martes, 1 de diciembre de 2015

Os cuento que...

Soy una lectora voraz y últimamente paso mis manos por los muchos libros colocados en estantes y de algunos no recuerdo el argumento. Los ojeo y encuentro anotaciones, frases subrayadas que posiblemente marcaron mi forma de pensar. A veces, no me dicen nada especial y releo al azar algunas hojas pero en cierta forma, esos libros son como tatuajes en mi mente.
Los libros me ayudaron a ver que el mundo estaba ahí fuera, lleno de experiencias, mejores o peores, pero yo podía y tenía que hacer mi propia historia.



...Los recuerdos no cambian es Ley de todo lo existente. Si nuestros muertos, los más íntimos, los más adorados, volviesen a nosotros después de muchos años de ausencia y arrasados los árboles viejos hallasen en nuestras almas jardines a la Inglesa y tapias de mampostería, es decir, otros afectos, otros gustos, otros intereses, doloridos nos contemplarían un instante y discretos, enjugándose las lágrimas, volverían a acostarse en sus sepulcros. " Memorias de Mamá Blanca. Teresa de la Parra"

14 comentarios:

  1. Interesantes memorias, escritas con mucha claridad sobre la vida.

    Creo que podrían dar para más.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  2. La lectura es alimento del alma. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Un escrito que tiene una gran verdad, yo muchas veces digo "si mis abuelos levantaran la cabeza"...... Bueno el mundo ha cambiado demasiado deprisa y casi que nos ha cogido por sorpresa.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa compañía los libros, para mi los de papel que como vvos puedo tomar abrir en alguna pagina y releer lo subrayado .. y recordar
    Bello
    Besos

    ResponderEliminar
  5. A mí me pasa lo mismo. Mis libros están marcados, subrayados anotados hasta la saciedad. En otros encuentro fotos, papeles y algún verso de hace años. Mis hijas, que afortunadamente devoran los libros, de vez en cuando se sorprenden cuando descubren dibujos de mi juventud o letras escritas deprisa y olvidadas entre las páginas. El mundo que vivimos es demasiado cruel y distante. La magia y los sueños más hermosos, nacen en las letras escritas en los libros.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con Jorge.
    Un libro no es solo un objeto para aprender, es algo que te forma como persona y que tendrá mucho que ver en lo que te conviertes de mayor.
    Un libro está vivo.........da vida.
    Un beso Alondra.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué reflexión tan profunda! y lo peor es que lo sabía pero nadie me lo había dicho...
    Teresa de la Parra, LA MÁS VENEZOLANA DE NUESTRAS ESCRITORAS, nace en París y muere en Berna

    ResponderEliminar
  8. Hazte una pregunta

    Por qué los muertos nos devuelve a la niñez?

    ResponderEliminar
  9. No te puedes imaginar la de veces que he recurrido a un libro para evitar que la nostalgia ocupase por entero mis pensamientos.
    Ellos han hecho que me metiese de lleno en sus historias, que me evadiese y hasta me han invitado a soñar.
    ¡Benditos libros, benditas plumas que crean sueños para evadirnos de la realidad!
    Te dejo un fuerte abrazo y te deseo un estupendo fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. "¿Qué crees tú que a sido de los jóvenes y de los viejos? ¿Qué crees tú que ha sido de las mujeres y de los niños?... Están buenos y sanos en algún lugar, aún el más pequeño retoño nos prueba que no existe la muerte y que, si existió, ha estimulado la vida y aguarda hasta el fin para destruirla, y que dejó de ser en el momento en que surgió la vida.
    Todas las cosas avanzan, nada se destruye, y la muerte no es como la han imaginado, sino más propicia..."

    Extracto del poema "canto a mí mismo" de Walt Whitman.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que si cambian.
    De hecho está demostrado científicamente.
    Modificamos los recuerdos de forma inconsciente para intentar que nos duelan menos.

    Si mis muertos vinieran.... uy...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. es otra forma de viajar, ilusion en las palbras

    ResponderEliminar
  13. Seriamos completos desconocidos, nada en común nos uniría.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La lectura es esa magia que nos permite tanto.
    Me ha encantado imaginarse entre tus libros, casi lamentando que los míos siempre están impolutos, quizás equivoqué el concepto de respeto.
    Un beso

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!