lunes, 27 de octubre de 2014

Ainsss!!!!

Hoy no podía más, era una tentación sin precedentes. Además estaba en su punto: suave al tacto. Sin protocolo, lo agarré con las dos manos y me dispuse a devorarlo…

Mis manos se bañaban con su jugo que escurría por mis brazos, mi boca disfrutaba de esa pulpa resbaladiza dejando salir el néctar que se escapaba por mi cuello. Me irritaba la piel de chupar el hueso de esa fruta perfecta, no importaba; golosa lo saboreaba una y otra vez hasta que no fue más que hilillos blancos...

El color no garantiza la dulzura pero esta vez acerté de pleno, en su punto de maduración y su aroma, ¡ay!, su aroma… cuántos recuerdos me trajo su aroma…

Hacía dos días que estaba en casa, en una pequeña cesta en el mueble de la cocina. Supe que era para mi nada más entrar en la frutería, mis ojos no podían apartarse de aquel hermoso ejemplar de mango, de toda la caja era él, sus tonos de verde, amarillo y rojo me hipnotizaron. En mi bella Caracas a esos ejemplares grandes y coloreados le llamaban mangas.

A solas en la cocina, desde el momento que empecé el ritual del pelado, no hizo falta cerrar los ojos, allí estaba… La foto era nítida, el otro lado del charco, una adolescente acostada en un chinchorro con el bikini de flores blancas sobre fondo azul turquesa, igual que el mar que besaba la playa, y comiendo con gula un mango.



Hay tantas palabras vertidas desde esta ventana y posiblemente esté repitiendo, ¡lo siento! pero hoy al mediodía lo tomé nuevamente de postre y recordé este escrito y a una amiga bloguera: Anita-Loss, ambas nos seguíamos, y en su momento, fue mi respuesta a un escrito suyo lleno de erotismo sobre una mandarina. Ella pasó página en este mundo virtual, pero esta alondra la recuerda con mucho cariño.

21 comentarios:

  1. Es bonito recordar por quien se tuvo cariño.
    El mango si que es fruta de la pasión. Pero pasión pasional.
    A disfrutar siempre que se pueda.
    Besitos buenaa semana

    ResponderEliminar
  2. Ahhhhhhhhhhhhhhh que me dió ganas de comer un durazno, esa es la fruta lujuriosa de mis papilas gustativas, solo la consigo en verano, falta un poco
    Te lei saboreando jajajaja si, los sabores y los olores son como un impacto directo a la memoria de un determinado momento
    ñam ñam
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Em la primera parte mi imaginación hizo de las suyas y pensé en otra cosa, no pude evitarlo erotismo puro y duro, luego llevé una desilusión pero me ha gustado esta forma de escribir, te imagino demasiado conservadora pero seguro tienes un lado pícaro y deberías dejarlo salir más a menudo.Soy lector en la sombra pero hoy me has dejado emocionadito por no decir otra cosa -Ernesto-

    ResponderEliminar
  4. No lo sientas, has revolucionado mi imaginación, se te da bien este estilo y lo sabes. Te sigo desde el refugio ¿recuerdas?

    ResponderEliminar
  5. Ah... pensé que...
    Bueno, el mango es una de mis frutas preferidas y su planta, la "mangueira" es típica de las calles de mi país.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
  6. A MÍ TAMBIÉN ME VUELVE LOCA EL MANGO Y CADA VEZ QUE PUEDO ME COMPRO ALGUNO. VIVÍ UNOS AÑOS EN PUERTO RICO Y ALLÍ COMENZÓ MI AFICIÓN POR ESTA DELICIOSA FRUTA JUNTO CON OTRAS TÍPICAMENTE TROPICALES.BESICOS

    ResponderEliminar
  7. ¡Ains...! Digo yo también ¿Quién se resiste a no comer una fruta tan apetitosa y de atrayente colorido?
    El otro día me ha pasado a mí algo parecido, al entrar en el supermercado y ver una caja repleta de mangos, se me fueron los ojos a un par de ellos y los compré, yo creo que hasta me estaban hablando y me decían ¡Cómeme! No duraron mucho, tengo un nieto al que le encantan y han desaparecido.
    Tienes razón, las mangas tienen tonalidades más verdes y son parecidas al mango pero varía también la forma, por aquí se suelen ver sólo mangos.
    Me ha gustado mucho tu entrada.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Mis papilas gustativas se han movido y he sentido ese jugo por mis brazos a la vez que he disfrutado del delicioso sabor.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Desde luego nunca supuse que los efectos secundarios de la fruta fueran tan placenteros.
    Voy a ver que consigo con una naranja que tengo en la nevera.
    Besotes Alondra.

    ResponderEliminar
  10. Es curioso como un gesto simple, como el comer una fruta jugosa, hace derivar a la mente por otros derroteros llenos de sensualidad o como en tu caso, por los recuerdos de alguien querido con quien se compartió complicidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hasta hoy que un amigo de mi hijo vino hacer de doctor estuve desconectada, parece mentira pero me faltaba algo, esa pantalla gris me ponía de mal humor, creo que tenía mono jejejejj.
    Me alegra que os gustara el tema, incluso que incendiara la imaginación de algunos...
    Gracias por acompañarme

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Alondra!!!

    Alondra voladora de sentimientos sabrosos de se mango con ritintin.....
    Eres estupenda escribiendo textos y seguro que en otras muchas cosas también. Me ha gustado mucho la forma de como lo has llevado hasta cumbre. Te dejo mi felicitación, mi gratitud y mi estima.

    Besos azules en vuelo.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  13. Brillante como siempre querida Alondra!!
    Igual que tú, vengo poco por aquí, pero te dejo mis sitios, ya enlacé el tuyo, para que los visites. Escribo poco pero dibujo mucho jajajja:

    http://mamarrachosymanchas.blogspot.com.ar/

    http://goliardosydemonios.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  14. Seguro que no te has dado cuenta que el acróstico que he puesto en mi blog era para André, el día 3 es su cumpleaños, no te olvides de felicitarle, se alegrará, yo sé que tú también le aprecias.
    Le daremos una sorpresa.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  15. Deliciosa entrada! Tengo dos mangueiras en casa y varias recetas con manga. Para una crema que les gusta a todos:
    1 lata de leche condensada, 1 lata de crema de leche y la pulpa de uma manga grande, todo en la licuadora, un tiempito de heladera...y pronto!
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sua amizade sempre foi muito importante para mim
    sem duvidas acredito ter lutado muito nesses anos
    embora poucos estavam comigo a quase dez anos atrás.
    Hoje estou passando para deixar um
    pouco do perfume que ficou no frasco.
    Embora tenha capacidade de entendimento,
    que passado é perfume de primaveras mortas.
    Agradeço por tua amizade tão especial,
    e por me fazer sentir que ainda sou
    alguém com quem você se importa.
    Deus te abençoe ..sempre..
    Um abraço grande ,
    e especial.
    Com muito carinho.
    Evanir.
    Tenha uma linda ,
    e abençoada semana..
    Eu amo vir a seu blog gosto imenso.
    Em 2014 você esteve comigo
    falta muito pouco para terminar ,
    mais um ano.
    Hoje posso chamar de ano dourado..
    Estou matando saudades!!
    Amo Manga.!!

    ResponderEliminar
  17. Vine a verte a ver que tal estas.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Se me ha hecho la boca agua solo de leerlo, me encantan. saludos.

    ResponderEliminar
  19. Hola querida Alondra...es curioso yo aun no te habia visto en mi casa en tu cariñoso comentario y al contestar un correo a una amiga le decia ...me quisiera hoy volver Alondra para cantar y volar....y al entrar al blog te encuentro alli acurrucadita esperando por mi para que viera que tu tambien te acuerdas de mi.
    Tu post de hoy ese sabor tan exquisito y duce que te dejó ese rico mango saboreandolo. me hizo traer a mi boca el sabor de un beso que de pleno amor recibi y que me supo a la mas rica de las frutas ...gracias mi querida alondra un beso en ese piquito que es de
    marfil ...no me olvides me encuentro muy bien aqui con tu amistad.
    Marina

    ResponderEliminar
  20. mmm exquisito amiga además la forma ha sido un relato que atrapa con un final inesperado me ha encantado !!! te quedó genial, besos y feliz día desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  21. Alondra, que bien descrito ese sabor de esa maravillosa fruta. me encanta, de donde me viene esa pasión de aquella tierra que tu y yo conocemos, cuando llegue y probé los mangos ( digo mangos ) aquellos amarillitos, que vendían por las calles, no me gustaron hasta que empece a sacarles... no se algo, creo que al tercero ya me gustaban. Quiero uno amarillito. Bueno voy con la manga ha esta la adoro, es una pena que sean tan caros. Los he plantado varias veces, sin suerte pero no me doy por vencida. Besos y abrazos por tan lindos recuerdos.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!