martes, 28 de mayo de 2013

El Gran Gatsby.

Autor: F. Scott Fitzgerald, publicada en 1925. La historia se desarrolla en Nueva York y Long Island en los años 20 del siglo XX

Cuando leí este libro la primera vez quizás me fijé más en la historia de amor de Gatsby y Daisy. Hoy, el cine puso la novela nuevamente de moda y hago un paralelismo con aquella época de años felices, años locos, donde la sociedad era hedonista y buscaba fórmulas de escape y evasión pensando que los años de esplendor podrían acompañar permanentemente sus vidas.
¿Les recuerda algo?... el ser humano no aprende de los errores pasados y cuando el dinero fácil, fruto de la especulación se le pone a tiro, salta sobre él como un animal a por su presa, hasta que la euforia es reemplazada por el miedo

Por si alguien aún no leyó el libro o vio la película les cuento algo:

Nick Carraway es el narrador, a través de su mirada y con lo que otros le cuentan, nos revela el auténtico perfil, romántico o ridículo, al gusto del lector, del protagonista: Jay Gatsby, misterioso millonario que tiene una mansión enorme y los sábados hace fiestas a las que todo el mundo puede ir a emborracharse e intentar descubrir cómo el Sr. Gatsby llegó a ser tan rico... La luz verdosa de un embarcadero al otro lado de la bahía lo tiene hipnotizado, es el lugar donde vive la mujer de la que está enamorado, Daisy Buchanan, su amor de juventud, ahora casada, un amor idealizado, un sueño que le hará nadar a contracorriente y sin salvavidas ¿alguien pudo recuperar alguna vez el pasado? El marido de Daisy es Tom, aparentemente un ciudadano de sólidos valores, rico y privilegiado de nacimiento, pero que se impone de forma brutal y racista.




Jack Clayton en 1974 hizo una película con Robert Redford y Mia Farrow, confieso que fue después de ver la película que esta alondra leyó el libro. No tengo curiosidad por ver la nueva versión, aunque imagino perfectamente a Leonardo DiCaprio como Gatsby.
Al releer viejos libros me surge una expresión: ¡cómo hemos cambiado nosotros mismos! Hoy pienso que en la sociedad, bajo un barniz brillante, lo único cierto es la mentira y la corrupción.



domingo, 26 de mayo de 2013

Gian Franco Pagliaro.

(Nápoles 26 de Julio 1941 - Buenos Aires 27 de marzo de 2012)

Musicalizó poemas de José Martí, Neruda y Guillén entre otros, además de escribir su propia poesía que se combinaba entre el desamor, el amor y la realidad social de cada época.

En una de sus últimas entrevistas dijo: "No me siento ni clásico, ni romántico, sólo soy un cantautor que le pelea todos los días a la vida, que le canta al amor, pero que también se hace cargo de las injusticias y las canta"





Hay una parte de mí que no me obedece,

me traiciona en cuanto le doy la espalda

y me pone trampas en cada descuido.

Me hace cruzar los semáforos en rojo,

estacionar donde no debo,

ir a contramano,

robar las manzanas del vecino,

tirar piedras a los faroles de las plazas

- casi nunca acierto -

fumar hasta mancharme la vida de nicotina,

hacer promesas que no cumplo,

llegar tarde a la dicha,

a la suerte, al trabajo, al amor.

Actúa por si sola y se complace a sí misma.

Se ríe de la ley,

no respeta las normas

y boicotea mi vida diariamente.

No puedo controlarla, no sé qué hacer con ella.

Aunque habite en mí nunca la he visto.

Es una extraña inquilina que no puedo desalojar:

se asoma cuando me equivoco,

se manifiesta en cada olvido,

aparece cuando no pienso,

cuando duermo, cuando sueño.

Es esa parte de mí

que me hace tropezar

dos veces con la misma piedra,

jugar con el fuego,

caminar al borde del precipicio;

que te desea a mi pesar

y no me deja decirte adiós

porque no puede vivir sin ti.

Es esa parte de mí

que pasa por tu casa porque en el fondo sabe

que hay una parte de ti

que siempre le abrirá la puerta.


A veces, esa parte, la escondemos tan profundamente que nos convertimos en una caricatura de nosotros mismos: tan formales que resultamos aburridos.


miércoles, 15 de mayo de 2013

Una simple opinión...

El 20 de Octubre de 2.010 hice un escrito.

http://alondra-volarsinalas.blogspot.com.es/2010/10/los-padres-tambien-sufren.html


Hoy quiero recordarlo, hay opiniones que un día cualquiera te das con ellas de frente y entonces piensas que las relaciones humanas son muy complejas; no se puede generalizar, hay personas y personas, situaciones y situaciones, pero sí es cierto que aún comprendiendo y apreciando, no disculpas que hagan determinadas cosas simplemente por tener la razón.

Los niños son y deberían ser solo niños, pero la preocupante realidad es que aumentan de día en día los menores que están perdiendo su infancia y su felicidad en manos de sus propios padres, son los hijos de parejas adultas que se separan o se divorcian y que los utilizan como arma arrojadiza contra el ‘ex’.

El niño nace con custodia compartida y con cuatro abuelos y demás familia... El problema es que en procesos de divorcio contenciosos el verdadero desamparado es el niño, la realidad, lo triste, es el daño que se inflige a eso niños que están creciendo huérfanos de padre.

Según parece, si hay pésimo rollo entre la pareja y se llega a un contencioso, la madre puede mantener al menor bajo su guarda y custodia sin ceder a régimen de visitas hasta que lo diga el juez. ¿Quién es el perjudicado en este caso?...

Es conveniente dejar a un lado el odio, los rencores y los deseos de revancha. ¿Por qué no un pacto? al menos en las relaciones de visitas, convivencia de los hijos con el padre y demás familia . El amor quiere ser expresado, necesita ser expresado frente a frente...


Pintor: Bruno Amadio (Seudónimo: Giovanni Bragolin)

domingo, 12 de mayo de 2013

Espacio abierto a... Uruguayita

Si, no es una broma de mal gusto, ya sabéis que soy de las que pienso que las cosas hay que decirlas cuando la persona las puede disfrutar pero nunca es tarde y este momento también es el adecuado, me explico: estos días me encontré con la grata sorpresa de leer entre los seguidores a
http://uruguayitaysuscafesdelsur.blogspot.com.es/  pinché en la dirección y me encontré el siguiente escrito.

Este blog vuelve abrir sus puertas por deseo de la hija de Uru. Yo soy una prima hermana nuestra querida Uruguayita. Ha permanecido cerrado, el tiempo pasó...ella sigue en el pensamiento de todos nosotros, al igual que en el de su hija. Hace pocos meses su mamá se reunió con ella. Ya están las dos junto al papá, y velando desde dónde estén por todos los seres queridos. Estoy segura de que se alegrará. Nunca quiso que se cerrara su cuaderno, como ella le llamaba. Las circunstancias mandaron. Por respeto a ella el "cuaderno" cambió el nombre. Pero para encontrarlo, creo que es la misma dirección que tenía antes. Espero poder compartir lectura con todos los que se quieran acercar a este lugar. Va en memoria de ella.


Por ese motivo este espacio hoy se lo dedico a ella. Se llamaba Gloria y si existe la gloria estará en ese hermoso lugar... Para esta alondra y muchos amigos de la familia bloguera era Uruguayita, según sus palabras: “En recuerdo del País que me hizo junto con mis padres aprender a ser persona, ¡nada más ni nada menos!… Los cafés porque cada blog lo siento como una casa, donde puedo tomar un café con unos amigos y de paso leer y aprender" 


Y así, unos antes y otros después fuimos con ella tomando tacitas... No la conocí en sus inicios por eso al dedicarle este espacio me fui a leer sus primeros pasos por el año 2.009... sonreí ampliamente leyendo sus peripecias en la red con la ayuda de su hermana, y como madre comprendí el orgullo por su hija, su obra maestra como le gustaba decir... El tiempo le fue marcando la pauta: reflexiones, poemas, nos enseñó a ver con los ojos del alma a escuchar la verdad del corazón, incluso nos dio a beber pócimas mágicas en los momentos más duros: no recordar lo que no tenemos, agradecer y bendecir lo que poseemos, pensar en positivo,visualizar que aquí y ahora cada ser del universo irá encontrando su camino.

En Julio de 2.009 escribió:  "Ayer visite varios cuadernos de bitácoras. Según la definición de esta terminología, eran unos armarios cilíndricos usados en la marina mercante, para que el navegante hiciera sus anotaciones, navegación del buque, que rumbo tomar...etc. Leí dos definiciones en Internet, ambas me convencieron. Eso es lo que yo considero...que estos son nuestros cuadernos...y dirigimos nuestros buques por los mares que deseemos surcar. Pero el buque es nuestro...y cada cual lleva el rumbo que más le guste. Como tripulación, el capitán para mi es el autor, y puedes tener colaboradores de otros barcos. Como pasajeros...quien desee seguir tu rumbo...que le guste el recorrido que estás haciendo...y tu forma de llevar el timón. sin compromiso alguno, puede apearse cuando quiera en el puerto que desee. Mi cuaderno es eso...mi buque, barco...no es un yate de lujo. Simplemente pretendo que mis invitados se sientas cómodos, como en su propia casa...libres de comentar lo que deseen, y cuando lo crean oportuno. Las únicas normas a seguir son el respeto, a las opiniones de todos, decirme si mi barco les gusta ó no...sentirnos libres, anotar lo que deseemos cada uno de nosotros...yo llevo el timón de mi nave. Procuro poner sentimientos, humor, y cariño para todos. A quien le guste mi ruta, puedes subirse en él cuantas veces lo estime conveniente, el barco que me quiera seguir...que lo haga libremente, sin compromisos ni ataduras...mis puertas están abiertas tanto para entrar como para salir. Y admito sugerencias para cambiar de rumbo. No impongo ninguna norma diaria a nadie, pueden estar en cubierta, como en camarote...sala de cines, biblioteca...restaurantes...cafetería....al zarpar...botamos una botella de champán para desearnos un feliz viaje. Hoy visité un considerable número de cuadernos....hay verdaderas maravillas...surcando los mares, están a la vista de quien los quiera ver. Procuremos entre todos, surcar mares cálidos, pacíficos, es una pena que algún navegante esté pensando en cerrar su nave porque las aguas le resultan turbulentas...cuadernos escritos con sentimientos, originalidad no dejemos que se vayan....aunque dado el caso nos queda el museo, para visitarlos cuando los extrañemos" .

Recogiendo esta última frase os invito a dejar alguna palabra en "UN LUGAR DONDE LEER Y ESCRIBIR" para llegar a él la dirección es la misma:

martes, 7 de mayo de 2013

Tenebrosa historia.

Marlene se asomaba a la ventana enrejada de noche, cuando los ruidos de la ciudad se calmaban, la luna brillante, el cielo lleno de estrellas… A los 16 años el deseo empezaba arañar su piel y soñaba con un galán de telenovela.

-¡Marlene apaga la luz, es tarde! Gritaba su madre desde la otra habitación.

Ella cerraba la ventana, miraba debajo de la cama no hubiera entrado alguna asquerosa cucaracha voladora, colocaba el uniforme en la silla, los libros en la mochila y se acostaba.

En la mañana con la bendición, su madre siempre le decía lo mismo:  -“No se meta en zaperocos mijita”

Marlene descubrió un día que el transporte del colegio se había negado a recogerla porque vivía en un barrio pobre, esto era sinónimo de violencia e inseguridad y por eso su papá la llevaba todos los días al este de la ciudad, a un colegio privado religioso que le costaba sus buenos “bolos” como le gritaba cuando las notas no subían del notable.

Carla era su mejor amiga, dentro de una semana al finalizar el curso se iba a Italia, sus padres no le habían preguntado si quería irse y estaba muy triste, pensaba que sería una extraña en la nueva tierra y el día que regresara, también en la suya… Los padres de Marlene se quedarían con el traspaso del apartamento de los padres de Carla en una urbanización con vigilancia privada. Ellas, todavía creían que era ridículo no vivir la ciudad completa, la intolerancia viene igual de una calle llena de basura que de otra con autos lujosos,  los adultos no quieren una ciudad para todos y sienten que hay dos que acaparan unos cuantos.

Aquel día era el escogido, habían preparado la escapada precisamente porque llevaban chándal, a primera hora había gimnasia; debajo se habían puesto unos shorts vaqueros y un top, habían roto sus huchas y aprovecharían que sus padres hablaban de la mudanza  y se mezclarían entre los demás estudiantes del transporte escolar. Disfrutarían de un día fuera de la sociedad burbuja.

Se bajaron del metro en una estación cualquiera, de la mano reían y miraban con curiosidad la explosión de vida de una mañana calurosa; corrieron al sonido de la campanilla del heladero, entraron en un cine de sesión continua con una bolsa gigante de palomitas de maíz  y vieron películas prohibidas. Al salir fueron a comer hamburguesas al centro comercial con unos chicos que conocieron en el cine, las invitaron a sus primeras cervezas...

Eso es lo último que recordaron con nitidez de aquel día. Cuando volvieron en sí, descubrieron que estaban en una mugrienta habitación, sus ropas por el suelo... Como a muchas otras jóvenes, las drogaron con burundanga.

Mientras ambas se miraban aterrorizadas y doloridas escuchaban  el sonido de sirenas, luces azules se reflejaban en un espejo del techo. El ruido de balazos fuera y dentro les llevó a ovillarse en la cama como animales heridos, el olor a pólvora el último suspiro cuando sus cuerpos quedaron como muñecas rotas llenas de plomo.

Al día siguiente para la sociedad una noticia más en la página de sucesos: "redada  contra el narcotráfico y prostitución."  Para sus padres quedaría el profundo dolor y un manojo de frustración personal sin explicación coherente del por qué sus niñas estaban en aquel lugar.