sábado, 22 de febrero de 2014

Volar sin alas.




Hoy, paseando por la red encontré esta canción, desconocía que hubiera una canción que se llamara así. Al escucharla simplemente me atrapó y creo que a este blog le faltaría algo sin ella. Por lo tanto me he traído el video desde YouTube.

Pertenece a un grupo de música Rock mexicano llamado Elefantes, se mantuvo en activo de 1994 a 2006 y a partir de 2013 volvió nuevamente. Se caracterizan por una cantidad considerable de presentaciones en vivo, y actos benéficos. En el año 2007, la banda mexicana estrena vocalista con la integración de el argentino radicado en México Javier Ortega. Jorge, quien acompañara a la banda desde 2004 decide también probar suerte como solista. El 11 de septiembre del 2007 salió a la venta el material llamado "Resplandor" con el sencillo "Juego de Azar" de donde se desprenden también los sencillos "Volar sin alas" y "Y tú no estás".


Y digo yo: el tiempo, la fuerza de voluntad, y la ilusión, hace que siempre vuelvas a soñar, la vida  está llena de muchos ayeres, esos son el pasado, sigamos adelante con las alas del entusiasmo...




miércoles, 19 de febrero de 2014

Alma Llanera...



El título de este escrito es mi homenaje a Simón Díaz (tío Simón) quien apagó hoy su canto...



En esta ventana en la etiqueta "escritos" he hablado en algún momento de política, no obstante, no es algo que predomine, me levanto y me acuesto con noticias muy tristes que ocurren en todos los lugares del planeta y prefiero, cuando me siento a juntar letras, hablar de sentimientos, sueños y de cosas cotidianas...

Hoy, sin embargo, aunque ideológicamente yo no me identifico con ningún partido político, quiero dejaros una carta que leí y refleja fielmente la visión de una Nación que quiero y a la que debo mi manera de pensar y actuar en la vida. Venezuela y España, ambas con sus defectos y virtudes pero a las dos las quiero y las dos me duelen. En España, todavía tenemos libertad de expresión, en Venezuela se está sancionando a los medios de comunicación y el gobierno piensa que salir a protestar a la calle es ilegal y lo hacen los delincuentes y desestabilizadores.




EL UNIVERSAL
miércoles 19 de febrero de 2014 11:35 AM

El cantante pañameno Rubén Blades publicó ayer en su página web http://www.rubenblades.com/ un carta a Venezuela...


Aún cuando no he nacido en Venezuela, siento respeto, afecto y agradecimiento hacia esa Nación y su gente. Por eso considero oportuno esbozar una opinión acerca de la situación que actualmente atraviesa el hermano país. Entiendo perfectamente que la posición por mí expresada no ha de satisfacer a algunos, pero eso no es de extrañar. Es precisamente la intransigencia, lo que define a los grupos en pugna, gobierno y oposición.

Estas dos facciones políticas han tenido, cada una en su momento, la oportunidad de servir realmente al país, pero han fallado, tal vez porque cada una ha preferido servir a sus propias agendas, fracasando en el intento de integrar al país mayoritario. Es quizás por esa razón que los argumentos que esgrimen los representantes de ambos bandos, suenan demagógicos a los oídos independientes. Ninguno de los dos posee realmente el apoyo mayoritario, de allí la parálisis. Ambos argumentos poseen un pedazo de la verdad, pero ambos se rehusan a unirlos para crear el terreno común que permita concertar una propuesta para todos los venezolanos.

El país está tristemente polarizado y por eso hoy Venezuela duele. La aparente ausencia de una solución se debe a la falta de un liderazgo que establezca un propósito de lucha que unifique al país, en lugar de dividirlo. Si estás a favor de la oposición, eres un burgués parásito, agente de la CIA, vendido al Imperio. Si favoreces al gobierno eres un comunista, maleante, vendido a Cuba y a los Castro. Ninguna de estas definiciones habla de Venezuela y de su necesidad. Solo pintan el odio y la expectativa personalista de quien esgrime el argumento, impidiendo la posibilidad de un diálogo inteligente y patriótico.

El gobierno ha fallado monumentalmente en la tarea de la administración publica y ha despilfarrado de manera insólita e irresponsable, un caudal económico único en la América Latina. Intenta consolidarse cambiando leyes y ajustándolas a su argumento ideológico, censurando de paso a quienes no opinan o acatan la línea que pretende imponer. Maduro, de quien se dice es heredero de a dedo y con apoyo derivado, no parece poseer la suficiente claridad, sagacidad y manejo que requiere un mandatario para dirigir un país tan complejo.

Capriles, por otro lado, no tiene el carisma ni el planteamiento programático que convenza a la enorme cantidad de escépticos e independientes, sin mencionar al sector popular que lo identifica como heredero de las políticas rapaces de los Adecos y Copeyanos de antaño, descalificándolo como opción. Esa falta de confianza en su persona, parece impedirle ganar el apoyo de otros sectores que ya no gustan del actual gobierno y sus ejecutorias.

La necesidad de nuevos protagonistas que planteen una agenda objetiva y patriótica, no demagógica o ideológica, es vital en estos momentos. Por eso iniciativas como la de los estudiantes, la formación de grupos verdaderamente independientes, puede resultar el inicio de un movimiento que permita a la razón nacional, superar la rabia partidista y el odio de clases.

En Panamá ocurrió algo semejante. Recuerdo que en el tiempo de la dictadura de Noriega, algunos grupos de la oposición al régimen me atacaron por no unirme a ellos. Incluso llegaron a acusarme falsamente de apoyar al dictador, e incluso de formar parte del gobierno militar. Imagino que en igual situación se encuentran muchos venezolanos que rehusan participar incondicionalmente, o se niegan a endosar las exageraciones, calumnias, frases panfletarias y demás formas con las que la politiquería tradicional pretende conquistar adeptos, tácticas que tanto gobierno como oposición, han utilizado ayer y hoy.

A estas alturas, me resulta verdaderamente incomprensible cómo ha ocurrido que un país con tanto recurso natural y humano, con tanta calidad, nobleza y talento, se encuentre hoy sumido en una situación tan precaria, sin lograr comprender que cuando se cae en un hoyo, lo primero que se tiene que hacer para intentar salir, es dejar de cavar. Por esa razón, en estos momentos confío más en las posibilidades del argumento de los estudiantes, que en los de gobierno y oposición.

Con el cariño y respeto que le tengo a ese pueblo, me atrevo a sugerirle a los muchachos que preparen sus argumentos con objetividad, que se entreguen a la tarea de convencer a sus padres y vecinos, a lo largo y ancho de Venezuela, que se organicen al margen de la división estéril creada por gobierno y oposición, y hagan esos resultados públicos. Actúen con la madurez y capacidad demostrada por los músicos de El Sistema, carajitos claros.

Ojalá que logren sentar las bases para la discusión del país que puede ser, y no el que hoy pretenden forzar dos bandos en conflicto de intereses. Que no les obliguen a escoger entre alternativas como el cáncer o el ataque al corazón. Que los estudiantes del país, desde El Guajiro hasta Cumaná, planteen su agenda de vida y se la presenten a los dos grupos que hoy se debaten en pugna por el Poder. Díganles cuál es el país que quieren, y aclaren que no aceptarán como únicas alternativas, las propuestas por los dos bandos en disputa.


No existe ninguna duda de que el Presidente Maduro, como Jefe del Estado venezolano, debe hacerse responsable por la seguridad e integridad física del Sr. Leopoldo López, y de la misma manera, de todos los que en su legítimo derecho político, participen en las protestas. Pero también es necesario que los manifestantes no desaten la violencia. Deben argumentar en forma pacífica; el que tiene la razón no necesita gritar, o pegarle al otro para validar lo que dice.

Algunos pensarán que me inmiscuyo en asuntos que como panameño no me incumben. Me permito hacerlo por el afecto y apoyo que los venezolanos me han entregado durante más de 40 años, haciendo suyas la música y letra de mis canciones. Por esa entrega, los venezolanos están condenados a mi cariño y a mi respeto.


¡Viva Venezuela!
por Ruben Blades
18 de Febrero, 2014



martes, 18 de febrero de 2014

En el andén.

El tren empieza su marcha despacio, Rocío sigue con la nariz pegada a la ventanilla, Hugo sigue con la mano levantada mientras por su rostro empiezan a caer unas gruesas lágrimas...

Hace tiempo que el tren se fue, nadie queda en el andén y él sigue allí, las manos en los bolsillos del abrigo y la mirada perdida...
Aquella historia nunca debió empezar estaba hecha de palabras y sueños...

Rocío cada día llenaba las páginas en blanco de su vida con letras que le invitaban a jugar, se convirtió en un polizón en sus sueños, imaginaba como el viento jugaba con su pelo igual que él haría con sus manos, incluso había comprado su perfume para aspirar su aroma y deseaba comer a besos aquella piel morena.

Hugo reconocía que primero le abrió sus malos pensamientos, luego su corazón, era la estrella que se escondía detrás de las nubes cada noche y fuente de agua fresca que manaba y no calmaba la sed...

Un mes antes del encuentro pintó su casa, no era lujosa pero quería que se encontrara cómoda. Incluso compró un colchón nuevo y contrató una agencia para que hiciera una buena limpieza, guardó las viejas fotos y llenó la nevera con exquisiteces.

El día que fue a recibirla a la estación pensó que físicamente llamaría la atención a su lado, él no era muy alto y ella tenía un cuerpo de formas abundantes que realzaba con un vestido blanco de estampado rojo y unos altísimos zapatos de tacón.

La primera semana fue como una luna de miel, el tiempo que tenían libre después de  fogosos encuentros, paseaban por la ciudad; compraron cortinas para el salón, plantas, cuadros, joyas, la complacía en todo; hasta logró que él pensara  que también necesitaba un cambio y de su ropa antigua apenas quedaba el abrigo y un par de corbatas en el armario.

Era como un cuento, pero de un día al otro la historia se torció con la velocidad de una montaña rusa. Rocío empezó a decirle que había perdido la ilusión, había cometido el error de creer su  idea de amor perfecto, quiso pensar que era el hombre que siempre esperó e intentó hacer la vida que había soñado, pero se había equivocado; le aburría su poca iniciativa, que dijera si a todo; detestaba su piel peluda y sus manos sudorosas, le agobiaba que quisiera estar siempre pegado a ella y le aburría la pequeña ciudad siempre viendo a las mismas personas con una vida monótona.  ¡No quiero seguir contigo!

Hugo escuchó en silencio y no dijo nada para que se quedara, en realidad no volvió hablar, esperó que hiciera su maleta, la acompañó a la estación, le compró el billete de tren y allí seguía mirando las vías, el corazón hundido y en su cabeza sólo resonaban aquellas palabras viperinas.


viernes, 14 de febrero de 2014

Cuenta atrás...

Estoy aburrida de ir al hospital y lo peor es que la mejoría no aparece. Hoy, sin embargo, me levanté contenta y fui al hospital emocionada... El motivo no era mi salud, era acompañar a mi nuera para su ecografía de 35 semanas. Ha sido un momento muy especial,  la ilusión hacía que mi corazón se saliera del pecho al saber que aquellas sombras en diferentes tonos de gris era ese niño que ya pesaba dos kilos doscientos, y se estaba desarrollando bien. Desde mi último embarazo ya pasaron 25 años y pensé que las imágenes serían más nítidas, luego me explicaron que esas eran la 4D.

Como abuela tonta pregunto: ¿ya está colocado? y el médico me dice: si, en el ayuntamiento, en la diputación... Muerta de la risa contesto: ¡que bien, trae el pan bajo el brazo! Mi nuera tampoco aguanta la risa y su vientre enorme se mueve arriba y abajo, las sombras claras de la pantalla parecían decirnos: yo también estoy contento; y sensiblera que es una, con los toc, toc, toc, del latido del corazón de ese niño que también llevará mis genes una lagrimita pelea por salir...

En estos meses reconozco que hice un master sobre maternidad, mis tres embarazos parece que fueron en la prehistoria, intento no dar consejos pero a veces no puedo evitar decirles: ¡No hacen falta tantas cosas!... En en la actualidad tenemos a nuestro alcance muchos artilugios que sin duda les harán la vida más fácil y sobre todo mucha información que les quita los miedos, pero una vez que el bebe esté en casa aprenderán por instinto cosas que no estaban en las clases de parto.

Bueno, empieza la cuenta atrás y en este momento deseo más tiempo, no para lograr mis propios sueños, sino para ver a mis hijos y a mi futuro nieto lograr los suyos.

martes, 11 de febrero de 2014

¿Te animas?...


Cosas que en su momento te hicieron pensar: ¡trágame tierra! y hoy nos hacen sonreír ...
¿Compartimos? empiezo:

Enganché el tacón en una alcantarilla...
Me golpee con una puerta de cristal...
Tropecé con un poste...
Sentada en el autobús he pensado algo divertido, me río y la gente me mira...
Me da un ataque de risa en el lugar y en el momento más inoportuno...
Envié un e.mail a la persona que no era...
Me atraganté con mi propia saliva y me dio un ataque de tos en una entrevista...
Saludé a alguien en la calle por equivocación...
Confundí la sal con el azúcar o viceversa...
He llegado a la tienda y me he olvidado de lo que iba a comprar... 
Me he dejado las llaves en la cerradura...
Me he puesto  ropa al revés...
Busqué las gafas por todos lados y las tenía en la cabeza...
Se me ha bajado el biquini al salir del agua...
Se me ha caído el peine al inodoro...
Encendí un cigarrillo al revés..
Salí tan apurada que en la calle me di cuenta que iba en zapatillas...
Una tarde me puse en plan" limpieza general" y me vino una visita de poca confianza...
Estaba de viaje, pantalón blanco, y chorreo de helado de fresa de un niño que chocó conmigo...
En una boda vertí mi copa de vino blanco sobre el pantalón del vecino de mesa...
Y de caídas mejor no hablar... La que no anda precavida, siempre tiene una caída  :)




viernes, 7 de febrero de 2014

Elena Poniatowska.

Nacida en París pero con nacionalidad francesa y mexicana, premio Cervantes 2013. Una mujer con un firme compromiso con la historia contemporánea, capaz de crear mundos increíbles, haciendo de la realidad una ficción y viceversa. Ha compaginado su actividad como periodista con la de escritora que tocó todos los géneros, desde la novela al cuento, pasando por la poesía y el ensayo.Su obra ha sido traducido a una decena de idiomas.


De su cuento El Recado... Sabes, desde mi infancia me he sentado así a esperar, siempre fui dócil, porque te esperaba. Sé que todas las mujeres aguardan. Aguardan la vida futura, todas esas imágenes forjadas en la soledad, todo ese bosque que camina hacia ellas; toda esa inmensa promesa que es el hombre; una granada que de pronto se abre y muestra sus granos rojos, lustrosos; una granada como una boca pulposa de mil gajos. Más tarde esas horas vividas en la imaginación, hechas horas reales, tendrán que cobrar peso y tamaño y crudeza. Todos estamos --oh mi amor-- tan llenos de retratos interiores, tan llenos de paisajes no vividos...


 Rodeadas de agua por todas partes 
el mar naufragó dentro de cada una,
el faro, en vez de guiarnos, nos desencaminó,
golosas, sólo queríamos
lo que todas pedimos,
amanecer al mundo
desfloradas a besos.



Frase: "Creo que escribir es una especie de psicoanálisis. Porque, quiérase o no, se escribe lo que le sucede a uno, entonces en la mañana puede uno escribir lo que le sucedió en la noche o el día anterior. Y vaciarse de rencores, vaciarse de odios, decepciones y de traiciones también."