martes, 13 de enero de 2015

Sentimientos reflejados en las palabras de otros...


Gabriela Alejandra Garbezza de Tanios


Hoy no puedo morirme.
Lo siento, más no tengo
tiempo para perder con tus pequeñas cosas.


He dejado inconclusas
mil emociones nuevas que no admiten demora,
ilusiones tardías que buscan en el alma
rincones donde asirse,
recuerdos que he logrado
rescatar ayer mismo de la esquiva memoria.

Aún debo mis disculpas
a varios conocidos a los que sin quererlo
herí con la torpeza de mi arrogancia altiva,
con el gesto iracundo
o la injusta palabra.

Aún debo aclarar cosas que a menudo me inquietan,
como si Dios existe
o la verdad es eterna,
si fue feliz mi vida, si mereció la pena
tribulaciones, llantos,
tanta renuncia expresa que atrás fuimos dejando.

¡Que no puedo morirme!
¡Me da igual si te empeñas!, tengo fechas pendientes.

Quiero ver como un día trepa la verde hiedra
que sembré la otra tarde a la sombra del patio.
Quiero saber si el nido del árbol de la plaza
que despobló el invierno,
se llena de gorriones allá por primavera.

Y tengo que decirle a mi hombre ¡te quiero!
más de doscientas veces,
todas las que el silencio de una manera absurda
me congeló en los labios;
y decirle a mis hijos
que es el amor quien dicta cada paso que he dado,
y saberlos felices en un mundo que luce
fanal de desencantos.

Tengo varios poemas a falta de unos versos,
un corazón que siente,
una mente que piensa,
y unos viejos oídos que esperan derretirse
cuando oigan la dulzura de la palabra abuela.

Así que ya ves, muerte, no es el mejor momento.
¡Marcha! y vuelve otro día,
cuando pase algún tiempo,
cuando me sienta inútil
y tenga el alma toda repleta de silencios.


Autor: Mario Martínez 

14 comentarios:

  1. Qué buen poema, para recordar tantas cosas que hay por hacer, a pesar de las buenas que se hayan hecho. Salutaciones al poeta. Un abrazo para vos. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco con sus circunstancias moriría , ahora tengo mucho trabajo cambiando las mías(circunstancias)
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado muchísimo el poema pero lamentablemente a la muerte no se le convence tan facilmente, cuando decide llegar no respeta todos los asuntos que podemos tener sin resolver así que hay que aprovechar a resolverlos mientras estemos vivos y que no nos pille en un mal momento porque no le podremos decir "espera a que termine esto que estoy haciendo" Besicos

    ResponderEliminar
  4. Un gran poema alejador de ese ente vigilante y a la espera que de seguro vendrá a llevársenos hacia un viaje incógnito...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La muerte no es desasosiego
    tampoco infelicidad.
    Es el alma en plena expansión
    y la respuesta a lo que se buscó.
    La muerte es una prolongación
    a todo lo divino...
    Sentimos morir en las desgracias
    sin saber que Dios existe.
    Me da miedo el dolor
    La muerte no...

    ResponderEliminar
  6. Preciosa oda a la vida. Gracias por compartirla.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Está entre los mejores poemas que yo he leído ultimamente y de advertir que yo siempre tengo un libro de poesía sobre mi mesilla de noche. Ha sido un acierto.

    Un fuerte abrazo, querida Alondra. Franziska

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué maravilla de poema! Según lo iba leyendo iba subrayando una a una cada palabra.
    Gracias por compartírnoslo, yo no lo conocía.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso esa es la palabra,un poema para volver a leer,esa muerte que acecha sin tregua...estimada amiga gracias por visitarme,un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es una autentica belleza.
    Besos infinitos

    ResponderEliminar
  11. Ha sido una suerte entrar hoy a visitarte y leer ese precioso poema.
    Me ha gustado tanto, que lo copiaré para guardarlo.
    Es un bello momento de reflexión, sobre todo aquello que nos queda por hacer, antes de que llegue lo inevitable.
    Mi intención era contestar a tu comentario. Me has hecho sonreír y ahora recuerdo, que una de mis seguidoras, me comentó que había hecho natillas con polvorones, ella también se reía.
    Lo que no llegó a decirme, es cómo le habían salido.
    Yo te aconsejaría, además de como dices no le echarás maicena, que uses muy pocos polvorones, no vaya a ser que te quede como un engrudo o crema pastelera espesa, en lugar de la consistencia de una natilla. ¡Mucha suerte!
    Si las haces, no dejes de comunicármelo.
    Cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  12. Precioso poema expresa lo mucho que siempre nos queda por hacer, y así será por los días que nos queden por caminar en la faz de la tierra.
    En cuanto a que la muerte espere...eso es más complicado, siempre llega en su justo momento, aunque a nosotros nos parezca unas veces demasiado pronto, inapropiado instante o algunas veces tarde.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!