jueves, 19 de febrero de 2015

Gigantes luminosos.

Con el paso de los años no recuerdo las cosas feas de la vida, sin embargo, una y otra vez, vienen recuerdos hermosos...
Hoy quiero compartir con vosotros una excursión que hice hace varios años por  La Costa de la Muerte (Costa da Morte en gallego) una región costera de la provincia de La Coruña, Galicia -España.  El nombre de esta comarca hace referencia a la cantidad de catástrofes marinas debido a la peligrosidad de sus acantilados y frecuentes temporales.

La excursión bordeando el mar fue increíble, zonas rocosas, caminos estrechos y al alzar la vista las montañas llenas de árboles. Me gustan los faros, esos gigantes de día y ángeles nocturnos que encierran historias, leyendas de sirenas y tormentas... 

Los actuales faros son la sustitución de las hogueras que inicialmente se encendían en las montañas próximas al mar para tratar de orientar a los navegantes nocturnos,  nuestros ancestros para hacerlas más visibles y de mayor alcance comenzaron a levantar torres que albergaban en su parte mas alta la hoguera, ya Homero en su Ilíada, hace mención a este alumbrado marítimo, al comparar el brillo del escudo de Aquiles con el fuego que arde en lo alto de la cima de una montaña. 



Faro de Punta Roncudo

Los faros evocan autosuficiencia y fortaleza frente a los embates de la naturaleza, a sus pies las rocas erosionadas por el viento y el mar configuran un paisaje natural y como en el caso del faro de la foto se oye el "ronco" estruendo que emite el mar al estrellarse contra el acantilado. (De ahí su nombre)

Los guardas de los faros han sido considerados como los "centinelas de la luz", tenían la obligación de  mantenerla encendida costara lo que costara, hoy la mayor parte de los guardianes han sido remplazados por sistemas automáticos



Torre de Hércules

La Torre de Hércules  tiene el privilegio de ser el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo. Se mantiene en pie dos mil años después de su construcción. Es una obra romana que despide a los intrépidos que se hacen a la mar y vela de esperanza a los que llegan. Hoy es Patrimonio de la Humanidad.


El más joven (1994) es Punta Nariga en Malpica y su linterna alumbra alimentada por la energía solar.

Todo un referente de la integración de la arquitectura en el paisaje natural. El edificio de 50 metros de altura soporta una linterna que alcanza las 20 millas. Es de diseño avanzado con forma de casco de navío y rematado con una escultura modelada en bronce a modo de mascarón de proa.


El faro de Laxe, a su lado hay una escultura que nos muestra una madre con su hijo en brazos que se acerca a la costa para buscar el barco que nunca volverá. Resiste el paso del tiempo de la misma manera que las familias superan con fuerza la ausencia de los marineros desaparecidos.


Faro Vilano (Camariñas)

É quizais un xigante poideroso
que ollándonos está,
cun ollo refulxente que alumía
na azul inmensidá…
Ben o vexo, antre a brétoma, alá lonxe,
brilante lostregar;
eu ben vexo antre a brétoma o seu ollo
constante parpadear…
É un cíclope soberbo que alumía
aos que pola auga van,
é un cíclope soberbo que lostrega
no monte do Vilán.
(De Escumas da ribeira,1911)



Traducción:

Es quizás un gigante poderoso
que mirándonos está,
con un ojo refulgente que alumbra
en la azul inmensidad...
Bien lo veo, entre la niebla, allá lejos,
resplandecer brillante;
yo bien veo en la niebla su ojo
constantemente parpadear...
Es un cíclope soberbio que alumbra
a los que por el agua van,
es un cíclope soberbio que resplandece
en el monte del Villano.



Faro de Punta da Barca,  en Muxía en un lugar privilegiado, siempre protagonista de los azotes del mar a las piedras.



El Faro Touriñan, el más occidental de España, zona de fuertes vientos.



Faro de Fisterra, en el fin de la tierra, como lo consideraban los romanos, cuando llegaron allí no alcanzaban a ver nada más allá y pensaban que la tierra se terminaba en este punto.
Veían como el sol se escondía en sus aguas cada noche y no volvía a nacer hasta el día siguiente.



Fulgores.  (Mario Benedetti)

Faro es una torre que vigila, pero a veces es el brillo de tus ojos.
Cuando es torre, ilumina alrededores. Cuando es tu miradita, a veces nos incendia.
Si hay apagón, la torre es una antorcha, y si bajas los párpados, también hay apagón.
La luz es luz, donde quiera se encienda. El sol es otro faro; también faro es la luna.
El faro de tus ojos cuando amanece ansioso lanza dardos de amor, pero lo recupera, quizá para saber qué ensueños traen consigo.
El faro de la torre construye una memoria, que sobrevive a nubes y bombardas. Pero en el de tus ojos, si hay horas en que llora, en cada lágrima siempre algo nos alude y nos vemos culpables.
La gran torre encandila a pobres inexpertos. La de tus ojos fulge y a menudo nos ciega. Torre y ojos son faros, uno y otros nos guían, vaya a saber por dónde y hacia dónde. No obstante, y pese a todo, odio los apagones. Más vale encandilarse antes que andar a oscuras.


22 comentarios:

  1. Los faros tienen un encanto: son los amantes de los barcos. Ahoara que escribes sobre faros, su relación con el mar y embarcaciones me trajo a la memoria a Joseph Conrad. Antes que escritor, este novelista de tantas nacionalidades, era marino. Por eso si de aventuras en el mar se trata, leer a Conrad es una necesidad. TU post cargado de una nostalgia, porque los faros ya no son los mismos. Lo has dicho, los de ahora son automáticos, no necesitan de fareros. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Una preciosa entrada Alondra, ilustrativa, narrada con la experiencia de una cronista y acompañada de unas ilustraciones increíbles. ¡¡Felicitaciones!!

    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  3. Un precioso viaje con buenas fotos y tus emociones.
    Bonita entrada.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  4. Son hermosos e impresionantes gigantes cuya luz encamina al navegante a la costa, algo vital a lo que no se le suele dar la relevancia que tiene, salvo cuando te detienes a mirarlos y admirarlos.
    De todos los que expones aquí sólo conozco la Torre de Hécules a la que subí cuando estuve en Galicia, que me encantó por cierto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada!!!!!
    Me encantó, hace años dejpe de navegar pero lo hice por más de 25 años, los faros orientan no solo para no llevarte las piedras por delante sino para ubicarte y si uno está apagado .... (ERAN TIEMPOS DONDE NO HABIA EQUIPOS DE ORIENTACION SATELITAL) si faltaba una luz (cada uno tiene un codigo de encendido) pasabas de largo y luego necesitabas hacer muchos cálculos porque sabias que ese debía esta por ahi... uf, pero que hermoso
    Espero estés bien
    Besos enormes

    ResponderEliminar
  6. Una excursión estupenda que ya me gustaría a mí poder hacerla. Los faros tienen para mí un encanto especial y siempre que voy a algún lugar marítimo me gusta ir a ver el faro.Besicos

    ResponderEliminar
  7. Hola.
    Encantado de saludarte y gracias por tu visita.
    Bonita excursión.
    Yo la hice hará unos cuatro años.
    En verano. Me gusto muchísimo.
    Estuve en casi todos esos sitios.
    Son de una belleza impresionante.

    Con tu permiso voy a curiosear por tu blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Como me ha gustado recorrer de tu mano esta nuestra conocida y querida" terra nosa! Se nota en cada foto, en cada frase que forma parte de ti.
    ¡Gracias por aportar tanta belleza y de hacerlo con una forma científica ocultada por el amor con que la envuelves!!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  9. Los faros tienen un encanto especial, son islas de luz y magia que atesoran infinidad de historias y matices.
    Conozco muchos de esos lugares que nos muestras y me encantan... Me atrapan!
    Si no te importa me quedo por aquí entres luces..

    Un abrazo & gracias

    ResponderEliminar
  10. Me encantan los faros. Un abrazo Alondra.

    ResponderEliminar
  11. Hermoso vuelo me he dado por aqui , un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Lo de las hogueras es una historia que nos contaron un dia un par de abueletes cuando fuimos a visitar el faro de Lastres en Asturias. La verdad es que son dignos de contemplar e imaginar toda la cantidad de historias que podrian contarnos.
    Me encantó recorrer esa costa da morte querida.
    Besotesssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  13. Mientras te leía, estaba viajando a esos lugares fantásticos donde el mar rompe con toda su fuerza sobre el acantilado que le hace de freno y allá, en lo alto, veía alzarse majestuoso ese faro que ha sido la salvación de no pocos marineros.
    No he llegado a visitar a Costa da Morte, pero, según la describes, tiene que ser algo único.
    Mis recuerdos vienen a través de ese faro romano, mi querida e inolvidable Torre de Hércules va íntimamente ligada a mi tierra: Coruña.
    Hoy, que vivo muy alejada de ese mar, la nostalgia llega a veces al pensar en lo feliz que también he sido, en esa tierra tan hospitalaria, bañada por el mar.
    El poema de Neruda cierra, con broche de oro, tu bonita entrada.
    ¡Cuánto te la agradezco!
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola, Alondra!!!

    Alondra voladora, hoy has volado al rededor de los faros de mi querida tierra; y les has dado vida a los bello faros reconstruidos. Símbolos de los pueblos costeros de esta tierra gallega. Si éstos hablaran... Cuantas historias contarían.... Hablaría algo de mí sin duda. Y tú, con esta preciosa entrada, los has puesto a alumbrar el azul del cielo, la inmensidad del mar bravucón que se balancea noche y día en estas rías altas del norte de Galicia.
    Gracias Alondra, esta entrada me ha traído un bello recuerdo vivido al pie de un faro en a Coruña. Hace mucho tiempo.
    Te dejo mi cálido abrazo y mi estima siempre.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Siempre me han fascinado los faros, será porque soy de meseta y de tierras áridas, conozco el de Hércules y me embelesé viendo las aguas batidas de las orillas.
    Muy completo y bien documentado, querida Alondra, te envío un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Allá donde hubiera un peligro constante, miles de historias circulan de boca en boca. Jugarse la vida en el trabajo ya sea en cualquier oficio, esconde siempre la admiración y el respeto. A veces pienso en la cantidad de ocasiones que he salvado la vida de puro milagro, sin buscarlo tan sólo porque el destino me vino así...
    Hace cosa de 4 años estuve en la Torre de Hercules y me encantó. La guía nos contaba historias sobre la gente de Galicia a cual más impresionante....ese día corria el viendo con una fuerza donde la imaginación no alcanzaba la vista al horizonte lleno de peligros. El valor de toda esa gente se hace superlativo a oídos del turista.

    Me ha encantado esta visita turística.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Qué pasada de entrada¡¡ los guardianes de la luz¡¡ qué chulada para cuántos libros darían estos temas¡¡¡ me encantan los faros y las historias que guardan¡¡ un besazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué belleza de entrada! Me encantaron las fotos y sobre todo cada comentario tan apropiado

    ResponderEliminar
  19. Hola, mucho me ha gustado tu foto en B/N, pero la información que nos regalas es maravillosa, en el cabo Vilano paseo siempre que voy a Camariñas, en la torre de Hércules, faro de Fisterra y creo que algún otro ya he estado, muy bonitas todas tus fotos, gracias por este bello conjunto.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  20. MERCE CARDONA. Dice, es la primera vez que visito tu casa. La verdad me he paseado con tu emotivo relato por todos los contornos, me imaginado que estaba allí, lo describes tan bien que lo vives, gracias por regalarnos estos momentos. Te seguiré leyendo Brsossssssssss

    ResponderEliminar
  21. Adoro los faros, siempre pensé que sería el lugar ideal para pasar una buena temporada en la que reflexionar y vivir al ritmo de la luz sintiendo el azote del viento y el mar
    Una entrada preciosa, gracias por el viaje.

    ResponderEliminar
  22. Hermosos y majestuosos,llenos de historia e historias ,muy bella entrada,un abrazo

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!