sábado, 17 de mayo de 2014

En el día de Internet.

Siguiendo el ejemplo de http://cantares-ana.blogspot.com.es/


Este escrito no es reciente pero el tiempo no lo envejeció...

Simplemente pon las manos en el teclado. Deja que tus sentimientos fluyan… Así comenzó mi camino a través de la ventana. Hay una escritora de Oviedo-España, Eugenia Rico que dice: "escribimos para detener el tiempo y para sobrevivir" y yo suscribo la frase. Cada momento tiene su tiempo…
Muchos llegan aquí huyendo de sí mismos, y otros, se encuentran o se descubren… En este mundo, eres solo la persona que se imaginan que eres pero en las palabras dejas al descubierto mucho de lo que escondes en tu interior. Intuimos y sentimos la energía que nos quieren trasmitir. En el fondo siempre buscas que te reconozcan en la multitud e intentas seducir con las palabras. El disfraz te lo pones según tu estado de ánimo: "Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ellas no me salvo yo".(José Ortega y Gasset)
Pero al igual que en una playa de arena blanca tus palabras son huellas sin prejuicios, sin timidez, sin frustración. Simplemente escribes. A veces te idealizan e idealizas. Descubres a personas observadoras ó a esas que están a años luz de tu verdadera realidad. Y en ocasiones juegas sin maldad a representar ese papel que los otros te otorgan y en otras, desnudas el alma…

En el mundo virtual nos ilusionamos, hacemos esfuerzos por interpretar a otros, estimulamos la imaginación y hasta buscamos que nos quieran… Pero sobre todo nos "enamoramos" de las palabras, no de personas, solo de palabras, porque en ellas intuyes a aquél que te gustaría conocer. El ideal de persona que tal vez no existe, o tal vez sí… y forjas un sueño, y lo retomas cada día al abrir la ventana y te entregas a él en silencio, con la pasión y la inocencia de un adolescente. Aunque sabes que si no se alinean los planetas, nunca formará parte de tu verdadera realidad.

Decía Freud: "el sueño constituye la satisfacción del deseo". Quizás eso es lo que hacemos en este lugar: La realización imaginaria de deseos, el volar sin equipaje. Recibir por medio de la lectura; sensaciones, conceptos y otra forma de ver la vida y antes de irme a dormir es como si hiciera un resumen de la jornada y pienso que si hoy fuera el último día de mi vida me quedaría con las pequeñas cosas: la sonrisa de mi compañero, el beso de mis hijos y la luz de la ilusión al escribir estas palabras. Porque el tiempo no se mide con el reloj, sino con el aburrimiento y aunque al igual que burro, cada día tenemos que cargar una alforja o el tren pasa de largo por nuestra estación. La vida siempre te regala algo…

Alondra.- domingo, 16 de agosto de 2009
En mi mundo nuevo...
http://unpuentedepalabras.blogspot.com.es/

6 comentarios:

  1. Feliz día
    Mi llegada a internet tiene que ver con "mi circunstancia" y jamás se me ocurrió que me leería alguien
    Preciosa entrada
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Considero que tienes mucha razón en tú escrito. En este mundo virtual, las letras son el reflejo imaginario o real de quién está al otro lado. Pero por norma general, suele ser la verdad la que impera.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Se está para algo...así sea para el desamor. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  4. Yo llegue a este mundo virtual a sanar heridas y en el camino aprendí a escribir. Me falta mucho pero ai la llevo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor de internet?

    Sin duda la maravillosa gente que encuentras al otro lado ;)

    ResponderEliminar
  6. Yo llegué hace muchos años... Pasé de los diarios en papel a los blogs... Y descubrí una especie de terapia para la soledad de mi yo más íntimo que me enganchó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!