lunes, 10 de agosto de 2015

¡Auxilio!

Después de una semana y eso que…

- “Usted no se preocupe que en cuatro días está listo”

Mi casa tiene una contaminación continua. El polvo se masca en el aire, todos los objetos y muebles tienen una capa blanquecina que apetece escribir en ellos aquello de: “¡a ver si me limpias!”; el ruido se instaló en mi cerebro, hay herramientas y bolsas de escombros en el pasillo y los obreros ya forman parte del paisaje familiar, hasta Lúa esconde el rabo cuando llegan a las nueve de la mañana.

Los primeros días la cosa no estuvo mal; llegaban a casa tres personas, y aunque me ponían todo patas arriba, se iba viendo que el trabajo prosperaba. Pero, mira por donde, al cuarto día comienza a bajar el rendimiento, ya sólo vienen dos obreros y ahora que tengo todas las tuberías fuera del esqueleto ya sólo viene uno, mi costilla se ha vuelto el conciliador oficial intentando llegar al ansiado final.

Total, que desde aquel: “oiga vecina que cae agua en mi casa” no te queda otra que hacer frente a lo inevitable, y ya que tienes que hacer obra, pues que sea en condiciones para evitar problemas futuros… al del piso de abajo dejó de caerle agua, pero a esta alondra el carácter le va cambiando a peor a medida  que las entrañas de la casa se van poniendo al descubierto y la obra va creciendo en tiempo...

Dicen que: Mal de muchos consuelo de tontos y los refranes son filosofía pura.

El árbol donde tengo mi nido a comenzado a sufrir las consecuencias de los años y todos los pisos "B" nos hemos visto mezclados en la avería, el problema es un bajante comunitario y todo iba bastante bien hasta que llegó el momento de alicatar el suelo del cuarto de baño con unos nuevos azulejos. En mi caso ya no los hay igual y acepté otros. pero al del tercero querían ponerle la mitad de los que quedaron nuevos de mi casa que son exactamente igual a los suyos y dijo que nones, también los quería nuevos; el del cuarto, hizo el año pasado reforma y puede conseguir ocho azulejos pero también los quiere todos nuevos; y el del quinto quiere aprovechar las obras y quitar la bañera.

Total una Comunidad de propietarios es, por así decirlo, un submundo donde nos encontramos, de forma reducida, un reflejo de nuestra sociedad. En ella conviven personas con distintas ideas políticas, religiones, economías domésticas, etc. etc. Ponernos de acuerdo está resultando una tarea bien difícil. Mañana siguen las obras y me pregunto si antes de terminar agosto podré escaparme algún día a ver el mar y oxigenarme...

10 comentarios:

  1. Madre mia...la comunidad de vecinos es lo peor del mundo. Es como un pequeño pueblecito donde está la alcaldesa ( o el alcalde)dando órdenes, el pollítico corrupto desviando dinero,y otros sucedaneos que no sabría calificarlo.La verdad yo siempre he vivido en una casa y cuando me fui a vivir en un piso....no sabía de este universo paralelo que existía.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente desesperante, te entiendo perfectamente ya que me ha tocado pasar por situación semejante, solo puedo desearte mucha paciencia y que se terminen pronto esas obras.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Qué me vas a decir sobre las reformas y las obras. A veces creo que para que la cosa no dure mucho hay que ser exigentes con los operarios y dejar las cosas claras desde un principio...
    Tus agobios los comprendo y además de vivir en un piso.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo unas obras en mi comunidad de propietarios...
    Suerte que la gente no tiene acceso a armas de fuego porque si no...
    Que horror somos los humanos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá que sí, apreciada amiga Alondra, puedas escaparte un día a oxigenarte, disfrutando unas excelentes vacaciones, cerca del mar. Gracias por estar por acá, por mi ventana virtual, quedó profundamente agradecido de tan grato reencuentro. Recibe mis mejores abrazos y deseos de que estés bien siempre.

    ResponderEliminar
  6. Caray...Bueno...Al menos dale gracias a Dios de que tienes casa ¿Vale?

    ResponderEliminar
  7. Servidora no tié vecinos. Pero aún peor
    Ohhhhhh!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Ah mujer, no se trata del edificio sino del mundo, cada quien en su ombligo no le importa lo que ocurre alrededor, salvo para sacra alguna ventaja
    No voy a decirte unas palabras de compromiso, una obra en la casa es un infierno y no solo por el polvo y el desorden sino que eso se respira y afecta y se entra en un circulo espantoso
    Que se solucione pronto, ayuda no puedo darte, tu nido queda demassiado lejos
    BESOS

    ResponderEliminar
  9. Cuando hacen reformas por acá, sientes que tiran tu casa. ¡¡Horrendo!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Que gracia me ha hecho el relato de las obras y los vecinos,,,aqui como hay 10 pisos cuando no es uno es otro el que hace obras...hoy a las 7 de la mañana ya sonaba un birbiqui de encima de mi piso haciendo ruido...yo que dormi mal hoy y me desperte pensando que se caia la casa uf...lo que me ha hecho reir es lo de los azulejos jajaja...es un relato simpatico y agradable al leerlo.
    Gracias por tu visita y ademas me dejas un comentario muy bonito y cariñoso.
    gracias por visitarme ha sido un placer recibirte ,
    besos

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!