domingo, 22 de noviembre de 2015

El Urogallo

















Los Ancares es una zona montañosa, es la más importante representación de los bosques de Galicia, por su fauna y flora fue declarado Reserva de la Biosfera. Ahora en otoño el abanico de colores de sus castaños centenarios, robles, abedules, brezos, acebo... forman una paleta de gamas verdes, marrones, amarillos y ocres... Aúllan los lobos, saltan los corzos y ciervos, corretean los zorros y los jabalies; incluso las nutrias disfrutan de sus frías aguas.



Con un poco de suerte se podía ver el Urogallo, una reliquia de la era glaciar, tenía una vida larga entre catorce y veinte años. Este gallo salvaje era desconfiado pero en la época de celo cometía increíbles locuras para hacer su cortejo, gritos de reclamo al amanecer y al atardecer desde alguna rama de un árbol o cualquier punto elevado para atraer a las hembras.
La época de celo duraba desde marzo a mayo y ese era el momento en que los cazadores se hacían con sus presas de forma fácil. Ahora, seguramente algunos presumirán de sus trofeos decorando salones y bibliotecas. Dicen que el calentamiento brusco registrado en sus ecosistemas fue la causa de su desaparición, posiblemente se unieron muchos factores: menos bosques, estaciones de esquí, pistas forestales, parques eólicos, turismo en vehículos todo terreno ... los humanos somos acaparadores, pero en los Ancares el urogallo se considera oficialmente extinguido desde el año 2005.

Según José Ramón Obeso, director científico del Proyecto Diagnóstico de Conservación del Urogallo Cantábrico "ninguna otra especie de la fauna española ha experimentado tal declive, hablamos de la desaparición de casi la mitad de la población en una etapa realmente corta"

La  Sociedad Española de Ornitología (SEO) dice que solo  quedan 500 ejemplares de esta ave endémica en España, y pone como fecha de su desaparición en la cordillera cantábrica para el año 2020


Los machos y hembras se diferenciaban fácilmente por su tamaño y coloración. Los machos más grandes, van del gris muy oscuro al pardo con reflejos verdes metálicos en las plumas del pecho. Las plumas del vientre y la parte inferior de la cola varían del color negro al blanco, tienen también unas debajo del pico en forma de barba, una cola en abanico y  unos tubérculos rojos sobre los ojos.
Las urogallinas son más pequeñas, pesan aproximadamente la mitad que los machos. El plumaje superior es pardo con un jaspeado en negro, su vientre más claro y amarillento.
Ambos sexos tienen las patas cubiertas de plumas, especialmente en las estaciones frías, lo que les protege de las bajas temperaturas. Sus dedos son cortos y anchos para no hundirse en la nieve.
Los pollos tienen una coloración similar a las hembras que les permite camuflarse, con un penacho de plumas negras. A partir de los tres meses empiezan a adquirir su color de macho o hembra adulto.



 En 1969 Félix Rodríguez de la Fuente escribió:

El urogallo no sólo es tema de estudios ornitológicos. En los últimos tiempos, se ha transformado en polémica noticia de los periódicos. Y es justo que millares de voces proteccionistas se hayan alzado en favor del místico gallo del bosque, porque difícilmente puede concebirse una criatura que sintetice el misterio, la solemne belleza, la recia melancolía del bosque cantábrico como el urogallo.

Respetamos y comprendemos la pasión ancestral de la caza. Pero todo buen cazador es implacable en el respeto a su propio código de disciplina venatoria. Ya se han matado bastantes urogallos. Ya hay suficientes trofeos decorando salones y bibliotecas de nuestros pro-hombres. comprendemos la pasión ancestral de la caza. Permitamos que el resto de nuestras tetraónidas disfruten de lo poco que les queda de sus últimos paraísos ibéricos. No olvidemos que los urogallos españoles, tanto los pirenáicos -como los cantábricos- particularmente estos últimos, son poblaciones aisladas, restos cuaternarios de un grupo ornítico que prosperó en las taigas glaciales y permanecen prisioneros de nuestros bosques de montaña, con el mismo valor prehistórico y paleozológico que puedan tener las pinturas de los bisones de Altamira. Con la particularidad de que los urogallos están todavía vivos.












Cada especie es la pieza del gran  rompecabezas de nuestro hermoso planeta azul
"HASTA QUE NO DEJEMOS DE DAÑAR A OTROS SERES VIVIENTES, AÚN SOMOS SALVAJES" Thomas A. Edison

12 comentarios:

  1. Un trocito de paraiso en la tierra
    Que belleza!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No me gusta nada la caza y he de confesar que mi padre y mis hermanos mayores eran cazadores. Marchaban con sus escopetas y demás y volvían a casa tras unos días, con carne de ciervo, jabalí, pajaritos...
    Yo siempre lloraba al verlos y jamás me entendieron...
    Es lógico, era una afición para ellos, apasionante, como cualquier otra, pero qué quieres....hay tanto de bonito en los animales y tan necesario!
    Es precioso el Urogallo y una auténtica lástima que tenga que desaparecer por esos motivos.
    Besos y disculpa la extensión.

    ResponderEliminar
  3. Una pena que esta ave ya esté casi extinguida y seguro que la mano del hombre tiene mucho que ver en ello.......el hombre es el mayor y "depredador" de nuestro mundo y si no se remedia con urgencia pronto veremos cómo se va extinguiendo todo tipo de vida.Besicos

    ResponderEliminar
  4. EStpenda crónica, para saber de un espacio de preservación por ser reserva biosférica, como nuestro archipiélago de San Andrés y Providencia, el de tu Ancares. La memoración del Urogallo, me trajo el nombre de Tomás BOves, vendido de España en los tiempos de la Colonia, y a quien apodaron urogallo, porque era tan bravío como la especie en extnción de tu Ancares. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  5. El amor por la naturaleza me resulta algo parecido a la solidez de creer en Dios. Algo puro se nos muestra a la mirada sensible de la tierra donde vivimos para ser felices como algo religioso...
    Ignoro si ustedes han tenido algun momento donde el corazón y la conciencia es pura felicidad a cada milésima de segundo, y no me refiero por hallarse en el campo o con su perro, puede también por ser padres o que les toque el amor perfecto o la lotería...Por ser hombre sensible esa dicha la he experimentado en dos ocasiones y siempre fué con una buena compañía en el campo; cada momento, cada milésima de segundo se disfrutaba como creo que lo hacen los animales felices porque no olviden, que los animales tienen sentimientos...aunque yo coma un bistec de ternera.

    Suelo viajar mucho, a diario. Este verano me sorprendía ver la delantera de mi coche qorque no atropellaba mosquitos, sólo unos pocos y eso me preocupó. Ahora, como una ecatombe mundial hay quién dice que entramos en la tercera guerra mundial...y es algo que me hace reir. La naturaleza implacable y nosotros somos parte de ella, ha aniquilado a especies como los dinosaurios y más especies que no nombro porque no estuve en ese tiempo, por no haber nacido.

    Me temo mucho ser público de estos cambios climáticos justo en el momento que se producen. De pequeño ya tenía sabañones en los pies y ahora estoy en manga corta...Poco puedo hacer.

    Ahora matan a gentes inocentes y se vengan con más bombas y estas otras, vienen con más odios con familias que se rompen porque no olviden ustedes que la base de la sociedad es la familia. Ocurren tremendas catastrofes de las que por oídas llegan a nosotros y son tan perjudiciales como el cáncer. Todo se limita a las catastrofes masivas como si un individuo careciera de sentido hasta que lo matan, lo violan, lo roban o muere de inanición o ahogado como aquel niño en la playa.

    Durante toda mi vida he intentado ser mejor persona. No saben lo mucho que me ha costado y como yo, cientos de personas que hacen su vida sin meterse con nadie para que mañana, sin previo aviso, nos juzguen las personas que están en el poder para decirnos que las personas nos hemos condenado al final.

    Veo a políticos que se llenan de palabras engrandecidos de gentes ciegas en promesas pero que no se si se cumpliran pero, que dan calor para soñar con un mundo mejor...

    Pero ¿ y la naturaleza?. La sensibilidad en apreciar la naturalidad de la gente, de las plantas o los animales...¿porqué siempre discordias en el día a día para caer en mentiras de gentes que no saben más que manipular?...Ojalá que lleguemos a una amistad entre las personas de todo el mundo porque hay gente más buena que mala para asegurar un lugar a nuestros hijos, nietos, biznietos y demás.

    Me resulta muy complicado penar que la gente cambia ya de mayor. Las consultas de los psiquiatras se llenan de gentes que no deberían de estar allí; buscando una solución para poder vivir como siempre soñaron y es entonces cuando una persona como yo mira la cielo esperando una respuesta a cosas incurables...

    ResponderEliminar
  6. Es justo que se reconozca la verdad y Thomas A. Edison la dijo de una forma certera.

    Has realizado un trabajo de documentación extraordinario y una defensa magnífica. Ahora, solo resta que te hagamos caso, que lo tengamos en cuenta, que se prohiba la caza, que se le den facilidades a la especie. Es un gallo de reconocido mal genio, poco sociable, pero sería una LÁSTIMA QUE DESAPARECIERA. Ni una brizna de yerba, ni una sola planta, se debiera abandonar a su suerte porque está visto que todas son útiles y su vida tiene un sentido.

    ¿Cuándo aprenderemos? Un abrazo, querida Alondra y gracias por hacerte cargo de este tema.

    ResponderEliminar
  7. Cada especie que perdemos algo les robamos a nuestros hijos, sin que seamos capaces de medir su coste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es un verdadera pena que tantas especias hayan desaparecido o estén en peligro de extinción, por aquí tuvimos un ave muy parecida al urogallo llamada paujil, ya no existe.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Excelente crónica sobre una de las muchas histórias de pérdidas y daños en nuestro planeta. Muy interesante! Abrazos.


    ResponderEliminar
  10. Hay una cosa que es tan incontestable como negada por los susodichos cazadores, y es que el que tiene una escopeta la va a utilizar de una u otra forma sin importar lo que se ponga al otro lado del cañón.
    Que nadie se crea buen cazador, no hay cazadores buenos o malos. Desde el mismo instante en que disparas a un animal por el emro echo de deporte,ocio o ego (porque ya no quedan cazadores que deban serlo para subsistir) algo falla en tu mente y negarlo no lo va a hacer desaparecer.
    Un beso Alondra. Espero que estés mejor.

    ResponderEliminar
  11. Siento pena por nuestra especie. Lamento profundamente que estemos al borde de nuestro ocaso. Gaia nos destruirá, pues somos su peor enfermedad, y dentro de muchos siglos o milenios, una nuevo especie dominante poblará este hermoso e idílico planeta ya recuperado de nuestras tropelías.
    Lo malo, es que habremos esquilmado demasiada vida a nuestro paso, y muchos hombres y mujeres apasionados de la vida que nos rodea, veremos ése mundo nuevo renacer en la distancia, envueltos por el sonido sibilante del urogallo y rodeados de polvo de estrellas.
    Amanecí, posiblemente un tanto derrotista, pero mi pesar día a día se hace hondo viendo lo que hacemos a éste mundo y a nosotros mismos.
    Un excelente artículo amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Es una pena que estemos perdiendo seres vivos por el paso de los humanos destructores. Un besazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!