domingo, 30 de noviembre de 2014

Está ahí, al dar la vuelta a la esquina...



Según la ONU, el negocio de la prostitución es el segundo más lucrativo del mundo. Reporta anualmente unas ganancias de entre 5 y 7 billones de dólares y moviliza a cuatro millones de personas. En España, la prostitución dicen que mueve unos 18.000 millones de euros al año.

La mayoría de las mujeres ejerce la prostitución bajo amenazas, se aprovechan de su situación irregular: inmigrantes explotadas, vejadas y golpeadas por mafias que las convierten en simples mercancías para ser "consumidas" a miles de kilómetros de sus países de origen. El modus operandi para captarlas es idéntico a uno y otro lado del atlántico. Buscan chicas de bajo nivel educativo, con problemas económicos y sin recursos para emigrar. Como ya es sabido, en su mayoría son engañadas con falsas promesas de trabajo que las sacarán de la miseria.

La mafia controla alrededor de un tercio de la economía, según especialistas del Banco Mundial. “Será la gran ganadora de la crisis”.

"La mercancía"  procede de Albania, Bulgaria, Lituania y Rumanía, aunque también llegan de Nigeria, Colombia y República Dominicana. De esta manera "los compradores" las ven como productos exóticos y extraños, nada que ver con las mujeres de su entorno. No hay empatia posible.
¡Genial, así los hombres sólo se sienten clientes!  La igualdad de género continuará siendo inalcanzable mientras los hombres compren, vendan y exploten a mujeres, niñas y niños...  Es una opinión personal, pero creo que la sociedad sigue viendo la prostitución desde una óptica masculina. Cuando en los parlamentos haya un 50% de mujeres a lo mejor se logra algo...

Se habla de un 5% de mujeres que ejercen la prostitución de forma voluntaria. Pero hay que ser serios en esto. Una mujer no es un producto. No tiene "código de barras"… Y, lamentablemente, hay mucha gente que se aprovecha de la situación de desamparo social y normativo. ( Iñigo Ortiz de Guzmán)
Sinceramente creo que la prostitución NO es la profesión más antigua, en todo caso la profesión más antigua sería el proxenetismo.
 
Y no olvidemos que prostitución también es: los que venden sus vidas por poder, los que mienten y destruyen dignidades y humanidades por el placer de hacerlo, los que amordazan la libertad, los que violan los derechos más elementales y un largo etcétera...

7 comentarios:

  1. Realmente es una pena la poca humanidad que tenemos en el mundo solo por el ansia de poder de unos cuantos. Una verdadera verguenza.
    Te devuelvo la visita que hiciste a mi blog como seguidora. Nos veremos por aqui y por alli cuando quieras pasarte.
    Besotesssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Es, querida amiga, un tema que no por conocido deja de ponerme los pelos de punta. Esto todo el mundo lo sabe. No hay, por tanto, político ni gobierno que lo ignore. Pero la verdad es que es un cáncer social. En principio, como en todo, está la búsqueda del dinero. Hay, como sabes, quién pide que se reconozca y se legalice como un primer paso para evitar los abusos. Legalizado su uso, debería generar facturas y un IVA de superluxe.

    Estas mujeres son engañadas, violadas, "secuestradas". Todos las maltratamos porque son despreciadas por las mujeres, en primer lugar. Son transmisoras de enfermedades vénereas. Entre sus clientes, están los más canallas y enfermos: auténticos sádicos.

    En fin, podríamos continuar pero se me ha revuelto el estómago. Lo dejo pero lo que tú has hecho es lo correcto. No hay que seguir callando. Es un problema por el que tenemos que pelear las mujeres y no seguir dejándolo en manos de los hombres aunque hay que exigir a los que tienen el poder de cambiar las cosas, que tomen medidas y sino no hay otro medio, que lo hagan por el tema económico pues con que salieran a la luz cifras menores que las que indicas, se podría ayudar a muchas de estas mujeres, y resolver otros problemas sociales. Hay que legalizarlo -aunque protesten los hipócritas-; prohibirlo solo genera la absoluta indefensión de estas mujeres y todos los abusos que sufren. Un ejemplo solo. Veamos.

    Un tipejo que acude a contratar servicios y que es un sádico. Si quedara identificado completamente con su documentación en regla, si firmara que tiene que "respetar", tanto de palabra como de obra, a la persona que le va a prestar el servicio y que de no guardar las formas, se tendrá que atener a las consecuencias, disminuiría mucho ese tipo de conductas.

    Bueno, el tema es de gran interés y daría para muchas otras observaciones pero no quiero abusar de tu paciencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amiga, lo que deja esas fortunas de ganancias es la trata de personas, la venta de humanos desde pequeños a mayores y si, los usan para prostituirlos niños incluidos
    Es la parte mas perversa de la humanidad
    Para que exista ese comercio debe haber involucrados desde funcionarios de puertos y aeropuestos hasta policia, jueces, fiscales .... los que deberían proteger al ciudadano
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Aquí en Colombia, se da mucho turismo sexual, sobre todo de niños, en la Costa y el eje cafetero. Muchas mujeres son llevadas a España y el lejano Oriente, por la Yacuza. Es un negocio próspero. Tu crónica excelente. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  5. ¿Será que mueve tanto dinero como la droga?

    ResponderEliminar
  6. Un problema muy serio donde hay muchos intereses creados y la mujer lleva la peor parte.Besicos

    ResponderEliminar
  7. ¡Bravo chiquilla!!! Un aplauso prolongado a tu texto. Es verdad todo lo que comentas y es humillante y degradante para más de media humanidad. Eliminar esa lacra social, no conviene a los peces gordos... que son los más viles cobardes de nuestro mundo.

    Ha sido un placer, aunque ojalá fuera una historia alegre, pero no la es y es bueno denunciar estas cosas horrendas.

    Un abrazo y mi estima. Gracias.
    Se muy muy feliz.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!