domingo, 31 de agosto de 2014

Hablando en silencio...

Este verano sólo pisé la playa una vez, cuando llegué era casi mediodía. Pasee por la orilla del mar pisando la arena suave de las playas lucenses mientras las olas mojaban mis pies. Después nos fuimos a comer y todavía no llegara el postre cuando el sol se empezó a ocultar. Al terminar, la niebla cubría el paisaje y casi no se veía el mar... Fue un día diferente, de paseo, esperando que el sol se abriera paso; a media tarde ya estábamos de regreso a casa con  la ilusión de: ¡otro día será!... Ese día no llegó, en fin, puede que septiembre me sorprenda.


La vida sigue, hay  días en los que te levantas y ya sabes que va a pasar, en cambio, hay otros que sólo dejas que pasen. Hay días en los que sabes que vas a tener que tomar una decisión, y tiene que ser hoy: ni mañana, ni pasado, ni al otro... y sigues sin hacer nada, sólo esperas a que todo se solucione como por arte de magia. Quizás no sea lo correcto, quizás no sea lo mejor, pero sigues con tu asqueroso día de melancolía, esperando a que tu ángel protector baje del cielo y te toque con su varita mágica, y convierta toda la miseria que tienes alrededor en oro. Pero el ángel no llega... (creo que estoy plagiando a alguien, no logro recordar donde leí algo similar o igual es que a veces me aprendo párrafos enteros de memoria, esa es la razón de la cursiva)

Hoy en la mañana entré en la cafetería, por lo general siempre es acogedora y te parece que el tiempo no ha pasado, que eres una más de las que madrugan para subir al autobús, casi siempre lleno y con algún aprovechado que espera los frenazos para sobarte. Recuerdo una vez:  el tipejo siempre era el mismo y decidí llevar un alfiler y justo se lo clavé cuando él emprendía la acción; se puso pálido, no dijo ni mú pero santo remedio… 

Con el cafecito caliente haciendo reaccionar mi cuerpo y, sonriendo al recordar esta anécdota me sentí mejor… Hoy tuve la sensación de estar haciendo turismo por la ciudad, y pensaba en lo rutinarios que somos, siempre bajando en la parada adecuada. 

Tengo que darme cuenta de que las cosas son como son, que nada hay escrito entre líneas, y las miradas son pensamientos no compartidos. Me siento extraña, demasiados cambios en mi vida; no me censuro, ni me prohíbo, para otros puede que no sea un ejemplo a seguir, pero es su problema, no cambio nada… quizás este "dejar pasar" es el mejor premio de consolación que pueda tener ahora mismo. 

De todas formas, siempre he preferido la rebeldía al conformismo,  pienso que no estar satisfecho del mundo en el que se vive y querer cambiarlo es algo digno de alabanza. Pero la rebeldía, que es necesaria, debe reunir ciertas condiciones, y quizá la primera sea saber contra qué nos rebelamos. Ahora hay demasiados rebeldes de pacotilla; el discurso gastado de tanta repetición no se lo creen ni ellos, más que rebeldía son ganas de incordiar. He vivido historias de rebeldes que cuando llegaron al poder se volvieron burgueses. Y de rebeldes que, al fracasar, se convirtieron en resentidos que sólo sabían hacer crítica destructiva.

Como siempre la sonrisa de Simón, el camarero, al decir: ¡hasta mañana! es como el calorcito del sol en mi cara... En mi mente guardo muchas imágenes pero sólo yo decidiré cuales volveré a mirar.

16 comentarios:

  1. Rebelarse para:
    Hacer las relaciones mejores a todos los niveles.
    Sumar siempre para conseguir la paz y la justicia a todos los niveles
    Al político le hay que decir
    que el poder es corrupción
    solo llega la excepción
    cuando mandar es servir.
    ¡Me gusta como lo cuentas , como lo sientes y como lo dices!
    Besos
    André

    ResponderEliminar

  2. A mi entender, hay un tiempo para la rebeldía y otro para conformarse con lo que se pueda y no es malo, doy gracias por moverme, salir, hacer cosas, hay gente que queda postrada y aunque se rebele no puede cambiar nada, no puedoi tomar sol aunque quiera, no puedo viajar donde me gustaría..
    Internalizar en lo profundo de mi mente que no todo depende de mi, que hay infinitas cosas que no puedo controlar, elegir, manipular, construir fué duro pero me resultó un alivio, dejo que todo fluya, hago lo que puedo, cuando tengo energía y lo que me permite mi cuerpo cuando no la tengo
    No estés mal, la vida no se elige .. sino ahi tienes a los niños enfermos que preferirían correr en el parque con sus amigos
    Amiga, ese café matinal desde aquí sabe a gloria.
    me encantó tu anécdota del alfiler :)
    ánimo, deja la rebeldía en un cajpon con unas bolsitas de lavanda y sacala de vez en cuando para recordarla
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Un buen relato de cotidianidades reflexivas.

    Me gustó mucho.

    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. Aún sigues volando Alondra? No se si decirte que entrar y perderte en la cocina te ayudaria. Ni siquiera yo se si ayuda.Se supone que es lo mío :)
    Esa experiencia en la playa la tuve este verano, real ( no pude ver nada) o imaginaria (que también). ¿Sabes? Yo, acostumbrada al sol, a su explosión de luz y de calor, me quedé esperando como si fuese su obligación. Esa de salir y alegrar al mundo. No lo ví pero el poco mar que me dejó atisbar era liso, tranquilo... una sábana de seda y me serenó más que lo que hubiese esperado.
    Seguro que no te acuerdas de mí pero me gustó lo que escribiste.
    Un beso
    Dolita

    ResponderEliminar
  5. Podría decirse, querida Alondra, que nuestra vida está asentada en muchos movimientos repetidos que representan de nosotros ese esfuerzo monótono que es necesario para nuestra vida diaria y cuando nada te acosa ni te conturba en ti misma ni en el entorno de las personas que quieres, cuando no pasa nada importante, es un tiempo que no deja huellas pero que tampoco se basa en la infelicidad. Yo no sé los motivos de no terminar de tomar una decisión pero a mí también me ocurre y es porque no termino de ver claro qué tengo que hacer. Es curioso porque yo no se qué mecanismos de defensa se ponen en movimiento pero, casi siempre, esa demora ha impedido que tomara alguna decisión poco adecuada
    por las cosas que, de un modo tan imprevisto, aparecieron en escena.

    Tus reflexiones de carácter intimista, me han llegado como un mensaje sincero y reconocido en ellas a la persona que creo he ido descubriendo a lo largo del tiempo. Hay que escuchar al corazón, nunca falla y sabe mucho más que la razón.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  6. Vos como yo somos cronopios, nos gusta la rebeldía, somos anti, en esta categoría cortaciana. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  7. Hay varios micros en tu relato o yo lo he visto así, el de la playa, el de la cafetería, el de la monotonía de la vida... Todos me han gustado, pero como mi mente es caprichosa y selectiva se ha quedado con la escena del alfiler y después de terminar de leer todavía estaba riéndome. ¡Que no se me haya ocurido a mí! Lo debieras patentar.
    Besazo

    ResponderEliminar
  8. Sentada tranquila ante una taza de café, puede ser el momento ideal para dar rienda suelta a nuestros pensamientos y hacer un recorrido tan real como el que tú acabas de hacer.
    En un día nos pueden suceder cantidad de cosas, algunas, sería mejor no recordarlas, me refiero a aquellas que nos traen nostalgia, nos dejar tristes o inconformistas, pero aquellas otras que nos relajan, como el agua acariciando nuestros pies al pasear por su orilla, hay que repetirlas ya que es de lo más placentero y nos evade de aquella realidad que no nos gusta y ante la cual nos rebelamos.
    Agradezco muchísimo tu comentario, aún no se actualizan mis entradas, pero me siento contenta por verme arropada con vuestras palabras.
    No sabía que eras de Lugo, bienvenida a mi mundo, ahora entiendo el por qué me entiendes tan bien.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo a mi abuela (sabia mujer donde las haya habido) diciendome que no hay que "entrar a todos los toros, ni pelear todas las batallas" en ocasiones la nostalgica distancia es una nebulosa manera de tomar distancia para comenzar de nuevo.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  10. Intenta mirar siempre al cielo y sentir el sol, por que es una buena terapia que te lo digo yo.
    Me ha echo gracia tu remedio para el autobús...vamos que me has dado una idea tan buena jejeje.
    Pasaté a ver el post nuevo de fotos creo que te va a gustar.
    Besos y arriba ehhh

    ResponderEliminar
  11. Bonita reflexión sobre la vida presente.
    Que tengas un maravilloso domingo.
    Abracitos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta lo que dices, muy buena reflexión. Abrazos y besitos.

    ResponderEliminar
  13. DIAS

    Hay días que pasan como discurren las horas,
    rápidos, silenciosos y resbaladizos.
    Otros sin embargo, pasan lentos, pesados e
    interminables.
    Hay día en que necesitamos encerrarnos
    en soledad.
    Otros sin embargo, buscamos anhelantes
    el abrazo amigo, la sonrisa que ilumine
    nuestra negatividad.
    Hay días en que un minuto se hace mundo,
    y un instante… la eternidad.
    Tengo muchos días.
    podría decirse que los colecciono.
    pero la realidad sabe que son días,
    nada más.

    Mascab
    (13-enero-2014)

    Te dejo este texto que escribí uno de ésos días en que como tú, me dió por reflexionar sobre la vida y las duras decisiones que debemos tomar.

    Hay días amiga mía. Pero somos mujeres adultas y sabemos cómo debemos pisar.
    Te dejo mi abrazo de siempre -tan cierto-. No me olvido Alondra, es sólo que no dispongo del tiempo que requieren los blogs.

    ResponderEliminar
  14. Hola de nuevo he venido a ver que tal.
    Y decirte que veas mi blog a ver si te gusta.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  15. No me llega la notificación de tus entradas , pero hoy, no me conformé con lo que Blogger quiera mostrarme y vine a tu encuentro. ¡Una gozada!. Me gustan tus reflexiones y tu forma de escribir. Ahora me pasaré más a menudo.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!