miércoles, 6 de mayo de 2015

Hablando con pepito grillo.

Para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos. Oscar Wilde  (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.



A veces no tenemos tiempo de parar, vivimos pensando: “debo de, tengo que, debería..." La vida es dura, la gente busca trabajo, está abrumada por las deudas, temerosa por la inseguridad social, sin tiempo de parar... ¡No es tan fácil hacer lo que queramos!

Hoy Matilde caminando contra el viento intentando mantener el equilibrio, pensaba si: -¿En algún momento somos capaces de hacer cosas independientemente de que le agrade o no a los demás?... Es agotador, pero tal parece que siempre estamos buscando la aprobación ajena, a pesar del saco pesado de problemas que llevamos a la espalda resulta que nos echamos otro: buscar la aprobación de los demás como si estuviéramos en deuda con el mundo.

Desde pequeña Matilde tenía la manía de hablar consigo misma, y hoy había tenido un mal día, el jefe no tenía en cuenta los objetivos cualitativos que había conseguido le interesaban los cuantitativos, ya llevaba dos meses sin bonificaciones ¿qué más quería?

Su voz interior le hace una nueva pregunta: - ¿Cuántas veces al llegar a casa te duele la mandíbula de tanto sonreír a los demás, de aparentar estar alegre?... y es que Matilde sonríe a sus compañeros, sonríe a los amigos; sonríe a la gente, pero no a si misma.

Su pepito grillo vuelve a la carga: - dime, ¿Nunca te sentiste sola en las más diversas situaciones, en la escuela cuando eras pequeña, en el trabajo, incluso en tu casa? Si, no importaba con quién estuviera, había momentos en los cuales le embargaba una soledad tan inmensa y un vacío tan pesado que hasta era difícil respirar.

Matilde hubo un tiempo que no sabía a dónde pertenecía y lo que es peor, dejaba que le manipularan y le dijeran que debía hacer, y por temor, no defendía sus sueños. Dice Antonio Gala "Vivid no de acuerdo con los ideales recibidos, sino con vuestras aspiraciones, con vuestra intuición más vehemente" y ella vivía en la sumisión.

Pero sabéis, a todo se aprende y un día, recordó algo que le dijo una persona que la quiso mucho: - "No eres monedita de oro para caerle bien a todo el mundo" y ahí empezó su transformación: - Si me van a criticar, por lo menos que lo hagan por algo que de verdad me apetece hacer...
No fue necesario ser prepotente, le gusta tener en cuenta las ideas de otros porque le abren  los ojos a ciertas cosas que a lo mejor no había considerado, pero es capaz de tomar decisiones.

Ya está en el portal de su casa y mientras espera el ascensor sonríe, recuerda como le latía el corazón y temblaban las piernas con el primer ¡NO! cómo enfrentó los miedos, y sobre todo, aquella frase que salió disparada de su boca: - ¡No vas a decirme nunca más lo que puedo o no hacer! ... El problema de hoy no tenía esa solución, no estaban los tiempos para quedarse sin trabajo.

Cada día alguien habla con su voz interior y se alegra de tomar decisiones, son conscientes que todos hacemos cada año un viaje alrededor del sol y sin movernos de la tierra.




18 comentarios:

  1. Leer este texto me ha hecho reflexionar: hay que ir por la vida regalando sonrisas pero ¿ cómo regalar esa sonrisa a los demás si no somos capaces de sonreir hacia nuestro interior? Besicos

    ResponderEliminar
  2. Esa expresión de la monedita de oro es muy venezolana

    ResponderEliminar
  3. Amiga, a mi la vida me dió una trompada, vos sabés y desde entonces hago lo que quiero, digo lo que siento, nada me detiene y no me callo, sonreir sin ganas es hacer una mueca y no me gusta,

    Deberíamos aprender a ser NOSOTROS sin recibir un golpe.... pero ahora es fácil decirlo
    Un día a la vez y como se NOS ocurra
    :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Asi somos.Hasta que nos damos cuenta de que hemos desperdiciado la mitad de la vida pensando en agradar a los demas y tirando a un lado nuestra felicidad.. Es cuestion de madurez. De poder entender que si nosotras no hacems algo por nosotras mismas nadie tampoco lo hara. Hay que despertar! Y aprender a tomar decisiones que vayan de la mano con nuestra Paz. Gracias amiga Alondra por tan interesante reflexion. Ha sido una bendicion leerte. Buen dia a todos!

    ResponderEliminar
  5. No sabes con qué interés -siempre lo hago- pero hoy, no sé, algo me ha llegado más adentro. Ese párrafo de cargar con el saco de piedras que nos imponen los demás, ha tocado mis fibras más sensibles. Es cierto que hay que adaptarse porque si no lo haces, es imposible la convivencia pero hay que poner un límite porque, hagas lo que hagas, nunca evitarás las críticas. Es imposible estar de acuerdo con todo el mundo: debemos respetarnos pero hasta ahí, no más.

    Me ha gustado mucho cómo has planteado esta historia que es tan real como la vida misma pero mucho más claro es como tú lo presentas. Yo me atrevería a decir que convivir es como mantenerse en la cuerda floja, siempre existe el peligro de la caída.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  6. Que critiquen, que ladren...
    Hago y digo lo que me apetece.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Siempre caminaba detrás del ruido, desde pequeñita...Escuchaba a todo el mundo con importancia pero no escuchaba su voz, la más pura. Su razón se mareaba en una noria dando miles de vueltas a las cosas que le decían y muchas no las comprendía. Soy tonta se decía infinidad de veces hasta crearse un complejo de inferioridad. Sus padres no tenían dinero y ella vestía ropa que no estaba de moda y tenía unas gafas que la hacían fea mientras que sus compañeras, llevaban el último grito; por ello se sentía fea y de poco atractivo. Era romántica e inteligente en saber apreciar el alma de los hombres pero ni de hasta eso era conciente. Escuchaba a todo el mundo y le hacía pensar en cosas increíbles a cerca de filosofía pero, ni eso valoraba...Escribía versos hermosos con una sensibilidad de artista nata y relatos maravillosos que rompía por no darle valor.
    Su pueblo era pequeño para expandirse. Su universo era su mundo interior que no valoraba. No conocía la autoestima ni aquella voz tan profunda que le indicaba el camino...Era obediente según las normas que le dictaban sus padres, maestros, amigos, vecinos, todos menos ella que carecía de virtudes por considerarse tonta.
    Poco a poco su salud mental se deterioraba sin saberlo. Sufría desequilibrios emocionales hasta tener crisis de angustia por tonterías, según sus padres sin importancia y ella no lo tenía claro, como siempre desde siempre...hasta que un día perdió la cabeza y comenzó a decir disparates de los que todo aquel que la aconsejaba, se mofaba al escucharla...entonces la llevaron al médico.
    Pasaban los años con mejorías lentas pero sólidas. Su médico era su mejor amigo y poco a poco ella tuvo noción de la realidad, de su realidad. Observó cómo la vida le sonreía fuera del ambiente donde se crió pero, era tan poquita cosa dentro de un universo donde vivía... Su médico la educó y le enseñó cosas inimaginables para su razón y, se hizo una mujer hermosa y deseable...
    Pasaron los años y ya madura, tuvo una hija. La educó en libertad como una prolongación de su vida y lo cran o no, esta mujer, fué feliz por valorar esas cosas que debemos de descubrir al mirar y apreciar cosas del corazón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la dedicatoria en tu blog. Me llama la atención que siempre en tus comentarios de una historia inventas otra. Eso es lo bueno de este mundo de palabras, cada persona va aportando una vivencia.
      Si no hay novedad nos seguimos leyendo

      Eliminar
  8. A veces se actua de esa forma para obtener el beneplacito de la gente que te rodea, familia amigos compañeros.... pero si es cierto que llega un momento en que tienes que ser tu mismo y enfrentar las cosas por que realmente te apetezca hacerlas por ti.
    unos besotessssssssssssss

    ResponderEliminar
  9. A fin de cuentas querida Alondra, nuestra estancia en este mundo es más bien breve y aunque debamos estar en él con la mayor corrección posible no significa entrega absoluta olvidándonos de nosotros mismos.
    Cuando te acabas tu.....se acaba el mundo.

    Un besote grande.

    ResponderEliminar
  10. Belíssimo! Nunca há tempo para se viver a vida e...quando despertarmos...ela, chegou ao fim!
    Beijo
    Graça

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que dejó de importarme los dimes y diretes, el giro de los años me hizo ver, que hay que vivir intensamente, pq vienen días que no te puedes levantar. Y desde luego no hay quien te ayude o le importe.
    Besos muchos

    ResponderEliminar
  12. Un beso y abrazo fuerte. Me encanto leerte.

    ResponderEliminar
  13. dESDE MIS CLASES TE DESEO UN FELIZ FIN DE SEMANA
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  14. Primero debemos sonreir a nosotros mismos, para después, sonreir a los demás.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. siempre me ha parecido que hago lo que me viene en gana... pienso lo que quiero y es diferente a mi familia, hago lo que quiero y nunca pido permiso, siento lo que quiero y no me interesa si le hace feliz a los demas... al menos eso crei a yo. de un tiempo para aca me doy cuenta que inconscientemente siempre he querido encajar en la sociedad y al tratar de hacerlo me hice el daño mas grande que jamas pense y deje que me lastimaran de la forma mas cruel que alguien pudiera hacerlo. Hoy he vuelto a pensar que quiero volver a hacer, pensar y sentir diferente a los demas pero es dificil.

    ResponderEliminar
  16. El mayor logro que podemos conseguir en este mundo es llegar a entendernos a nosotros mismos y respetarnos. Lo primero creo que poca gente llega a conseguirlo, lo segundo es esencial, ya que si nos respetamos podremos estar seguros de que siempre diremos las cosas que sentimos de verdad sin mentirnos a nosotros mismos, pese a que el resto del mundo lo cuestione.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. A mi la vida a me ha golpeado por todos los lados,por eso voy por libre,me ha encantado leerte,un abrazo

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!