martes, 6 de enero de 2015

Caracas y Lugo

Cierras los ojos y la memoria nos devuelve recuerdos, las imágenes flotan y hablan de otro tiempo y otro lugar, pero habla de nosotros... ¿Cómo evitar que a veces duela la nostalgia? Hace frío, el invierno es duro y las noches demasiado largas. Hoy, la luna luce en todo su esplendor en un cielo limpio y estrellado, con la cara pegada al cristal vuelo a la caricia del sol caraqueño.

Venezuela era un país muy próspero y en donde se presentaban los mejores espectáculos, en el aeropuerto de Maiquetía se recibían aviones del tipo Concord, los más grandes del mundo. Iban bandas famosas como Queen, que hacían excelentes conciertos en los que todo el pueblo se hacía presente masívamente. Sus paisajes naturales permanecen, la solidaridad del venezolano también, la integración de los extranjeros formó familias... Pero la ciudad ya no es la misma, se habla de revolución y mientras esa palabra no se transforme en un instrumento que solucione los problemas cotidianos de la gente, sólo será un espejismo. Hay muchas formas de construir muros, algunos son de concreto armado y otros simplemente ideológicos; ambos causan daños, separan, dividen a la sociedad entre buenos y malos, leales y sospechosos.

En Macondo comprendí que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver... ¿cómo tratar de regresar a donde ya todo se perdió, donde todo fue arrasado por violentos vientos?... Es mejor quedarse con el recuerdo que tratar de rescatarlo. El país y yo hemos cambiado, regresar sería como emigrar de nuevo.  Los recuerdos sólo son fotos en blanco y negro...


.


Ha llegado la hora de dejar el espíritu desnudo,
la hora de quemar los días finitos y agotados,
el vano consuelo de las cosas que ya se han ido:
allí no hay sino esperanzas desarraigadas,
deseos infructuosos; dejemoslos ir al fuego,
sin mirar nunca hacia atrás.
El mundo que era nuestro es un mundo que ya no nos pertenece.

(La quema de las hojas, Laurence Binyon)











Poema de: Alalba

Busco un atajo para el olvido
doblo la esquina, intento esquivarlo
y su sombra me persigue. 
...No es que no te quiera olvido 
solo quiero recordarte y que no duela...





Cuando llegué a España tenía 22 años y, sinceramente, me costó mucho adaptarme. Al igual que la canción de Sabina (peces de ciudad) ...Y desafiando el oleaje, sin timón ni timonel por mis sueños va, ligero de equipaje, sobre un cascarón de nuez, mi corazón de viaje, luciendo los tatuajes de un pasado bucanero, de un velero al abordaje, de un no te quiero querer...  Si, me quedé con la tranquilidad del pez en acuario.
Fue al construir mi nido en esta hermosa ciudad y empezar a nacer mis pajaritos, cuando valoré lo hermoso de vivir sin prisas; los días transcurren plácidamente, el automóvil puede quedar en casa, la gente te saluda por la calle...
Reconozco que mi niñez y adolescencia trascurrió con los tiempos controlados: transporte, colegio, casa, televisión y sólo los sábados y domingos escapadas paterno-filiales al campo o al mar. Mis hijos pudieron ir caminando solos al colegio, jugar en la calle...

Lugo tiene 2.000 años de historia. Fundada por Paulo Fabio Máximo en el año 14 a.de C., de entonces datan sus murallas, declaradas Patrimonio de la Humanidad, con un perímetro de más de 2.266 metros de circunferencia. Sus diez puertas unen los límites de la ciudad entre la parte vieja y la nueva. Su adarve, con una anchura de cuatro metros es una calle más de la ciudad (la ruta diaria del colesterol) y un mirador del casco antiguo; de noche, un poético paseo.


Compite con cualquiera otra ciudad desarrollada, con una significativa industria agro alimentaria y un campus universitario pujante, con una marcada oferta dirigida hacia las ingenierías agrarias y forestales, destacando la facultad de veterinaria. Con ofertas también en arte, humanidades, ciencias de la salud y sociales.

La vida nocturna es muy animada y de ambientes variados, como corresponde a una ciudad con una proporción notable de universitarios.


Dentro de las murallas se hace la vida como en cualquier ciudad, hay una zona comercial, oficinas y, sobre todo bares y restaurantes, donde practicamos un deporte muy particular: "el tapeo" es algo más que una tradición, es una forma de vida, una buena costumbre que favorece las relaciones sociales. En una zona medieval con muchas casas todavía de esa época, hoy rehabilitadas; los vinos de la Ribeira Sacra, las tapas, pinchos diversos y gratuitos en cada consumición, hace que el tiempo pase y la lengua se desate.
El centro histórico es peatonal, el tiempo parece haberse detenido y contiene los principales monumentos, entre los que destaca la Catedral que tiene el privilegio de la exposición continua del Santísimo, por cuya razón se conoce a Lugo como la "Ciudad del Sacramento" La construcción duro más de un siglo, siendo este el motivo por el cual tiene esa gran mezcla de estilos: románico, gótico, barroco, renacentista y neoclásico. El maestro Raimundo de Monforte inició unas obras que duraron desde el año 1129 al 1273.


La fachada principal, corresponde a un proyecto en estilo neoclasicista de finales del siglo XVIII, realizada por Julián Sánchez Bort


Salimos de la Muralla y nos encontramos con el Lugo moderno de camino al Parque Rosalía de Castro, con su frondosa arboleda y el mirador, desde la pérgola.


Allí abajo, en el valle, el río Miño serpentea atravesado por el puente romano.


El río es fundamental en nuestra vida, con sus orillas recuperadas y acondicionadas para pasear y hacer todo tipo de deportes: piragüismo, vela, nadar... si, todavía podemos nadar en el río.





En esta noche especial donde los niños creen en los Reyes Magos, miro la calle todavía con la iluminación festiva, y pienso, que tengo el corazón dividido para siempre en dos trocitos, cada uno añorando los afectos de uno y otro lado del charco.






12 comentarios:

  1. Una preciosa entrada donde mezclas tu nostalgia por tu tierra y a la vez escribes maravillas de la ciudad que elegiste para vivir.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Alondra, me vine de Caracas en el 1986, ¡ cuantos años han pasado ! a veces me encantaría volver pero ya no sera lo mismo. A Lugo la conozco es una linda ciudad, en ella vivió mí cuñada y pase alguna temporada. Besos y que el año nuevo nos traiga felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Alondra , creo que es inevitable no recordar, la tierra que nos vio nacer,y crecer sobre todo cuando nuestros primeros años de vida han transcurrido en ella, esa tierra que nos dio identidad, una forma de ver y sentir la vida.
    No se si a ti te pasa lo mismo pero recuerdo con meridiana claridad los primeros años de mi vida en los Andes, donde transcurrió mi adolescencia, Esos momentos jamás se borran de mi mente. Tu recuerdo se centra en aquella Caracas de la cual se decía y aún se dice "Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra" la que el Himno nos dice : "seguid el ejemplo que Caracas dio"... siempre quedará allí en tu mente... ... es inevitable huir de algunos recuerdos porque igual se esconden y aparecen en el momento menos pensando... y nos enfrenta con el objeto y la razón de los recuerdos ..... Bella ciudad donde se desarrolla tu vida.... .. un brinco importante de una Capital que nunca ha parado , a un sitio que parece muy tranquilo... en fin uno nunca puede decir definitivamente que hará , la vida da giros inesperados,
    Siento tanto que Venezuela este destrozada, dividida, derrotada , lo vivo día a día, aún así no quiero partir en fin creo que escribo en forma poco coherente , se me agolpan emociones contradictorias ...Si sé que cuando te termine de leerte me vino a la mente el párrafo de aquella canción de Mercedes Sosa: "Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amo la vida y entonces comprende como estan de ausentes las cosas queridas ..." un beso querida amiga te quiero mucho

    ResponderEliminar
  4. Querida Alondra, tengo que empezar felicitándote por tu trabajo. La introducción por si sola ya sería algo realmente significativo pero la generosidad que muestras cuando hablas de tu ciudad de acogida haces de ella una página que podría ser premiada en una agencia de turismo, es completa y perfecta. Ha sido un tremendo placer el paseo por todos los aspectos de tu ciudad, en la que has vivido estos años y en la que han crecido tus hijos en paz y éste es el detalle de más valor. En algunos lugares de España ya no puede dejarse a los niños que jueguen solos tranquilamente en las calles.

    Te mando con todo mi afecto mi admiración y el valor que le doy a esta entrada en la que tú se ve que te has volcado, que jas puesto tu gran corazón en la contienda. Gracias. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este precioso paseo por diferentes partes del mundo, me siento como tu, llegue a este pais hace unos cuantos años y al leerte veo que como nosotras hay muchas almas.
    En verano paseaba por esas murallas y por la rivera del río, me has abierto el apetito de querer volver, si lo hago vere si podemos ponernos en contacto y tomar unas tapitas en zona centro.
    Si me lo permites pondré tu comentario en el muro de Mari, que sepa que es bien querida y recordada, ella se encuentra muy bien y muy ocupada.
    Un gran abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  6. Alondra querida
    Comprendo perfectamente tu nostalgia que has sabido dirigir muy bien, abriendo tu corazón al lugar y las circunstancias que te han tocado vivir.
    Tu escrito está bellísimo, que me has hecho enamorar de Lugo. Actualmente somos muchos quienes vamos por la vida con el corazón partido, pero mirando hacia delante con la esperanza de un mejor mañana :)
    ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
  7. Qué gran crónica de dos mundos compartidos y sentimientos que afloran por uno sin poder dejar el otro... Me ha encantado la visión que nos dejas de Lugo y creo que tendré que ir otra vez a recorrer esa ciudad con los ojos que tú me has abierto.
    Siempre pienso que las personas que participan de dos culturas, de dos mundos diferentes, si los saben integrar, son personas más ricas, más tolerantes y más abiertas.
    Besos y que sigas disfrutando de tan bella ciudad

    ResponderEliminar
  8. Mundos muy diferentes,cada uno con su belleza,he quedado prendada de tu entrada,felicitaciones, saludos

    ResponderEliminar
  9. Me has tomado la mano y me has llevado a un lado y otro del continente y me he maravillado de recuerdos de tu patria desde Lugo. Hemos dado un paseo moderno e histórico; sentimental con fotografías de sentimientos que te unen a España y Venezuela.
    He disfrutado con esta visita.
    Suerte amigo...

    ResponderEliminar
  10. Ha sido hermoso recorrer un pedazo de tu anhelo eterno por esa tierra cuya raíz es un cordón umbilical que siempre irá unido dentro de ti. Y me gustó leer tus impresiones sobre Lugo, lugar que desde hace poco conozco por cuestiones laborables y al cual regresaré en breve y trataré de sacar tiempo para ver algunos de los lugares reseñados.
    Genial leerte amiga, abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Debe ser sumamente complicado emigrar a un país desconocido dejando atrás las raíces, la infancia, las vivencias del principio de la vida.
    Cómo no costarte acostumbrarte?
    Lo considero lógico, algo natural, porque todos vivimos distinto. Cada lugar tiene sus costumbres, su particular vivir.
    Pero, el tiempo todo lo consigue si se pone la voluntad necesaria, otras imperativa...
    El caso, es que pienso que lo más doloroso es ese poso que dejas en tus letras...ese saber que volver a tu país de origen, sería ya otra emigración, porque nada es igual a entonces.
    Triste, pero asumible y necesario para seguir y disfrutar como tú lo demuestras en tu entrada.
    Lugo es precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo estaba convencida de que te había dejado un comentario en esta entrada, ahora no lo veo, no me preguntes lo que ha pasado, sólo puedo decirte que no me aclaro con este portátil que me han dejado.
    Te entiendo cuando hablas de tus raíces y de tu ciudad.
    A mí también me tocó dejar mi tierra, mi mar y venirme a otra provincia seca, fría y con una población demasiado introvertida.
    Poco a poco, me fui adaptando, ya sabes, el amor todo lo puede.
    Cariños y un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!