domingo, 15 de febrero de 2015

Cosas del amor o negocio...

Esta alondra es un poco atolondrada, cuando se casó lo hizo después de seis meses de noviazgo; llevaba un traje de novia que le cosió amorosamente su tía; por ramo, unas rosas rojas que le regaló su futuro marido y al que añadió un lazo de la misma tela del vestido.
Desafiando los elementos de la naturaleza lo hizo en el mes de enero, al entrar en la iglesia los zapatos le caían del frío; amigos y familiares que se enteraron del evento fueron llegando a la iglesia para hacerle compañía y luego cada uno a comer a su casita; días después, visitaron el nuevo hogar con un juego de café, unas cacerolas, una cubertería, una manta… debo reconocer que todo me vino bien.
Al banquete asistieron los padrinos, ¿el restaurante? la casa de mis suegros que dios los tenga en el cielo. La tarta la hizo mi abuela y no faltaron como guinda los típicos muñequitos. 
En el trabajo nos dieron una semana de vacaciones y gracias al 850 prestado por el amigo del novio, recorrimos la península de norte a sur; un día en cada lugar y sin salir del presupuesto pactado. Miento, en el parador de Gibralfaro, divisando la bahía de Málaga no pudimos resistir y caímos en la tentación…
Ya, estoy hablando de la prehistoria pero pensando de esta manera, comprenderán que les diga que este fin de semana mis trinos se debieron de escuchar en los nidos vecinos.

Después de siete años de convivencia la hija de una prima de mi costilla se casa, vaya por delante que la famosa prima no ha aportado nada a nuestra vida nunca, hasta el punto que no conocemos a la protagonista del enlace, ni al futuro marido. Mi costilla, pensando que: -es la hija, de la hija, de la única hermana de su padre que sigue en este mundo terrenal, cuando la susodicha lo llamó por teléfono y apeló a los lazos familiares no supo negarse; es muy noble y se sentiría mal, y como los sentimientos no se racionalizan pues toca apoyar que para eso estamos "en las duras y en las maduras"

El viernes en el buzón había un sobre grande, aviso inconfundible del sablazo que nos esperaba… dentro había otro, de papel carísimo con la invitación de diseño lujoso donde participan fecha, y lugar del acto, ¡vamos que…! acontecimiento principesco y nocturno, sin faltar ninguna parafernalia de estos actos..., por lo tanto ya sabes, un modelito de Zara no te va a resolver, menos mal que es en el mes de julio y tu mente calculadora piensa que puede aprovechar las rebajas.
Lo que a esta alondra le erizó el plumaje fue la pequeña tarjeta con el número de cuenta bancaria para abonar el regalo. No pude evitar el comentario malintencionado: - ¡vaya!, un regalo de lo más personal que demuestre, supongo, el poderío económico del invitado.

¡Oigan!, es que no están los tiempos para dispendios, además, ¡vaya dolor de cabeza!, ¿cuánto le ingreso en la cuenta?, de primeras ya me están obligando a pagar como mínimo el cubierto y por muchos cálculos que hagas siempre les parecerá poco…  y al final, por prudencia, no te vas arriesgar a conducir a las tantas de la madrugada, terminarás por pagar una habitación en el famoso hotel donde se celebra la boda y que está a 100km., de tu casa…
En fin, hasta el verano pueden pasar muchas cosas.

20 comentarios:

  1. Estas modalidades de "re noyifico que debes poner efecyivo en una cuenta" son espantosas y de moda en todo el planeta...... que se yo, a mi no me gusta nada
    A veces Zara puede solucionarte incluso una boda, pero hay que tener suerte y una sucursal grande a mano
    Espero le encuentres solución, lo pasen bien y los novios sean bendecidos con felicidad
    .....
    en cuanto a "porque el amor cuando no muere mata porque amores que matan nunca mueren" suena bonito en la poesía de una canción, en la vida de una niña que conozco desde pequeña, suena a dolor y maltrato y celebro que oudiera salir de esa telaraña.

    Besos gordos, imaginé tu entrada a la iglesia allá lejos y pensé en una joven inmensamente feliz, que no necesitaba nada mas para tocar el cielo con la punta de los dedos
    Más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, siento mucho la mala interpretación, ya pasé por tu lugarcito. Bss.

      Eliminar
    2. Ya me quedó clarísimo
      Te se buena gente y entendí que fué un malentendido
      Vamos reir, de esto también que nos suben las defensas!
      Besotes enormes

      Eliminar
  2. Así son las cosas, sí.
    Los bodorrios por todo lo alto sangrando a los invitados, que las más de las veces lo son para que suelten la mosca-como suele decirse-
    Te devanas los sesos y cómo no...los bolsillos, sí o sí.
    No hay más.
    :(
    Lo siento por vosotros, pero ánimo, aún queda tiempo.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. las modas cambian y en lo de las bodas no iba a ser menos, encima si no vas parece que es que no quieres o aprecias a la gente y no te digo si no hay regalo ejjej
    menudo dilema

    ResponderEliminar
  4. Muchas cosas, pero vete preparando...

    Ojalá al menos el amor sea el mismo.

    ResponderEliminar
  5. Veo que mi comentario no ha salido y te decía que tengo esa mala experiencia de las bodas que te dejan con la economía temblando y que luego necesitas apretarte el cinturón un tiempo para que todo vuelva a su cauce.no estoy de acuerdo en regalar dienro pero hoy es lo que "manda" y hay que hacerlo ya que a los novios les interesa sacar "pasta" y no le importa el sacrificio que puede suponer al que regala ese dinero...........economiza en el vestido de la novia cómo yo hago para compensar.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Esa boda tiene pintas de negocio y de cara dura ( sin ofender a la familia ).
    No hace mucho me llegó una invitación a una boda. Resulta que hay un chico que cuando nos cruzamos por la calle nos decimos adios sin más. Pues este chico se casa y en la boda había unos 500 invitados muchos de ellos sin lazos afectivos...
    Pero eso de enviarte en número de cuenta bancaria para que le ingreses dinero me parece pasarse un poco...
    Tengo un amigo de lo que no hay. Se casó hace unos 10 años y no hubo manera de convencerlo para que me invitase a su boda porque, consideraba su casamiento como algo muy personal. Así que a su boda fueron los padres y los hermanos...los de la novia tambien. Tampoco pedía regalos...

    ResponderEliminar
  7. Aunque no ha sido tu caso, en aquél entonces los regalos de boda se repetían, daba la sensación de que todos los invitados se habían puesto de acuerdo y te encontrabas con cantidad de juegos de café, jarras, cubiertos, en fin, cosas que no sabías dónde encontrarles un sitio para guardarlas.
    Pasados los años, empezaron las listas de boda y deberías ceñirte a los regalos que, con anterioridad, ya habían elegido los novios.
    Lo que nos cuentas, debe ser el colmo de la modernidad y me sorprende bastante, quizás sea porque ya hace años que no asisto a ninguna boda.
    ¡La que te espera! y seguro que te desnivelará el presupuesto de ese mes. Ya puedes empezar a ahorrar.
    Te dejo cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Querida Alondra, has despertado recuerdos de otros tiempos y hasta he sentido gran ternura por todo lo que cuentas.

    Hace ya tanto tiempo y ha desaparecido la delicadeza. Se juega con todo. Esto no es ni más ni menos, el modo en que se enfoca ahora una boda aunque lleve tras de sí - por el procedimiento que utilizan-, quizás una brevedad del vínculo antes del tercer año, roto definitivamente.

    Que tienes razón en lo que dices -aunque no sea un tema real en tu vida- sino una propuesta de analisis de los procedimientos actuales, no deja de ser un tema en el que todos nos hemos visto involucrados... Pienso que hay que rebelarse y no asistir: siempre habrá alguna excusa que decir, algo así como:

    ¡Cuanto lo siento Magdalena pero ayer me caí y tengo un esguince, el pie escayolado y no puedo asistir! Y zanjar el abuso.

    Un abrazo y te felicito por traer este tema a nuestra consideración.

    ResponderEliminar
  9. Triste boda tuviste y solo te casas una vez, y viene la niñita con la boda de lujo a darte el sablazo, qué cara, tú a disfrutar, date un buen viaje y sal de la rutina, la rutina acaba comiéndote.
    Gracias por tu visita y tu comentario, no me esperaba que mi entrada tuviera el apoyo que ha tenido por parte de todos los que me habéis comentado, hay personas que se mofan de los que sufren por la muerte de su mascota porque no saben el cariño que dan, pero en todos los comentarios que he tenido me habéis demostrado que sabéis lo que se quieren y como te corresponden sin pedir nada a cambio, solo tu cariño.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. Todo ha cambiado la verdad, Antes te casabas con mucho amor y no esperabas mucho de los regalos que te harían, mucho menos pedirías lo que querías te regalaran. Ahora ves grandes listas en los almacenes en dónde los futuros contrayentes ponen lo que quieren que les regales cueste lo que cueste. Yo siempre elijo vasos. JE.

    Malo por ellos.

    Besos Alondra.

    ResponderEliminar
  11. Cierto, mi boda fue tan simple que rayaba la indigencia y ahora no veas la imbecilidad que hay que cumplir por no dar disgustos a tus mayores.
    Lo de la cuenta me ha sorprendido, pero no tanto. Recientemente mi madre recibió una cuenta de la iglesia del pueblo en la que se le pedía su numero de cuenta y autorización para que el párroco del lugar pudiese retirar una dádiva mensual.
    Los tiempos cambián pero la caradura es la misma.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Estas bodas con el nº de cuenta por delante... Anda que atolondrados en su amor no están... Si llega la boda, disfrútala al máximo y en esa cuenta lo justito para qué dar más si todo les va a parecer poco,
    Besos Alondra

    ResponderEliminar
  13. EN octubre fui a una por que no tuve mas remedio, ya me desvincule de bodas, bautizos y comuniones, ya que parece que se va a posturear y que quieres que te diga con el dinero de un solo cubierto me voy todos los fines de semana a cenar donde quiera con mi marido y mi hija...
    Me sorprendió eso de la cuenta bancaria...pero no me comí la cabeza...no me dio tiempo en la tarjeta de confirmar la asistencia ya decía que el cubierto rondaba los 100 euros...eramos tres 300 3eurazos que son casi medio sueldo...Llame a la novia y le dije que lo sentía pero no podía...sabes que me contestó?...bueno si me ayudas en la cena de toma de dichos...haciendo de camera y demás...me das la mitad de la boda...ejem ejemmmm y lo hice solo por que mi hija, quiere con locura a la que se casaba....Boda? mas bien negocio...
    Besos y...suerte....

    ResponderEliminar
  14. Hola Alondra,
    paso ha hacerte una visita, me gusta tu casa y con tu permiso pasearé por aquí.
    No me gustan nada las bodas compromiso. Las sencillas, con los allegados cerca y sin mucho rebomborio si, pero las bodas espectáculo...... las detesto.
    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  15. Lo que relatas, Alondra, es una barbaridad propia de nuestros tiempos distorsionados.Yo me casé hace 46 años con una celebración mínima extendida a los más íntimos y familiares, también en casa de mis suegros(QEPD). Eran tiempos ciertamente distintos.

    ResponderEliminar
  16. Towanda se casó en septiembre y, en contra de los que aseguraban que luciría el sol, llovió y llovió como si no existiera un mañana.

    Me gustó mucho tu entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Querida Alondra, vine a visitarte y a darte un abrazo. Yo también me case en enero, que friooo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!