domingo, 22 de febrero de 2015

A usted señora...


Del hombre y la mujer con cierta edad se espera sensatez, mesura, serenidad, pero la atracción física, las emociones, y sobre todo la vida sexual es un elemento de intimidad necesario para poner chispa a la vida, y nunca es tarde para encontrar a alguien que te haga sentir, nunca es tarde para vivir nuevas experiencias aunque sea en esa etapa de la vida que ya pintas canas, que los hijos se independizaron y la soledad es como un manto negro.

Rebeca y Pedro ya no tienen un cuerpo juvenil, ni la piel tersa, es evidente el paso de los años, pero la escena es igual de auténtica porque ambos están más alegres desde que se sienten deseados. La vergüenza y la timidez impidió que se animaran a dar el paso, a pesar de llevar un año suspirando por un encuentro intimo.

La casa de él sigue siendo un altar lleno de imágenes de una vida anterior, incluso conserva un armario con la ropa de la difunta, la suegra se encarga de no dejar pasar página... La casa de ella puede recibir la visita de alguno de sus cuatro hijos, además es la canguro oficial, cuando menos lo espera tiene obligaciones que le provocan estrés pero se siente atrapada ¿cómo va a quejarse?

Este fin de semana decidieron liarse la manta a la cabeza, irse a otra ciudad, todo está organizado ¿saldrá bien? ¿será un desastre? ¡Ya se verá! Rebeca en la peluquería se sentía con la ilusión de una novia el día de su casamiento.


Igual que la hierba crece en las rendijas del cemento, el amor puede crecer en cualquier momento de nuestras vidas.

21 comentarios:

  1. El amor no se acaba nunca para los viejos.

    Beso

    ResponderEliminar
  2. OH!! que bello, conozco MAYORES que emprendieron este camino, lo estan pasando muy bien
    Yo sigo sola, creo que las cosas vienen solas....
    Espero que a ellos la experiencia les resulte muy gratificante
    Bravo!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Todo saldrá bien si y sólo si ambos dejan atrás y guardada su historia, si evitan las "comparaciones" y abren sus alas, para, como tú, volar sin alas. Enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, hacía mil años que no escuchaba a Diango del que mis hermanos tenían discos y yo escuchaba sus canciones, como ésta y otras.
    Bonita historia. No creo que el amor tenga que tener edad determinada y me encanta que la gente se enamore y enajene de ilusión, claro que sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. El amor no tiene edad, cuando aparece vuelves a florecer como una primavera.
    Encantadora historia.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  6. El amor Está Sólo se activa.

    Buena reflexión Alondra.

    Beso.

    ResponderEliminar
  7. Comparto tu opinión querida Alondra. Es muy importante sentirse deseada y querida a cualquier edad.

    Saludos preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Los amantes
    debutantes
    empezaron a bailar ayer.
    Van girando,
    preludiando
    la sinfonía del hombre y la mujer.

    Con sus rizos
    primerizos
    la ternura les tejió una red
    y un soneto
    que en secreto
    les lee Bécquer para abrevar su sed.

    Y nada vale nada a su alrededor
    creen que inventaron el amor.
    Guardan la llave del misterio
    a medias con el adulterio.

    Tierno alarde
    que en la tarde
    cobija el parque o la catedral.
    Primaveras
    callejeras
    que anidan cuando anochece en un portal.

    Despedidas
    a escondidas.
    El primer beso, el primer adiós.
    Y vuelta a casa,
    donde pasan
    las horas lánguidamente en un rincón.

    Susurran aquel nombre como una oración
    y se acurrucan en su habitación,
    para vestir el dulce anzuelo
    con un manto de terciopelo.

    A mi juicio
    falta "oficio"
    y es por eso que, sin más ni más,
    se marchitan
    y a una cita
    uno de los debutantes no vendrá.

    Desconsuelo
    que el pañuelo
    de alguien que llega consolará.
    Y la noria
    de la historia
    sigue, del fondo del pozo hasta el brocal.

    Buscando terciopelo en la mirada
    y abrazarse contra la almohada,
    con un amor de contrabando
    pasas la vida debutando...

    Joan Manuel Serrat.

    ResponderEliminar
  9. Esa ilusión ( olvidada) de una primera cita que vuelve a revolotear como un batallón de mariposas que buscan su flor.

    Saldrá bien!

    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  10. De veras que yo creo que el amor no tiene edad, como la maldad...
    Bonita historia.
    Besos buena semana

    ResponderEliminar
  11. Bueno yo creo que la ilusion y los nervios de la primera cita siempre estaran presentes a pesar de la edad. Me gustó el relato.
    besotessssssssssssss

    ResponderEliminar
  12. Magnífico relato con el que estoy de acuerdo......las personas mayores también deben de tener la lusión de enamorarse y ser felices.Besicos

    ResponderEliminar
  13. Con suerte tendrán un accidente antes de llegar...

    ResponderEliminar
  14. Nunca mejor dicho, el amor puede aparecer en cualquier momento al igual que antes se fue.
    Hay que dejar la llave sin echar por si acaso.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. MERCÉ CARDONA Dice, Hermoso relato, espero que sea real, y que el encuentro sea feliz, el amor no tiene edad, y puede aparecer en cualquier momento. Agrdezco tu paso por mi casa, te seguiré leyendo.
    Besossssssssssssss

    ResponderEliminar
  16. Cruzo los dedos por ellos, la pasión tiene mucho más que ver con el deseo que con la potencia.

    Un beso

    ResponderEliminar

  17. El amor no tiene edad, paisana. Y es por ello que cada etapa de nuestra debemos transformar el verbo. Dado que el amor es energía y por ello -aunque se tenga la edad que se tenga- mientras sepamos, como he dicho transformarlo y donde antes había mayor pasión, ahora se busca cariño y ternura o comprensión. Es lo más natural. Cada día descubrimos que el verbo está ahí al igual que el alma. Levitando, riendo, llorando, alegrando, aportando néctar, etc. etc... Y con ilusión y objetivos el amor es siempre divino.
    Un beso y que viva el amor hasta que nos muramos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado vecino: te sigo leyendo pero ahora tienes google+ y no puedo dejarte comentarios, intentaré aprender porque muchos de mis amigos blogueros se cambiaron a ese formato, Gracias por la visita, lástima que no volvimos a coincidir por nuestro hermoso Lugo.
      Un abrazo afectuoso

      Eliminar
  18. Así es, a los cuarenta el corazón sigue sintiendo con la intensidad de los 15. Lo que se desgasta es el cuerpo, no el alma.

    Saludos y feliz miercoles.

    ResponderEliminar
  19. Sí, visto desde la atalaya de mis años creo que puede pasar y de hecho pasa pero hay diferencias y si se ha sufrido se tienen ya más incertidumbres que certezas y aunque es gratificante en los primeros momentos, es muy complicado que termine bien cuando hay hijos que temen perder su herencia se suele montar una situación de rechazo hacia el otro o la otra. Aunque nos mantengamos independientes, a cierta edad ya no somos dueños de nuestra vida. Hay excepciones, esa es la verdad.

    Tuve una amiga que su madre a los 70 años se enamoró y se escapó de casa. Una de las hijas no estuvo en contra pero la otra, se sentía avergonzada de lo que había hecho su madre. Cuando llegaron al pueblo donde vivía él, el cura se apresuró a casarlos para que no vivieran en pecado. ¡Cosas de otros tiempos! Pero en aquellos tiempos, esto del amor de los abuelos, era un escándalo.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  20. Tal como tú nos lo cuentas tendré que darte la razón, ya que el amor es el motor del mundo que llena de ilusión la vida.
    La cobardía, vergüenza, obligaciones familiares y un montón de cosas puede hacernos vivir los últimos años de nuestra vida atrapados, privándonos de la felicidad que la vida nos pueda ofrecer.
    Muy interesante este relato.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!