sábado, 16 de noviembre de 2013

Para no atrofiar la mente...


Es de noche y abro esta ventana con la idea de entender los miles de pensamientos que pasan a toda prisa durante el día... Las mujeres hemos ganado espacios en lo político, social, laboral, cultural, e incluso ahora parece que también se va a ganar en lo religioso. Siempre había alguna barrera que saltar pero demostramos con creces la igualdad de condiciones.

En este momento las palabras que acabo de escribir me parecen vacías, pompas de jabón... Las mujeres somos el queso que funde y une las dos partes del pan: los hijos y los padres ancianos, no importa que tengas una profesión y trabajes fuera de casa o lo hagas en casa, con excepciones, las mujeres somos las asesoras-cuidadoras del hogar. Para colmo, hagas lo que hagas y uno hace lo que puede, tal parece que tenemos mala conciencia y siempre nos parece que debemos hacer más... Es como si al formar una pareja aceptáramos la rutina, la servidumbre domestica, la falta de libertad, en una palabra, es como si empezáramos a perder nuestra identidad y nos convirtiéramos en el guardián de todo y de todos.

Si, este tema o parecido, ya lo traté en alguna ocasión, ¿para qué repetirme?... simplemente para poner en palabras los pensamientos, de lo contrario creo que mi mente se va atrofiar... Durante un año mi madre fue usuaria de una residencia, la tristeza infinita que sentí al ingresarla pasó a ser agradecimiento a las maravillosas trabajadoras, estupendas personas y mejores profesionales. Como un milagro no sólo fue recobrando la salud, también su mente salió de las tinieblas y reconoce a los suyos y habla de forma coherente. El estado autonómico le concedió una dependencia en segundo grado, la ayuda no llegó y los ahorros se estiraron como chicle todo lo que pudimos....

Yo creía en "el estado del bienestar" pensaba que se protegería a la sociedad a través de la acción del Estado y éste gestionaría bien los impuestos y se responsabilizaría de una serie de servicios (educación, vivienda, servicios sociales, seguridad social)... En fin, la utopía de que el ser humano desde que nace tuviera las estructuras necesarias para que la persona llegue a su ancianidad con las garantías de una calidad de vida adecuada.

En los últimos años las políticas sociales públicas han estado condicionadas por los objetivos económicos de control del gasto público, por lo que no se han desarrollado alternativas al cuidado familiar: guarderías, residencias geriátricas, ni son suficientes las ayudas y apoyo a las familias con personas dependiente. Las mujeres asumimos esa tarea como un deber moral, no digo que no lo hagamos con amor pero también en ocasiones no tienes otra alternativa y esta actividad repercute negativamente en la "calidad de vida", otra de esas palabras tan desgastadas...

Los que me leen desde hace tiempo saben que lucho por no ver la leucemia como el centro de mi vida y que no lo sea para mi familia, hago proyectos aunque no siempre realizables, abro las cortinas para dejar pasar la luz y tener la posibilidad de no perder la esperanza y sonreír a la vida. No siempre es fácil y entonces me refugio en mi interior para buscar pequeñas píldoras que vayan paliando ese estado de cansancio crónico que me desespera... ¡También necesito y necesitaré de los que me quieren!...

El caso es que asumí nuevamente el rol de cuidadora con los padres, antes lo asumí con los suegros, ya no es una novedad. Cuidar a alguien acarrea una gran carga física: medicación, higiene, cuidados, alimentación... y psíquica para qué hablar... Si tenía alguna independencia la perdí, ¿ocio, aficiones, salir con amigos? ¿qué es eso?... Lo único que sé es que debo seguir a mi corazón, de lo contrario me siento mal pero también a veces tengo ganas de gritar...

7 comentarios:

  1. Me ha llegado al alma porque me identifico totalmente, muchas veces he dicho esas palabras y algunas las he escrito si no en su totalidad en parte. ¡Cómo te entiendo! Qué confortada salía de la residencia de visitar a mi padre cuando me decía que estaba muy a gusto, sus palabras me lavaban la conciencia. ¿De qué pasta estamos hechas?
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Has explicitado muy bien las vicisitudes por las que pasa las mujeres hoy en día , que pese a las muchas ventajas que han obtenido y los múltiples similitudes sociales , todavía quedan rémoras que no permiten la total equidad de géneros. Esa heroicidad sigue latente y muchas como tú, siguen siendo quienes tiran del carro sin tener muchas veces ni un apoyo para seguir adelante.
    Has narrado con absoluta realidad los avatares que hoy se presentan para muchas mujeres.
    Solo ánimo y nunca calles tus sentimientos, que si ¡Qué nos haces reflexionar y cuestionarnos muchas injusticias! Al menos nos haces conscientes de ellas.
    Magnifico post .
    Besos.
    André

    ResponderEliminar
  3. Ay! si lo se
    Las mujeres cargamos con muchas "tareas extras" es como que se entiende que así debe ser y así nos vamos desgastando
    Bueno, ánimo.
    De lo que hacen los gobiernos, ni habler, lo que va destinado donde no hace falta y se le niega a los ciudadanos.. una verguenza!
    Niña, ando con mi pie enyesado haciendo malabares para comer, higienizarme , lavarme la ropa interior, el resto quedará en un bolso enorme para enero
    Se ve que como soy mujer se entiende que puedo sostenerme en muletas y cocinar, lavar, limpiar la casa... sin palabras
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Te comprendo! Como resolver el conflicto que resulta de sentir que algunas de nuestras opciones - muchas del corazón - son cruces que cargamos diariamente? Tal vez aceptación sea un componente importante para encontrar el equilibrio...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alondra,

    Eres humana, lo sabes?
    Eres valiente, sensible,luchadora,amas a los tuyos profundamente, también madre, esposa, hija... y un montón de cosas más que no cito por que en mi casa tienen que cenar.
    Haces lo que puedes y lo mejor que puedes, ¿acaso no tienes derecho a quejarte? además es necesario, hay que sacarlo fuera que sinó nos hace daño y nos produce una gastritis de caballo.

    Cuídate mucho, como bien has dicho, somos un quesito fundido que une, pues para eso hay que cuidarse y mimarse mucho.

    Las personas con un corazón como el tuyo ya dan felicidad solo con tenerte cerca, ya solo por eso te tienes que sentir bien, por que ya estás dando mucho.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Con cuanta delicadeza has planteado los temas y la verdad es a la vez triste y hermosa. Triste porque hay cargas que son superiores a las fuerzas de las personas que las realizan y las consecuencias terminan por aparecer. Hermosa es nuestra capacidad de entrega de aceptación de nuestras obligaciones ineludibles, de atender a nuestra conciencia por encima de nuestro bienestar personal.

    Todo lo que acabo de leer me confirma la calidad de ser humano que he tenido la suerte de conocer aunque solo sea a través de este medio, así es que tengo que suponer lo gratificante que podría haber resultado conocerte personalmente. Que te haces querer tan suavemente como el vuelo de esa alondra con la que te identificas.

    Pienso que hombres y mujeres necesitamos barrer todos los prejuicios acumulados. Todos valemos para hacer todo aquello que nuestro corazón acepta y desea. Si una mujer es capaz de pilotar un avión creo que un hombre tmbién puede prepararle la cena a su anciana madre y hasta bañarla si fuera necesario. Es solo una cuestión de aceptarlo. Las mujeres lo estamos demostrando y ahora les toca a aquellos que aún no están dispuestos. Creo que el mundo de las parejas de nuestros hijos, ha dado un cambio increíble hace solo 50 años no nos lo habríamos creído.

    Me alegra que te hayas sentido animada a escribir y tu lucidez y bondad han quedado en evidencia. Me siento muy orgullosa de haberte conocido. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  7. Hola Alondra me ha gustado mucho tus sentimientos.
    Te mando una abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!