jueves, 23 de abril de 2015

Canguro de mañana

Normalmente ser abuelo se asocia con ser viejo, eso es lo que yo también pensaba, pero ahora  me encuentro de ese lado y ¿qué puedo deciros? tuve al papá de mi nieto a los 23 años así que me encuentro en la mejor etapa de mi vida. Eso no quiere decir que no mire embobada a ese bebe que me llena de ternura y en ocasiones, incluso es como retroceder en el tiempo y volver a ver a mi hijo: los mismos gestos, travesuras y tantas cosas ya vividas...

Creo que las mujeres tenemos unos principios inculcados desde la prehistoria, algunos con los años vas contra corriente; otros, como los deberes con los padres y el cuidado de los pequeños dentro del entorno familiar son inherentes de nuestra personalidad. Cuando a mi nuera en su baja maternal le dieron el disgusto de que cerraba la empresa donde trabajaba, las mujeres de la familia la animamos para que pensara que podía cuidar y disfrutar de su bebé. Ahora, un año después, encontró trabajo, hemos hablado y libremente, mientras la salud me lo permita, me he ofrecido a colaborar para cuidarlo por la mañana, en la tarde va a una guardería.

La relación suegra-nuera hace correr ríos de tinta por las intromisiones que generalmente existen. Intento que no sea mi caso, vivimos relativamente cerca pero nunca me presento en su casa sin avisar antes y por esa misma razón, entiendo que ella es la madre y debo seguir las directrices para la rutina del niño. La comida me la trae preparada, sólo tengo que calentarla y dársela a su hora, por lo demás, el tiempo de juego y sueño por el momento lo marca el pequeñín.

Está siendo una semana muy gratificante, un autentico regalo ver su sonrisa al abrir la puerta y como me echa las manitas para que lo saque de la silla.


"Un gran problema de nuestra época consiste en que los hombres y mujeres no quieren ser útiles sino importantes"
(La frase no me pertenece, desconozco el autor, pero la suscribo)

19 comentarios:

  1. Me alegra mucho saber que estás viviendo a experiencia de convivir algunas horas diarias con tu nieto. Es una etapa deliciosa, con un clima de renovación y que pasa demasiado rápido. Que la disfrutes! Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Alondra! Te entiendo perfectamente. Yo tambien tuve un nieto que me alegraba mi vida. Y digo: "TUVE" porque lo arrebataron de mi lado sin compasion. Sus padres decidieron irse a vivir a otro pais para darle quizas otro ambiente en donde desarrollarse. Nunca entendieron el dolor que me causaron. Hoy dia le aconsejo a todas las abuelitas que no se encariñen demasiado con sus nietos. Nunca se sabe que decision tomaran los padres y a la hora de hacerlo nunca les pediran opinion a sus abuelas. Gracias por compartir,. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Para mí el ser abuela me proporcionó una de las mayores alegría de mi vida y mis tres nietas son mi gran tesoro, cuando me toca cuidarlas 8que son pocas veces) disfruto un montón. Me ha encantado la frase.Besicos

    ResponderEliminar
  4. El instinto de una mujer deaparece cuando muere. Tengo gratos recuerdos de mi madre y de mi abuela...y de tantas mujeres que desprendían de ellas mismas cosas importantísimas a flor de sentimiento y de piel. Ese amor con personalidad, me llena de recuerdos cuando una mujer cualquiera desde mucho más allá de la prehistoria, deshila cosas tan sensibles que se pierden en nuestros recuerdos más íntimos...La sensibilidad femenina y su trabajo en el día a día son poco valorados pero, jamás se olviden de esos detalles que os hacen ser hombres y mujeres por haberlos mamado desde que nacisteis hasta ahora...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué ternura, Alondra querida!
    Conozco algunas señoras que han sido abuelas a los 40 años. Todo depende cuán jóvenes hayamos tenido los chicos y en qué etapa de su vida ellos hayan optado por la paternidad :)
    Es muy dulce todo lo que dices y de tener presente el darle importancia a los progenitores de la criatura.
    Disfruta al pequeñín, ya sabes, crecen muy rápido. Muy interesante y cierta es la frase final.
    Deseo que pases un bellísimo fin de semana, un gran abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla querida amiga,la gran tarea que hoy tenemos y que podemos realizar en ayudar a nuestros hijos,disfruta del ese niño,el día de mañana veras como te lo agradece,un beso

    ResponderEliminar
  7. Y esa experiencia, debe ser tan bonita e inolvidable...que envidia me das ehh pero de la sana.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Creo que nada hay que te haga más feliz que disfrutar de tus nietos, seguro que lo haces más que lo que pudiste hacerlo con tus hijos.
    Besotessssssssssssssss

    ResponderEliminar
  9. PRECIOSO EL RELATO DE SER ABUELO...
    Gracias por tu cariñosa visita ha sido un placer recibir tu comentario desde el pueblo ...mañana temprano vamos a casa
    besos

    ResponderEliminar
  10. Como te comprendo Alondra, yo los veo al menos dos veces por semana por la distancia pero cuando algún fin de semana nos los dejan.........bueno, ¿que te voy a contar.
    Besotes y disfruta cuanto puedas, tambien suscribo la frase.

    ResponderEliminar
  11. Supongo que ha de ser algo indescriptible tener en brazos a un nieto, cuando tras media vida da uno todo lo que posee y puede por sus hijos. Ha de ser la culminación emocional más grande. Espero poder disfrutarla algún día.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  12. eso pensaba mi madre, abuelo era sinonimo de viejos, pero ahora ruega porque sus nietos la reconozcan como tal, ps dice que la edad se lleva en el alma no en los huesos o en las palabras.

    ResponderEliminar
  13. Si errada apreciación la de poner en la vejez la condición de abuelo. Por aquí, un amigo de 26 años ya es abuelo. Y no le impide lo de la conquista, pues es viudo. Quiero dejar también mi comentario sobre la greguería que dejas al final de post: cierto, hoy se busca es el destacamiento, no por servicio, sino por emerger. Si ayudo, no es por humanidad, sino para inflar mi ego. DE razón que el mundo se ha vuelto más miserable y deshumanizado. UN abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
  14. Debe ser una linda experiencia aún no soy abuela pero he visto como madre disfrutaba cuando mi hija de pequeña de ella y caramba la verdad conmueve y mucho , muy dulce, esta me gustó mucho tu experiencia, un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  15. La vejez es algo relativo...por eso hemos pasado la mayoría de las personas. Recuerdo que mi hija Sandra, con quince años, llamó viejo a un muchacho que tenía veinte años. Así lo veía ella.

    Ahora, el tema del cuidado de los bebés es otra cuestión. Te comprendo muy bien porque yo tengo un nieto de cuatro meses y hace unos días, cuando mi hijo me dijo que llevará al suyo a la guardería cuando cumpla el primer año, se me pusieron los "pelos de punta". Comprendo que es mi problema porque yo me tuve que enfrentar a una situación muy difícil cuando ella nació y, sin embargo, todo funcionó bien. Mi hija era un monigote de poco más de dos años cuando tuve que buscar una guardería para ella. No es necesario que diga que conocí todas las angustias que imaginarte puedas pero así estuvimos hasta que empezó el colegio. Y lo más llamativo era que mi hija no se ponía mala en contacto con otros niños que sí cogían todo lo que pasaba por su lado. Tuve con ella una suerte extraordinaria. Después, mi hija mayor, tuvo que dejar a su hijo en la guardería a partir de los cuatro meses y, como se ve que tengo una tendencia a olvidarme de las experiencias, volví a sufrir por mi nieto y temiendo lo peor...tampoco se ponía enfermo.

    Entonces, me pregunto ¿por qué me asusto otra vez? Y creo que es, porque en el fondo, tengo un sentimiento de culpa porque no estuve con mi hija Sandra todo el tiempo, es decir, las horas de cada día. Sin embargo, hay que reconocer que el tiempo que pasaba con ella, era una extraordinaria calidad de amor y paciencia y que la niña tuvo la suerte de estar bien tratada.

    Me parece hermosa esa media jornada que puedes darle a tu nieto. El mío está muy lejos de mí y, por si eso fuera poco, con 81 años, no estás ya en condiciones físicas de luchar con un bebé cuyo peso aumenta de un día para otro. ¡Que lo disfrutes! Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  16. Bellas palabras. Ojalá hubiera muchas suegras cómo tu, respetuosas, cariñosas, presentes y líderes. Bellas, bellas, bellas mujeres, madres, abuelas, amigas...
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Describe usted todo lo que percibe y piensa de forma admirable. Volar sin alas es un título precioso para este blog y el mío, pasos encontrados significan la suerte de hallar gente como usted, de otra forma sería imposible.
    Ignoro si es feliz en su vida o cómo pasan los días en su mundo interior. A veces pienso que descubrir la felicidad es cuestión de buena fe en uno mismo y por suerte yo lo soy....a pesar de escribir muchas veces barbaridades en recrear mi imaginación.
    Cada vez que leo sus entradas me quedo maravillado de su buen acer y equilibrio para afrontar la vida de forma tan bella.
    Agradezco sus consejos y sius comentarios porque hay algo en mí que no falla y eso es, escuchar a todo el mundo.
    Gracias

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!