domingo, 26 de enero de 2014

Espacio abierto a... Bichita23

Hoy, en mi pequeño cuaderno encontré una frase: Mientras puedas dile a quiénes aprecias lo importante que son para ti... Entonces pensé que en este mundo bloguero "a través de las palabras" también podemos dar abrazos cálidos y, decido abrir de nuevo esta etiqueta para hablaros de Bichita, amiga de palabras compartidas: sensible, tierna, luchadora y con un corazón enorme e incondicional.


Desde su ventana http://vivir-no-sobrevivir.blogspot.com.es/ Bichita23 nos dice que:

Muchos años hice lo que pensaba que era correcto, pero llego un día en que el tren de la vida se paro y me dí cuenta que si lo dejaba pasar seguiría siendo una sobreviviente, lo correcto para mi era buscar aceptación, mi vida la construí hasta hoy sobre las expectativas de los demás, ¿y yo cuando pensé en mi? hoy a partir de hoy haré de ello mi proyecto, sólo así lograre la paz interior.

Decido poner sus palabras en este lugar para que las lea desde otra perspectiva, y vuelva a darles el valor que le dio el día que las escribió como cabecera de su blog. Sueño que vuelo a su encuentro al otro lado del charco y sentadas al atardecer, tomaríamos un jugo de parchita y le prestaría mis ojos y mis oídos para liberar un poquito la tristeza... La vida da muchas vueltas puede que el viaje algún día sea posible, mientras tanto tomo prestados los versos a Benedetti y le digo:

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños
porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás sola, porque yo te quiero...

Uno de sus escritos:

Cansada, obstinada, de buscarte en la estupidez de un te quiero, amarte es lo que deseo la piel marcada por el anhelo , el destierro de las palabras, quiero emoción sin juegos previos.Las manos que dejan el teclado,la pluma que corre en el papel a veces perfumado, para amarte sin manos solo a punta de besos. No quiero flores que marquen sueños ni se marchiten en el mejor de los casos dentro de un libro que no volveré abrir de puro añejo. Quiero olor a nuevo a minutos a tiempo de incendio, vagar con todo mi aliento por tu cuerpo. Quiero atajos para ignorar el aprendizaje de un lapso estéril sin poder amarte. Tengo apremio que si eres o no, o que si siendo no puedes, o que si pudiendo no te atreves cállate que estoy cansada de tanto preámbulo para amar a puro fuego. Hoy errática.  (Martes, Mayo 26, 2009)

miércoles, 22 de enero de 2014

Mañana: reunión de vecinos

¡Lo que me faltaba!... hablar de los mismos temas de siempre que nunca se solucionan, aguantar a esa vecina chismosa y al del cuarto tan quisquilloso... ¡Uff!, no puedo faltar quieren subir las cuotas y no está el presupuesto para más recortes, sinceramente después de trabajar todo el día con lo agradable que es llegar a casa, poner las zapatillas y sentar el trasero en el sillón, a quién le apetece ir a una reunión de vecinos...

Hoy en los edificios nadie se conoce, muchas veces ni al de la puerta de al lado, el individualismo hace que solo veamos nuestros problemas, encerrados, no vaya ser que no se nos pegue un problema ajeno.

En nuestra comunidad todavía existen lazos fraternos, llevamos entre treinta y cuarenta años juntos, los niños nacieron y jugaron bajo el mismo tejado, cuando las familias se iban de vacaciones no era raro que te dejaran el canario o el hanster e incluso las llaves para que le regaras las plantas. Algunos son ya ancianos y están solos, saben que pueden llamarte a la hora que necesiten. En una palabra, nadie se mete en la casa de nadie pero todos formamos una gran familia. ¡Ah!, pero llega la reunión de vecinos y la gente se transforma, salen unos defectos que ni te imaginabas: vaya manera de gritar el buen señor del primero, ese que te abre amable la puerta cuando traes las dos manos ocupadas con las bolsas del super. Y qué decir del dentista que siempre paga las cuotas con retraso pero es el primero en exigir más horas de calefacción...Ya sabéis, generalmente tenemos la noble práctica de sonreír, saludar, hablar del tiempo en el ascensor y hacernos los simpáticos con los niños y los perros; en fin, nos pasamos la vida buscando aprobación, el quedar bien, aunque luego, al cerrar tu puerta te pongan, los pongas, de vuelta y media.

El caso es que hoy Mª Luisa llamó al timbre y me dijo: - "toma la autorización, lo que tu votes yo también".

No me importa hacerle el favor, desde que murió su marido anda desorientada y como alma en pena. El problema es cómo planteo su queja: - " No puedo más, los franceses del piso de arriba todos los sábados tienen fiestas, y a diario llegan de madrugada,  ponen a centrifugar la lavadora, se duchan  y lo peor es que hacen uso matrimonial de forma ruidosa. Todas las noches me pongo unos tapones de cera que me recomendaron en la iglesia y ahora también tengo que ponerlos durante el día pues las obras de la calle me levantan dolor de cabeza y claro, mi hija me llama por teléfono y no me entero y hasta mi nieto me llamó tapoinómana..."   - (¿?) -


miércoles, 15 de enero de 2014

Nostalgia...

Los días no tienen emoción, el cielo amanece gris y al caer la tarde, intento recordar esos amores que habitaron la piel entre el deseo y el miedo... La imaginación sigue siendo viajera en el andén mientras mis pies no se mueven de la tierra que habito. No me quedan ansias ni ansiedad como decía una vieja canción...

Tengo un agujero interior donde las cosas se van desvaneciendo ¿con qué lo tapo? si nunca encajé del todo en ningún lugar...


... Las riberas bordadas de palmeras
y una brisa cargada con la esencia
de violetas silvestres y azahares,
en mi memoria alumbra
el recuerdo feliz de mi inocencia,
cuando pobre de años y pesares
y rico de ilusiones y alegría,
bajo las palmas retozar solía
oyendo el arrullar de las palomas,
bebiendo luz y respirando aromas.

Hay algo en esos rayos brilladores
que juegan por la atmósfera azulada,
que me hablan de ternuras y de amores
de una dicha pasada
y el viento al suspirar entre las cuerdas,
parece que me dice “¿no te acuerdas?”…

Ese cielo, ese mar,
ese monte que dora
el sol de las regiones tropicales…
¡Luz! ¡Luz al fin! –los reconozco ahora:
son ellos, son los mismos de mi infancia,
y esas playas que al sol del mediodía
brillan a la distancia,
¡Oh inefable alegría
son las riberas de la patria mía!...

de un poema de: Juan Antonio Pérez Bonalde

jueves, 9 de enero de 2014

Google+



La prudencia, según el diccionario, consiste en actuar con reflexión y precaución para evitar posibles daños. También moderación al hablar o actuar...

Debo confesar que fui tremendamente impulsiva, la prudencia es de esas virtudes difíciles de equilibrar, siempre se peca por exceso o por defecto. Eso de autocontrolar las emociones lo llevaba fatal, cuando deseaba algo me costaba ser prudente, no obstante, si tenía que tomar una decisión lo pensaba una vez y otra vez, eso si, una vez decidida no había vuelta atrás, doliera lo que doliera... Claro que como el tiempo no pasa en vano los impulsos se van templando...

En el mundo de los blogs, algunos, entre los que me encuentro, lo usamos como hobby y nos da igual si lo ven muchas o pocas personas. Al inicio de mi aventura virtual decidí que estaría en las redes que me aportaran cosas agradables y no dolores de cabeza. Últimamente me estoy encontrando con opciones cada vez más novedosas y dado que mis conocimientos de informática son escasos, la prudencia hace que en muchos blogs no comente, y en ocasiones me siento mal porque recibimos lo que sembramos.

 ¿La razón? se cambiaron a Google+ y esta nueva versión me parece una herramienta complicada de entender no tengo Facebook, ni Twitter y por lo tanto no tengo cuentas que conectar. Seguiré leyendo los blogs amigos pero desde el silencio los que están en Google+, la audacia empieza a brillar por su ausencia en mi vida.

lunes, 6 de enero de 2014

La noche de la ilusión...

En el diccionario Ilusión es una esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo. ¡Que cosas! este año mi palabra favorita parece que será la esperanza, todo lo que intento escribir tiene esa emoción producida en mi ánimo.

La cabalgata de la víspera de la fiesta de Reyes Magos sigue teniendo una fiel asistencia de público cada año, la fortaleza de esta tradición no se rompe, los niños sueñan y los adultos no queremos perder esa secreta ilusión de aquellos deseos que un día tuvimos...

Recuerdo una frase que leí y no recuerdo su autor, últimamente la memoria no es mi fuerte: "Muchas veces creemos que la vida nos dice no cuando sólo nos dice espera". Esta noche intentaré dormir como la niña que un día fui: con ilusión y, pensar que cuando amanezca  la utopía de un mundo en paz llegará aunque no sea envuelta en papel de regalo.  Si, ya sé que mis últimos escritos son empalagosos e incluso inconscientes como si fuera ajena a la realidad. Sinceramente, intento pensar en las cosas que me hacen ilusión como si fuera el pasaporte para encontrarla, supongo que es un primer paso, quiero volver a ser ingenua, espontánea y creativa...

Queridos Reyes Magos: estoy en el lugar de siempre y no deseo oro, incienso ni mirra,  mis deseos son valiosos pero no dejarán vuestra cartera vacía. Traerme un poco de tiempo para conocer a mi nieto, para pasear con mi costilla y mi pequeña peluda... Espero desgastar un poco más las suelas de mis zapatos con días que alimenten mi corazón y mi cerebro y, sin dolores físicos por favor...






miércoles, 1 de enero de 2014

Al cerrar la ventana pienso...



Ayer era otro año, ya dieron las doce y hoy es otro... no parece haber ninguna diferencia, pero ya es 2014. Todo sigue igual, la misma luna, aunque hoy no se ve, llueve sobre mojado, el mismo aire frío y quizás cuando amanezca brille el sol... En la calle se oye ambiente de fiesta, y una que sigue teniendo esperanza, "espera", espera que esos que hoy ríen y disfrutan cuando pase el efecto de las copas del brindis pongan un granito de arena para lograr que el nuevo año sea diferente.

Me sirve no me sirve

La esperanza tan dulce
tan pulida tan triste
la promesa tan leve
no me sirve

no me sirve tan mansa
la esperanza

la rabia tan sumisa
tan débil tan humilde
el furor tan prudente
no me sirve

no me sirve tan sabia
tanta rabia

el grito tan exacto
si el tiempo lo permite
alarido tan pulcro
no me sirve

no me sirve tan bueno
tanto trueno

el coraje tan dócil
la bravura tan chirle
la intrepidez tan lenta
no me sirve

no me sirve tan fría
la osadía

si me sirve la vida
que es vida hasta morirse
el corazón alerta
si me sirve

me sirve cuando avanza
la confianza

me sirve tu mirada
que es generosa y firme
y tu silencio franco
si me sirve

me sirve la medida
de tu vida

me sirve tu futuro
que es un presente libre
y tu lucha de siempre
si me sirve

me sirve tu batalla
sin medalla

me sirve la modestia
de tu orgullo posible
y tu mano segura
si me sirve

me sirve tu sendero
compañero.  
 (Mario Benedetti)