miércoles, 15 de enero de 2014

Nostalgia...

Los días no tienen emoción, el cielo amanece gris y al caer la tarde, intento recordar esos amores que habitaron la piel entre el deseo y el miedo... La imaginación sigue siendo viajera en el andén mientras mis pies no se mueven de la tierra que habito. No me quedan ansias ni ansiedad como decía una vieja canción...

Tengo un agujero interior donde las cosas se van desvaneciendo ¿con qué lo tapo? si nunca encajé del todo en ningún lugar...


... Las riberas bordadas de palmeras
y una brisa cargada con la esencia
de violetas silvestres y azahares,
en mi memoria alumbra
el recuerdo feliz de mi inocencia,
cuando pobre de años y pesares
y rico de ilusiones y alegría,
bajo las palmas retozar solía
oyendo el arrullar de las palomas,
bebiendo luz y respirando aromas.

Hay algo en esos rayos brilladores
que juegan por la atmósfera azulada,
que me hablan de ternuras y de amores
de una dicha pasada
y el viento al suspirar entre las cuerdas,
parece que me dice “¿no te acuerdas?”…

Ese cielo, ese mar,
ese monte que dora
el sol de las regiones tropicales…
¡Luz! ¡Luz al fin! –los reconozco ahora:
son ellos, son los mismos de mi infancia,
y esas playas que al sol del mediodía
brillan a la distancia,
¡Oh inefable alegría
son las riberas de la patria mía!...

de un poema de: Juan Antonio Pérez Bonalde

7 comentarios:

  1. El crepúsculo de la desaparición lo baña todo con la magia de la nostalgia para que tu pluma escriba tristes pero bellos versos.
    Cariños…

    ResponderEliminar
  2. La infancia es la verdadera patria del hombre. Lúcida y poética expresión. Es hermoso.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  3. Llego del sitio que añoras, tu trinar hace falta en mi ventana y me hace recordar la frase de una canción :Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde se amo la vida .... y entonces comprenden como están de ausentes las cosas queridas . Me emociona la poesía de uno de nuestros más queridos poetas a trinas amiga de palabras compartidas te abrazo y te dejo fragancia y calor de la tierra que nos une por nacer

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el poema que hoy nos traes, para leerlo y releerlo.
    Un beso Alondra

    ResponderEliminar
  5. Por cada año de nuestra vida, vamos guardando, en la memoria, los momentos más felices o aquellos otros que nos han marcado de alguna manera.
    A veces, la nostalgia se apodera de nosotros y quisiéramos dar marcha atrás.
    Hoy te he encontrado, hacía mucho que no te veía haciendo comentarios a amigos comunes, me alegra saber que sigues publicando y compartiendo con nosotros tan bellos poemas.
    Te dejo mis cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar


  6. Compartir la vida nos hace más felices,
    compartir la alegría incrementa nuestra felicidad,
    compartir nuestras lagrimas libera nuestros sentimientos de un gran peso,
    compartir nuestros sueños nos brinda más posibilidades de alcanzarlos,
    compartir con los demás nos abre un mundo de posibilidades incalculables...
    Como incalculables son los aventajados latidos de las emociones,
    que diligentes parten a reunirse con las vivencias y rimas que tu intelecto
    ha expuesto para ennoblecer el espíritu de quienes las estamos leyendo.

    ¡Te deseo que disfrutes del comienzo de una maravillosa semana!

    Un abrazo besando las brisas
    Y un beso abrazando las sonrisas.

    Atte.
    María Del Carmen






    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!