viernes, 2 de mayo de 2014

De ayer y de hoy...



Ha pasado tanto tiempo que todo se confunde pero hoy, en esta tarde gris, viendo las viejas fotografías llenas de luz, recuerdo los sueños de adolescente mirando aquel cielo estrellado; las ilusiones de amores tiernos hechos de miradas, caricias de espuma y sabor a sal.

Una noche, desde lo alto de la escalerilla de un avión miré el hermoso cielo de Venezuela que iba dejar atrás; busqué la estrella más brillante y juré volver, aquella etapa de mi vida se quedaba entre un amasijo de hierros retorcidos.

El tiempo pasó y el destino se burló de la nostalgia, ¡vaya frase!, seguro que alguien la escribió o la cantó antes que yo, ¡cónchale!, que bien me quedó…

En fin, dar carpetazo a tu vida, dejar la universidad, el trabajo, los amigos sólo se hace en momentos que no tienes ataduras y buscas la liberación y una particular Utopía. Por supuesto que no encontré la mítica tierra donde la Justicia, la Solidaridad y el Amor se conjugan para hacer una sociedad perfecta, pero empecé de cero; sembré, nacieron espigas, maduró el trigo y la cosecha poco recuerda a quien fui; los años y los inviernos moldearon a la chica de ayer. El dolor lo diluyó el tiempo, las huellas de mi primavera se fueron igual que el desaliento.

Quienes hemos convivido en esa tierra, en esa Caracas que atrae y subyuga, al partir hacia lugares lejanos nos llevamos para siempre parte de ese carácter: alegre, sonriente, de corazón generoso; nos duele el alma cuando hoy las noticias te presentan a otra ciudad y te preguntas: ¿cuánto hay de verdad o de mentira?…

Pero no volveré, la tierra y el cielo puede ser el mismo, pero nada queda del ayer, ni yo soy quien fui… no quiero ver la ciudad como un turista desde un autocar, no quiero visitar monumentos ni museos. Después de tantos años contando el tiempo no quiero ver miseria, no quiero sentir calor sofocante; si creció de forma desordenada o si el olor fétido no sólo lo lleva el Guaire y comprobar que tanta corrupción la sigue dejando a la deriva. No, no quiero ver mi Paraíso convertido en una realidad que pueda robarme mis hermosos recuerdos; si, me volví conformista y puedo parecer cobarde pero todo tiene su momento y en este, prefiero sentarme a la sombra de mi árbol.

En fin, no tengo remedio, sigo mirando al cielo, mirando mi imagen en el espejo y pensando en las leyes del tiempo. Allá quedó una parte de mi vida, la de hoy en nada se parece. Reencontrar a las dos ya no lo necesito. ¿A quién contarle lo vivido todos estos años?... Aquella veinteañera rebelde estaba llena de ideas y teorías que ya no sirven; de entusiasmo, orgullo, ignorancia e inexperiencia que hoy me inspiran una sonrisa tierna.


11 comentarios:

  1. Nuestra vida, nuestro camino tiene desvíos, rodeos y senderos divergentes que nos obligan a tomar decisiones. Cada decisión es una elección. Incluso si el resultado no es el esperado, haber elegido nos lleva un paso adelante en nuestra evolución personal. "No importa lo negras que parezcan o sean las cosas. Levanta la mirada y mira las posibilidades: no dejes de verlas porque siempre están ahí"
    Cariños....

    ResponderEliminar
  2. Pese a todos esos avatares y a la nostalgia que transmiten tu vivencias, se transluce que aún perdura el orgullo, el coraje y el entusiasmo de lo que has hecho de tu vida.
    Entrañables añoranzas y ansias de vivir desechando esas teorías que ya no sirven y caminando por los nuevos caminos que nos ofrecen las nuevas circunstancias , las nuestras y las del entorno.
    ¡De nuevo , un placer leerte!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  3. Quizá si sirvan, soñar siempre es bueno, y las utopías nos hacen caminar...

    Me ha gustado mucho lo que has escrito.

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. NOstalgia. En ella la nostalgia, es una recordación, que obliga al retorno, a hacer del pasado...uno definitivamente es ciudadano del mundo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Siempre nos quedará la nostalgia.
    Nos aferramos a los bellos recuerdos y nos da miedo volver por no afrontar la realidad.
    También, el transcurso de los años, nos hace madurar y vamos cambiando sin darnos cuenta, los sueños de adolescentes se van disipando y aprendemos a vivir con lo que tenemos y con nuestro entorno, ya no hay marcha atrás.
    De todas formas, demuestras ser una chica valiente y decidida.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar


  6. Pensemos en nuevas metas, hagamos planes, programemos sueños siempre en positivo, en negativo nunca, dañan los sentimientos propios y de quienes navegan a nuestro lado...ღ

    Todas las personas debiéramos ser como la Luna; destinada a dar luz, o como el sol, que con la magia de su calor acaricia y posee diariamente…ღ

    Un abrazo de luz para ti
    y un feliz comienzo de semana
    cultivando pensamientos...ღ

    Atte.
    María Del Carmen ღ





    ResponderEliminar
  7. a quin contarle lo vivido?
    a tus letras
    y luego dejarlo atras porque mientras recuerdes
    No hay olvidos

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu escrito. Bello, nostálgico, como si fuera escrito pasra mi, me identifico contigo. Me pasa igual, no deseo regresar a m pais, prefiero recordarlo a mi manera.

    ;O)

    ResponderEliminar
  9. A ver...La nostalgia, esa cosa agridulce y amarga. Pero ¿sabes? He comprobado que si hay algo que ha motivado el arte de todos los tiempos, esa es la nostalgia. Te sugiero algo. Dale cauces a tu nostalgia, sométela como los marinos tratan de xcometer el viento en sus velas y ¡Vuela! ...la pregunta es ¿En qué forma?
    -------
    En otro orden. Te cuento que estoy escribiendo mi tercer libro de relatos y me gustaría que leyeras algunos de esos manuscritos para que me hagas cualquier sugerencia. Llevo cinco pero te lo quiero enviar de a poco. Escríbeme al correo ¿Puedes?

    ResponderEliminar
  10. Alondra querida, cuando se lleva la tierra en la sangre y en el corazón nunca serás una turista, te lo aseguro, el Avila es el mismo, el Guaire igual y las casas de los cerros en su lugar. Se cambia de vida pero no de amor por el lugar que nos vio nacer, y desde donde partimos a caminar hacia donde sea a cualquier parte del mundo pero siempre será el punto de inicio. Sin embargo la situación es grave , triste, que en este momento de mi vida que no tengo 20 años pensamos hacer lo que hiciste tú partir de nuestro terruño en busca de seguridad, de paz, de calidad de vida, en lo personal temo que pronto ya no nos dejen salir del país , hermosa entrada te quiero Caraqueña también lo soy

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!