domingo, 28 de julio de 2013

Subir o bajar...



Hay un momento en la vida que te cae la venda de los ojos en muchos aspectos, lo peor es que te vuelves indiferente y no hablas de los conflictos, incluso en el desván vas acumulando quejas y un día, a destiempo, discutes sin ton ni son...

El pasado son recuerdos que vienen, el futuro anhelos que ves muy lejos y el presente no te gusta pero, ¿cómo lo cambias? Realmente, muchas veces comulgamos con ruedas de molino soportando estoicamente los avatares que se nos presenta con tal de no dar un paso más allá y que pueda suponer esa pérdida de lo que te parece que tienes...

La vida es un eterno dinamismo, cambios y relaciones constantes; sufrimos, aprendamos de ella y no debemos quedarnos en una aletargante inmovilidad... ¿Por qué no deslizarse por la barandilla?

8 comentarios:

  1. Deslizarse por la barandilla requiere mucho coraje en algunas etapas de la vida, en otras ¡sale naturalmente! Me gustó tu reflexión. Cariños

    ResponderEliminar
  2. Deslizarse, jugar, encontrar algo lúdico, gracioso, estimulante dentro de la tediosa monotonía de lo cotidiano
    A veces los días pesan más, a veces son livianos, lo bueno es que son impredescibles y puede que nos sorprendan con algo amable en alguna esquina

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es una decisión que a veces tomamos, hay opciones, preguntas y muchas respuestas. Con esas herramientas contamos.

    Feliz día!

    ResponderEliminar
  4. El último parágrafo nos dá la mejor propuesta. Lindo tu pensamiento! Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Yo también estoy pasando por un bajón. Pero tranquila ÁNIMO (y esto es para los dos)
    -------------------
    En otro orden. ¡Por fin salió mi libro! Es un libro de relatos y te lo llevan a la casa, luego te doy más detalles. Pero por los momentos entra en http://www.librosenred.com/libros/portugalmarafuerayotrosrelatos.html

    ResponderEliminar
  6. Se me estaba haciendo eterno mi regreso.
    Tal vez deslizarse por la barandilla se sea el "coraje de vivir"
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Para deslizarse por la barandilla hay que disponer de un cuerpo que responda al reto sin estrellarse por no poder frenar a tiempo.

    La comparación es muy buena. Todos queremos subir la escalera, es decir, darle la espalda a lo que ha quedado detrás de nosotros pero yo creo que es muy bueno subir despacio y, a ciertos trechos, descansar y echar una ojeada a lo que hemos dejado atrás. Creo que para no perder consciencia de lo que somos, no debemos olvidar lo que hemos vivido pues es esto lo que nos va modelando. Todos queremos avanzar porque la esperanza está siempre en el futuro -ese que nunca alcanzamos- y como no habrá nunca algo perfecto, maravilloso, que nos excesa, que dure siempre, seguiremos esperando el futuro. Perdona lo largo del comentario pero el tema lo ha provocado. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!