miércoles, 31 de diciembre de 2014

En el último día del año...



Según el calendario el año termina en Diciembre y, con las doce campanadas del día 31 se inicia la fiesta. ¡No es mala idea!, toda despedida debía ser alegre porque algo o alguien, compartió con nosotros alguno o muchos de esos 365 días que la vida nos regaló.

Al preparar las 12 uvas tengo los sentimientos a flor de piel, los recuerdos afloran, hago balance y dejo para los demás los proyectos… ¡Sigo aquí!, desde que supe de verdad que no soy eterna, porque lo sabemos, pero vivimos como si nosotros tuviéramos tarjeta oro con la señora de la guadaña… Me he vuelto más conformista, no hago proyectos, simplemente tomo lo que cada día me regala.

No podremos evitar que en el nuevo año lo malo se suceda, ¡qué suerte! tampoco podemos evitar lo bueno :) Todos sabemos que para llegar a algunas conclusiones y poder hacer cambios en nuestra vida es necesario haber pasado por momentos difíciles.  Es necesario enfrentarse a la tristeza, lo mismo que al miedo. Si lo negamos sólo conseguiremos que crezca...

En fin amigos, para este último día del año recuerdo una frase, (siento no recordar el autor) "La magia del viaje no está en llegar al destino sino en ir disfrutando del camino".

Que el nuevo año llegue con un cofre lleno de cosas buenas para todos. Que despidáis bien 2.014 y recibáis mejor el 2.015.  Si no hay novedad el próximo año nos seguiremos leyendo...





domingo, 28 de diciembre de 2014

Espacio abierto a... Kasioles


Hoy vuelvo a esta etiqueta, le tengo un cariño especial porque hablo de vosotros: "amigos de palabras compartidas" y esta vez quiero mostrar mi agradecimiento a una persona que muchos conocéis: Kasioles.

Este año tenía fuerzas para ponerme el delantal y quería hacer un homenaje a mi suegra con su receta de Nochebuena, cuando ella vivía no tuve la precaución de guardarla y, fue hacer el comentario a esta maga de los pucheros y todo resuelto, por supuesto, no se puede comparar con la receta original pero salió delicioso.


Rollo de carne de Kasioles


Rollo de carne de Alondra

Últimamente está muy de moda la cocina pero "Ella", Kasioles, lo difícil lo hace fácil, es su forma de mostrar amor, y compruebas, que es el granito de arena para que esos momentos alrededor de la mesa nos hagan olvidar todo lo malo de nuestro día a día y, podamos disfrutar de la compañía de los seres queridos.

Kasioles en su blog 
http://lospucherosdekasioles.blogspot.com.es/  dice:

Tengo miedo de que, con el paso del tiempo, al olvidar el recuerdo, también olvide la felicidad vivida. 

Sinceramente, no creo que eso sea posible porque en las cartas a su madre el recuerdo está vivo, son como el diario de su cotidianidad. Si tuviera que definirla diría que es laboriosa pero sobre todo dulce: tranquiliza, desborda energía, fortalece el ánimo y deja un buen sabor de boca :)

Os dejo un poema que copié de su ventana (espero no se enfade) como buena fílosófa de la vida cualquiera puede sentirse identificado con sus sentimientos.


Cuántos años en mi vida

Me ahogó la sobrecarga
El presente me abrumaba
Y el pasado…
Me invadía de nostalgia.
Los recuerdos de un ayer
Pegados a mí como lapas
Me hacían retroceder
Deteniendo mi escalada
¡Cuántas veces he llorado
oprimida por la carga!
¡Cuántas veces he sentido
que se me rompía el alma!
Con el paso de los años
Siento renacer la calma
Caminando, voy despacio
Pero mis ojos, ya secos
Tienen brillo de esperanza.



Y como esta alondra también quiere hacerle un regalo le dejaré una melodía que pienso puede gustarle.


viernes, 19 de diciembre de 2014

Feliz Navidad!!!


Queridos amigos de palabras compartidas: doy gracias a la vida por estar con vosotros una Navidad más...

Deseo de todo corazón que el mejor regalo que reciban sea estar junto a sus seres queridos compartiendo paz, esperanza y alegría.

Por siempre y para siempre ¡gracias por la compañía!



lunes, 15 de diciembre de 2014

Cuando sea viejecita...


Cuando sea una viejecita, viviré una temporadita con cada hijo, ¡y les llevaré tanta felicidad! ... igual que hicieron ellos.
Quiero devolverles toda la alegría que me dieron, retornándoles cada cosa. ¡Oh, estarán tan emocionados!

Escribiré en las paredes en blanco, azul y rojo, y brincaré encima de los muebles con los zapatos puestos; beberé el agua y el zumo de la botella y los dejaré fuera de la nevera; atascaré todos los waters y ¡oh, cómo chillarán!

Cuando estén al teléfono y no me puedan ver, tomaré cosas prohibidas, como el azúcar y el cloro. ¡Oh, harán sonar los dedos y después me advertirán con la cabeza! ¡Y entonces me esconderé debajo de la cama!...

Cuando preparen la comida y me llamen para comer, no me comeré la verdura, ni la ensalada ni la carne. Me atragantaré con los cereales, derramaré la leche en la mesa. Y cuando se enfaden, correré ... ¡Si puedo! …

Me sentaré bien cerquita de la tele, cambiaré de canal cuando quiera. Cruzaré los ojos sólo para ver si se me quedan así. Me sacaré los calcetines y tiraré uno por la ventana, ¡y jugaré con barro todo el día!

Y más tarde, ya en la cama, me estiraré y suspiraré, le daré gracias a Dios con una oración y cerraré los ojos. Mis hijos me mirarán con una sonrisa, saldrán despacito, y dirán, quejándose: ¡Es tan tierna, cuando está dormida!


Hoy quiero dejaros una sonrisa. Imaginarme la cara que pondrían mis hijos me hace reír a carcajadas, lo malo es que en un niño es normal que lo haga, un anciano dirían que tiene demencia senil...  (Me lo enviaron en un correo)

martes, 9 de diciembre de 2014

En el pecado está la penitencia.


"En el fondo de tus ojos, donde guardas tus caminos lo que llena y lo que duele lo que nadie más ha visto, es allí donde me quedo y tu te quedas en los míos"...

No sé si es un poema o una canción, simplemente lo he recordado. Cada uno tenemos una historia, desde que nacemos vamos llenado hoja tras hoja ese hermoso libro blanco con el que llegamos a este mundo. ¿Cómo escribimos esas páginas?, depende de nosotros y también de las circunstancias.

Uno va creciendo cuando se defiende como águila que no quiere dejar de volar… Eso es ser inmortal, porque se vive mientras luchas y luego, mientras alguien te recuerda. Cuando dejas descendencia, vivencias compartidas con la gente maravillosa que viajo con nosotros por el camino de la vida…

Dice una canción de Luis E. Aute: “y me invades con palabras como besos, inundándome con pájaros los sesos. ¡Qué difícil intentar salir ilesos de esta magia en la que nos hallamos presos!..." 

Y es que para vivir necesitas apasionarte por algo o por alguien pero, debemos hacerlo de acuerdo a lo que nace de nuestros corazones. Nos educaron en unos principios que hicieron poso en el alma y que no podemos cambiar de la mañana a la noche. Si viviste con dignidad y fiel a unos condicionamientos sociales, puede que hayan sido tu prisión pero con el tiempo, también cambiaste mentalmente porque ninguna vivencia pasa sin dejar experiencia.

Aristóteles decía: “la naturaleza no hace nada en vano”… Y quizás haya instantes en nuestra vida que piensas más en lo que te gustaría haber hecho y no en lo que harás. Es como si empezaras una época de descuento. Cada mañana eres un equilibrista que está en la cuerda floja y, tienes que caminar con energía, buscar tu mismo las alegrías. No se eligen los momentos pero, tampoco puedes cambiarlos. La vida, esa obra de teatro, donde siempre estas ensayando para cuando llegue el estreno y para cuando se baje el telón.

El tiempo no nos pertenece. Hay que ver qué se espera de la vida y aprender a convivir con la soledad. Tener a gente que te quiera y a quien querer, y es que tu nido lo vas haciendo día a día, con una hoja, con una rama, con una espina… El problema es que aprendemos a vivir después de que la vida se nos va pasando.

martes, 2 de diciembre de 2014

Verano solidario


El lugar me parecía extraño y conocido a la vez. El aire que respiraba quemaba mis pulmones, los pocos campesinos del poblado también se sofocaban en la miseria. En el solitario camino un ruido en la hojarasca hizo que me volviera a mirar. Tenía un aspecto feroz y venía armado. El primer impulso fue echarme a correr. ¿A donde iría?... Si pensaba matarme no por correr dejaría de hacerlo, además, en aquella tierra desértica había poco donde esconderse. Caminé lentamente; él pasó a mi lado, sonrió con una dentadura perfecta, ¡era tan joven! Apenas un chiquillo alto y flaco armado para infundir terror...

Al llegar a las primeras chozas me quedé observando, no había jóvenes; hombre y mujeres de edad avanzada con la piel pegada a los huesos, y niños con el vientre hinchado rodeaban al chiquillo armado. Las guerras por conflictos étnicos que surgen en algunas zonas, siguen siendo máquinas de fabricar miseria dentro de la pobreza más absoluta. Su vida es un martirio, un tormento que soportan tenazmente y con un ánimo asombroso.

Esa no era el África que mostraban los guías turísticos. Había ido a Jartum, la capital de Sudán en misión humanitaria, mañana debía regresar. Nazin me había acogido en su casa, sin lujos pero nada que ver con los asentamientos que cruzamos. Debido al toque de queda existente no había muchas posibilidades de diversión nocturna, añadiendo la prohibición de beber alcohol. Me había prometido una sorpresa para la despedida y allí estaba, dispuesto a ponerme en sus manos, nunca mejor dicho porque me propuso un baño.

Entramos en un cubículo con el suelo de madera recubierto de azulejos y dos grifos bajos, él se quedó con una toalla atada a la cadera dispuesto a mostrarme el placer de la saludable costumbre del baño. Me senté en el suelo sobre una esterilla de plástico que sacó de un envoltorio sellado, y lo miré en el ritual de envolver sus manos en mitones de tela semejante a la de las toallas turcas, y suficientemente anchos como para permitir el desembarazado movimiento de los dedos.

Me estremezco cuando vuelca el primer cubo de agua caliente, muy caliente y después otro y otro, dice que es lo mejor para defenderse del calor. Después me enjabona a conciencia, pronto mi cuerpo está cubierto de espuma con un olor dulzón. No deja ningún lugar: detrás de las orejas, el cuello, las axilas, los genitales, incluso por entre los dedos de los pies. Me aclara con abundante agua caliente y me iba a levantar cuando me dice que todavía no terminamos. Ahora me frota enérgicamente con una piedra pómez finísima, para eliminar las toxinas muertas que empiezan aparecer como gusanos por mi piel.

Nazin me sonríe y dice: –Ves como no sabéis lavaros. Admito que tiene razón, como podía llevar tanta porquería encima si me había duchado ayer. Más agua caliente… y mi particular Kiyassa vuelve ahora con las manos a enjabonarme de nuevo y, agua, más agua… (el agua significa en el islán la sabiduría profunda) Lo increíble era la calma, la sensación de libertad.
Para terminar, me embadurna con un aceite de almendra y pasa una toalla recia y grande para envolverme todo, luego dijo que le esperara en una sala de relajación con temperatura más fresca, mientras él se daba una ducha en otra estancia de la casa.

Cuando ya vestido con la última ropa limpia que había en mi mochila nos dirigimos a cenar, sentía que el aire podía pasar a través de mi cuerpo. Todavía veo los ojos brillantes de Nazin cuando tomando el té con hierbabuena tal pareciera que el agradecido era él. La semana había terminado pero me llevaba la vivencia de un pueblo amable con una visión relajada y optimista. Y yo, presumido occidental, pensando que iba a llevar ayuda y lo que hice fue aprender sobre la vida una hora tras otra…

Este cuento se supone que lo escribió una persona que salió del armario, es muy especial para mi, hoy confieso que Félix, el autor, era un seudónimo pero le puse todo mi corazón.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Está ahí, al dar la vuelta a la esquina...



Según la ONU, el negocio de la prostitución es el segundo más lucrativo del mundo. Reporta anualmente unas ganancias de entre 5 y 7 billones de dólares y moviliza a cuatro millones de personas. En España, la prostitución dicen que mueve unos 18.000 millones de euros al año.

La mayoría de las mujeres ejerce la prostitución bajo amenazas, se aprovechan de su situación irregular: inmigrantes explotadas, vejadas y golpeadas por mafias que las convierten en simples mercancías para ser "consumidas" a miles de kilómetros de sus países de origen. El modus operandi para captarlas es idéntico a uno y otro lado del atlántico. Buscan chicas de bajo nivel educativo, con problemas económicos y sin recursos para emigrar. Como ya es sabido, en su mayoría son engañadas con falsas promesas de trabajo que las sacarán de la miseria.

La mafia controla alrededor de un tercio de la economía, según especialistas del Banco Mundial. “Será la gran ganadora de la crisis”.

"La mercancía"  procede de Albania, Bulgaria, Lituania y Rumanía, aunque también llegan de Nigeria, Colombia y República Dominicana. De esta manera "los compradores" las ven como productos exóticos y extraños, nada que ver con las mujeres de su entorno. No hay empatia posible.
¡Genial, así los hombres sólo se sienten clientes!  La igualdad de género continuará siendo inalcanzable mientras los hombres compren, vendan y exploten a mujeres, niñas y niños...  Es una opinión personal, pero creo que la sociedad sigue viendo la prostitución desde una óptica masculina. Cuando en los parlamentos haya un 50% de mujeres a lo mejor se logra algo...

Se habla de un 5% de mujeres que ejercen la prostitución de forma voluntaria. Pero hay que ser serios en esto. Una mujer no es un producto. No tiene "código de barras"… Y, lamentablemente, hay mucha gente que se aprovecha de la situación de desamparo social y normativo. ( Iñigo Ortiz de Guzmán)
Sinceramente creo que la prostitución NO es la profesión más antigua, en todo caso la profesión más antigua sería el proxenetismo.
 
Y no olvidemos que prostitución también es: los que venden sus vidas por poder, los que mienten y destruyen dignidades y humanidades por el placer de hacerlo, los que amordazan la libertad, los que violan los derechos más elementales y un largo etcétera...

jueves, 20 de noviembre de 2014

Maullando a la luna

Para escribir necesito soledad, sentarme ante la hoja en blanco y sin pensar mucho dejar volar las manos sobre el teclado.

Como muchos otros en este mundo virtual, soy una “aficionada” que siente el impulso de crear. Soy de ese ejército de inconformistas, soñadores, princesas solitarias, madres preocupadas, vagabundos buscando cobijo, canosos que tienen tanto que enseñar y locos inventores de fantasías que jamás vivieron.

Nos sentamos ante la ventana y nos dedicamos a relatar lo que surge en el momento, luego al día siguiente lees y el producto de la fantasía, comienza a ser real porque muchos nos identificaremos con amores, con sueños que otros también crearon.

Bendita imaginación que nos acerca y, donde gritamos con un teclado igual que los gatos maúllan a la luna en los tejados.

¡Lindos sueños!, si mañana no hay novedad nos seguiremos leyendo. 

domingo, 16 de noviembre de 2014

¡De eso nada!...

Últimamente, deben ser los días grises y mis paseos bajo el paraguas, no paro de hacerme preguntas...

¿Por qué nos cuesta tanto dar el brazo a torcer? tal parece que todos sabemos de todo y creo que pocos somos expertos en algo. Se apoderó de nosotros el espíritu de la contradicción, los "opinadores" están esperando a saber de qué se habla para decir que ellos piensan lo contrario, su norma principal es decir y hacer lo opuesto a lo que se diga o se haga.

¿Habrá algún experto en testarudos? Seguramente, pero pocos irían a comprar cordura y el negocio estaría abocado al fracaso. ¡Vaya mundo de tercos!, dispuestos a dar consejos pero no a aceptarlos.

Todos necesitamos de alguien que nos ayude y nos comprenda; de alguien, al menos, con quien poder desahogarnos alguna vez. Desahogarse un poco y pedir ayuda a quien nos la puede prestar es un paso importante. Algunos dicen que quienes piden consejo para todo van como a remolque de los demás, que son gente de poca personalidad. No creo, a veces, resultará más importante que aprendamos a dejarnos ayudar, a escuchar esa voz amiga que tiene la lealtad de darnos un buen consejo.

Esta alondra siempre presupone buena voluntad,¡así le va!... Intento no hablar de lo que no se ha comprobado bien, de lo contrario, me parece una manera de juzgar muy alegremente. Hablar de rumores, suposiciones o sospechas, supone hacer méritos para ser injusto. Recuerdo a un profesor de filosofía del derecho que repetía continuamente: el bien debe ser supuesto, el mal debe ser probado.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Ser, desear, conocer...

¿Un  mundo ideal podrá ser posible?... es tan difícil qué unos respeten a los otros, por qué nos dividimos en nombre de un ser superior, por un interés económico, social, cultural, político, religioso. Toda la vida del planeta luchando, desde las cuevas al día de hoy, da igual los criterios ideológicos, tienen poco que ver con la vida. Decía mi abuelo: "A río revuelto ganancia de pescadores" y ahora parece que estamos al final de otra etapa; discursos de palabras que creen queremos escuchar, todo el mundo cree saber de economía y tanta economía está terminando con la belleza. No hay mayor depredador que el ser humano.

En la vida de alguna manera te posicionas, hablas, criticas y son muy pocos los que dominan la ira, la venganza, el rencor, la codicia... Veo en los ojos de los niños, incluso en los de mi pequeña Lúa (un simple animal irracional para algunos) esa capacidad de amar tan natural y siento que ellos se guían por su corazón, quizás deberíamos olvidarnos de todo lo que nos enseñaron para ser adultos...

No, todo no, volvamos a recuperar  la cultura, esa capacidad de hacernos preguntas, de tener curiosidad, de ejercitar valores como la solidaridad, de crear belleza. Yo, esta noche lluviosa,  me quedo con el surrealismo para dar rienda suelta a los sueños, y observo e intento que las cosas me digan algo porque si dejo de tener curiosidad empezaré a morir...

En fin, viajemos a la quinta dimensión...

Maruja Mallo: "Viajeros del éter"

viernes, 7 de noviembre de 2014

El lenguaje de los sueños.

Director: Guy Jenkin
Intérpretes: Jessica Alba, Hugh Dancy, Bob Hoskins, Brenda Blethyn, Emily Mortimer, Noah Taylor.
Música: Simón Boswell
Fotografía: Martin Fuhrer
En esta película  subyace el poder colonial británico con sus asentamientos organizados para obtener riqueza. Ya ven, los viejos imperios estuvieron en América, los nuevos: en África, Asia y el Pacífico. 
Africa: una tierra de múltiples personalidades; cada región es profundamente diferente de las otras. En la cumbre de Addis Abeba se tomó la decisión de establecer la invulnerabilidad de las fronteras existentes, no hubo nuevas reglas, y las nuevas clases dirigentes africanas ocuparon el lugar de los viejos patronos blancos, con los mismos privilegios y fallos. 
En ese enorme y rico país se generaron genocidios, guerras tribales y devastación de bienes naturales destrozando su sistema ecológico… En una palabra, no tuvieron mucho éxito en concebir un objetivo común. Por cierto, la cuestión de las colonias africanas dicen que fue uno de los principales detonantes de la Primera Guerra Mundial. 
A pesar de las distorsiones heredadas de su pasado colonial, Malasia, el lugar donde se recrea la película parece que actualmente tiene sus problemas, pero ha sabido encauzarlos y se dice que es un hermoso ejemplo de lo que la tolerancia religiosa y étnica es capaz de lograr. Dejo la historia y paso a contar el argumento, qué manía la mía de subirme a las alturas… 
En 1.936, un joven inglés recién graduado, es destinado a Sarawak una colonia británica en Malasia, para terminar su formación como administrador oficial británico. Le presentan a una hermosa mujer y se encuentra con algunas costumbres inusuales: la joven  supuestamente destinada a servirle de tutora en el idioma nativo, es asignada para ser su diccionario de cama, un tipo de concubina. Según la tradición ella vivirá y dormirá con él hasta que aprenda la lengua local. El caos comienza, cuando el oficial se enamora de la mujer. Acusados de faltar al deber y a la tradición, la pareja se ve obligada a separarse, y él marcha a su lugar de origen donde se casa con la hija del jefe de la colonia inglesa en Indonesia. Un año después, el joven vuelve ya casado y ella también lo está, aunque dio a luz un hijo de él. El amor prohibido se hace más intenso y van aflorando secretos… como todo amor apasionado es arrasador, se ponen al mundo por montera y huyen a la selva que les dará cobijo. 
El argumento engancha y la fotografía y los paisajes maravillosos. Incluso me gustó la traducción del nombre al español de la película porque: "todo sueño que merezca la pena tener, es un sueño por el que merece la pena luchar" La frase no es mía, desconozco el autor pero la suscribo.

lunes, 27 de octubre de 2014

Ainsss!!!!

Hoy no podía más, era una tentación sin precedentes. Además estaba en su punto: suave al tacto. Sin protocolo, lo agarré con las dos manos y me dispuse a devorarlo…

Mis manos se bañaban con su jugo que escurría por mis brazos, mi boca disfrutaba de esa pulpa resbaladiza dejando salir el néctar que se escapaba por mi cuello. Me irritaba la piel de chupar el hueso de esa fruta perfecta, no importaba; golosa lo saboreaba una y otra vez hasta que no fue más que hilillos blancos...

El color no garantiza la dulzura pero esta vez acerté de pleno, en su punto de maduración y su aroma, ¡ay!, su aroma… cuántos recuerdos me trajo su aroma…

Hacía dos días que estaba en casa, en una pequeña cesta en el mueble de la cocina. Supe que era para mi nada más entrar en la frutería, mis ojos no podían apartarse de aquel hermoso ejemplar de mango, de toda la caja era él, sus tonos de verde, amarillo y rojo me hipnotizaron. En mi bella Caracas a esos ejemplares grandes y coloreados le llamaban mangas.

A solas en la cocina, desde el momento que empecé el ritual del pelado, no hizo falta cerrar los ojos, allí estaba… La foto era nítida, el otro lado del charco, una adolescente acostada en un chinchorro con el bikini de flores blancas sobre fondo azul turquesa, igual que el mar que besaba la playa, y comiendo con gula un mango.



Hay tantas palabras vertidas desde esta ventana y posiblemente esté repitiendo, ¡lo siento! pero hoy al mediodía lo tomé nuevamente de postre y recordé este escrito y a una amiga bloguera: Anita-Loss, ambas nos seguíamos, y en su momento, fue mi respuesta a un escrito suyo lleno de erotismo sobre una mandarina. Ella pasó página en este mundo virtual, pero esta alondra la recuerda con mucho cariño.

sábado, 25 de octubre de 2014

Cinco horas con Mario

Autor: Miguel Delibes publicada en 1.966

Leer un libro es enterarnos de los paisajes del alma de otro y siempre con nuestra alma de telón de fondo. (Luis Alberto Tamayo)

Hay libros que es un placer volver a leer, además no me aburre, si lo elijo es porque algo tocó mi corazón y, lo que son las cosas, siempre descubro algo nuevo quizás, porque ya tengo otra madurez que cuando lo leí la primera vez...

En esta novela se funde el presente y el pasado en un espacio limitado… El argumento es muy sencillo, la protagonista habla consigo misma velando el cadáver de su marido. Repasa 27 años de vida matrimonial durante cinco horas de esa noche que Mario Díez Collado está de cuerpo presente. En los reproches que le dirige suelta el lastre de la falta de comunicación de su vida matrimonial.

Carmen Sotillo, es tradicional, católica, resentida y egoísta, su matrimonio con un catedrático era el trampolín perfecto para ascender en la jerarquía social. Mario es la otra cara de la moneda: liberal, idealista y humilde. Es una maravillosa fotografía de la época franquista, todo está presente: los valores morales, el sexo, las diferencias de clases, el matrimonio…

La novela está escrita con un prólogo, y 27 capítulos que comienzan con una cita bíblica subrayada por Mario que provocan una asociación de ideas en Carmen, y un epílogo que pertenece a otro Mario, el hijo, el futuro…

Los recuerdos de la protagonista, porque en realidad es Carmen la que lleva el peso de la historia surgen sin orden ni concierto, pasa de una idea a otra, es decir no puedes conocer la historia si no lees todo… Mario, el marido muerto, era un hombre progresista que buscaba erradicar lo marginal, dedicaba tiempo a los libros, a escribir para un periódico, sin embargo fue incapaz de ayudar a su esposa a crecer mentalmente.

Menchu (diminutivo de Carmen) era el reflejo de una educación mojigata para la mujer, pero también tuvo sueños, e ilusiones que con el paso del tiempo, se convirtieron en apatía, aburrimiento… En esas cinco horas le dijo a su marido lo que debió hacer y no hizo, y lo que hizo y no debió haber hecho. No hay buenos ni malos simplemente nos damos cuenta lo diferentes que eran los dos.

Sentí una gran ternura cuando Carmen le cuenta que se encontró con un amigo de la infancia (Paco) y que la llevó varias veces en su coche, la segunda vez que se citaron la beso e intentó seducirla pero se detuvieron a tiempo. Le jura que no pasó nada entre ellos y le pide perdón.

No es una trama que te mantenga en vilo esperando que ocurra algo, no es ese tipo de libro. Es una lectura entretenida y te pone en la piel de un hombre y una mujer. En el lento y desordenado monólogo en el que esa vida se hace real. Es triste pensar si Carmen conoció alguna vez a Mario y si Mario, pudo abrir caminos nuevos a su mujer pero le resultó más cómodo dejar que el tiempo pasara en soledad acompañada.


Tuve la suerte de ver la representación teatral en donde la gran dama de la escena española: Lola Herrera borda el papel de Carmen Sotillo, sinceramente se funde con ella.

jueves, 16 de octubre de 2014

Presumiendo de filósofa.

Nosotros somos aquellos que somos cuando nadie nos ve... Somos aves de paso en la vida de muchos, y en la vida de pocos, somos alguien importante, la cosa es siempre dejar una huella, una impresión buena o mala.

Es duro tener que sonreír cuando te estas muriendo por dentro. Es duro tener que hablar, cuando prefieres callar. Hay palabras que dicen poco y silencios que lo dicen todo.

Si me quieres en tu vida, tú me pondrás en ella, yo no debería estar peleando por un puesto. Hasta la persona más enamorada se cansa de dar todo por alguien que no le da nada. No pierdas un amor por orgullo, tampoco pierdas la dignidad por amor.

Hace falta escuchar más y hablar menos. El pasado siempre influye pero hay que dejarlo guardado en un cajón sin permitir que estropee nuestro futuro y es que puedo extrañarte  pero no te quiero de regreso en mi vida.

No pido lo que no puedo dar pero tampoco quiero recibir poco y es que merezco más... ¿Arrepentirme? no, pero me hubiera gustado tomar mejores decisiones en ciertos momentos de mi vida. Admito que hay una fecha, un lugar y una persona que no olvidaré jamás; sin embargo el tiempo, ese que no hace preguntas y da las mejores respuestas, te enseña a dejar ir a quien no tiene intenciones de quedarse, a no esperar a quien no va a regresar y dar una oportunidad a quien la merece.

Seamos sinceros, cuando hay muchas personas a las que quieres y puedes hacer daño, no saltas barreras y es que la libertad termina cuando tienes responsabilidades. Uno no es lo que piensa, es como actúa como aprovecha lo que la vida le ofrece y es que buscando certezas me he llenado de dudas... 

En fin, todos tenemos problemas pero cuando estás vulnerable parece que  se multiplican. ¿Cómo soy?, feliz con altos y bajos, amiga, soñadora, valiente, miedosa, dulce, no siempre; espontánea, revoltosa, todo lo cuestiono; a veces, me pierdo pero siempre termino encontrándome. En lucha constante y siempre observando y aprendiendo.

viernes, 10 de octubre de 2014

Día a día...


No tengo nada nuevo que contar, sigue lloviendo... La cotidianidad también es plácida: una comida a solas con mi costilla, un café con una buena amiga, un paseo con Lúa... Para sentirse plena basta con las pequeñas cosas.

En este momento en que la sociedad necesita aprender de los errores recuerdo a Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.”


martes, 7 de octubre de 2014

A ver si el cuerpo aguanta...


Otro año más, con el otoño, en mi ciudad: "Lugo" recibimos con alegría una de las fiestas más populares y concurridas de toda Galicia: "el San Froilán". Esta celebración, unida a los atractivos de una ciudad bimilenaria, llena las calles de luz, música y gente, mucha gente.






En otras ocasiones ya os hablé de éllas

http://alondra-volarsinalas.blogspot.com.es/2010/10/san-froilan.html

http://alondra-volarsinalas.blogspot.com.es/2010/10/sigo-con-el-rey-octopado.html

Esta fiesta se vive por el día y por la noche, y es difícil saber cuántos kilos de pulpo se consumen, os aseguro que nadie se va sin probar ese plato tan tradicional.


Es una fiesta donde se unen las generaciones y todas las clases sociales. Las plazas dentro de muralla, zona antigua de la ciudad, se llenan de actividades para todos los públicos. Tendremos una semana para no aburrirnos, desfiles de ganado, charangas, malabares, espectáculos de magia y conciertos gratuítos ... hasta el próximo Domingo 12, el "Das Mozas", dedicado al folclore,  al traje tradicional; las personas que ese día preparan sus vestimentas con orgullo realizan una obra de arte.







Siempre hay buenas razones para tomar la antigua calzada romana y bajar hasta el barrio de A Ponte. En este San Froilán, los fuegos artificiales se lanzarán desde las proximidades del viaducto romano 
Además, muy cerca, el estadio Ángel Carro acogerá el día del Pilar un duelo de fútbol entre los equipos de dos ciudades en fiestas, ya que el Lugo recibe al Real Zaragoza. (Marta Veiga - El Progreso)



Esta alondra aprovechando la tarde de sol se dio un paseo por el ferial, merendó chocolate con churros y terminó el día en el concierto  de Lucía Pérez, si,si la de: ¡que me quiten lo bailao! es una gran artista que  no tuvo suerte con la canción para representarnos en  Eurovisión, ¡lástima!, aunque le sirvió par darse a conocer a nivel nacional. Sin embargo ya había participado en la edición de 2006 del Festival de la Canción de Viña del Mar (Chile), donde quedó en segunda posición. En 2006 viajó también a Argentina, actuando en Buenos Aires y Rosario y ya había publicado cuatro discos. Estaba emocionada cantando en su ciudad y nos presentó su sexto disco: "Quitapenas"  ¡y vaya si nos las quitó!, abarrotamos la Plaza Santa María, junto a la Catedral y no vean como moví el esqueleto.



Este fue un homenaje a los peregrinos el día de Galicia.






sábado, 4 de octubre de 2014

Al igual que vosotros sigo aquí.

Cada día descubro auténticos tesoros en este mundo bloguero, mi afecto para "todas/os", que no por ser virtual, deja de ser menos cierto.



Cuando sientas que la noche te atrapa en su inmensa obscuridad y que de ella ya no puedes escapar... Puedes contar conmigo.

Cuando pienses que nadie en este mundo te comprende y ni siquiera se preocupan si tu corazón sigue latente... Puedes contar conmigo.

Cuando estés tan deprimida por razones de la vida y te sientas de ella cada día mas aburrida... Puedes contar conmigo.

Cuando ya no te importe viajar en los sueños por que tu alma ha perdido poco a poco el anhelo... Puedes contar conmigo.

Y aun cuando a mi también todo esto me atormente fingiré que nunca lo he vivido...
Para que confíes en mi y puedas contar conmigo. 


 P.D. ¡Lo siento! una vez más este escrito estaba en mi libreta y sin el nombre del autor.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Ante la ventana.

Recuerdo una frase de Vargas Llosa "Nadie que esté satisfecho es capaz de escribir. Solo se inventan realidades cuando no estás conforme con tu realidad".



Imagen de www.taringa.net/posts/imagenes/1601258/Nidos,...

A veces siento que estoy gastando las palabras, diciendo las mismas cosas una y otro vez. He sido una luchadora pero reconozco que siempre busqué relaciones que llenaran un vacío emocional, y me impliqué mucho en mi familia; el nido que necesito para sentirme protegida. Mis pajaritos crecieron sin darme cuenta, fueron como canciones y poesía mientras cocía las lentejas o planchaba la ropa…Tuve suerte, aprendieron a volar en libertad y nuestra  relación también fue creciendo; ahora intento ser una buena oyente, comprender sus puntos de vista de un mundo nuevo.
Elegí un camino para llegar a estar conforme conmigo misma, dejé de pedirle a la vida más de lo que podía darme, incluso llegué a extirpar hasta el menor lastre nocivo de mi cabeza, con disciplina logré pensar en presente y cerrar con mil candados el pasado, los fantasmas se fueron en historias que conjuré con la fantasía. 
Llevo un tiempo donde la sensibilidad está a flor de piel e intento convivir con la realidad. Siempre me enfrenté a los problemas, por qué razón me niego a ver el que tengo, por qué quiero mentirme… He desdoblado mi personalidad: una depende de las circunstancias externas y la otra se levanta cada mañana como si no pasara nada. Bueno, tampoco es del todo cierto, antes me levantaba pensando en todo lo que tenía que hacer y ahora en lo que quiero hacer y no siempre puedo. 
No creo en el destino, creo que soy libre para tomar un camino u otro pero tiene que existir un azar indescifrable que juega con nosotros y pocas veces te trata a cuerpo de rey.

jueves, 25 de septiembre de 2014

El camino del otoño...


La alegoría de las estaciones del año con las etapas de la vida no es algo nuevo, es un tópico mil veces repetido, siempre ha dado mucho juego en todo tipo de manifestaciones artísticas: música, pintura, cine...

Hay una película del sudcoreano Kim Ki-duk que nos hace visionar que nadie es inmune al poder de las estaciones: nacimiento, crecimiento y decaimiento. No obstante, es un ciclo que se repite infinitamente,  igual que las penas y alegrías de la vida.

En otra más reciente "Antes del frío invierno" de Phillippe Claudel, el protagonista se pregunta si su vida ha tenido algún sentido... Si está a tiempo de rectificar... dos preguntas que puedes contestar de forma afirmativa pero, ¿y las consecuencias?... Si llegamos a esta etapa ya somos nosotros y las circunstancias que hemos creado.

En ocasiones escribí que soy de las que pienso: la vida está hecha de pequeñas cosas que van llenando nuestra mochila, puede ser una forma de autoconvencimiento pero, sinceramente, no creo que mi vida sea insignificante aunque haya momentos de monotonía; además, aún soy capaz de conmoverme ante alegrías o injusticias y quiero pensar que todavía tengo mucho por descubrir antes de que llegue mi etapa invernal.

En la noria de nuestra vida las estaciones se van superponiendo y poseemos la capacidad de apreciar estos cambios, disfrutarlos, gozarlos; unos con más intensidad, otros casi de forma estática, pero todos quemaremos etapas.

La primavera y el verano pasaron tan rápido que ni tiempo tuvimos a valorarlos, sólo disfrutarlos apasionadamente. En el otoño ya sabes delimitar la línea que separa lo auténtico de lo aparente, incluso llega la hora de mostrarte tal cual eres. Además, si no nos quedamos en el camino, es normal estar en esa etapa y recordar otras.

Al igual que en un cuadro somos los pintores de nuestra vida y, vamos superponiendo pinceladas pero todos los colores se relacionan entre si para formar un todo.

¡Vaya rollo!... ¿sabéis?,  al cambiar la decoración de la ventana me dio por pensar: estoy en la madurez de la vida igual que el otoño, ese declive que deja paso a los recuerdos y a las cenizas. Es hora de colocar cada cosa en su lugar, los retos son más difíciles y mejor utilizar la calma y el sosiego.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Mejillones en salsa de otoño

Dedicado a Dolita:
 http://lasrecetasdemisamigas.blogspot.com.es/ por ella me animé a compartir una receta en la ventana. ¡Claro que te recuerdo amiga!


Ingredientes:

2 Kgs. de mejillones
2 hojas de laurel
Medio vaso de aceite de oliva
2 cebollas grandes
2 tomates bien maduritos
Un pimiento rojo y otro verde
Un puerro, dos cabezas de ajo y un poquito de perejil
Una zanahoria
Un poco de fumé de pescado ( el agua que sueltan al abrirse puede servir, en este caso no utilizar sal)
Un chorrito de vino blanco.

Modo de preparación:

Se lavan bien los mejillones, por lo general hay que rasparlos un poco… Una vez lavados los mejillones se ponen en una olla con las hojas de laurel hasta que se abran al vapor.

Una forma fácil de hacer la salsa es poner todas las verduras con el aceite en la olla presión o rápida, no hace falta trocear mucho, le damos unas cuantas vueltas y añadimos el vino blanco a fuego fuerte para que se evapore el alcohol, movemos nuevamente el contenido y añadimos un poco del agua de los mejillones, es salada, por lo tanto no añadir sal. (o el fumé de pescado)
Cerramos la olla y dejamos cocer cinco minutos. Una vez se pueda abrir la olla pasamos todo el contenido por un pasapurés queda más consistente que con la licuadora. Una vez hecha la salsa probamos si está bien de sal.

En una bandeja vamos colocando los mejillones quitando una de sus capas y poniendo una cucharada de la salsa... (Servir calientes)

miércoles, 17 de septiembre de 2014

No es frío el alfabeto en la pantalla...

Comunicarse por las redes sociales no es lo mismo que hacerlo cara a cara, y por lo tanto puede dar lugar a numerosos malentendidos. A través de un monitor, una ventana como le llama esta alondra, lo mejor es no esperar nada pero es muy grato encontrar a personas que dejan salir sus sentimientos y sin necesidad de ver aprendes a querer. ¡Gracias por ser y estar!




Mis ojos sólo han visto el titilante
fulgor de tu lenguaje en la pantalla,
ventana que me acerca conocida,
muro que me separa inexplorada.

Te leo, y en mi mente se organiza
un cúmulo de imágenes que alcanza
a dar cuerpo a la idea de tu cuerpo, 
a dar vida a la idea de tu alma.

Te conozco y te ignoro a un mismo tiempo;
estoy contigo, pero qué lejana;
creo tocar tu piel, y entre mis dedos
sólo vibra mi piel sobresaltada.

Sé que vendrás un día, aunque es incierto 
si este saber es fe o es esperanza.
Y cuando vengas, o si vienes, 
¿cómo resistirán mis ojos tu mirada?

Tiembla una duda en mi cerebro, y corre
el temor a lo largo de mi espalda,
formulando insistente la pregunta
de si me ves como me imaginabas.

Y la inquietud me impulsa a refugiarme 
en la seguridad de la distancia. 
Y no sé si prefiero tu venida,
o soñarte en ausencia enamorada.

No obstante, ven, voy a correr el riesgo,
que más me aflijo cuanto más te tardas...
O quizá...no, no vengas, que no quiero
morir de angustia si me despreciaras.

O si acaso...tal vez...probablemente...,
perdona, amor, que es el temor quien habla...
Llégate a mí, sin más, y abre tus brazos,
que yo hace tanto tiempo te abrí el alma.

Francisco Alvarez Hidalgo

sábado, 13 de septiembre de 2014

¿Quiere enviar curriculum?



TITULO DEL CARGO OFRECIDO:

Mamá, Mami, Má, Papá, Papi, Pá o similares.


PERFIL REQUERIDO:

Se buscan personas que sepan trabajar en equipo a largo plazo, para posición permanente que no le tema a los desafíos, y esté dispuesto a trabajar en un ambiente frecuentemente caótico.

Los candidatos deberán poseer excelentes cualidades de comunicación y organización, y estar dispuestos a trabajar horario flexible, incluyendo noches y fines de semana, así como guardias de 24 horas frecuentes. Los candidatos deberán poseer excelentes cualidades de comunicación y organización, y estar dispuestos a trabajar horario flexible, incluyendo noches y fines de semana, así como guardias de 24 horas frecuentes.
Con posibilidad de realizar algunos viajes sin previo aviso a lugares de camping primitivos y torneos deportivos interminables en ciudades lejanas. Los viáticos no son reembolsables.

También se requieren tareas de transporte y de correspondencia.

Especialista en tareas escolares, enfermería y primeros auxilios. Por lógica, cocina y servicio completo de lavandería.

Expertos en relaciones interfamiliares, para mediar conflictos entre niños, adolescentes y ya no tanto.

RESPONSABILIDADES:

De por vida.

Debe estar dispuesto a ser odiado, al menos temporalmente, hasta que alguien necesite 10€.

Debe poder morderse la lengua en repetidas ocasiones.

Además, deberá poseer la fuerza de una mula de carga y poder pasar de 0 a 100 Km./h en 3 segundos, en caso de que, los gritos que escuche no sean de alguien que sólo juega a aullar.

Debe poder enfrentar desafíos técnicos estimulantes, tales como la reparación de pequeños aparatos, inodoros sorprendentemente tapados, y cierres trabados.

Deberá controlar las llamadas, llevar la agenda y coordinar la producción de incontables proyectos hogareños. Debe tener la habilidad de organizar eventos sociales para clientes de todas las edades y estados mentales.

Debe estar dispuesto a ser indispensable un momento, y una vergüenza al siguiente.

Deberá manejar la instalación y pruebas de seguridad de medio millón de juguetes plásticos, y elementos a batería.

Siempre deberá esperar lo mejor, pero estar preparado para lo peor. Deberá asumir la responsabilidad final y absoluta de la calidad del producto final. Dentro de las responsabilidades también están la limpieza y mantenimiento del piso en todas las instalaciones.

POSIBILIDADES DE DESARROLLO Y ASCENSOS:

Ninguna.

El trabajo requiere que permanezca allí por años, sin quejarse, manteniendo y actualizando sus habilidades, para que sus dependientes puedan al final sobrepasarlo.


EXPERIENCIA PREVIA:

Desafortunadamente no se requiere.

Se ofrece capacitación en el trabajo, de forma extenuante y continua.


SUELDO Y COMPENSACIÓN:

¡Escuchen! ¡Ud., le paga a ellos!

Ofrecerá aumentos y premios frecuentes.

Al cumplirse los 18 años se espera un pago global bajo la presunción de que la universidad los ayudará a obtener su independencia económica.

Al morir, les deja lo que le haya quedado.

Lo más extraño de este esquema de sueldo inverso es que en realidad usted lo disfruta y desearía poder dar más BENEFICIOS

Si bien no hay reembolsos por pago de matrícula, seguro médico o dental, ni pensión, no hay vacaciones pagas ni paquetes accionarios ofrecidos; este empleo ofrece oportunidades sin límite para el crecimiento personal y abrazos y besos gratis. También una cantidad ingente de reproches, quejas, y reclamos...



Aclaración: Lo encontré en un archivo que iba a eliminar. Desconozco el autor pero es tan real que no pude evitar la tentación de compartirlo.

domingo, 31 de agosto de 2014

Hablando en silencio...

Este verano sólo pisé la playa una vez, cuando llegué era casi mediodía. Pasee por la orilla del mar pisando la arena suave de las playas lucenses mientras las olas mojaban mis pies. Después nos fuimos a comer y todavía no llegara el postre cuando el sol se empezó a ocultar. Al terminar, la niebla cubría el paisaje y casi no se veía el mar... Fue un día diferente, de paseo, esperando que el sol se abriera paso; a media tarde ya estábamos de regreso a casa con  la ilusión de: ¡otro día será!... Ese día no llegó, en fin, puede que septiembre me sorprenda.


La vida sigue, hay  días en los que te levantas y ya sabes que va a pasar, en cambio, hay otros que sólo dejas que pasen. Hay días en los que sabes que vas a tener que tomar una decisión, y tiene que ser hoy: ni mañana, ni pasado, ni al otro... y sigues sin hacer nada, sólo esperas a que todo se solucione como por arte de magia. Quizás no sea lo correcto, quizás no sea lo mejor, pero sigues con tu asqueroso día de melancolía, esperando a que tu ángel protector baje del cielo y te toque con su varita mágica, y convierta toda la miseria que tienes alrededor en oro. Pero el ángel no llega... (creo que estoy plagiando a alguien, no logro recordar donde leí algo similar o igual es que a veces me aprendo párrafos enteros de memoria, esa es la razón de la cursiva)

Hoy en la mañana entré en la cafetería, por lo general siempre es acogedora y te parece que el tiempo no ha pasado, que eres una más de las que madrugan para subir al autobús, casi siempre lleno y con algún aprovechado que espera los frenazos para sobarte. Recuerdo una vez:  el tipejo siempre era el mismo y decidí llevar un alfiler y justo se lo clavé cuando él emprendía la acción; se puso pálido, no dijo ni mú pero santo remedio… 

Con el cafecito caliente haciendo reaccionar mi cuerpo y, sonriendo al recordar esta anécdota me sentí mejor… Hoy tuve la sensación de estar haciendo turismo por la ciudad, y pensaba en lo rutinarios que somos, siempre bajando en la parada adecuada. 

Tengo que darme cuenta de que las cosas son como son, que nada hay escrito entre líneas, y las miradas son pensamientos no compartidos. Me siento extraña, demasiados cambios en mi vida; no me censuro, ni me prohíbo, para otros puede que no sea un ejemplo a seguir, pero es su problema, no cambio nada… quizás este "dejar pasar" es el mejor premio de consolación que pueda tener ahora mismo. 

De todas formas, siempre he preferido la rebeldía al conformismo,  pienso que no estar satisfecho del mundo en el que se vive y querer cambiarlo es algo digno de alabanza. Pero la rebeldía, que es necesaria, debe reunir ciertas condiciones, y quizá la primera sea saber contra qué nos rebelamos. Ahora hay demasiados rebeldes de pacotilla; el discurso gastado de tanta repetición no se lo creen ni ellos, más que rebeldía son ganas de incordiar. He vivido historias de rebeldes que cuando llegaron al poder se volvieron burgueses. Y de rebeldes que, al fracasar, se convirtieron en resentidos que sólo sabían hacer crítica destructiva.

Como siempre la sonrisa de Simón, el camarero, al decir: ¡hasta mañana! es como el calorcito del sol en mi cara... En mi mente guardo muchas imágenes pero sólo yo decidiré cuales volveré a mirar.

domingo, 24 de agosto de 2014

Tánger, otra mirada...



Foto: Miguel NuñezTánger es una ciudad puente entre África y Europa, de cultura europea y fuerte tradición islámica; los contrastes del marroquí instruido, políglota y viajero y el que se las tiene que ingeniar para sobrevivir dentro de unas costumbres que se observan a rajatabla y unos recursos económicos ínfimos.
Desde lo alto de una árida colina se divisa el puerto. Noura pronto cumplirá dieciocho años, trabaja allí, sus dedos soportan quince horas pelando gambas desde los once años.  Está obligada a producir entre cinco y seis quilos diarios, de no ser así, debe permanecer en su trabajo hasta aproximarse a la cantidad establecida por la cadena de producción.

Las puestas de sol en Tánger son mágicas, un espectáculo que difícilmente puede disfrutar Noura; duerme por la tarde ya que entra en su lugar de trabajo cuando el resto de los mortales comienzan a conciliar el sueño, las dos de la madrugada.
Hace frío en el galpón, la materia prima procede de grandes congeladores a decenas de grados bajo cero. Cada kilo pelado se convierte en 12 dirhams, 1€, a final de mes su salario es de 110€ que la joven entrega a su familia.
Noura muchas veces está tan agotada que se acuesta sin llevar nada a su estómago, su imaginación la lleva a otros mundos donde no se sienta como una esclava, donde existan fuerzas sindicales que luchen por jornadas dignas… Un sueño, como el ejemplo utópico e inalcanzable del modelo de mujer que vive apenas a 18 Km.

Historia basada en: “La supervivencia entre los dedos” (Revista AGARESO  reporteros gallegos solidarios)

jueves, 21 de agosto de 2014

Angustia...


El Grito, cuadro pintado por Eduard Munch en 1893 


Suena el despertador a las 7:00 a.m., mi costilla que sabe de mi mal despertar, me da un beso y dice: -¡levántate!, no te vayas a quedar dormida.
Por costumbre empecé arrastrar mis pasos hacia la cocina para poner la cafetera, a mitad del pasillo recordé que hoy me está prohibido ese pequeño placer mañanero. Regreso a darme la ducha sabiendo que al salir, el aroma de mi droga no perfumaría mi casa.
Las 8:15, empujo la puerta del hospital, miles de olores, y no a hierba recién cortada… Me pongo en la fila de entregas, diez minutos después busco un lugar donde sentarme, ¡imposible! Cómo puede haber tanta gente enferma, decido no moverme y quedo apoyada en la columna. 8:40 sale mi número en la pantalla, todo mi gozo en un pozo; primer contratiempo… La doctora se había olvidado de marcar en el papel blanco y rojo lo que tenía que pedir en la analítica (¿?)
Empiezo la peregrinación: a la consulta, a planta, etc., etc., por fin en hematología me dicen que espere, ya me atiende... ¡9:30 a.m., y tengo otra prueba a las diez! La doctora pide disculpas, se agradece, y tiene la amabilidad de llamar a una enfermera para no tener que volver por donde vine. Bien, no me entero del pinchazo, sonrisa y manos de ángel. Le entrego los informes para la prueba siguiente, - ¿no tienes pegatinas?… recorro de nuevo el hospital hasta consultas externas. ¡Menos mal!, solucionado y para la próxima prueba no tengo que estar en ayunas.
Paso cerca de la cafetería, el olor a café levanta mi ánimo, sentada en la barra  pido: -uno grande con mucho café y poca leche, ¡ah!, y tres churros. Se esfumó el mal humor, subo por la escalera al segundo piso, todavía quedan muchas horas por delante en el interior de la ballena.
Sentada en una silla de color madera, miro al techo, no quiero que mis ojos se detengan en nadie; no quiero hablar, siempre me oculto detrás de un libro, hoy también hay uno en mi bolso; no tengo ganas de leer.
Son las 11:30 y ya superé dos pruebas más, nada que decir: el instrumental impecable, el personal eficiente. Queda la última prueba y esa es dolorosa, muy dolorosa, aunque te pongan anestesia. Nada más llegar escucho mi nombre… tumbada en la camilla intento ocupar mi mente y volar a lugares hermosos, no puedo, ¡maldita imaginación!, ahora que te necesito… Le devuelvo la sonrisa a la enfermera y parezco tranquila,¡no!, tengo pánico, y soy espectadora del techo. Mientras me hace efecto la anestesia pienso que después de todo lo que observé por mi paseo hospitalario, estoy entre los afortunados y no tengo derecho a quejarme. Llega el doctor, pone los guantes y mientras trabaja yo muerdo los labios, aprieto la camilla con fuerza y sigo mirando al techo tan blanco, ¡lástima!, sería un buen lugar para que los artistas callejeros plasmaran sus obras…- ¡Ya está!, ahora esperar un poco… -Bien, todo bien,  y ya sabe, puede tomar un calmante, nos vemos a finales de mes para los resultados.
Cuando voy a empujar la puerta de salida el reloj marca la 1:45 p.m. En el jardín me siento en un banco, necesito sentir el viento en mi cara. Vuelvo a ser yo, dentro de ese lugar eres un número de historia clínica, no lo digo como queja, no vayan a pensar... hay amabilidad, las atenciones médicas son de primera y el tratamiento está dando buenos resultados, una de las mejores cosas que tiene este bendito país es la Seguridad Social. Respiro profundamente, me desdoblo en dos:  la enferma se queda en algún laberinto de ese enorme hospital y la persona vuelve a casa.
Esta historia se repite, con suerte, cada tres meses; mañana empiezo un nuevo tratamiento, más novedoso, mejor no pensar en los efectos secundarios.  Sinceramente: la inquietud me consume.

lunes, 18 de agosto de 2014

Leyendo, pensando, sintiendo...


Ese pájaro azul que quieres que te cante, está en tu propia jaula...
Esa vela, ese amarre, esos remos, ese timón y esa brújula, que tanto buscas, están en tu propio barco...
Esas antenas con que quieres sintonizar el mundo y oírlo palpitar, están en tu propio nido...
Ese jardín florecido que tanto deseas para respirar está en tu propio huerto...
Ese viaje lejano que tanto aspiras para descansar, está en tu propio pensamiento...
Esa perla blanca y nacarada que tanto te gustaría tener, está en tus propios ideales...
Ese recuerdo que añoras y te hace vivir, está en tu propio cofre...
Esa ilusión gigante, ese lucero que te parece inalcanzable, está en tu propio cielo...
¡Nada más allá de ti! ¡Toda la luz la llevas dentro!


Zenaida Bacardí de Argamasilla
Libro: Ramilletede Estrellas

jueves, 7 de agosto de 2014

Inolvidables

El amor une, el miedo separa, el amor es gratis, espontáneo y cuanto más se da más se tiene. Si, tengo deudas de amor, como todos, pero intenté que no me robaran mi futuro.
Existen enemigos invisibles: el miedo, la cobardía. Hay sorpresas inciertas que no podemos evitar, pero las ideas deben madurarse a fuego lento aunque reconozco que yo me dejo llevar por el corazón.



Hemos amado, dejándonos el alma en un suspiro.
Hemos luchado, dejándonos la piel en el camino.
Hemos llorado, un adíos con sabor a despedida
y hemos probado, el sabor agridulce de la vida...
(verso de la canción)




martes, 22 de julio de 2014

Sin miedo a pensar...

No recuerdo donde leí la frase pero me quedó gravada: "La felicidad es como el perfume, si no lo usas, no olerás su fragancia"...  Hoy pienso en ella y en la vida, esa vida que en realidad es sencilla pero nosotros buscamos las complicaciones al tomar decisiones que nos llevan a situaciones que producen dolor, culpa, angustia y para rematar, dejamos que lo sucedido a lo largo de ese cúmulo de vivencias bloquee nuestro presente e hipoteque incluso el futuro.

¿Qué dice de nosotros el hecho de que no estemos a gusto con nuestra propia compañía?... A mi no me asusta la soledad, en cambio, a veces, estoy con personas a quienes parece que tenemos que traducirle aún hablando el mismo idioma.

Buscamos la felicidad en reír, bailar, cantar, pero la compañía tiene que vibrar con las mismas notas de la canción. En ocasiones, nos escuchan pero no nos oyen; nos ven pero no nos miran... ¿Y las parejas?, esas deberían ser para disfrutar, no para sufrir. Ser cómplices, sin juzgar, sin tener que justificarnos continuamente.

Con las nuevas tecnologías, vivimos más "conectados", pendientes todo el día de los teléfonos móviles, de internet, de las redes sociales. La realidad es que cada vez compartimos más a través de una pantalla, contamos con más facilidades para interactuar con otros seres humanos, pero ¿no es también una forma de soledad? ...

Deben ser cosas de la edad, mis intereses ya están más claros  y ya no hago lo que se supone que debo hacer, intento hacer lo que quiero dentro de mis posibilidades y usar más a menudo dos gotas de Chanel.

jueves, 10 de julio de 2014

José Ángel Buesa

Se deja de querer, y no se sabe
por qué se deja de querer.

Es como abrir la mano y encontrarla vacía,
y no saber, de pronto, qué cosa se nos fue.


Se deja de querer, y es como un río
cuya corriente fresca ya no calma la sed;
como andar en otoño sobre las hojas secas
y pisar la hoja verde que no debió caer.

Se deja de querer, y es como el ciego
que aún dice adiós, llorando, después que pasó el tren;
o como quien despierta recordando un camino,
pero ya sólo sabe que regresó por él.

Se deja de querer como quien deja
de andar por una calle, sin razón, sin saber;
y es hallar un diamante brillando en el rocío,
y que, al recogerlo, se evapore también.

Se deja de querer, y es como un viaje
destinado a la sombra, sin seguir ni volver;
y es cortar una rosa para adornar la mesa,
y que el viento deshoje la flor en el mantel.

Se deja de querer, y es como un niño
que ve cómo naufragan sus barcos de papel;
o escribir en la arena la fecha de mañana
y que el mar se la lleve con el nombre de ayer.

Se deja de querer, y es como un libro
que, aún abierto hoja a hoja, quedó a medio leer;
y es como la sortija que se quitó del dedo,
y sólo así supimos que se marcó en la piel.

Se deja de querer y no se sabe
por qué se deja de querer...


lunes, 7 de julio de 2014

Il Divo - Adagio


El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que lo sostiene.
Blaise Pascal (1623-1662) Científico, filósofo y escritor francés.

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos. Buda

Si dudas de ti mismo, estás vencido de antemano.
Henrik Johan Ibsen (1828-1906) Dramaturgo noruego.

Razonar y convencer, ¡qué difícil, largo y trabajoso! ¿Sugestionar? ¡Qué fácil, rápido y barato!
Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) Médico español.

La tinta más pobre de color vale más que la mejor memoria.
Proverbio chino

http://www.proverbia.net/images/pavan.jpg


martes, 1 de julio de 2014

Sobreviviendo...

Este año en el cuarto cumpleaños del blog la ventana permaneció cerrada, no tenía el cuerpo para fiestas. Sinceramente llevé una cuenta muy descuidada de los días y se me gastó el tiempo. Llegó el verano y lo único que hice fue poner una imagen que me lo recuerde. El mar, el sol, son una medicina que me tomo con agrado, es la época del año que me da energía simplemente viendo la vida pasar.

Un día me dijeron: el verano siempre lo llevarás dentro...
La memoria y la imaginación es una bendición, en ocasiones se refleja en color sepia, pero siempre se enciende una lucecita que te muestra algo hermoso que has vivido y vuelven los lugares, las personas, una nueva versión de aquella película mejorada porque el tiempo idealiza. Hay lugares que ya no existen pero en los laberintos de nuestra mente se quedaron con la misma ilusión que un día tuvieron y vas juntando retazos, en la lejanía ya no hay prisa.

Intentaré empezar Julio con ilusión, volveré a escribir poco a poco. Gracias por vuestras palabras y a quienes me leen en silencio, al final siempre estoy aquí.


“Te llegan desde el margen
voces que alguna vez
creíste familiares
y ahora se te rompen contra el pecho
estos oleajes conteniendo el regreso” 
Alfredo Silva Estrada

jueves, 12 de junio de 2014

Merece la pena.

Hace tiempo una amiga de palabras compartidas (Anita-Loss) me recomendó este blog. Carreteras Secundarias se define como: 

"Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.
Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.
¿Nos acompañas?"


¡Ellos son la compañía!, sus palabras quitan el frío del alma, la información ayuda cuando el temor y la angustia colisionan, sus letras son generosas. Cada persona es una historia y sus manos en el teclado dan libertad a las ideas.  Decía William Shakespeare: Cualquiera puede dominar un sufrimiento, excepto el que lo siente.

Hoy este escrito refleja las miles de ideas que se pelean en mi cabeza.

http://dosporlacarretera.blogspot.com.es/2014/06/la-etica-del-basta-ya.html#more



lunes, 19 de mayo de 2014

Las circunstancias decidirán...

Muchas veces me fui por un tiempo, otras me despedí pensando no regresar y últimamente esos pensamientos son más recurrentes, incluso pienso en cerrar el blog. Sin embargo, estoy recuperando escritos y leyendo mi paso por la red y creo que he sido coherente con mi forma de ser, es más, nunca pensé que pudiera canalizar el laberinto emocional  de los últimos años...

Mis opiniones en este lugar proceden de la influencia que las vivencias, los prejuicios, el ambiente, el azar, las lecturas, fueron depositando en mi vida y me han hecho de una forma de ser determinada. Ni mejor ni peor que la de cualquiera que pueda leerme. No exenta de cambios porque debe ser así; las circunstancias siempre van a influir en la persona.
No les voy a negar que a la hora de mi realidad vivencial soy más de razonamientos, aunque mi naturaleza impulsiva haga de las suyas. En esta realidad paralela a la que me asomo cada día comparto pensamientos a veces oníricos, y otros que simplemente trasladan una forma de sentir. Con palabras que muchos autores consagrados, usaron antes y que las adoptas porque describen tu forma de expresar un pensamiento. A veces recuerdas el autor porque te ha impactado y le das el lugar que merece, otras simplemente usas las frases porque ya forman parte de tu vida y no crees que con ello plagies a nadie.
Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. (No recuerdo el nombre del autor, pero la comparto al cien por cien)

Tampoco considero que tenga que ser una intelectual para escribir en la red. Hay páginas de autores con conocimientos sobre los diversos aspectos del saber que pueden consultarse, y así mismo, muchas otras que deberían ir a la papelera de reciclaje. La suerte que tenemos de disponer de tanto conocimiento e información es muy importante porque te permite procesarla y unirla a lo que tu sientes al respecto y sacar una conclusión más amplia de la vida. Nadie está en posesión de la verdad. Si sabemos escuchar, o leer entre líneas, siempre aprendemos algo nuevo. No creo que sea cierto que si "desconoces" eres más feliz porque no te cuestionas ni las normas ni los golpes que te da la vida. Por el contrario, creo que el conocimiento nos hace mucho más libres y sobre todo con más recursos mentales para afrontar las dificultades. ( De todo un poco... 
jueves, 20 de agosto de 2009 )
Sinceramente, no sé lo que haré, lo que fui escribiendo en su momento me gustaba, aunque muchas veces simplemente eran vagas reflexiones superficiales. Eso si, Alondra cumplió su sueño, usar la imaginación, esa pizarra en la que escribimos los ideales que la goma de la vida intenta, a toda costa, borrar...