miércoles, 12 de agosto de 2015

Laurent Gounelle.

No me iré sin decirte adónde voy.

Nº de páginas: 384 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: PLANETA
Lengua: CASTELLANO


A pesar de no gustarme los libros de autoayuda debo reconocer que éste es novelesco, fácil de leer y con dosis de humor, al menos me ha resultado entretenido. Me atrapó el inicio, el desarrollo me tuvo en vilo y el final no me decepcionó.

El protagonista es uno de esos personajes que habría hecho cualquier cosa para no decepcionar a una madre "los padres quieren que triunfen donde ellos han fracasado". Por esa razón no tiene claro si la vida la eligió él o se la han elegido los demás.

Frases interesantes:

"Has vivido cosas que se han grabado en ti y condicionan la forma de ver el mundo, en como te comportas en tus emociones y eso nos hace desgraciados y la vida es mediocre mientras la vivas así.

Su vida sobre la tierra no tenía razón de ser pensó que tenía derecho al suicidio y si lo hacía tenía que hacerlo bien y el lugar sería la torre Eiffel. -Sabes, antes de llegar al suelo todo el mundo muere de una crisis cardíaca provocada por el horror, el miedo hace vomitar las tripas, los ojos saltan de las órbitas...

Debemos aprender acontradecir a los demás a no pleganos siempre a sus deseos. Atrevernos a mostrar nuestras diferencia, a no adoptar el papel de víctima, somos adultos todavía se puede aprender a hacer algo más que lamentarnos y llorar por nuestra suerte.

Para impregnarnos de realidad debemos, afrontar el objeto de nuestros miedos y no ocultarnos en un refugio. Las actitudes de los demás están condicionadas por nuestro comportamiento. El cambio nunca vendrá de los demás... Intenta entender al otro antes de intentar ser comprendido. Si empujas te repelen.

Todos nacemos con el mismo potencial en materia de confianza, luego nos llegan los comentarios de nuestros padres, nuestros maestros...Si el entorno nos critica y solo ve los errores y fracasos, el sentimiento de carencia y autocrítica se instala en nosotros. Es uno de los efectos nefastos de la educación que no hemos elegido. Para salir de ese círculo requiere esfuerzo,crear nuevos hábitos y éstos hay que repetirlos las veces que haga falta. Centrar la atención en las cualidades, en lo bueno que hay en nosotros, entonces ningún ataque, crítica o reproche podrá desestabilizarte, incluso se llega a perdonar a quien nos agrede.

Alan (el protagonista) en alguna parte de si mismo, deseaba ardientemente dejar de fumar pero lo que lo retenía era el sentimiento de libertad que asociaba al cigarrillo. Todos le aconsejaban que lo dejara, por lo que no se sentía libre en su elección. Si hubiera puesto fin a su consumo, habría tenido la sensación de que renunciaba a su libertad para dar gusto a los demás. Si fumar se convierte en un acto fastidioso es cuando nos animamos a dejarlo.

Resumiendo: "la vida es larga y aburrida cuando no la vivimos como nos gustaría".

10 comentarios:

  1. Mis fraternales saludos para ti, Alondra.
    Tiene, este libro, un título muy interesante y, según lo que comentas, él también parece ser interesante. Esto es muy cierto: "Intenta entender al otro antes de intentar ser comprendido. Si empujas te repelen". En fin, me encantó la reseña.
    Recibe mis afectos, apreciada Alondra.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que la vida nunca la elegimos, deciden nuestros padres cuando nos traen al mundo y a la hora de "partir" tampoco nos piden permiso. Si que podemos elegir la forma de vivirla aunque a veces surgen obstáculos que nos impiden hacerlo.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Me han gustado las frases ...creo que casi todas ,la de dejar de fumar si que haria caso ...yo en cuanto fallecio mi marido ,dejé de fumar...yo fumaba cuando me sentaba con el o tomaba en algun sitio algo pero con el...y me costaron lagrimas dejarlo ,no por dejar el tabaco por la ternura que vi en el la primera vez que me vio fumar con el y sin el era incapaz de coger el pitillo...mi amor fue tambien respeto y mi pitillo era un vicio sin sabor ni nada ...bueno que te cansé con mi comentario ...un beso

    ResponderEliminar
  4. Bueno, veo que puedo entrar de una manera positiva en el comentario. A mi la vida me está resultando muy corta, especialmente ahora que ya queda claro que no va a durar mucho más y que también las fuerzas físicas están en clara decadencia. Si no fuera por el dinero, yo me atrevería a hacer muchas cosas que no pude hacer porque estaba, cuando tenía fuerzas y algún dinero para gastar, empeñada en sacar adelante a mis hijos y a defender mi vida familiar.

    Y en cuanto al aburrimiento, ni siquiera ahora que vivo sola. Tengo que reconocer que las muchísimas horas que pasé sola cuando era una niña, fueron una ocasión propicia para iniciar mi educación en el sentido de que las diversiones tenía que creármelas yo o estaba arreglada... así me han quedado recueros de esa etapa que me parecen increíbles y se fortaleció mi independencia. En definitiva, tener una madre que solo veía en mi virtudes -¡hasta decía que yo era guapa!- , tener que aprender a valérmelas, y las circunstancias que nos tocó vivir durante aquella larga, triste, fría, hambrienta etapa, han hecho de mi lo que soy. Desde luego, tengo mis defectos -yo no soy mi propia madre y los reconozco aunque quizás no seré consciente de todos- pero tengo que reconocer que aquellos años tan duros fueron una buena escuela: así, agradezco lo que tengo. Lo valoro todo. Mi casa, su luz, el paisaje, los alimentos, la calefacción, el aire acondicionado, las sonrisas de mis vecinos y sus buenos gestos, mi independencia, mi relación con mis hijos y nietos, los amigos, las relaciones de Internet, las personas que conozco en mis actividades de mayores, tener internet, poder escribir, hacer fotos y publicarlas, oír música, etc., no sigo para no ponerme pesada. Todas estas cosas me hacen considerar que soy una persona feliz.

    No quiere todo esto decir que en mi vida no haya habido fracasos, problemas de salud, cantidad de malos momentos, etc. pero una cosa no hace imposible la otra.

    La atrayente lectura de la que nos hablas hoy, como habrás podido comprobar, me ha disparado y me acabo de dar un baño de "autoestima" -no querría que pareciera autosuficiencia- sino que le doy la razón al autor. No debemos dejar que nadie nos destruya con sus malos juicios. Mi primera vocación fue ser cantante. Nací con esa inclinación. Sin embargo, llegué al mundo en un momento equivocado.
    Para desesperación de mis vecinas, cantaba todos los días del año y lo más alto que podía. Solo me hizo guardar silencio la muerte de mi madre. Y creo que ya nunca volví a ser la misma. Ahora, ya no puedo cantar porque mi voz es un desastre pero, aún de vez en cuando, canturreo en algún momento... Así, mi vida unas veces cumplió algunas de mis espectativas pero, tengo que reconocerlo, siempre fue cuando yo me puse al frente y dispuesta a conseguirlo.

    Nos estamos cocienco en este bendito Madrid y como no se puede andar por las calles ni siquiera se está bien en los parques, he montado la operación museo -hay muchísimos en Madrid_ porque se está en ellos fresquito, se ven cosas llenas de interés, y además -ventajas de ser vieja- para la tercera edad, son gratis las visitas. Ja, ja, ja...¡No todo va a ser artrosis y otros malos rollos!

    Un abrazo con todo mi afecto y simpatía, querida Alondra.

    ResponderEliminar
  5. Nos empeñamos en dirigir la vida de las personas que más queremos y es posible que le hagamos daño. Como una obsesión intentamos hacerlos felices porque ya hemos vivido las experiencias que les esperan; nos creemos maestros de la vida sin saber que nos equivocamos tremendamente...Es difícil la educación a la libertad para unos padres que tuvimos y que no saben apenas leer. Intentan manejarte por tu bien con castigos que no entiendes hasta minarte la vida y sin saber el daño que causan. Nuestros padres darían la vida por nosotros y se comerían el peor bocado para que creciéramos sanos y sin embargo, nuestra vida de ve cohartada y muy limitada con sus prohibiciones en post de desearnos lo mejor...Cumplimos años y con 20 no sabemos pelar una manzana porque nuestra madre con mil amores nos la hace cascos y hasta nos casamos y es entonces cuando realidad pasa factura con desengaños y separaciones...Es jodida la existencia y la condena a no saber defenderse en la vida porque nuestros padres, desearon lo mejor para nosotros. Las casas se llenan de libros de auto-ayuda y los psiquiatras no dan abasto en recetar a gentes que no tenían que estar enfermas...Cuantas personas insustituibles pierden sus facultades y engrosan la sociedad como fracasados e inútiles. En estos momentos, la educación deja mucho que desear y hay hasta programas basura en la radio que es para escucharla...El amor de nuestros padres es sin duda admirable para desquitarnos los sin sabores que ellos pasaron mas, nunca jamás por desgracia, desconocieron la libertad que como a ellos nos privaron.

    ResponderEliminar
  6. Queridos amigos, me alegro que el libro haya servido para comunicarnos, cada uno abre su corazón y eso ayuda a liberarnos.¡Gracias por los comentarios!
    Debo reconocer que según leía había cosas que me reflejaban, al menos yo las entendía así... Hay momentos que resulta fácil echarle a los demás la culpa de lo que nos sucede. Sobre todo, si has tenido un padre autoritario y controlador donde la obediencia debía ser virtud, pero las personas tenemos capacidad de escoger nuestra manera de comportarnos aunque esos principios recibidos son como fronteras y siempre cuesta cruzarlas. No obstante, todos en algún momento tratamos de cambiar lo que no nos sirve, lo que nos daña y perjudica no sólo a nosotros mismos, también nuestras relaciones.
    Nunca es tarde para examinar nuestras experiencias, Personalmente cada noche intento revisar lo que viví durante el día y si no fue gratificante buscó donde fallé para al menos intentar corregirlo al día siguiente. Siempre digo que es muy triste que el día termine como si fuera un burro cargando alforjas de piedras. También hay cosas que no podemos cambiar, quizás fueron las circunstancias, pero aprendí a tomarlas con serenidad e incluso si no puedo perdonar pasar un tupido velo... y sobre todo, a aceptar que mucho de lo que soñé, simplemente no va a darse, así que intentaré ser feliz con lo que tengo.
    Después de leeros me reafirmo en que es normal recordar los momentos felices, pero debemos aprender a dejar ir a los fantasmas, cada mañana abrir las ventanas al aire nuevo. Las emociones negativas es normal tenerlas pero no nos tienen que impedir tener una vida plena. Hay que desprenderse de los temores absurdos.
    En fin, como dije una vez: "no soy monedita de oro para caerle bien a todo el mundo,aceptémoslo. Hay personas a nuestro alrededor que no van a cambiar pero yo si puedo conseguir que lo que digan o hagan no me duela tanto.

    Por cierto Buscador es ley de vida que los hijos siempre juzguen a los padres por lo tanto intentemos educar con el ejemplo.
    Franziska, esta alondra también canturreaba a todas horas,y a veces me pregunto en qué momento dejé de hacerlo?...
    Un abrazo afectuoso a todos los que siempre me hacéis compañía.

    ResponderEliminar
  7. Una reseña bien enfocada, invitas a leer el libro. A mi tampoco me gustan los libros de auto ayuda, pero al leerte me parece interesante adquirir este libro.

    ResponderEliminar
  8. Mas que juzgar, son los hechos y el daño. Todos juzgamos a lo largo del día sobre todo para nosotros mismos pero el daño de la mala educación pesará sobre la conciencia...si es que se tiene conciencia.

    ResponderEliminar
  9. Hacer lo que uno quiere sin requerir aprobación de los demás. Todos los días asi y avanzar.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. la vida,,,ése momento del transcurso de nuestra historia personal, en la que nos vemos involucrados, y quisiéramos además que nadie interfiera en ella, solo nosotros aun cuando interactuamos con muchas otras vidas de las cuales no interferimos, como no deseamos interfieran en la nuestra, sin embargo en ese devenir encontramos almas gemelas que se asemejan a nuestra propia existencia, y a las cuales llamamos amigos, y están para nosotros en los buenos momentos, así como en los malos,,,la vida, en una forma personal de verla,,saludos me gustó tu blog, y me permito seguirte,,,

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!