jueves, 12 de septiembre de 2013

Abrela

Tenía muchas ilusiones puestas en el verano, ya se sabe, las cosas no son como uno quiere, son como vienen... Total, me llegan los dedos de una mano para contar los días que puse rumbo al mar. Eso si, la climatología fue mi aliada y esos días espaciados a lo largo de Julio y Agosto fueron perfectos.

El número seis lo contabilicé ayer, imagino que la despedida del verano... La mañana  amaneció perfecta, decidí no pensarlo mucho, escaparme, y nada mejor que rodearme de naturaleza y paz para dar un descanso a la mente, al cuerpo y a las circunstancias...


Ahora, cuando salgo de casa me acompaña el espíritu aventurero y así conocí esta playa cercana a la ciudad de Viveiro, en la costa lucense. Para llegar debemos dejar la carretera general y seguir una flecha con el nombre de Abrela,  nos encontramos una vía estrecha y llena de curvas, de esas que parece  te llevan al fin del mundo, pero en apenas diez minutos llegas a un oasis donde se combina el bosque y el mar.



Decía Borges: Me gusta tanto Buenos Aires que no me gusta que le guste a otros... A esta Alondra le ocurre lo mismo, es tan maravillosa, recogida y salvaje, que tengo terror a ir un domingo y pierda su encanto... El agua es trasparente, la arena finísima.


 


En la mochila llevaba un par de sandwiches, fruta y agua, al final sirvieron de merienda porque todavía estaba abierto el chiringuito que tiene precios asequibles y un trato amable. La comida es sencilla pero cuidan con esmero no sólo la calidad también la presentación, algo que te sorprende gratamente en un lugar donde las mesas se visten con manteles de papel.



Antes que el sueño (o el terror) tejiera

mitologías y cosmogonías,

antes que el tiempo se acuñara en días,

el mar, el siempre mar, ya estaba y era. (Borges)



13 comentarios:

  1. Debe ser porque estoy en Venezuala, pero fíjate que más que la playa, esa foto del sendero del bosque de pinos me encantó.
    Y dale gracias a Dios que al menos pudistes salir ¡chica¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alí, quizás es el color de sus aguas que me recuerdan las del mar Caribe ;) si te fijas el sendero incluso tiene regadera para cuando regresas con los pies llenos de arena.
      Por cierto sigo esperando el cartero, besitos.

      Eliminar
  2. Que belleza
    Y que delicia leerte, cuánto me alegra que lo disfrutaras!!!!
    Yo no puedo hacer día de playa, solo un paseito y a la sombra rapidamente... :)
    Pero cuanto valoro la belleza del mar
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes Ani igualiiiiiito, a pesar del protector pantalla total no puedo pasar mucho tiempo al sol y esta playa me permite disfrutar de la sombra, eso si, el paseo con los pies descalzos por esa arena y el baño no lo perdono. El trópico y la eterna primavera caraqueña dejó su huella ¡adoro el mar!
      Un abrazo grandote

      Eliminar
  3. Son esos lugares escondidos donde se encuentra la belleza no acartonada y aunque nunca es lo que pretendemos que sea, por suerte otras veces supera nuestras expectativas y nos llena el corazón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Josh, cuando caminamos sin prisa siempre encontramos pequeños paraísos, la belleza no sólo la venden en las agencias de viajes, a veces la tenemos cerca y por esa razón no le damos tanta importancia.
      Ha sido un placer tu visita.

      Eliminar
  4. Que hermoso lugar, me gustan ese tipo de sitios donde el hombre no ha llegado aún. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Karen! Hay muchos lugares hermosos en cualquier lugar del planeta, lo importante es que los humanos no los destruyan y las próximas generaciones también los disfruten. Gracias por la visita.

      Eliminar
  5. Hola, Alondra
    Como siempre tus escritos son maravillosos y las imágenes están hermosas.
    Cordiales saludos y un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi apreciada amiga: ya sé que para recibir hay que sembrar y últimamente no dejo trinos en vuestras ventanas, tengo que ponerme al día porque en lugares como el tuyo nos enseñas el sol incluso cuando lo tapan las nubes.
      Un abrazo afectuoso

      Eliminar
  6. e has dejado embobada y con ganas de visitar esa playa preciosa que casi parece la antesala del paraíso o el mismo paraíso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mañana es tarde! jjajajajajjjj eso si, avísame con tiempo y me encantaría hacer de guía turístico. A la parrillada de pescado invito yo, el reportaje fotográfico es cosa tuya ¿Ok?
      Besitos amiga y lo digo de corazón.

      Eliminar
  7. Qué bonito lugar descubriste, dan ganas de ir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!