jueves, 2 de julio de 2015

Pequeñeces...



Sesenta minutos tienen las horas, unas son largas otras son cortas. Quién no lo crea, tenga una hora de goces y otra de penas. (Desconozco el autor)


Siento que los segundos se entrelazan en mis dedos como un anillo que te aprieta. Esperanza y desesperanza que late con la manecillas del reloj. Me siento como esos silencios lentos, llenos de ingenuidad y pesadez desmesurada. Cada segundo la vida pone todo al revés. Déjame habitar tan sólo en ese segundo, en ese tiempo desnudo de sonido, ese instante que fue sólo nuestro o posiblemente sólo mío...


Harto ya de estar harto, ya me cansé / de preguntarle al mundo por qué y por qué (Joan Manuel Serrat)


10 comentarios:

  1. El tiempo es cruel: los buenos momentos duran poco, y los difíciles se hacen lentos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces una hora se puede tornar eterna y nosotros esclavos atados a ella, sin poder salir a flote de sus consecuencias... otras corta, refortalecidos con su esencia.

    un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  3. Para mí en estos días esas horas se me hacen muy largas.......ya llegarán las horas cortas de los goces.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Sabes que el tiempo lo mide el reloj con una extraña precisión porque, es, como bien dices tan corto para la felicidad como implacable con la incertidumbre y el sufrimiento pues los minutos del dolor son eternos. A estas alturas de mi vida, qué no habré ya sentido. La opción por la que yo he tratado de optar, durante toda mi vida, ha sido aceptar los malos momentos y tratar de olvidarlos; los buenos, revivirlos siempre, porque es un modo de volverlos a gozar y cómo no, de poner al reloj en su lugar.

    Una entrada llena de sentimiento y de sabiduría. Valiosa aportación a nuestro bienestar. Eres una hermosura de alma en tus sentimientos y palabras. Y por lo que he visto en algunos comentarios tuyos, muy intuitiva.

    Aunque esta sea ya una conducta repetitiva, quiero agradecer tus ultimas palabras en mi blog. Me sorprendieron porque yo he estado cinco semanas en un taller de surrealismo y he escrito cosas sin pensar que me han dejado perpleja. Es cierto que en ese "relato en forma de verso" de la escalera estuve rechazando todo el tiempo una idea y un lugar concreto. Lo curioso es que tú lo hayas entendido. Pero, escaleras aparte, he escrito muchas tontadas. Para huir de la triste realidad, el mejor cultivo es el de la fantasía. La cosecha nunca falla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso, sacado de adentro el poema, para por lo menos vivir ese instante de amor, que mella en el recuerdao.
    UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  6. Linda imagen que haces del tiempo. A todos nos agobia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hay veces que algunas horas parecen que se estanquen en el tiempo sin embargo otras, cuando mas a gusto estas, se hacen efímeras.
    Besotessssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. me encanta con la pureza que escribes gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  9. ...y en nada noto que todo cambia
    con segundos de desazón
    otros con esperanza
    otros desesperantes...

    Estoy en cuerda floja
    no sé si vengo o voy
    pero me quedo con lo bueno...

    Otras cosas vendrán...

    ResponderEliminar
  10. El tiempo puede ser ángel o verdugo... las horas no pasan solas se llevan nuestros sentimientos abrazados con ellas.

    Solo tenemos el segundo hecho presente... lo demás pasó.
    Muy buena tu reflexión.
    Un gran abrazo con brisas de felicidad.
    Ángeles.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!