lunes, 12 de octubre de 2015

La Ribera Sacra.


Él recorre caminos pedregosos, ella viaja por una carretera que serpentea por la ladera de la montaña. Llegó el otoño, la temperatura baja, las lluvias devuelven el color verde a los campos y los bosques se cubren con un manto de color ocre y rojizo.


En la zona sur de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de Orense, Galicia-España, dos ríos: el Miño y el Sil fueron horadando las montañas y formaron con el paso de los años cañones de más de 500 metros de profundidad. La zona tiene tesoros naturales y biológicos, con viñedos en sus escarpadas laderas y donde durante siglos los monjes se dedicaron a la oración y la meditación en monasterios y templos.

 

Desde los orígenes del cristianismo allá por el siglo V, los eremitas eligieron esta zona para apartarse y vivir su espiritualidad en unión con la naturaleza; más tarde comienza el proceso de colonización monástica con el objetivo de unir el cristianismo frente al islam. Los monasterios alcanzan un poder espiritual y económico importante que perdura toda la Edad Media.

















Fueron los romanos los que introdujeron el cultivo de la vid y del olivo aprovechando un clima de veranos secos y calurosos. Incluso una leyenda local afirma que César se hacía llevar a Roma ánforas de vino. De herencia romana es la forma de disponer los viñedos por las laderas en bancales con escalones de piedra horizontal que soluciona el problema de las pendientes del terreno; terrazas desde la cumbre hasta la misma orilla del río. La orientación sur al amparo de los vientos y los suelos pizarrosos bajo humedad constante originan un microclima ideal para unos vinos que cuentan con Denominación de Origen propia.
Algunas variedades de uva autóctona han dado lugar a vinos de renombre como el Mencía, tinto intenso, floral y con buena dosis alcohólica, y el Godello, blanco fresco y afrutado conocido desde antaño como el oro líquido del Sil.

Las pendientes que miran al norte son más frías y sombrías y en ella encontramos frondosos bosques de robles y castaños.


Es duro y difícil cuidar las viñas y realizar la vendimia, en algunos puntos se hace con arneses y mucha precaución para no caer al río o golpearse contra las rocas. En algunos viñedos construyeron raíles para usar pequeñas plataformas que suben y bajan las cajas de uvas, una pequeña ayuda pero la dedicación de los viticultores es muy sacrificada.

http://www.mundodeportivo.com/

Es el lugar ideal para que los amantes de la naturaleza puedan recorrer distintas rutas. incluso se puede navegar en catamarán.

http://www.millandasairas.com/

La Ribeira Sacra es un lugar de indescriptible belleza,  ha sido incluida en la Red Natura 2000 y propuesta a la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.



19 comentarios:

  1. Hay lugares a los que apetece asomarse, como una ventana llena de luz!

    Un abraz✳

    ResponderEliminar
  2. Alondra, ¡ que preciosos paisajes ! me encanta Galicia.

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado con sus imágenes y sus palabras. Imágenes para situarme y palabras donde mi imaginación se recrea en otros tiempos por placer del buén vino y el recogimiento para conocer a Dios...

    ResponderEliminar
  4. Vaya hermosura de paisajes...
    Y madre mía, esos vendimiadores qué riesgo tienen que pasar!
    Galicia, en la que estuve hace muchos años, me pareció un bellísimo jardín y sus gentes, entrañables y acogedoras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. El recorrido ha sido profundo desde el imperio romano a la etapa medieval. Los monasterios abandonados porque aún con esa hermosura de la naturaleza, la vida cotidiana debe ser muy dura.

    Tendré muy en cuenta estas rutas por las riberas del Sil y del Miño y si se me presenta la ocasión, seguro que la haré encantada. Entre mis recuerdos de Galicia, está la experiencia del viño verde y del albariño -poca cosa pero eso es todo- y cuando digo poca cosa no quiero decir que no sean importantes sino que yo no he tenido otras experiencias.

    Gracias por tu comentario de hoy y por el tiempo que le has dedicado a mi "surrealismo". Creo que es el tercer taller que realizo con Alberto Cubero y la verdad es que sobre mi ejerce un efecto creador que a mi misma me sorprende y tengo un montón de escritos -muchos en los que asoma la patita, la muerte- cuando yo no estoy pensando en ese tema de un modo consciente. Es muy curioso porque escribo sin parar y cuando acabo, descubro que he estado escribiendo versos...ja, ja, mi mente se recalienta o se retroalimenta, vaya usted a saber.

    Las fotos de tu trabajo supongo que son tuyas aunque nada he visto al respecto, si esto es así, te animo que publiques más porque son muy buenas y ayudan mucho a imaginar el hermoso lugar.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito lugar, Alondra, aunque sea para viajar mentalmente.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  7. ¡Alondra, que maravilla! nunca había oído hablar de este lugar, pero he quedado hechizada con sus imágenes y la historia que cuentas... añones de 500 metros de profundidad... esos cultivos de la vid, y su ubicación tan difícil de cultivarlos...
    No me extraña que los eremitas eligieran ese lugar para encontrar la perfección de sus almas y la comunicación con Dios, es que no es una irrelevancia decir, que Dios está en esos lugares, llenos de vida y silencio.

    Felicitaciones por tan magnífica entrada, ufff me he quedado anclada en esos lugares.

    Un abrazo con mi cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  8. Qué precioso viaje, gracias por hacerme un hueco en tu mochila.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola saludos. Que preciosidad de paisaje es impresionante, y el vendimiar que trabajo como están puestas las viñas.

    ResponderEliminar
  10. Encantado con esta crónica sobre la Ribera sacra. Y asombro el esfuerzo de estas gentes para cultivar la uva en ladera. La inventiva del rail, genial. casi un tren trepando y bajando la pendiente. La cristiandad y los moriscos, Roma y su herencia de la uva y el olivo. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  11. Hello Alondra, your photos are so beautiful! Greetings from Montreal, Canada. :)

    ResponderEliminar
  12. Mi niña, me has dado un paseo maravilloso por mi querida Galicia, algo tiene mi tierra, que no la puedo olvidar, muchos años se han pasado, residiendo en otro lugar, pero el amor a mi tierra, no se borrará jamás.
    Fotos y texto hacen una preciosa entrada, te felicito por ella.
    Ah! me encanta esa uva, el godello y ese vinillo tinto, Mencia, son ellos los que enriquecen mis preferidas comidas.
    Cuídate mucho, con un traguito de cualquiera de estos ricos vinos, seguro que se te abre el apetito y te quita el cansancio.
    Cariños y un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  13. Gracias hermosa, me encanta como nos pintas este bello lugar, he sisitado el río en elgunos tramos, me hubiera gustado bajar a la garta donde se juntan algunos familiares y amigos en domingos de verano.
    El poco tiempo que paso cuando los visito no me permite disfrutar de muchos bellos puntos de la zona.
    Las fotos son preciosas, gracias por esta belleza.
    Sigo dando un repaso ya qu no siempre veo lo que publicas.
    Un abrazo bien fuerte.
    Ambar

    ResponderEliminar
  14. Quise decir he VISITADO, no se puede ir con prisas.
    Dices que te llevas las margaritas, eso es la cesta para las Pilares, te llamas Pilar? no lo sabía.
    Bueno....con retraso felicidades si así es, me alegra que te gusten.
    Un gran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  15. Que belleza de paisajes y se cultivan viñedos cómo en mi tierra.Besicos

    ResponderEliminar
  16. Preciosa tierra.
    Me ha encantado el post.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  17. hola Alondra, un placer recorrer ése mundo mágico que nos muestras con tus fotos y letras, en los que la imaginación toca un ensueño en mi corazón, dando margen a disfrutar de todos y cada uno de tus relatos, gracias por tu pluma mágica,,,saludos.-

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!