martes, 20 de agosto de 2013

Excursión a Rianxo.

Tenemos un verano agradable, y aunque no puedo disfrutarlo como me gustaría, esos días en que los astros se ponen a mi favor hago pequeñas escapadas. Hace dos semanas mi costilla, Lúa y yo nos fuimos a Rianxo, es un pueblo tranquilo, sus habitantes se dedican a la pesca de bajura, al marisqueo y al cultivo de mejillones.



regadas-mirinconenelmundogalicia.blogspot.com

Aquí nacieron y vivieron nombres importantes para la cultura gallega, la mayoría dejaron el pueblo por motivos políticos, exiliándose durante la guerra civil y la posguerra en Sudamérica, sirva como ejemplo:

Castelao: político, dibujante y escritor que murió en el exilio en Buenos Aires y cuyos restos reposan ahora en el Panteón de Gallegos Ilustres en Santiago de Compostela. Y qué decir de la saga Dieste: Eduardo Dieste Gonçalves fue un escritor y diplomático uruguayo de ascendencia española que a su regreso a Galicia vivió en Rianxo y  Rafael Dieste, narrador, poeta, ensayista, dramaturgo, periodista, editor, y uno de los intelectuales gallegos más importantes de mediados del siglo XX; nacido en este pueblo y que formó parte de esa una nueva generación que se debatió entre la dedicación a la causa gallega y el deseo de un triunfo personal más amplio en las letras españolas.



Pensaba visitar el museo de Manuel Antonio, el poeta del mar; estaba cerrado y lo sentí, según me contaron nació en esa casa y pasó frecuentes temporadas a lo largo de su vida. Conserva algún mobiliario así como objetos y documentos originales, reproducciones y video-presentaciones sobre la vida y la obra del autor y referencias al contexto sociopolítico y cultural de Rianxo y de la Galicia de su época.





Después de pasear las calles empedradas del casco antiguo, de ver el exterior de la iglesia parroquial de Santa Columba, ( también estaba cerrada) seguimos la ruta por el casco urbano llena de espacios de sosiego... Una hermosa alameda y el santuario de Guadalupe, sencilla capilla situada en plena Plaza de Castelao (centro de la villa de Rianxo) Guarda en su interior la venerada imagen de la Virgen de Guadalupe,  la "Moreniña" como le llaman los vecinos de Rianxo.


Era hora de reponer fuerzas y saborear los mejillones, dos días después era su fiesta. En verano Galicia vayas donde vayas, tiene una fiesta gastronómica dedicada alguno de sus manjares del mar o del campo. No estoy para aglomeraciones, así que disfruté por adelantado de este marisco de precio asequible y con unos beneficios para la salud muy superiores a los de otras especies de moluscos, para nada es el hermano pobre,  no sólo al vapor probé la empanada y estaba deliciosa.



No podía faltar el café al lado de la Alameda...



A la tarde nos fuimos a la playa de Tanxil, la más próxima al pueblo, apenas tiene oleaje. Es bandera azul, por lo tanto dispone de gran número de servicios, incluido un parque arbolado, donde nos aposentamos Lúa y yo.



La hamaca estaba frente a este árbol seco y decidí fotografiarlo con idea de pintarlo cuando llegue el invierno; era magestuoso, estiraba sus ramas al cielo, triste sin el verdor de sus hojas y recordé una estrofa de un  verso de Manuel Antonio... 




Atoparemos no peirán
as follas evadidas
do almanaque dos nosos soños...


(Encontraremos en el puerto
las hojas caídas
del calendario de nuestros sueños...)








6 comentarios:

  1. Cuánto me alegro!!! precioso lo que mostrás, dan ganas de entrar en la foto ;)
    Deliciosos los mariscos y fresquisimos deben ser una locura
    Besos inmensos

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenísimo! Por cierto Alondra, en el libro que escribí hay un relato que resume la vida azarosa de los emigrados gallegos en América en general y en Buenos Aires en particular y que yl la usi para hablar al nuevo exilio venezolano.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa recorrido por sitios de ensueño llenos del candor de nuestra querida tierra
    Para bon viño Ribeiro
    Para empanadas Betanzos
    para berberechos Noya
    Para sardiñas Rianxo.
    Ahora después de ver tus fotos y leer tus letras
    Xa sei por que a Virxen parece unha rianxeira.
    ¡Como me gusto venir a tu casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me podias decir quien cantavla cancion de para bon viño Ribeiro para empanadas betanzos!!...o el titulo gracias

      Eliminar
  4. Te felicito por esta entrada. Has cuidado todos los aspectos: personas, lugares y gastronomía. No te puedes imaginar con qué atención te he estado leyendo. Cuando mis dos hijos mayores, eran aún muy pequeños, pasé, dos veces, mis vacaciones de verano -siempre en el mes de agosto- en un hostal, cuyo nombre no recuerdo pero que la cocina estaba atendida por la dueña del negocio y hacía unas empanadas de mejillones o soubas que sabían a gloria. A mi me encantaba ver que mi hija Coral -una niña de escaso apetito- con que gusto comía en aquel lugar y con las empanadas a mi se me caía la baba, por verla disfrutar. Ahora la voy a llamar a ver si se acuerda.

    El primer año cuando oía hablar en gallego ponía todo mi interés en comprender lo que oía: era imposible. En el segundo año, esto cambió y entendía lo que oía. ¿Sabes que para conseguirlo fue preciso que pasara cuatro días en Villafranca del Bierno? Hablaban castellano pero con todo el acento gallego. Eso me permitió diferenciar los sonidos. Fue toda una experiencia. Tenía entonces muy buen oído. En fin, cosas del pasado. Eso ya no es así.

    Tu tierra es tan hermosa y sus gentes sencillas, buenas y acogedoras. Ese es el recuerdo que me quedó. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu visita a la tortuga y tus amables palabras.

    El tema de la biopsia es muy fuerte y lo más triste es que no es solo una denuncia de lo que puede pasar con los "recortes en sanidad" sino que fue un caso que sucedió en Italia. Efectivamente, de haberse realizado esa prueba se habría descubierto que era una pancreatitis aguda. Es una enfermedad muy peligrosa y que pudo acarrearle una muerte inmediata. Yo la he pasado y sé bien de lo que hablo. El drama de esta historia es que este hombre abandonó el trabajo, y se quedó, además, sin vivienda porque la cedió al banco a cuenta del dinero que iba gastando. Era un hombre separado que vivía con su pareja. Tenía hijos mayores a los que fue a visitar porque estaban fuera de Italia. Lo que nunca supe fue como reconstruyó su vida porque era además un empleado público del ayuntamiento de la ciudad donde vivía. Renunció a su empleo porque creyó que le quedaban seis meses de vida.

    Siento haber transmitido ese regusto agrio. Sin embargo, traté de no hacer el menor hincapié en la angustia que viviría el protagonista de esta historia y lo dejé para la imaginación del lector. Tampoco un folio es un espacio que dé para muchos detalles.

    Un abrazo y gracias por haber leído los tres cuentos de un tirón. Eres un encanto. Estoy segura de que las clases de inglés serán muy gratificantes
    y que lo pasarás bien. Ya me irás contando.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!