jueves, 12 de noviembre de 2015

Sencilla Alegria


Desde el mes de abril me cambiaron el médico, no lo esperaba, pero tuve un buen presentimiento... La anterior era una buena profesional pero no salía del carril que le marcaban los protocolos y, siempre tenía la sensación de que hablaba con la pared. Mi costilla me decía que yo seguía pensando en mi primer ángel de la guarda y tenía que darle una oportunidad pero sinceramente nunca hubo empatía.

En la primera consulta mi nueva hematóloga se interesó no sólo en cómo me sentía, también le interesó saber lo que pensaba y lo que quería. No soy una paciente fácil  y pasiva, reconozco que nunca estuve a favor de la quimio si la acepté fue para que mi familia no se quedara con la pena de que no iba a luchar.

Desde el primer momento dije que prefería tener un mínimo de células malignas residuales y calidad de vida que una remisión total y sufrir un montón de efectos secundarios. Esta doctora entendió mi forma de pensar, ¡son ya varios años en la lucha! Me ofreció otro de esos nuevos medicamentos aprobados, ya es el tercero...  negociamos y digamos que gané el primer round, la dosis más baja, por supuesto bajo mi responsabilidad.

Estos días iba preparada mentalmente para dejarle ganar el segundo round, es una profesional que me trasmite credibilidad, explica muy bien el por qué y el para qué. Habla a la persona, no al número de historia, y sientes que te da un empujón para no rendirte. ¡Y vaya si me lo dio! La vida te da sorpresas, no podía creer lo que escuchaba, estoy dentro de los parámetros que le marcan como positivos  y  me deja con el mínimo de medicación hasta febrero.


15 comentarios:

  1. ALELUYA! me alegto mucho por vos
    Yo también de médico cambié hace ya tres años y me siento atendida, el paciente sabe cuando es realmente atendido y cuando es un número y hay que seguir nuestro instinto
    Bien!! me alegro mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No sabía nada por lo que estás pasando y tienes toda mi admiración por ser tan valiente y mi cariño y apoyo por si te sirve de algo.Me alegra que estés contenta con tu nueva doctora eso es muy importante. Tanto mi marido cómo yo tenemos un médico de cabecera que deja mucho que desear ......a veces pienso (mal pensada yo) que le dan un sobresueldo para que no mande a los pacientes a especialistas o a urgencias y cada vez que mi marido ha estado ingresado en el hospital ha sido gracias a que yo por mi cuenta lo he llevado a urgencias y allí tras ver su gravedad lo dejaban hospitalizado. Cuídate mucho y ánimo.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Me alegro muchísimo y espero de todo corazón que te vaya muy, muy bien querida amiga.

    Pido disculpas por haberme ausentado pero he estado trabajando en mi libro de poesía y no he entrado mucho. Ya vendré. Siempre paso leyendo.

    Te dejo un gran abrazo y mi deseo porque todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  4. La semana que viene le toca a mi padre pasar consulta. El cáncer parece que se presenta como una película de suspense hasta el veredicto o desenlace.
    Me alegro mucho por su buén estado de salud y por la médica. Por experiencia sé que un buén médico es tu mejor amigo hasta confiarse cosas cotidianas cuyo valor es incalculablemente humano...Te deseo mucha salud y vida sana para compartir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias amigos de palabras compartidas! la leucemia es ese enemigo que vive conmigo, tuve que aprender a dejar de ser liebre y me convertí en tortuga, pero se llega igual a la meta :) Intento vivir enfrentándola y reconstruyendo los destrozos. Aprendí que es una enfermedad impredecible pero cada paciente es único y vamos respondiendo de manera diferente. Así que, hoy toca alegrarse mañana ya se verá...
    Un abrazo grande y mi afecto sincero a todas/os los que pasáis con palabras o lectura por esta ventana, ¡sois maravillosos!.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué alegría! Puedo imaginar cómo te sientes. Es indudable que tú has tenido la parte más importante en revertir los resultados. Hay que reconocer que también te han hecho caso y eso es un indudable mérito del profesional.

    Mira, por lo que yo sé, el médico japonés Hiromi Sinya forma parte de una corriente médica que rechaza la quimioterapia y que curan ciertos cánceres sin quimio. Es un médico de prestigio que trabaja en los Estados Unidos y en su propio país atiende a la familia real japonesa. Busca información porque sin apartarte del tratamiento que estás haciendo, quizás, encuentres alguna otra ayuda eficaz. Es mi consejo. Por lo que nos cuentas, te estás dando a tu organismo ocasión de defenderse y reaccionar. Es todo un éxito. Es mi opinión que cuando se trata de tu vida, hay que defenderla.

    Aunque es algo muy diferente, yo también lo he hecho. Como consecuencia de una operación de cataratas, me recetaron un comprimido para la tensión: 20 mg. Estaba todo el santo día amodorrada. Al cabo de unos meses, conseguí bajar a 10 mg. Todo seguía funcionando y yo estaba menos adormilada pero al cabo de un tiempo, aparecieron los efectos secundarios. Tuve la gran suerte de que mi doctora de cabecera estuviera de vacaciones y probamos con 4 mg. Ahora tengo que confesar que aunque lo intenté, no fue posible reducir los últimos 4 mg. pero mi tensión está mejor que nunca... Y alguna otra historia de ese tipo. Hay una cuestión con las dosificaciones, tema que tienen que solucionar y, seguramente algunos problemas relacionados con el peso y las capacidades de absorción o tolerancia ante ciertas sustancias que, ahora, se aplican a la ligera. ¡Total como el que lo fábrica y el que lo receta no se lo toma!

    Has hecho muy bien y yo hoy me siento como si me hubiera tocado la loteria. Millares de besos y abrazos. Franziska


    ResponderEliminar
  7. Enorme alegría.
    Me encanta que hayas encontrado con quien incrementar el equipo, un profesional que te escucha es media batalla.
    Un abrazo enorme, enorme

    ResponderEliminar
  8. Amiga, me alegra mucho saber que haz hecho un cambio que renueva tu confianza y fortalece tu animo! Te deseo días cada vez más felices! Todo mi cariño en un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. MI abrazo, y solidaridad. La vida respira. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  10. Alondra, siento que cualquier palabra es ínfima.
    Todo mi cariño y, en lo que sirva, mi apoyo.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
  11. Me alegro muchísimo por ti, Alondra querida
    La empatía con el profesional que tenga la responsabilidad de llevarnos a feliz término de un tratamiento médico es indispensable. En mi caso, soy muy difícil, trato de encontrar respuestas en lo natural.
    Gracias a mi Dios estás en la vía de la recuperación; qué maravilla.
    ¡Salud! Un abrazo gigantesco

    ResponderEliminar
  12. Desconocía tu malestar querida amiga, pero estoy de acuerdo contigo. Llegados a algún punto,valoramos más el trato a la persona que cualquier milagrosa medicina descubierta o por descubrir.
    Todo mi apoyo incondicional y mis mejores deseos.
    Y como no...... un besote grande.

    ResponderEliminar
  13. Alondra, no tengo palabras. Te envío todo mi cariño y mucho ánimo. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  14. Hacerte llegar mi cariño de corazón,un beso

    ResponderEliminar
  15. Alondra, quiero seguir leyendo historias tan alentadoras como estas en el futuro: en tu futuro.

    Te envío una canasta llena de saludos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!