viernes, 27 de marzo de 2015

Continuación... de las palabras a la piel




Esta noche será la última, la semana pasó volando, dices que nos soñaremos y así suprimiremos la distancia, yo voy añorarte, a solas, tu recuerdo compartirá fantasías y llantos, ya no sé lo que está bien o está mal; en fin, como bien dices, esto es como un cuento, sólo un cuento compartido.

Hace frío, la chimenea encendida, olor a leña aquí en la cabaña de nuestros encuentros. En la mano la botella de vino tinto, el zumo de esas uvas de las viñas de tus antepasados que a lo lejos ya tienen el color del otoño. Quiero darte la sorpresa cuando llegues, en la mañana, al despertar ya no estabas en la cama. Recuerdo un beso en la modorra, un agradable olor a café dándome los buenos días y sobre la mesa de la cocina margaritas en un vaso de agua.

Visto la mesa con un antiguo mantel de tu abuela, coloco las copas de cristal fino de los días especiales. ¿Por qué será esa manía de las mujeres de guardar cosas para días especiales? si a lo mejor nunca llegan… En la vida todo cambia en un parpadeo.

Nuestra conexión no me deja pensar en la locura de nuestra situación. Por arte de magia llegaste desde una ciudad que nunca hubiera pensado visitar y descargaste un impulso capaz de descontrolar a la persona más prudente y equilibrada. En este momento  no pienso, no razono, simplemente sueño que nuevamente mi piel navegará en la tuya.

Cada vez que escucho el sonido de un auto me acerco a la ventana... con la mano dibujo un corazón en el vaho del cristal y pienso en la certeza de que los polos opuestos se atraen. ¿Me parezco en algo a ti? Tienes una visión amplia de las cosas; práctico más que especulativo, reservado e independiente y desde luego, me demostraste que si quieres algo, vences cualquier obstáculo. No obstante, aunque intentas esconderlo para que no te hieran, ¡qué tierno eres! y esa sensualidad… Ya ves, soy como cera en el fuego de tus manos, eres el dueño de la parte impulsiva sin frenos y sin complejos de esta cobarde, cuyas decisiones están marcadas por unas pautas impuestas por la sociedad donde vivo y sobre todo por unas circunstancias que yo creé y a las que no voy a renunciar.

El Land Rover enfila ya el sendero a la cabaña, el sol se fundió en el horizonte. Seco apresuradamente  las lágrimas que pelean por salir, esta noche no, esta noche todavía es nuestra. Quiero que vuelvas a repetirme: “contigo huelo el pan recién sacado del horno”… esa frase me sabe a hogar, no a besos que se llevará el aire.

Epílogo:

Han pasado cuatro años y a veces para Hm...

Vuelven vagos recuerdos,
de ayeres olvidados.
Crepúsculos vividos,
en tiempos ya pasados.
 
(Ebelím)

15 comentarios:

  1. Precioso Alondra, hay recuerdos, olores, imágenes, que tardan mucho en desaparecer, si es que lo hacen, porque aunque duela un poco, siempre hay algo en nuestro interior que nos despierta y nos transmite sensaciones que no podemos conocer de otra forma.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. "Nuestra conexión no me deja pensar en la locura de la situación....." " Suprimir distancias soñando"....
    La vid misma... Cuando se conjugan todos los factores posibles y nos vemos atrapados en situaciones de las que desearíamos salir ... Despertando de ese sueño para vivirlo.

    Tus palabras transmiten mucho... En lo que se lee y oo que se intuye... Entre lineas y sensaciones.

    Un abrazo❇

    ResponderEliminar
  3. Cuantas veces somos esclavos de las pautas de la sociedad..........hay que romper esas cadenas para sentirnos libres.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Fue una buena idea si, tal pareces corin tellado jajajaja. Tienes razón cuando me dices k con el paso del tiempo idealizamos pero lo hiciste genial, volvi a leer el cuento completo y ahí estaban mis pensamientos,mis obsesiones la pasión,estaba todo mi leitmotif. Por supuesto k hubo más que esa foto que dejas ver y me ha bajado la nostalgia y por otro lado es como si me liberara. Te lo has currado y te doy las gracias por la hermosura de tus palabras. TKM

    ResponderEliminar
  5. Cierto que la vida cambia en un parpadeo y nunca se ven las cosas igual en cada momento, pero lo que se conserva intacto en nuestro interior, aunque sea a solas está bien volverlo a soñar.
    unos besotesssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Qué fuera si no fuera la pasión.
    Qué haría con mi corazón
    si con el sueño,
    no alcanzo la felicidad...

    Qué fuera de mí sin ti
    sin con el encanto de vivir,
    soñamos todas esas cosas
    que un día vivimos...

    Qué fuera si no fuéramos dos.





    La memoria me jugó una mala pasada....Hace años de todo esto.
    Me gusta mucho como escribes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Las cosas que se sienten, que se viven con el corazón son las que màs profunda huella dejan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que me has sorprendido con tus argumentos de novelista romántica. Sorpresas que da la vida y son buenas sorpresas, agradables, y siempre: cuando se baila en la cuerda floja de una aventura que puede acabar en sí misma o como el principicio de una situación intensa e imborrable.

    Un plato fuerte
    nos has servido
    y a la espera del postre
    hemos venido.

    El final ha sido realista. El amor se apoya en el sosiego y la pasión que lo avasalla todo, se quema en su propio e insostenible fuego.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  9. Uy me gusto tu historia, es muy linda ya doro como combinas la vida cotidiana . Te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
  10. Narrativa y poética. Memorial de amores y espera. Quién no ha esperado. Es un estado delirante y ansioso, pero grato vivirlo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  11. Cuanta sensibilidad y delicadeza! Tus palabras me envolvieron en un clima de muchas sensaciones. Gracias! Besos.

    ResponderEliminar
  12. ...Soñar es vivirlo ...y el amor nunca se acaba ,tiene brasas como la chimenea del hogar y resugen y se avivan ,asi el amor...
    besos

    ResponderEliminar
  13. Un dulce relato, me encanta

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  14. Bellísima esa espera que acaricia la mirada y vive el corazón adelantándose al encuentro que va a ser.
    Besos mil Alondra

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!