jueves, 15 de mayo de 2014

La memoria de los muertos.


Director: Omar Nain

Intérpretes: Robin Williams, Mira Sorvino, James Caviezel, Mimi Kuzyk.


La primera vez que vi esta película quedé hechizada y dejé constancia de las sensaciones en otro lugar, esta tarde de reposo para el cuerpo soy incapaz de levantarme del sillón y alcanzar un libro, de nuevo en "la espera", debo intentar paliar la inquietud de lo que está por venir...   Lo bueno de las pelis, es como la radio, si no te engancha el contenido la mente desconecta y en este caso me quedaré dormida y me vendrá muy bien.

¡Nada! Volví quedar atrapada :)  Recupero el escrito...

Empezaré por decir que no es lo que se dice una cinta comercial, exige que le prestes atención. Habla de un avance futurista, aunque habría que decir que no tanto, ya que la biotecnología ha logrado avances impresionantes. 

En el caso de la trama se trata de un chip Zoe, un implante bioelectrónico que se coloca en el cerebro de los recién nacidos y se desarrolla con ellos durante toda su vida, almacenando, como un disco duro, todas las vivencias. 

Estos chips Zoe eran tan costosos que sólo las clases más privilegiadas podían darse el lujo de implantarlo a sus hijos, por supuesto también otros se hipotecaban por adquirir tal modernidad. También había quienes estaban en contra de esa tecnología, y creían que los recuerdos existen para después desvanecerse gradualmente…

Cuando una persona moría, un montajista, profesión que requería una alta cualificación y, sobre todo, que el "montador" no tuviera implantado un chip, ya que los recuerdos del montador albergaran los recuerdos de los fallecidos. Este editor de videos profesional programará para la familia un memorial  para su funeral, se entrevista con los familiares y debe basar su trabajo en lo que quieren recordar de la persona fallecida, por supuesto, eliminará la información perturbadora. 

Alan Hackman (Robin Williams) es el mejor “montador” de este negocio, su habilidad para garantizar el “Oscar” de las películas que se pasarán en los funerales, de sus a menudo corruptos clientes, le ha convertido en el más solicitado entre sus colegas. Su talento para ver las vidas de otros sin poner emoción, hace de él un hombre distante. Se considera a sí mismo como un “devorador de pecados” ya que su trabajo le brinda la posibilidad de perdonar los pecados de los muertos. Tiene la esperanza de que si puede disculpar a los demás, de algún modo será capaz de perdonarse también los suyos.

La verdad es que esta película deja una sensación de angustia, en el sentido de que la técnica adelanta de manera que vamos perdiendo libertad. Toca temas como el derecho a la intimidad, los sistema de control, la manipulación... ¿Dónde queda el derecho personal a la privacidad? ¿La libertad de guardar para nosotros mismos, hechos que podrían avergonzarnos o hacer daño a los que amamos? Creo que todos debemos tener el privilegio  de llevarnos a la tumba datos confidenciales, minutos de angustia, segundos de felicidad, escenas deshonrosas, en fin, pecados y virtudes.

Al final, no se aleja tanto de la realidad porque la memoria de los muertos se convierte en memoria de los vivos. No importa cómo fueron las personas si no lo que los vivos quieren recordar.



7 comentarios:

  1. Vi la película y tal como dices, al final deja una sensación extraña. Sobre todo porque hoy día no estamos tan lejos de que eso se pueda convertir en realidad.
    Buena entrada!!
    Cariños…

    ResponderEliminar
  2. La vi, pero el final no sé a veces lo recuerdo con el tiempo y me deja, con la misma extrañeza.
    Eso si, yo sé que los que se van, no se van del todo...
    Besitos buen finde

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero recordar a mis amores como los conocí, lo que guardaron para si mismos es de ellos, les pertenece y respetuosamente queda en ellos
    Eso creo yo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. INQUIETANTE sin duda...Tiene una pinta de ciencia ficción pura y dura.
    Gracias por el dato.
    --------
    En otro orden, me agrada que estés compartiendo tus películas favoritas en el blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Alondra!
    “La memoria de los muertos” aún no he visto esa película. Supongo que ese chip zoe es una especie de intromisión en el cerebro humano y con el cual no habría el temido Alzheimer, pero nos restaría totalmente la libertad.
    Suscribo totalmente la reflexión que haces del asunto.
    Deseo que pases un maravilloso fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Hola paso de visita por tu blog y me encanta todo lo que tienes son muy interesantes tus escritos. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Esta película me hizo acordar de 1984, la novela de George Orwell, que previó el mundo controlado de hoy. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!