famoso hotel donde se celebra la boda y que está a 100km., de tu casa…
En fin, hasta el verano pueden pasar muchas cosas.

viernes, 13 de febrero de 2015

Luis Rosales.


Rembrandt-filosofo-com-o-livro-aberto-musee-du-louvre-1648

La zona iluminada de este cuadro está llena de calidez. La sombra es simplemente un ambiente donde los colores se muestran con menos fuerza, pero las formas se intuyen: misteriosas, solas...
La imagen me lleva a la palabra...

La casa es donde se está, donde se vive. No hay más que una casa, como no hay más que un mundo: el de uno... Esto es lo que nos quiere decir Luis Rosales (Granada 1910-Madrid 1992) en el libro "La casa encendida". Un canto a lo cotidiano, a la amistad y al amor que va a influir en las generaciones posteriores de poetas.

Existe una leyenda negra contra Luis Rosales, consistente en su participación en el asesinato de Lorca. Importantes historiadores han demostrado no sólo que no tuvo nada que ver, sino que su afán por salvarlo pudo costarle a él la vida.

Porque todo es igual y tú lo sabes,
has llegado a tu casa y has cerrado la puerta
con aquel mismo gesto con que se tira un día,
con que se quita la hoja atrasada al calendario
cuando todo es igual y tú lo sabes.
Has llegado a tu casa,
y, al entrar,
has sentido la extrañeza de tus pasos
que estaban ya sonando en el pasillo antes de que llegaras,
y encendiste la luz, para volver a comprobar
que todas las cosas están exactamente colocadas, como estarán dentro de un año,
y después,
te has bañado, respetuosa y tristemente, lo mismo que un suicida,
y has mirado tus libros como miran los árboles sus hojas,
y te has sentido solo,
humanamente solo,
definitivamente solo porque todo es igual y tú lo sabes.

domingo, 8 de febrero de 2015

El libro


Era Domingo y una fuerte tormenta dejó sin luz a todo el pueblo de Escobal, en el área del lago Gatún. Allí vivía Antoñito, su mamá era la médica del centro de salud y su abuela tenía una hermosa casa con un huerto. Los fines de semana se divertía mucho jugando con sus amigos y sobre todo esperando ver a Susy, la vecina de enfrente que ya tenía novio pero a él lo dejaba embobado cuando pasaba por su lado y perfumaba toda la calle…¡Seguro que el cielo olía así!…
-¡Venga abobao, lanza el balón!, decían sus amigos, cuando él se quedaba mirando hasta que se perdía en la esquina.

Esa mañana durmió hasta muy tarde, su mamá no lo había ido a despertar. Cuando se levantó miro el día tan feo que hacia. Se fue a la cocina a desayunar y su mamá le puso en la mesa el jugo de naranja.

-¡Oh mamá no me gusta!, no está como siempre.
-Es que lo hice con el exprimidor manual, no hay luz.

Antoñito se llevó el paquete de galletas al sillón y encendió la TV para ver su serie favorita.

-¡Mamaaaaaa se estropeó la tele!.

-No hijo, es que no hay luz.

Se asomó a la ventana comiendo sus galletas y otros niños en las casas de enfrente también estaban con la cara pegada a la ventana. Se volvió a la habitación y decidió chatear con alguno de sus amigos en el ordenador. Lo encendió pero nada, la pantalla estaba muerta.

-¡Mamaaaaa no se enciende el ordenador!

-¡No hay luz Antoñito!

Todavía en pijama estuvo dando vueltas por la casa, pegando patadas al balón, pero era muy aburrido. La puerta de la calle se abrió y llegó su abuela con el periódico y unas revistas.

-Abuela que aburrimiento no hay luz, ¿te ayudo y me haces la tarta de chocolate?

-No puedo Antoñito la cocina funciona con electricidad.

-¿Entonces que vamos a comer?

-Una ensalada y las conservas.

-¡Vaya que es importante la luz! Y… ¿cuándo viene?

-No sé pequeño mío, con la tormenta cayó un rayo y se quemó el transformador, tienen que repararlo.

-¿Abuela como se hace la luz?

-Para producirla se hacen girar turbinas eólicas (por el viento), hidráulicas (en los ríos y pantanos), nucleares (la energía calienta el agua y la transforma en vapor que mueve unas turbinas y genera electricidad) y otras que no me acuerdo ahora. Luego viajan por cables hacia las centrales eléctricas para transformarlas y luego se transporta por los cables hacia transformadores ubicados en diferentes partes de la ciudad.

Antoñito se sentó junto a su abuela al lado de la ventana con cara triste y aburrida, sacándo la lengua al reflejo de su propia cara en el cristal. Su abuela le aconseja que vaya a la biblioteca y traiga el primer libro que encuentre. Antoñito sin ganas, arrastrando los pies, se puso a mirar y cogió uno que tenía las tapas rojas, el dibujo de una isla y unos náufragos cayendo de un globo aerostático.

- Hiciste una buena elección es una hermosa aventura, dijo su abuela; “La Isla Misteriosa” de Julio Verne. Sabes, cuando él era pequeño tenía mucha ilusión por viajar y un día intentó fugarse en un barco hacia la India. Su padre consigue detenerle en el mismo barco y le aplica un severo castigo: azotado con un látigo y encerrado a pan y agua. Pero lo que más le dolió a Julio Verne fue la promesa que su padre le obliga a pronunciar: “nunca pretenderás viajar más que con la imaginación”.

-¡Vaya! ¡Pobrecito!, y yo me enfado cuando mamá me castiga sin tele y ordenador hasta que haga las tareas escolares...

-¿Qué te parece si vas leyendo en alto y así recuerdo la historia? Tengo que terminar este vestido para tu primita. Antoñito no muy convencido, abrió el libro y comenzó a leer…

“-¿Remontamos?
-Todo lo contrario, ¡descendemos!
-Mejor diría ya caemos, señor Ciro.
-¡Vive Dios! ¡Arrojad lastre!
-Ya se ha echado el último saco.
-¿Se vuelve a elevar el globo?
-No
-¡Oigo como ruido de olas!
-¡El mar está debajo de la barquilla!
-¡Y a unos quinientos pies todo lo más!
Entonces una voz potente rasgó los aires y resonaron estas palabras:
-¡Abajo todo lo que pesa!, ¡ todo !, y sea lo que Dios quiera...”

Antoñito, leyó y leyó… Incluso se enfadó cuando lo llamaron a comer por tener que interrumpir precisamente cuando Ciro Smith les iba a explicar como harían pan con un grano de trigo que Harbert encontró en el forro de su chaleco.
Sin darse cuenta, las horas fueron pasando y comenzó anochecer. Su mamá encendió velas y le dijo que no debía leer más, que mañana como era 16 de Junio día de las fiestas patronales de Escobal, no había colegio y podría terminarlo. Cuando su mamá le dio el beso de hasta mañana, sólo en la habitación, se tapó bien con la sábana y en su imaginación empezaron a surgir imágenes… él, también era uno de los protagonistas de la historia, y se preguntaba como vencerían a los piratas…
Al final se quedó dormido con la idea de saber que ponía el cuadro que tenía sobre la mesa Don Silvio, el profesor que cuidaba que rellenaran bien las fichas en la biblioteca.

Epílogo

Ah!... ¡se me olvidaba! para que no se queden con la duda como Antoñito, les dejo el escrito del cuadro de Don Silvio.


El libro es lumbre del corazón; espejo del cuerpo; confusión de vicios; corona de prudentes; diadema de sabios; honra de doctores; vaso lleno de sabiduría; compañero de viaje; criado fiel; huerto lleno de frutos; revelador de arcanos; aclarador de oscuridades; preguntado, responde; y mandado, anda deprisa; llamado acude presto y obedece con facilidad. (Codex Miscellaneus. Texto del siglo XI)

Este cuento lo escribí con mucho cariño allá por el 2009 para Antonio Enrique, nieto de Gilda, amiga panameña y con un corazón lleno de dulzura, con ella la música siempre suena.

miércoles, 4 de febrero de 2015

En el día del cáncer...



Es un día como otro cualquiera... pero en muchos lugares del mundo para una familia todos los problemas pasan a un segundo plano, uno de sus miembros, le llamaremos: El protagonista, es diagnosticado de cáncer.

El protagonista se siente perdido, a veces se enfada con el mundo, a veces lucha con desesperación y pregunta y pregunta; otras, simplemente se deja llevar por la ilusión de los especialistas, por los nuevos tratamientos tremendamente agresivos con el organismo. No me pregunten cómo lo logra pero sacan fuerza de flaqueza para soportarlos.

El mundo ya no es igual, es diferente, nada tiene el mismo sabor… El protagonista no puede cambiar las circunstancias que está viviendo, ¡no le queda otra! y el sentido de sobrevivir se impone; asume el problema y como no le gusta que le compadezcan, le planta cara a las dificultades y hace examen de conciencia y ve que la vida si tuvo y tiene sentido, aunque se arrepienta de tantas cosas que hizo o dejó de hacer.

Enfrentar una enfermedad como el cáncer es enfrentar la incertidumbre de cómo sucederá lo inevitable... En esta pregunta está contenido el miedo al sufrimiento… No obstante, por arte de magia, el protagonista siente una paz interior que elimina las cosas desagradables y negativas y va valorando lo mucho que le debe a quienes le han permitido gozar y disfrutar de su compañía.

Es dura, muy dura, la lucha contra esta enfermedad, pero la mayoría de las personas aceptan el reto y la enfrentan; la familia, los amigos, deberán intentar ponerse los zapatos del protagonista. A veces piensa que está solo, que nada pueden hacer los demás, que no logran alcanzarle, consolarle; incluso siente angustia porque ve en los ojos de los suyos las lágrimas que pelean por salir.

La familia, los amigos, siempre deben tender la mano o respetar la soledad, incluso el silencio, si es lo que el protagonista necesita. Los sentimientos positivos pueden mejorar el bienestar emocional, pero no siempre el protagonista es capaz de mantener una actitud positiva. Los que estén a su lado deben entender la necesidad de permitirle y permitirse que sientan tristeza.

Nadie vuelve a ser igual después de un diagnóstico de cáncer. El protagonista se vuelve un luchador, la perspectiva de lo que es, como persona, tendrá un significado nuevo, y el tiempo que le quede será muchísimo más valioso.

domingo, 1 de febrero de 2015

En días de tormenta...





Esta ventana es ese refugio donde la imaginación “es la loca de la casa” la realidad y la fantasía se mezclan como la harina y el agua, para hacer el pan…

La vida sigue, dicen, pero no siempre es verdad. A veces la vida no sigue, sólo pasan los días... Y siguiendo con frases hay una que últimamente recuerdo mucho: "La peor derrota de una persona es cuando pierde su entusiasmo" (H.W.Arnold)