miércoles, 25 de febrero de 2015

Para cualquiera...

https://yodisparo.wordpress.com


«Aprende a amar _le exhortaba la abuela_. Dios castiga a los hombres que no saben adobar a una mujer. Ustedes son felices cuando una mujer les da de comer el alma porque el amor les entra por la boca. Nosotras somos dichosas cuando un hombre, mientras come, nos dice linduras porque el amor nos entra por los oídos».

Y subrayaba: «Aprende a amar si quieres ser feliz. Las mujeres de estos tiempos ya no están dispuestas a morirse sin saber lo que es un orgasmo, ni a disimular su apetito sexual sembrando matas exóticas, ni mucho menos a matarse el tigre de las ganas con el trinche de la mano. Ve que te lo digo. Si eres capaz de regalarle sus cinco minutos de cielo, como debe ser, una mujer te entregará la tierra toda su vida. Por una sencilla razón. Las mujeres siempre hemos tenido mejor abono para los sentimientos que los hombres. El amor nos hincha. Nuestros afectos y desafectos son más auténticos. Como enemigas somos hienas. Como amantes, unas palomas. Y como madres, unas perras».

Extracto del libro «Baltasar, el hombre que vendía luceros»
del escritor colombiano Plinio Parra

14 comentarios:

  1. ¡Dios mío! ¡Qué dechado de sabiduría!
    ------
    En otro orden. Hoy imprimí el borrador uno del cuento en donde me ayudaste de manera tan acertada ( los locales madrileños ¿recuerdas?) No sabes lo orgulloso que estoy de contar con el concurso de una lectora tan hábil para observar como tú, lamento no haberlo hecho antes. Pues bien, voy a proceder a corregirlo porque de paso, lo voy a usar como tarea de un taller de escritura que estoy haciendo con la escritora Milagros Socorro que iniciamos empezando febrero y terminaremos al finalizar marzo Dios mediante. Por supuesto, no lo voy a entregar hasta que tú no lo veas y le des la revisión respectiva. Por cierto, me gustaría que leyeras algo de Milagros. Te voy a enviar acá un artículo de ella que publiqué en tigrero hace siete años (2008)
    http://tigrero-literario.blogspot.com/2008/10/qu-sera-del-idioma-castellano-sin.html

    ResponderEliminar
  2. El amor y sus matices. El amor que teje y tieñe nuestros días y da color a los mas grises.

    Amar y ser amado... Un lujo que a veces no creemos tener al alcance de la mano.

    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  3. Sabia abuela y una gran mujer. No conozco el libro, me lo apunto.
    Besos Alondra

    ResponderEliminar
  4. Sin duda ella tiene que conocer el orgasmo y hasta mearse de gusto, que algunas lo hacen. La pareja debe de tener un entendimiento de pura amistad y entenderse en sus relaciones...puede resultar complicado porque cada persona es un mundo sin embargo, debemos de poner nuestro corazón y voluntad para evitar el fracaso.

    ResponderEliminar
  5. Bueno creo que la abuela esta en lo cierto, a la mujer hay que conquistarla y agasajarla hasta la extenuación, el hombre necesita de su cariño y aferrarse a machismos es algo degenerante.
    Cuidate besotesssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Plinio Parra sabía bien lo que decía.
    En el amor, cuando de verdad queremos, las mujeres lo damos todo sin pedir casi nada a cambio. nos entregamos en cuerpo y alma.
    No quiero que se me olvide comentar lo que me has escrito.
    Si piensas hacer el solomillo sin peras, que es lo que más entretiene, puedes poner las patatas cortadas en dados o como gustes, en un recipiente que pueda ir al microondas, échales sal, un hilo de aceite, tápalas y déjalas unos 8 minutos.
    Escurridas, fríelas en abundante aceite. Reserva.
    El solomillo déjalo salpimentado un buen rato.
    Cuando vayas a hacerlo, lo partes primero en medallones y luego los pasas por aceite bien caliente y dejas que se haga a tu gusto, más o menos sonrosado.
    Sírvelo acompañado de las patatas y de una ensalada a la que añades pasas y dados de manzana, tienes todos los éxitos asegurados.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo las veces que mi madre le decía a mi madre: "Cuando te cases si quieres ser feliz en tu matrimonio haz feliz a tu mujer que cuanto más feliz la hagas más lo serás tú".Besicos

    ResponderEliminar
  8. Gracias por traernos este trozo narrativo de este estupendo escritor latinoamericano. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Disculpa que no haya correspondido a tu visita ni contestado a tu comentario, pero llevo unos días especialmente baja y me pongo poco en el ordenador porque no me apetece nada, creo que será el cambio de tiempo que influye en mi ánimo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso fragmento Alondra, una descripción exacta de las mujeres.

    Gracias por compartir.

    Vengo algo tarde porque he tenido problemas con el ordenador por un lado, y por el otro una tendinitis dolorosa. Ya sabes. Pero siempre vengo y voy dejando aunque sea un pequeño comentario con todo mi cariño.

    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  11. Alondra que texto tan hermoso gracias por compartir y tan sabio si supieran amarnos y regalarnos esos momentos de cielo lleno de sentimientos uuffff , precioso de verdad me alegro verte un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  12. Qué párrafo tan intenso, qué manera de colarse en esa bifurcación que tomamos hombres y mujeres respecto a los sentimientos...
    Verdades con sutilezas que hay que profundizar, sin duda.
    Me ha gustado leerlo, gracias!
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Muy bello trecho, Alondra.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo grande.
    HD

    ResponderEliminar
  14. Así somos tal cual lo dices en tus letras, la mujer respetada y amada es mansa y dulce, lo entrega todo, cuerpo y alma sin pensar que tal vez en el tiempo sea lastimada.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!