sábado, 1 de agosto de 2015

Mary Cassatt (1844-1926).


Lilas en la ventana

Cuando me pongo hablar de pintura en este lugar ya imagináis que será de los "Impresionistas",  esos toques de pincel rápido y empastes gruesos, esas pinceladas que parece como si estuvieran sin terminar pero, cuando te alejas un poco, surge la magia. Como estas flores que recuerdan a Manet con pinceladas seguras, definiendo con brillantez los detalles de la ventana y empleando manchas para las flores.

Mary Cassatt fue una pintora decidida a romper moldes, una mujer que por ser mujer no quería ser menos valorada. Pertenece a la vanguardia artística de finales del siglo XIX y es la primera americana en aportar una contribución al impresionismo y favorecer la difusión del estilo en su país.

Los pintores norteamericanos que querían participar de la modernidad europea pasaban una temporada en París para visitar el Louvre y el Salón anual, e incluso formarse en alguno de los cada vez más numerosos estudios y academias.


Verano (1894)

Este cuadro tiene una sinfonía de tonalidades azules y verdes, es una contemplación plácida desde una barca, donde resalta el blanco de los patos y los vestidos; me llama particularmente la atención la proa de la barca y el sombrero de la joven como objeto central en el lienzo. Destaca  la naturaleza femenina con gestos y posturas naturales e informales. Tiene una técnica suelta y ligera con pinceladas vigorosas, unas veces con abundante empaste y otras diluidas como en las acuarelas.


El agua se convierte en el soporte para que centelleen la luz y el color. En ocasiones fue criticada por utilizar tonos tan intensos. Por lo general recogía momentos cotidianos en la vida de los protagonistas.

Mary Cassatt era hija de un banquero norteamericano que nunca se mostró favorable al deseo de que su hija  llevara una carrera artística. No obstante, para su familia la educación era primordial y viajó mucho gracias a los negocios de su padre. En Europa aprovechó para aprender idiomas y recibir clases de música y dibujo. A mediados del siglo XIX su familia se trasladó a París, Alemania y después Italia, donde descubrió y se despertó su admiración por Rembrandt y Velázquez.  En aquel tiempo no era posible para las mujeres matricularse en la Escuela de Bellas Artes, por lo que estudió de forma privada con distintos artistas, y copió numerosas obras en el Museo del Louvre.


Cuando una de sus pinturas fue aceptada por el jurado para ser expuesta en el Salón de París, los críticos dijeron que sus colores eran muy brillantes y que sus retratos demasiado fieles. Era mujer y encontraba dificultades para que sus obras fueran bien acogidas. Edgar Degas fascinado por el estilo y la personalidad de la joven americana, se convierte en su mentor y la introduce en el ambiente de la vanguardia, la invitó a exponer junto a los impresionistas, que habían comenzado a exponer sus obras de forma rebelde e independiente.

Otoño (chica sentada en un banco)

Este cuadro muestra una figura femenina burguesa y de actitud elegante, la mujer se presenta transparente, pensativa, y al mirarlo, quieres detener el tiempo, perderte en tus propios pensamientos como ese momento de silencio entre árboles que pierden sus hojas y conservan un festón amarillo... Tiene magia para reproducir el entorno dándole tanto protagonismo como al personaje principal.

niñas en la playa

Sus temas favoritos son los niños y mujeres que pinta con gran expresividad, sus obras están llenas de dulzura y suavidad.  En 1891 empezó su andadura en solitario en la galería Durand-Ruel, quien se convirtió en su marchante.

Cassat tenía ya una carrera establecida, pero su estilo pictórico sufrió un cambio dramático por la influencia de los grabados japoneses de Utamaro y Hokusai que tenían una representación diferente de la occidental con colores planos y siluetas definidas dando importancia al dibujo; diluyendo las figuras con el espacio, utilizando trazos limpios sin sombreado.

Mary aprende la técnica y estudia el arte japonés que llega a fascinarle. Extrae del estudio de las estampas japonesas representaciones de expresividad sorprendente en composiciones concisas, maestra del dibujo y la composición.


En el baño 1890-91

A partir de 1912 Mary Cassat sufre una ceguera parcial que provocará la pérdida progresiva de visión, abandonó la pintura  y fue entonces, cuando empieza a recibir honores como la Legión de Honor francesa o la medalla de oro de la Pennsylvania Academy of Art.



12 comentarios:

  1. Su impresionismo tan puro y representativo no me sorprende, pues estaba en su mejor momento. Lo que me sorprende es la tranformación tan buena que tuvo al descubrir los grabados japoneses ¡Bellísimo trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Soy de impresionistas. Todos me gustan y aunque pareciera que son iguales tienen su propia personalidad.

    A esta pintora no la conocía, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. El corazón de muchas personas es claro y no hay error...Sin embargo el talento está oculto y no lo sabemos distinguir en ese preciso momento. Nos vamos impregnando de las personas que conocemos a veces con prisas y otras menos. En su forma de ser, guardamos retazos de ellas por ser sabio nuestro corazón que no alcanzamos en la conciencia y es que, quizás alcanzar ese talento, es falta de nuestra madurez o nuestro atino.
    Prufundo es nuestro sentir si queremos sentir...
    Pasan los días lejos de esa persona y aquellos retazos vistos desde la distancia, nos dan una clara imagen en valorar lo que no supimos apreciar...Es de lamentar mi poco atino por culpa de cosas que tengo que superar para llegar a mi corazón...y aquella mujer que guardo en mi memoria es una pintura impresionista que jamás aprecie cuando estaba cerca con defectos y que ahora, en la distancia, es perfecta.

    ResponderEliminar
  4. Feliz Fin de Semana, y buen comienzo de mes de Agosto Saludos

    ResponderEliminar
  5. Había visto algunas de sus obras en libros, en la vida real todavía ninguno. Agradezco este post que has sabido nutrir de buen pincel expresivo. Podría uno suponer estar leyendo uno de esos libros de arte donde escriben los expertos.

    Feliz domingo Alondra de alas ligeras.

    ResponderEliminar
  6. no me gusta el impresionismo pero admiro cuanto te gusta a ti

    ResponderEliminar
  7. Qué hermosa clase de Arte, mi estimada Alondra.
    No tengo una posición tomada en relación con mi estilo preferido, fue variando de acuerdo a los años, cuando era adolescente me atrapaba el surrealismo, después fui encontrándole lo bello a las diferentes corrientes.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  8. Otra cosa en la que, al parecer, coincido contigo es en ese amor a la pintura. No recuerdo haber visto en mis viajes a París -solo han sido dos y hace ya de esto, muchos años- ninguna obra suya y es fácil que esté. Es curioso ver cómo a las mujeres todo se nos ponía muy difícil, por no decir imposible.

    Me parece estupendo que ella tuviera tan clara su vocación y que, gracias a sus medios económicos, no la perdiera a causa de tener que enfrentarse con la cruda realidad. No lo dices pero, seguramente, no se casó para que nadie le impidiera realizarse y hay que reconocer que renunciar a la propia vida afectiva, es muy duro.

    He disfrutado de tus explicaciones tanto como de la visualización de las fotografías de los cuadros. Has hecho un magnífico post. Me gusta. Ahora mismo tomo nota para no olvidarme de este nombre.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  9. Gracias por esta detallada y amena información, bella clase de arte, siempre en tu casa se encuentra la belleza en tus letras.
    Me encanta la pintura, disfruto de observarla, pero de pintar...ya me gustaría, buscaré algo suyo, la verdad es que no había oído a cerca de Mary Cassat.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. Alondra querida
    Me fascina todo lo relacionado con el arte; también pinto cuando las circunstancias me lo permiten. Admiro los diferentes estilos aunque siempre son más atrayentes los impresionistas. Muchas gracias por la excelente información y las bellas imágenes.
    Deseo que pases un maravilloso fin de semana, un abrazo lleno de luz

    ResponderEliminar
  11. Un saludo con cariño desde mi tierra querida, porque un amigo sincero aunque ausente nunca olvida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!