domingo, 26 de mayo de 2013

Gian Franco Pagliaro.

(Nápoles 26 de Julio 1941 - Buenos Aires 27 de marzo de 2012)

Musicalizó poemas de José Martí, Neruda y Guillén entre otros, además de escribir su propia poesía que se combinaba entre el desamor, el amor y la realidad social de cada época.

En una de sus últimas entrevistas dijo: "No me siento ni clásico, ni romántico, sólo soy un cantautor que le pelea todos los días a la vida, que le canta al amor, pero que también se hace cargo de las injusticias y las canta"





Hay una parte de mí que no me obedece,

me traiciona en cuanto le doy la espalda

y me pone trampas en cada descuido.

Me hace cruzar los semáforos en rojo,

estacionar donde no debo,

ir a contramano,

robar las manzanas del vecino,

tirar piedras a los faroles de las plazas

- casi nunca acierto -

fumar hasta mancharme la vida de nicotina,

hacer promesas que no cumplo,

llegar tarde a la dicha,

a la suerte, al trabajo, al amor.

Actúa por si sola y se complace a sí misma.

Se ríe de la ley,

no respeta las normas

y boicotea mi vida diariamente.

No puedo controlarla, no sé qué hacer con ella.

Aunque habite en mí nunca la he visto.

Es una extraña inquilina que no puedo desalojar:

se asoma cuando me equivoco,

se manifiesta en cada olvido,

aparece cuando no pienso,

cuando duermo, cuando sueño.

Es esa parte de mí

que me hace tropezar

dos veces con la misma piedra,

jugar con el fuego,

caminar al borde del precipicio;

que te desea a mi pesar

y no me deja decirte adiós

porque no puede vivir sin ti.

Es esa parte de mí

que pasa por tu casa porque en el fondo sabe

que hay una parte de ti

que siempre le abrirá la puerta.


A veces, esa parte, la escondemos tan profundamente que nos convertimos en una caricatura de nosotros mismos: tan formales que resultamos aburridos.


7 comentarios:



  1. Que cada día de tu vida sea más bello que el anterior
    y que nunca te falte la ilusión de un nuevo amanecer.

    Feliz despertar a este domingo vestido de cielo, calzado
    de simpatía, mientras es peinado con hilos de madreselvas...

    Un breve abrazo,
    adueñado del sentimiento.

    Atte.
    María Del Carmen



    ResponderEliminar
  2. Sí, siempre abrirá la puerta aunque siempre se arrepienta y diga que no lo va a volver a hacer, pero es esa parte que llevamos dentro que no nos obedece y nos ha salido respondona y encima, nos gusta.
    Feliz domingo Alondra.

    ResponderEliminar
  3. Hay que romper con algunas formalidades, especialmente si no afectan a nadie.
    Hay que animarse
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por acercarnos a su vida y obra, confieso que no le conocía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué bello poema, lleno de razón, si tienes la loca cordura y lucidez de ser honesto.

    ResponderEliminar
  6. Linda entrada sobre nuestro lado informal e rebelde, tan divertido e tan reprimido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Un escrito crece con tu comentario. ¡Gracias!